EL PRO­GRA­MA

La Tercera - Negocios - - En Debate - POR SU­SA­NA JI­MÉ­NEZ Sub­di­rec­to­ra de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas Li­ber­tad y Desa­rro­llo

Re­cuer­do muy bien, ha­ce ca­si cua­tro años, cuan­do an­te un se­lec­to gru­po de per­so­nas -que yo ca­li­fi­ca­ría co­mo “bien in­for­ma­dos”- co­men­té lo gra­ve que me pa­re­cían las pro­pues­tas que plan­tea­ba el pro­gra­ma de la en­ton­ces can­di­da­ta pre­si­den­cial Mi­che­lle Ba­che­let. Bue­na par­te de es­te gru­po re­co­no­ció no ha­ber­lo leí­do, mien­tras el res­to (que pro­ba­ble­men­te tam­po­co lo ha­bía he­cho) le res­tó im­por­tan­cia, adu­cien­do que no era más que una sar­ta de pro­me­sas que no se cum­pli­rían. El tiem­po pro­bó lo equi­vo­ca­do que es­ta­ban: el pro­gra­ma se trans­for­ma­ría en una suer­te de Bi­blia, su­pues­ta­men­te le­gi­ti­ma­da por la ma­yo­ría elec­to­ral de una ciu­da­da­nía igual de “bien in­for­ma­da”.

Los ne­ga­ti­vos efec­tos re­sul­tan­tes de la apli­ca­ción de es­tas pro­pues­tas y el ma­yo­ri­ta­rio re­cha­zo ma­ni­fes­ta­do an­te las co­rres­pon­dien­tes re­for­mas de­bie­ran lle­var a pen­sar que es­ta vez la gen­te sí pres­ta­rá aten­ción a los pro­gra­mas, al me­nos de los can­di­da­tos me­jor po­si­cio­na­dos. An­te la du­da, sin em­bar­go, qui­sie­ra ad­ver­tir al­gu­nas “jo­yi­tas” que trae el pro­gra­ma del can­di­da­to Gui­llier, da­do que se­ría él quien, de acuer­do a las en­cues­tas ac­tua­les, pa­sa­ría a se­gun­da vuel­ta de­trás del can­di­da­to Pi­ñe­ra.

Gui­llier ya ha ex­pre­sa­do su ple­na iden­ti­fi­ca­ción con el go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría y sus re­for­mas, se­ña­lan­do que “no re­tro­ce­de­rá un me­tro”. Es así co­mo abra­za la idea de una nue­va Cons­ti­tu­ción, la gra­tui­dad uni­ver­sal en la edu­ca­ción su­pe­rior, la crea­ción de un ca­nal cul­tu­ral es­ta­tal, en­tre tan­tas otras. Pe­ro ojo, que no se tra­ta de un me­ro con­ti­nuis­mo, sino de avan­zar mu­cho más allá.

Res­pec­to de la nue­va Cons­ti­tu­ción, pro­po­ne es­ta­ble­cer de­re­chos fun­da­men­ta­les tan am­plios co­mo el de­re­cho a la vi­vien­da ade­cua­da y a la cul­tu­ra, co­mo si bas­ta­ra de­jar­lo por es­cri­to pa­ra que fue­ran sa­tis­fe­chos. Así lo en­ten­die­ron tam­bién en Ecua­dor, Bo­li­via y Ve­ne­zue­la, cu­yas cons­ti­tu­cio­nes com­pi­ten en ge­ne­ro­si­dad, pe­ro no bri­llan por su efec­ti­vi­dad.

En­tre las ideas “es­tre­lla” del pro­gra­ma es­tá tam­bién el eli­mi­nar el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, ins­ti­tu­ción que no ha­ce otra co­sa que for­ta­le­cer la de­mo­cra­cia, al ejer­cer un con­trol ju­di­cial so­bre las de­ci­sio­nes del Con- gre­so (atri­bu­ción que, por lo de­más, se con­sa­gra en un cen­te­nar de cons­ti­tu­cio­nes en el mun­do). Y ni ha­blar de la pro­pues­ta de de­ro­ga­ción po­pu­lar de la ley y del re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio; es­ta úl­ti­ma per­mi­ti­ría des­ti­tuir del car­go a fun­cio­na­rios elec­tos (¡in­clui­do el Pre­si­den­te!) me­dian­te vo­ta­ción di­rec­ta. Un ver­da­de­ro hit po­pu­lis­ta.

En ma­te­ria in­dí­ge­na, el pro­gra­ma de Gui­llier pro­po­ne un Es­ta­do mul­ti­cul­tu­ral y plu­ri­na­cio­nal, con re­pre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria. La me­ra con­cep­tua­li­za­ción de Chi­le co­mo Es­ta­do plu­ri­na­cio­nal re­mi­te al he­cho de que exis­te más de una na­ción en nues­tro te­rri­to­rio. Se tra­ta, en­ton­ces, de un gol­pe a la no­ción de Es­ta­do uni­ta­rio, que po­dría de­ri­var en la co­exis­ten­cia de fac­to de un Es­ta­do den­tro de otro Es­ta­do. La re­ser­va de es­ca­ños par­la­men­ta­rios, en tan­to, ope­ra so­bre un su­pues­to de re­pre­sen­ta­ción no por ideas, sino que por ads­crip­ción a una con­di­ción par­ti­cu­lar (en es­te ca­so, ét­ni­ca), sien­do que en la ac­tua­li­dad no hay nin­gún im­pe­di­men­to pa­ra que los re­pre­sen­tan­tes de pue­blos ori­gi­na­rios cons­ti­tu­yan un par­ti­do político y com­pi­tan en igual­dad de con­di­cio­nes con el res­to de la po­bla­ción.

