PA­BLO GAR­CÍA: ¿EL LLANERO SO­LI­TA­RIO DEL BAN­CO CEN­TRAL?

Con una ca­rre­ra cen­tra­da en es­tu­diar có­mo fun­cio­na la ban­ca cen­tral y su in­ter­ac­ción con el mer­ca­do fi­nan­cie­ro, es re­co­no­ci­do co­mo uno de los me­jo­res téc­ni­cos de su ge­ne­ra­ción. Li­ga­do al PPD, su po­si­ción ex­plí­ci­ta­men­te “ac­ti­vis­ta” en po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y

La Tercera - Negocios - - Portada - POR PA­ME­LA JIMENO FO­TO­GRA­FÍA: AN­DRÉS PÉREZ

Dos ter­cios de su vi­da la­bo­ral han es­ta­do en el Ban­co Cen­tral (BC). Su ca­mino ahí fue as­cen­den­te: en­tró en 1999, al año si­guien­te fue nom­bra­do ge­ren­te de Aná­li­sis Ma­croe­co­nó­mi­co (2000-2006) y lue­go de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra (abril-ju­lio 2006). In­clu­so, ha si­do el úni­co eco­no­mis­ta que ha li­de­ra­do las dos di­vi­sio­nes más im­por­tan­tes del or­ga­ni­gra­ma, de Po­lí­ti­ca Fi­nan­cie­ra (agos­to 2006-di­ciem­bre 2007) y lue­go, de Es­tu­dios (2007-2010). De ahí partió por tres años al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), en Was­hing­ton, y en enero de 2014 re­gre­só ya no al

staff téc­ni­co, sino al Con­se­jo.

Han pa­sa­do tres años y sie­te me­ses, y en ese tiem­po Pa­blo Gar­cía Sil­va, in­ge­nie­ro co­mer­cial de la Universidad Ca­tó­li­ca y doc­to­ra­do en el MIT, no so­lo ha da­do cuen­ta de una ex­per­ti­se en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, sus con­se­cuen­cias e in­ter­ac­ción con la po­lí­ti­ca fi­nan­cie­ra. Con una ca­rre­ra de­di­ca­da ca­si to­tal­men­te al es­tu­dio y fun­cio­na­mien­to de la ban­ca cen­tral, los agre­ga­dos mo­ne­ta­rios y to­do lo que hue­la a fi­nan­zas, y ca­li­fi­ca­do co­mo uno de los me­jo­res téc­ni­cos de su ge­ne­ra­ción, en el úl­ti­mo tiem­po ha es­ta­do en el cen­tro de las mi­ra­das del mer­ca­do y de sus co­le­gas de pro­fe­sión.

¿Qué lo ha he­cho un nom­bre re­cu­rren­te por es­tos días? El ha­ber ex­pli­ci­ta­do abier­ta y pú­bli­ca­men­te su po­si­ción “ac­ti­vis­ta” en ma­te­ria de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y los vo­tos de mi­no­ría, en fa­vor de una ma­yor baja de ta­sas, que ha emi­ti­do en dos oca­sio­nes en los úl­ti­mos ocho me­ses y que lo han di­fe­ren­cia­do del res­to del Con­se­jo del ins­ti­tu­to emi­sor, hoy pre­si­di­do por Ma­rio Mar­cel, e in­te­gra­do por Ro­san­na Cos­ta, Joa­quín Vial y Se­bas­tián Cla­ro, es­te úl­ti­mo vi­ce­pre­si­den­te. La mi­nu­ta de la úl­ti­ma ci­ta, del 13 de ju­lio pa­sa­do, lo re­ve­la co­mo el con­se­je­ro di­si­den­te, el que vo­tó por ba­jar la ta­sa rec­to­ra en un cuar­to de pun­to, a 2,25%, cuan­do el res­to qui­so man­te­ner­la en 2,5%. La pró­xi­ma reunión se­rá el 17 de es­te mes.

A jui­cio de un ex miem­bro de la me­sa del BC, lo an­te­rior no re­fle­ja más que una me­ra di­fe­ren­cia de vi­sión téc­ni­ca, pro­pia de un cuer­po co­le­gia­do. De 41 reunio­nes en las que Gar­cía ha par­ti­ci­pa­do, tres ve­ces ha si­do el vo­to de mi­no­ría (ver re­cua­dro).

