MI­GRAN­TES EN BUS­CA DE EM­PLEO FRES­CO

La re­la­ti­va es­ta­bi­li­dad del país ha ge­ne­ra­do un au­men­to de in­mi­gran­tes. Su mo­ti­va­ción pa­ra tra­ba­jar pue­de ser apro­ve­cha­da por py­mes siem­pre que se cum­plan con la ley.

La Tercera - Negocios - - Apuntes - POR MA­XI­MI­LI­ANO AN­DRA­DE

Aun­que en nues­tro país se ha­bla de des­ace­le­ra­ción, ba­jo cre­ci­mien­to y ma­yo­res ta­sas de des­em­pleo, lo cier­to es que Chi­le si­gue sien­do uno de los paí­ses más es­ta­bles de la región y, por en­de, un mer­ca­do atrac­ti­vo pa­ra ciu­da­da­nos de otros paí­ses que bus­can un me­jor ni­vel de vi­da.

Un in­for­me del Obi­mid, pu­bli­ca­do por el De­par­ta­men­to de Ex­tran­je­ría del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, se­ña­la que en­tre 2014 y 2015 hu­bo un alza de 21% en el otor­ga­mien­to de re­si­den­cias tem­po­ra­les.

El es­tu­dio des­ta­ca el au­men­to que hu­bo en el pe­rio­do se­ña­la­do en las vi­sas otor­ga­das a ciu­da­da­nos de ori­gen ve­ne­zo­lano (192%) y hai­tiano (144%).

De acuer­do al Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, en­tre enero y el 26 de ju­lio de es­te año in­gre­sa­ron 44 mil na­tu­ra­les de Hai­tí. En to­tal, ha­bría 477 mil ex­tran­je­ros en el país, ci­fra si­mi­lar a la po­bla­ción de Te­mu­co, cuar­ta ciu­dad más po­bla­da del país.

De­be­res y de­re­chos

Los in­mi­gran­tes lle­gan al país con una fi­na- li­dad prin­ci­pal: tra­ba­jar. Y fuer­za de tra­ba­jo en cons­tan­te au­men­to, co­mo es el ca­so de hai­tia­nos, ve­ne­zo­la­nos y co­lom­bia­nos, es un plus que pue­den aprovechar las em­pre­sas de me­nor ta­ma­ño.

Eso sí, exis­te un mar­co le­gal que re­gu­la la em­plea­bi­li­dad de los ex­tran­je­ros. Ca­ro­li­na Va­re­la, je­fa de Ser­vi­cio y Se­lec­ción de Adec­co, in­di­ca que, co­mo en la gran ma­yo­ría de los paí­ses, “en el ca­so de un in­mi­gran­te, lo más re­le­van­te es que se en­cuen­tren le­gal­men­te en el país y ten­gan su per­mi­so de tra­ba­jo. De es­ta ma­ne­ra, el in­mi­gran­te pue­de apli­car a los tra­ba­jos que el mer­ca­do la­bo­ral ofre­ce”.

Lu­cia­na Va­len­cia, abo­ga­da del es­tu­dio Mo­ra­ga y Cía., en tan­to, sos­tie­ne que el em­plea­dor de­be re­que­rir al tra­ba­ja­dor ex­tran­je­ro que le in­for­me res­pec­to de su es­ta­tus mi­gra­to­rio en el país, re­si­den­cia re­gu­lar y per­mi­so de tra­ba­jo en ca­so de que el tra­ba­ja­dor ya cuen­te con él.

En el ca­so de per­so­nas que no tie­nen per­mi­so pa­ra tra­ba­jar, no pue­den prestar nin­gún ti­po de ser­vi­cios re­mu­ne­ra­dos sino has­ta que ob­ten­gan tal au­to­ri­za­ción. Sin em­bar­go, acla­ra Va­len­cia, es po­si­ble que las par­tes sus­cri­ban un con­tra­to de tra­ba­jo aun an­tes de que el tra­ba­ja­dor cuen­te con per­mi­so de tra­ba­jo, el cual de­be­rá se­ña­lar ex­pre­sa­men­te que el tra­ba­ja­dor co­men­za­rá a prestar ser­vi­cios una vez que cuen­te con la re­fe­ri­da au­to­ri­za­ción.

Una vez con­tra­ta­do, el ex­tran­je­ro ten­drá los mis­mos de­be­res y de­re­chos le­ga­les que cual­quier tra­ba­ja­dor na­cio­nal, aun­que los de­be­res de la em­pre­sa ha­cia el em­plea­do pue­den va­riar de acuer­do al ti­po de vi­sa y con­tra­to que es­te ten­ga.

Ser­gio Mo­ra­les, abo­ga­do del Pro­gra­ma Le­gis­la­ti­vo de Li­ber­tad y Desa­rro­llo (LyD), ad­vier­te que “en ca­so de que un in­mi­gran­te sea con­tra­ta­do de ma­ne­ra ile­gal, no exi­me al em­plea­dor de cum­plir sus obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les en ma­te­ria de pa­go de re­mu­ne­ra­cio­nes y de­más be­ne­fi­cios acor­da­dos”.

El fa­mo­so 15%

Pe­se a ser un país bas­tan­te abier­to a la in­mi­gra­ción, Chi­le tam­bién tie­ne sus res­tric­cio­nes. En Mo­ra­ga y Cía. des­ta­can que el ar­tícu­lo 19 del Có­di­go de Tra­ba­jo exi­ge a un em­plea­dor (que no es exac­ta­men­te lo mis­mo que una em­pre­sa) que el 85% de sus tra­ba­ja­do­res sean na­cio­na­les. Sin em­bar­go, es­ta fa­mo­sa re­gla ri­ge pa­ra quie­nes em­pleen más de 25 tra­ba­ja­do­res. Es por ello que, de acuer­do a Va­len­cia, “en con­se­cuen­cia, tra­tán­do­se de las pequeñas em­pre­sas con un nú­me­ro in­fe­rior a 25 tra­ba­ja­do­res, la li­mi­ta­ción de na­cio­na­li­dad no apli­ca, por lo que po­de­mos en­con­trar, en ese ca­so, mu­chos ca­sos de con­tra­ta­ción ex­tran­je­ra”.

La di­ver­si­dad y sus ven­ta­jas

Va­len­cia des­ta­ca que se ha ob­ser­va­do un in­cre­men­to importante de mano de obra fo­rá­nea en áreas co­mo la cons­truc­ción, mien­tras que exis­te un enor­me po­ten­cial en co­mer­cio, ser­vi­cio y mi­ne­ría, sien­do un ejem­plo de ello la gran can­ti­dad de ex­tran­je­ros en el nor­te del país.

El tu­ris­mo, por su par­te, tam­bién otor­ga opor­tu­ni­da­des re­le­van­tes, so­bre to­do en ho­te­le­ría y gas­tro­no­mía.

Mo­ra­les, de LyD, re­cal­ca que, por la mo­ti­va­ción, “el in­mi­gran­te apor­ta una éti­ca de tra­ba­jo dis­tin­ta a la del chi­leno; es­to, por­que no es cla­ro que la in­mi­gra­ción sea per­ma­nen­te, por lo que su mo­ti­va­ción de ve­nir a Chi­le es tra­ba­jar e in­clu­so de ma­ne­ra in­ten­sa. Apor­tan en pro­duc­ti­vi­dad y en cul­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.