La mi­ra­da en ma­te­ria eco­nó­mi­ca se re­su­me bien en una fra­se: “Se re­quie­re de­jar atrás la ab­sur­da idea neo­li­be­ral del Es­ta­do sub­si­dia­rio y avan­zar ha­cia un Es­ta­do ac­ti­vo y con ini­cia­ti­va es­tra­té­gi­ca pa­ra el desa­rro­llo de Chi­le”. El Es­ta­do pla­ni­fi­ca­dor y em­pre­sa­rio, de he­cho, cru­za to­do el pro­gra­ma.

En lo tri­bu­ta­rio, se pro­po­ne es­tu­diar la de­sin­te­gra­ción to­tal, ade­más de re­for­mar los im­pues­tos a la ex­trac­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les (ro­yalty), dan­do cuen­ta que no ha bas­ta­do con la ma­la ex­pe­rien­cia del ac­tual go­bierno, quien por ele­var sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la car­ga tri­bu­ta­ria con­tri­bu­yó a ahu­yen­tar la in­ver­sión y a fre­nar la eco­no­mía.

En ma­te­ria la­bo­ral, el de­sen­freno es to­tal. Se pro­po­ne pro­fun­di­zar y am­pliar los már­ge­nes de la ac­ti­vi­dad sin­di­cal, con ti­tu­la­ri­dad en la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y su exis­ten­cia vin­cu­lan­te a to­do ni­vel. Una re­for­ma co­mo la pro­pues­ta es­ta­ría cam­bian­do el ti­tu­lar de de­re­chos de las per­so­nas a en­tes co­lec­ti­vos es­pe­cia­les, que en es­te ca­so co­rres­pon­de a los sin­di­ca­tos, trans­for­mán­do­los en la úni­ca en­ti­dad ca­paz de re­la­cio­nar­se en una ne­go­cia­ción co­lec­ti­va con los em­plea­do­res. Ade­más, am­pliar la exis­ten­cia vin­cu­lan­te de ne­go­cia­cio­nes en to­dos los ni­ve­les no es más que con­sa­grar la ne­go­cia­ción in­ter­em­pre­sa (va­rias em­pre­sas de dis­tin­tos ru­bros), la ne­go­cia­ción ra­mal (las em­pre­sas del mis­mo ru­bro) e in­clu­so no des­car­ta in­cluir ne­go­cia­cio­nes na­cio­na­les. Es­ta me­di­da no so­lo va en la lí­nea opues­ta a las le­gis­la­cio­nes mo­der­nas, en que la prác­ti­ca ha ido ato­mi­zan­do las ne­go­cia­cio­nes a la em­pre­sa, sino, ade­más, cons­ti­tu­ye una se­ria ame­na­za pa­ra las em­pre­sas, es­pe­cial­men­te las de me­nor ta­ma­ño.

Por su­pues­to, no po­día fal­tar la idea de cons­truir un nue­vo sis­te­ma de pen­sio­nes, in­tro­du­cien­do trans­for­ma­cio­nes pro­fun­das a la es­truc­tu­ra exis­ten­te, “cu­yo ho­ri­zon­te es ter­mi­nar con la pri­ma­cía en el mo­de­lo ac­tual de se­gu­ri­dad pri­va­da”. Otro in­ten­to re­for­ma­dor del ti­po re­tro­ex­ca­va­do­ra.

Hay mu­chas otras pro­pues­tas que co­men­tar, pe­ro im­po­si­ble no alu­dir a la idea de ter­mi­nar con la flo­ta­ción cam­bia­ria, que se ha­bría “co­la­do por error” en el pro­gra­ma. Preo­cu­pa que es­to se dis­cu­ta si­quie­ra, pe­ro so­bre to­do, da cuen­ta de un ras­go más de con­ti­nui­dad con la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción: la im­pro­vi­sa­ción y la des­pro­li­ji­dad.

Mo­ra­le­ja: los pro­gra­mas im­por­tan. No lo ol­vi­de al mo­men­to de vo­tar.

El tiem­po pro­bó lo equi­vo­ca­do que es­ta­ban: el pro­gra­ma se trans­for­ma­ría en una suer­te de Bi­blia, su­pues­ta­men­te le­gi­ti­ma­da por la ma­yo­ría elec­to­ral de una ciu­da­da­nía igual de “bien in­for­ma­da”.

Gui­llier ya ha ex­pre­sa­do su iden­ti­fi­ca­ción con el go­bierno y sus re­for­mas, se­ña­lan­do que “no re­tro­ce­de­rá un me­tro”. Pe­ro ojo, que no se tra­ta de un me­ro con­ti­nuis­mo, sino de avan­zar mu­cho más allá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.