Pa­ra el ex pre­si­den­te del BC Vit­to­rio Cor­bo, el di­sen­so no es pro­ble­ma y tam­po­co la con­vi­ven­cia de diag­nós­ti­cos e ideas dis­cre­pan­tes. “No veo co­mo al­go ne­ga­ti­vo la di­fe­ren­cia de opi­nión que ha ma­ni­fes­ta­do Gar­cía en el Con­se­jo. Es­to pa­sa en to­dos los ban­cos cen­tra­les del mun­do, en la Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos y tam­bién en el de Inglaterra, por­que es­ta­mos en un ci­clo ma­croe­co­nó­mi­co no so­lo muy com­ple­jo, sino tam­bién muy atí­pi­co. Creo que se tra­ta de una dis­cu­sión útil y va­lio­sa al in­te­rior del Cen­tral”, afir­ma el hoy in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de Es­tu­dios Pú­bli­cos (CEP).

Lo que con­vier­te a Gar­cía en te­ma de con­ver­sa­ción, opi­na el so­cio y di­rec­tor de Econ­sult RS Ca­pi­tal, Gon­za­lo San­hue­za, es que pa­ra el fun­cio­na­mien­to del re­la­to del en­te rec­tor y las se­ña­les que en­vía al mer­ca­do, el se­gun­do con­se­je­ro más jo­ven -des­pués de Cla­ro- mues­tra un es­ti­lo un tan­to ca­te­gó­ri­co, ex­plí­ci­to y al­go dis­rup­ti­vo res­pec­to de la tra­di­ción ins­ti­tu­cio­nal. Su per­for­man­ce, agre­ga, se in­ter­pre­ta en el mer­ca­do co­mo signo de los nue­vos tiem­pos que co­rren pa­ra la ins­ti­tu­cio­na­li­dad chi­le­na en ge­ne­ral, en que ya no so­lo basta con in­for­mar, sino tam­bién se ha­ce ne­ce­sa­rio trans­pa­ren­tar las de­ci­sio­nes.

En una en­tre­vis­ta a po­cos días de di­fun­dir­se el In­for­me de Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria (IPoM) de di­ciem­bre de 2016, Gar­cía mar­có un pun­to de in­fle­xión en la for­ma en que tra­di­cio­nal­men­te los con­se­je­ros no so­lo trans­mi­tían su men­sa­je com­ple­men­ta­rio al tex­to, sino tam­bién en có­mo pú­bli­ca­men­te asu­mían su rol. Se de­fi­nió co­mo un “ac­ti­vis­ta mo­ne­ta­rio” y abrió un flan­co que has­ta hoy bus­can ce­rrar en la en­ti­dad. “No es ver­dad que la ta­sa no se tie­ne que mo­ver, por­que el efec­to es pe­que­ño. Si es así, tie­nes que mo­ver­la más”, di­jo a La Ter­ce­ra.

El eco que tu­vo esa de­cla­ra­ción en el mer­ca­do y en las in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas pos­te- rio­res de otros con­se­je­ros, co­mo Cos­ta y Vial, en las que ca­da uno se mos­tró más ex­plí­ci­to en sus opi­nio­nes so­bre la con­duc­ción mo­ne­ta­ria, fue un efec­to no desea­do en un sec­tor de la ins­ti­tu­ción y que cau­só más de una in­co­mo­di­dad, aun­que has­ta hoy pú­bli­ca­men­te han evi­ta­do pro­nun­ciar­se so­bre el te­ma. “Más que el fon­do, es la for­ma lo que ha­ce que su plan­tea­mien­to pú­bli­co pa­rez­ca un tan­to inade­cua­do. No hay pro­ble­ma en vo­tar en con­tra en la mi­ra­da del ci­clo, el te­ma es que su ac­ti­tud pa­re­ce un po­co dis­rup­ti­va y se ha acen­tua­do la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción del BC”, di­ce un eco­no­mis­ta co­no­ce­dor del fun­cio­na­mien­to del Con­se­jo del Cen­tral.

