“LO MÁS FÁ­CIL HA­BRÍA SI­DO QUERELLARME CON­TRA TODOS, NO HA­BRÍA­MOS TE­NI­DO CRÍ­TI­CAS”

A dos años de su arri­bo a la ins­ti­tu­ción, ase­gu­ra que en los ca­sos de fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar de cam­pa­ñas po­lí­ti­cas “lo más fá­cil ha­bría si­do querellarme con­tra todos”, en lu­gar de op­tar por la vía ad­mi­nis­tra­ti­va. Sub­ra­ya que su pe­río­do al fren­te de la e

La Tercera - Negocios - - Portada - POR PA­BLO GUAR­DA V. / VÍC­TOR PE­TER­SEN Z. FOTOGRAFÍA: MA­RIO TELLEZ

Jus­to hoy, Fer­nan­do Barraza Luen­go cum­ple dos años co­mo di­rec­tor del Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos (SII), lo que sub­ra­ya sin di­si­mu­lar sa­tis­fac­ción des­de su ofi­ci­na en la ca­lle Aman­da La­bar­ca, en pleno cen­tro de San­tia­go, fren­te al mi­nis­te­rio de Ha­cien­da. “Estos dos años han si­do in­ten­sos, sin du­da, muy desafian­tes”, afir­ma, aun­que acla­ra que han al­can­za­do “re­sul­ta­dos muy exi­to­sos”. ¿En qué sen­ti­do? “En re­po­si­cio­nar al SII (...) me hi­ce car­go del Ser­vi­cio en una de las ma­yo­res cri­sis que ha te­ni­do en su his­to­ria. Creo que los fun­cio­na­rios más an­ti­guos no re­cuer­dan algo co­mo lo que se vivió ha­ce po­co más de dos años”, di­ce, en re­fe­ren­cia a las crí­ti­cas y acu­sa­cio­nes de pre­sio­nes po­lí­ti­cas en la ac­tua­ción del or­ga­nis­mo fren­te a los ca­sos de fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar de cam­pa­ñas y que de­ri­va­ron en la sa­li­da del en­ton­ces di­rec­tor, Mi­chel Jo­rratt.

¿Qué di­fe­ren­cias re­co­no­ce en la ins­ti­tu­ción hoy, res­pec­to de la que re­ci­bió en 2015?

El SII es­ta­ba en cri­sis, muy afec­ta­do. Los fun­cio­na­rios es­ta­ban bas­tan­te com­pli­ca­dos, la au­to­es­ti­ma y la mo­ral es­ta­ban bas­tan­te ali­caí­das. De he­cho, uno de los pri­me­ros ob­je­ti­vos fue in­ten­tar re­to­mar la mís­ti­ca in­ter­na, re­cu­pe­rar el or­gu­llo de per­te­ne­cer al Ser­vi­cio. Di­cho es­to, sin pe­car de arro­gan­te, creo que lo­gra­mos el pri­mer ob­je­ti­vo que asu­mí al lle­gar: re­po­si­cio­nar al SII. De­bía­mos re­cu­pe­rar algo que el Ser­vi­cio, al me­nos des­de la per­cep­ción de la opinión pú­bli­ca, ha­bía per­di­do.

Ud. hi­zo una du­ra ad­ver­ten­cia en la úl­ti­ma cuen­ta pú­bli­ca, en el sen­ti­do de que no se de­bía “pre­sio­nar” al SII. ¿Hay quie­nes lo intentaron sien­do us­ted di­rec­tor?

En mis dos años de ges­tión na­die me ha lla­ma­do pa­ra in­fluen­ciar una de­ci­sión. Ni del go­bierno, ni del Con­gre­so, o al­gún con­tri­bu­yen­te. El día que al­guien me lla­me en esa lí­nea, ni si­quie­ra le aten­de­ré el te­lé­fono. De he­cho, mi lla­ma­do en ese mo­men­to iba di­ri­gi­do a al­gu­nos sec­to­res de la ciu­da­da­nía que a ve­ces in­ten­tan ge­ne­rar pre­sión a tra­vés de los me­dios. Ade­más, se apro­ve­cha de re­cor­dar, en ca­so de que a al­guien se le ol­vi­da­ra, que mi ges­tión se en­fo­ca en la ple­na au­to­no­mía. No­so­tros no tra­ba­ja­mos pa­ra un go­bierno, tra­ba­ja­mos pa­ra el país.

¿Fal­tó es­ta im­pron­ta en otros di­rec­to­res, que lle­vó fi­nal­men­te a que se re­ci­bie­ran pre­sio­nes?

No lo sé, al me­nos mi an­te­ce­sor de­nun­ció pú­bli­ca­men­te que lo intentaron in­fluen­ciar. Si lo ha de­nun­cia­do ha­brá que creer­le y, ade­más, di­ce que no acep­tó esas pre­sio­nes. Fue un periodo, tal vez, don­de cier­tos ac­to­res se per­die­ron, pe­ro en mi ex­pe­rien­cia, las ac­tua­les au­to­ri­da­des me han de­ja­do tra­ba­jar to­tal­men­te tran­qui­lo.

