Bus­can­do las reales in­ten­cio­nes de Qa­tar Air­ways

El jue­ves, Ame­ri­can Air­li­nes anun­ció que la ae­ro­lí­nea Qa­tar Air­ways reali­zó una ofer­ta por el 10% de su pro­pie­dad. En EE.UU. se pre­gun­tan qué in­tere­ses hay de­trás de es­ta “mo­vi­da”.

La Tercera - Negocios - - En Debate - MA­XI­MI­LI­ANO AN­DRA­DE

La pro­pues­ta de Qa­tar Air­ways pa­ra ad­qui­rir el 10% de la pro­pie­dad de Ame­ri­can Air­li­nes no de­jó in­di­fe­ren­te al mer­ca­do. Es­pe­cial­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, don­de se pre­gun­tan cuá­les son las in­ten­cio­nes que es­con­de la ofer­ta.

Es­tas van des­de la crea­ción de una su­per­alian­za mun­dial de ae­ro­lí­neas, has­ta la bús­que­da de pre­sión di­plo­má­ti­ca so­bre el go­bierno de Do­nald Trump pa­ra le­van­tar el blo­queo efec­tua­do por cua­tro paí­ses ára­bes con­tra el emi­ra­to, con­si­de­ran­do que la em­pre­sa es de pro­pie­dad del Es­ta­do de Qa­tar.

Una su­per­alian­za mun­dial

De acuer­do a es­ta­dís­ti­cas del FMI, Qa­tar es el quin­to país con ma­yor in­gre­so per cá­pi­ta no­mi­nal del pla­ne­ta. Es­to ha si­do po­si­ble gra­cias a sus ex­ten­sas re­ser­vas de pe­tró­leo y gas na­tu­ral.

Con es­te po­der, el pe­que­ño emi­ra­to, de un ta­ma­ño se­me­jan­te al de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, ha he­cho nu­me­ro­sos in­ten­tos por po­si­cio­nar­se en el mun­do glo­ba­li­za­do. Uno de ellos fue la crea­ción en 1993 de Qa­tar Air­ways. Un hi­to en el desa­rro­llo de la ae­ro­lí­nea fue la in­cor­po­ra­ción, en 2012, a la alian­za One­world, un acuer­do en­tre ae­ro­lí­neas que per­mi­te a los pa­sa- je­ros ha­cer có­di­gos com­par­ti­dos y lle­gar a des­tino fi­nal con un so­lo bi­lle­te de avión.

Des­de en­ton­ces, y gra­cias a la ges­tión de su polémico CEO, Ak­bar Al Ba­ker, ha des­ple­ga­do una agre­si­va es­tra­te­gia de desa­rro­llo inor­gá­ni­co. Ade­más de las ad­qui­si­cio­nes del 10% de la chi­le­na La­tam, el 20% de IAG (due­ño de Bri­tish Air­ways e Ibe­ria), la en­ti­dad com­pró el año pa­sa­do el 49% de la ita­lia­na Me­ri­dia­na y es­tá en con­ver­sa­cio­nes con ae­ro­lí­neas en Ma­rrue­cos e In­dia.

Ca­be re­cor­dar que La­tam has­ta es­te mi­nu­to es­pe­ra una re­so­lu­ción del TDLC en torno a un Joint Bu­si­ness Agree­ment ( JBA) que quie­re es­ta­ble­cer con IAG y Ame­ri­can Air­li­nes, tres com­pa­ñías que aho­ra com­par­ti­rían otro fac­tor en co­mún: la pre­sen­cia de Qa­tar.

Sin em­bar­go, la com­pe­ten­cia tam­bién se mue­ve. Un ejem­plo de ello es el acuer­do de có­di­go com­par­ti­do en­tre la bra­si­le­ña Gol y Fly Emi­ra­tes, con se­de en Du­bai y Emi­ra­tos Ara­bes Uni­dos.

El fac­tor ame­ri­cano

En la pren­sa nor­te­ame­ri­ca­na se ha­bla de una “mo­vi­da más po­lí­ti­ca que fi­nan­cie­ra”, co­mo la de­fi­nió Seth Ka­plan en el me­dio Air­li­ne Weekly.

Es­to, de­bi­do a que los pla­nes de Qa­tar Air­ways pa­ra ex­pan­dir­se en Es­ta­dos Uni­dos es­tán li­te­ral­men­te tra­ba­dos por una de­nun­cia que, jus­ta­men­te, Ame­ri­can Air­li­nes reali­zó con­tra las ae­ro­lí­neas del Gol­fo, acu­sán­do­las de es­tar sien­do sub­si­dia­das ile­gal­men­te por sus Es­ta­dos con­tro­la­do­res.

El sin­di­ca­to de Ame­ri­can ya se ma­ni­fes­tó en con­tra del in­gre­so de la ae­ro­lí­nea a la pro­pie­dad, pe­ro su CEO, Doug Par­ker, de­cla­ró a sus tra­ba­ja­do­res que per­so­nal­men­te “no es­ta­ba de­ma­sia­do en­tu­sias­ma­do con la ofer­ta de Qa­tar”, pe­ro que no te­nía in­fluen­cia al­gu­na so­bre la de­ci­sión fi­nal.

FO­TO: BLOOM­BERG

RR En Es­ta­dos Uni­dos, Qa­tar Air­ways tie­ne una de­nun­cia por sub­si­dio es­ta­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.