Otro ex miem­bro de la en­ti­dad plan­tea que el di­le­ma que se ha ins­ta­la­do en el úl­ti­mo tiem­po en el BC es­tá en de­fi­nir has­ta dón­de hay dis­cre­pan­cias, ra­zo­nes jus­ti­fi­ca­bles y ha­cer alar­de de aque­llo. “No es­toy di­cien­do que es­te sea el ca­so, pe­ro sí es lo que al­gu­na par­te del mer­ca­do lee de las apa­ri­cio­nes pú­bli­cas más re­cien­tes de los con­se­je­ros, al­gu­nos con más én­fa­sis y otros más su­ti­les. For­ma par­te de la ló­gi­ca del Con­se­jo del BC el que ha­ya mi­ra­das di­fe­ren­tes, pe­ro la idea es que siem­pre sea con fi­nes co­la­bo­ra­ti­vos y dis­pues­tos a la cons­truc­ción de con­sen­sos, que es la ta­rea más di­fí­cil pa­ra to­do pre­si­den­te de un Ban­co Cen­tral co­mo el chi­leno. No se tra­ta de ma­xi­mi­zar las di­fe­ren­cias, sino de apro­ve­char­las pa­ra ge­ne­rar con­sen­sos y el me­jor diag­nós­ti­co po­si­ble, y en es­tos tiem­pos eso es­tá cos­tan­do al­go más”, sos­tie­ne la mis­ma fuen­te.

Un ex con­se­je­ro que co­no­ce los de­ta­lles de la úl­ti­ma reunión de Con­se­jo lo re­su­me así: “El te­ma no es el vo­to de ju­lio, eso es mi­rar con sim­ple­za la la­bor del BC. Aquí lo que ha ocu­rri­do es que hay un con­se­je­ro que ha op­ta­do por ha­cer ver su opi­nión, di­fe­ren­te o no, con mu­cha cla­ri­dad en lo in­terno y tam­bién en lo pú­bli­co. Es un cam­bio en el dis­cur­so que no im­pli­ca des­me­dro pa­ra el pre­si­den­te y el res­to del Con­se­jo. Quie­nes es­tu­vi­mos ahí sa­be­mos có­mo las mi­nu­tas tra­sun­tan quién di­ce qué y es evi­den­te que Gar­cía tie­ne un diag­nós­ti­co que Mar­cel com­par­te, tam­bién Cla­ro, pe­ro es en el rit­mo de res­pues­ta don­de es­tá la di­fe­ren­cia”.

Cor­bo in­sis­te en su pun­to: “El pun­to de vis­ta plan­tea­do por Gar­cía obli­ga al res­to del Con­se­jo a ar­gu­men­tar muy bien su po­si­ción y a re­pen­sar los ar­gu­men­tos. No hu­bo pro­ble­mas cuan­do Joa­quín Vial vo­tó con­tra ba­jar la ta­sa en ma­yo pa­sa­do o cuan­do en sep­tiem­bre de 2015 vo­tó por su­bir­la y el res­to del Con­se­jo por man­te­ner­la. Hoy tam­po­co veo las opi­nio­nes de Gar­cía co­mo al­go dis­rup­ti­vo al in­te­rior del Con­se­jo, sino co­mo al­go sa­lu­da­ble”, re­cal­ca Cor­bo.

Con­sul­ta­do pa­ra es­te re­por­ta­je, en el Ban­co Cen­tral des­es­ti­ma­ron ha­cer co­men­ta­rios.

La cues­tión téc­ni­ca

La úl­ti­ma reunión de Con­se­jo fue el 13 de ju­lio pa­sa­do, al mes de co­no­cer­se el In­for­me de Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria (IPoM) de ju­nio.

Pa­ra el aca­dé­mi­co de la Universidad de Chi­le y miem­bro del co­mi­té con­sul­ti­vo de PIB Ten­den­cial con­vo­ca­do por Ha­cien­da, Ale­jan­dro Alar­cón, don­de coin­ci­de con Gar­cía ha­ce años, lo que hi­zo és­te con su vo­to y lo que se des­pren­de de la mi­nu­ta in­di­can dos he­chos cla­ros. Pri­me­ro, que el es­ce­na­rio cen­tral del IPoM de ju­nio es­ta­ba ob­so­le­to al mes y que el fin de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va de­bía re­pen­sar­se. Se­gun­do, que en opi­nión de Gar­cía, el ries­go de ba­jar la ta­sa en ju­lio era mu­cho me­nor y har­to más re­ver­si­ble en sus cos­tos, que el ries­go de es­pe­rar a un nue­vo es­tí­mu­lo y en el ca­mino pre­sen­ciar có­mo se acen­tua­ba la des­ace­le­ra­ción del ci­clo, por­que ya las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras se es­tán mos­tran­do más res­tric­ti­vas en tér­mi­nos rea­les y por­que la evi­den­cia es cla­ra en cuan­to al re­za­go con que ac­túa la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. “El in­ten­to del Con­se­jo y más que de Gar­cía, de­be ser evi­tar que la ex­pec­ta­ti­va de in­fla­ción se es­ca­pe del ran­go, por­que la eco­no­mía se es­tá en­frian­do mu­cho”, aco­ta Alar­cón.