De to­das ma­ne­ras, us­ted vivió mo­men­tos com­ple­jos cuando op­tó por la vía ad­mi­nis­tra­ti­va, y no pe­nal, en el ca­so de al­gu­nas em­pre­sas in­vo­lu­cra­das en fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar de la po­lí­ti­ca. ¿Queda sa­tis­fe­cho con esa es­tra­te­gia?

Yo es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra asu­mir es­to. De he­cho, pa­ra mí lo más fá­cil ha­bría si­do se­guir la lí­nea de que­re- llar­me con­tra todos. No ha­bría­mos te­ni­do crí­ti­cas, no nos ha­brían vi­li­pen­dia­do. De he­cho, al re­vés, po­dría ser as­pi­ran­te al Con­gre­so (ríe). Lo di­fí­cil era to­mar las de­ci­sio­nes que to­ma­mos. Sa­bía que se­ría algo in­com­pren­di­do, que ha­bía sec­to­res que que­rían ‘ver san­gre’. Pe­ro yo vi­ne a re­po­si­cio­nar la la­bor del SII. Es­toy con­ven­ci­do de la es­tra­te­gia, y creo que eso lo re­co­no­cen los con­tri­bu­yen­tes. Y mien­tras me­jor cum­pli­mos nues­tra mi­sión, me­jor le irá al país, por­que ha­brá más re­cur­sos. Los im­pues­tos son los que pa­gan la edu­ca­ción gra­tui­ta, la lu­mi­na­ria en las ca­lles y más hos­pi­ta­les.

¿El balance en­ton­ces de la vía ad­mi­nis­tra­ti­va es po­si­ti­vo ?

Ab­so­lu­ta­men­te. No­so­tros te­ne­mos una fun­ción re­cau­da­to­ria, y qué bueno que el país cuen­te con una ins­ti­tu­ción que re­cau­de bien, por­que va en be­ne­fi­cio de todos. Si al­guien bus­ca que sea el SII el que man­de gen­te a la cár­cel, no­so­tros no es­ta­mos pa­ra eso. So­lo per­se­gui­re­mos ca­sos ex­cep­cio­na­les, es absurdo e in­efi­cien­te pre­ten­der que se ha­ga lo mis­mo con todos.

Es­te año lle­va­mos 103 san­cio­nes pe­cu­nia­rias y lo­gra­mos mul­tas en un pro­me­dio del 200% del per­jui­cio fis­cal. En las que­re­llas don­de de­ci­di­mos no lle­var ade­lan­te la ac­ción pe­nal y las lle­va­mos a los Tri­bu­na­les Tri­bu­ta­rios, pe­se a to­do el es­cán­da­lo que ge­ne­ró de par­te de al­gu­nos, en pro­me­dio se apli­có 200% de mul­ta por el per­jui­cio fis­cal. De esas em­pre­sas, he­mos re­cu­pe­ra­do cer­ca de $ 2.000 mi­llo­nes so­lo en con­cep­to de mul­tas. En cambio, si es­tu­vié­ra­mos en se­de pe­nal, aún es­pe­ra­ría­mos la for­ma­li­za­ción y to­do lo que eso im­pli­ca. Hay que con­si­de­rar que si hu­bié­se­mos ido a se­de pe­nal, no iban a lle­gar ja­más a la cár­cel. El per­jui­cio fis­cal era pe­que­ño, la reite­ra­ción era me­nor y el efec­to ejem­pli­fi­ca­dor es­ta­ba he­cho con los dos pri­me­ros ca­sos (Pen­ta y SQM). No ha­bía nin­gún mé­ri­to pa­ra que pros­pe­ra­ran en se­de pe­nal.

¿Se aca­ba­ron las que­re­llas en esos dos ca­sos?

No pue­do decir eso, por­que las in­ves­ti­ga­cio­nes si­guen. El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, en fun­ción de los avan­ces que tie­ne, nos si­gue en­vian­do in­for­ma­ción. Afor­tu­na­da­men­te, aho­ra -y es un avan­ce tre­men­do de la fis­ca­lía- lo hacen de ma­ne­ra más re­ser­va­da. An­tes, cuando nos man­da­ban un “162”, que es el ar­tícu­lo de la ley que no les gus­ta, que los obli­ga a en­viar­nos los an­te­ce­den­tes cuando tie­nen in­di­cios de un de­li­to tri­bu­ta­rio, ten­día­mos a en­te­rar­nos por la pren­sa. Ha­bía mu­cha fil­tra­ción, pe­ro lo han me­jo­ra­do. Mien­tras la fis­ca­lía man­ten­ga la in­ves­ti­ga­ción es muy pro­ba­ble que nos si­gan en­vian­do in­for­ma­ción, y eso ha ocu­rri­do.