En ju­nio pa­sa­do, la in­fla­ción anua­li­za­da mar­có 1,7%; en ma­yo ha­bía ano­ta­do un 2,6% en 12 me­ses.

Un pun­to que re­fren­da San­hue­za, quien fue ase­sor de la pre­si­den­cia del BC en tiem­pos de Car­los Mas­sad. “Gar­cía es­tá con­ven­ci­do de que la in­fla­ción se es­tá des­ace­le­ran­do a una ve­lo­ci­dad ma­yor de lo pre­vis­to, que los úl­ti­mos da­tos de pre­cios no son fe­nó­me­nos pun­tua­les y que, al con­tra­rio de opi­nio­nes más op­ti­mis­tas, la eco­no­mía en vez de es­tar sa­lien­do de la des­ace­le­ra­ción, mues­tra sig­nos de ries­go de pro­fun­di­za­ción del freno y que el cos­to de no en­fren­tar­lo con más im­pul­so mo­ne­ta­rio es ma­yor, si por es­pe­rar se equi­vo­can”.

El res­pe­to trans­ver­sal

Por sus cua­li­da­des pro­fe­sio­na­les y su his­to­ria, Gar­cía es va­lo­ra­do en el ofi­cia­lis­mo y tam­bién en la opo­si­ción.

Su arri­bo al BC, sin em­bar­go, tu­vo be­mo­les: me­ses an­tes de que el PS Ma­nuel Mar­fán ter­mi­na­ra su pe­río­do en el Con­se­jo, el en­ton­ces Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra ofre­ció el cu­po a Mar­cel -quien tra­ba­ja­ba en la Ocde, en Pa­rís, pe­ro és­te lo re­cha­zó. An­te eso, la op­ción de Gar­cía fue alen­ta­da, en­tre otros, por el en­ton­ces pre­si­den­te del BC Ro­dri­go Ver­ga­ra (quien ya lo ha­bía pro­pues­to pa­ra el FMI en 2010), el mi­nis­tro de Ha­cien­da de la épo­ca Fe­li­pe La­rraín y por el pro­pio Cor­bo.

Con to­do, su nom­bre no ge­ne­ró con­sen­so in­me­dia­to. El Se­na­do apro­bó su lle­ga­da al BC el 15 de enero de 2014, pe­ro fue com­ple­jo. El Con­gre­so veía a Gar­cía ca­si co­mo un mi­li­tan­te PPD y el so­cia­lis­mo con­si­de­ra­ba que su pos­tu­la­ción vul­ne­ra­ba el prin­ci­pio de ro­ta­ción y re­pre­sen­ta­ti­vi­dad en el Con­se­jo del BC. De he­cho, el se­na­dor PS Juan Pa­blo Le­te­lier no es­tu­vo con­ten­to con la idea. “Ha­ré ver en la se­sión de la Co­mi­sión de Ha­cien­da que él (Gar­cía) no es una per­so­na que re­pre­sen­ta al PS”, di­jo días an­tes de la vo­ta­ción.

Al sa­ber que la designación po­día tras­ta­bi­llar, La­rraín ne­go­ció pa­ra ase­gu­rar su nom­bre. Se acor­dó que un so­cia­lis­ta re­em­pla­za­ría a En­ri­que Mars­hall cuan­do de­ja­ra el Con­se­jo en di­ciem­bre de 2015. Fi­nal­men­te, fue la Presidenta Mi­che­lle Ba­che­let quien zan­jó el te­ma.

“Siem­pre he di­cho que me gus­ta el ac­ti­vis­mo, creo que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria tie­ne que ser ac­ti­va”. (25 de di­ciem­bre de 2016, La Ter­ce­ra). “No es ver­dad que la ta­sa no se tie­ne que mo­ver, por­que el efec­to es pe­que­ño. Si es así, tie­nes que mo­ver­la más”. (25 de di­ciem­bre de 2016, La Ter­ce­ra). “Si to­dos pen­sá­ra­mos lo mis­mo y vo­tá­ra­mos igual, no ten­dría­mos pa­ra qué ser cin­co con­se­je­ros. Es­tá bien que ha­ya de­ba­te, no hay que de­mo­ni­zar­lo”. (7 de abril de 2017, Pul­so).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.