Re­for­ma y fis­ca­li­za­ción

Al mo­men­to de asu­mir en el car­go, us­ted que­dó en la pri­me­ra lí­nea de la im­ple­men­ta­ción de la re­for­ma tri­bu­ta­ria, la que aún re­ci­be crí­ti­cas ge­ne­ra­li­za­das por lo com­ple­jo de la nor­ma. ¿Es ne­ce­sa­rio sim­pli­fi­car­la?

Co­mo ins­ti­tu­ción nos co­rres­pon­de im­ple­men­tar la nor­ma tri­bu­ta­ria, por tan­to, con­tra lo que mu­chas per­so­nas creen, no­so­tros no ha­ce­mos ni pro-

po­ne­mos las re­for­mas. Aho­ra, si bien la re­for­ma ha re­ci­bi­do crí­ti­cas, por lo me­nos des­de nues­tra mi­ra­da, la im­ple­men­ta­ción ha si­do exi­to­sa. Has­ta aquí no ha ha­bi­do nin­gún pro­ble­ma. Pue­de ha­ber des­co­no­ci­mien­to, pe­ro es por­que efec­ti­va­men­te exis­te un cambio, por lo que es ne­ce­sa­rio un pe­río­do de acos­tum­bra­mien­to. Por otra par­te, me pa­re­ce que aquí y en el mun­do hay que ir­se ha­bi­tuan­do a que la nor­ma tri­bu­ta­ria sea ca­da vez más di­ná­mi­ca. De he­cho, todos los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les pro­po­nen algo nue­vo, y uno pue­de es­tar o no de acuer­do, pe­ro creo que he­mos da­do cuen­ta que co­mo ins­ti­tu­ción es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra en­fren­tar esos cam­bios. Es­ta re­for­ma tri­bu­ta­ria no ha si­do pro­ble­ma.

El pró­xi­mo hi­to de la re­for­ma es la Ope­ra­ción Ren­ta 2018. ¿Có­mo se pre­pa­ra la en­tra­da en ré­gi­men de la nue­va nor­ma­ti­va?

Es­ta­mos an­ti­ci­pan­do los pla­zos tra­di­cio­na­les pa­ra es­te pro­ce­so. Mu­chas ins­truc­cio­nes y de­fi­ni­cio­nes que ha­bi­tual­men­te to­má­ba­mos a partir de di­ciem­bre, es­te año co­men­za­rán des­de oc­tu­bre. El For­mu­la­rio 22, de Im­pues­to a la Ren­ta, lo que­re­mos en­tre­gar an­tes de fin de año, así los con­tri­bu­yen­tes ten­drán tiem­po de co­no­cer­lo.

Una se­ñal de alerta res­pec­to de la re­for­ma tu­vo que ver con la caí­da en la re­cau­da­ción del im­pues­to cor­po­ra­ti­vo en 2016, pe­se a que subió la ta­sa del gra­va­men. ¿Có­mo to­ma las crí­ti­cas de que el al­za im­po­si­ti­va afec­tó el cre­ci­mien­to y, por tan­to, la re­cau­da­ción?

Lo pri­me­ro es acla­rar que la re­cau­da­ción a ni­vel ge­ne­ral au­men­tó, y ade­más la eva­sión del IVA dis­mi­nu­yó, y eso es ges­tión del SII. Es­to en un con­tex­to don­de la eco­no­mía es­tu­vo con pro­ble­mas y el pre­cio del co­bre por el sue­lo. No es que es­té de­fen­dien­do la re­for­ma, des­de esa pers­pec­ti­va pa­ra no­so­tros es neu­tral, pe­ro la im­ple­men­ta­ción de la re­for­ma ha per­mi­ti­do com­pen­sar la ba­ja de la eco­no­mía.

Us­te­des afir­ma­ron que los pro­gra­mas de fis­ca­li­za­ción del SII ayu­da­ron a com­pen­sar la me­nor re­cau­da­ción por cre­ci­mien­to y co­bre. ¿Qué tan im­por­tan­te ha si­do la in­no­va­ción del ries­go de in­cum­pli­mien­to que im­ple­men­ta­ron?

En pa­ra­le­lo a la re­for­ma tri­bu­ta­ria, de­ci­di­mos me­jo­rar el mo­de­lo de fis­ca­li­za­ción del SII, por­que al ha­cer­nos car­go, el diag­nós­ti­co que hi­ci­mos es que ese mo­de­lo es­ta­ba un po­co ago­ta­do. Eso ex­pli­ca, por ejem­plo, la crí­ti­ca del por qué el SII no se dio cuen­ta de to­do lo que se ha­cía con el uso tri­bu­ta­rio de los do­cu­men­tos pa­ra el fi­nan­cia­mien­to de las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas. Así, ha­ce dos años em­pe­za­mos a im­ple­men­tar una va­ria­ble de ries­go, lo que se agre­ga al en­fo­que que di­fe­ren­cia a los con­tri­bu­yen­tes por seg­men­to, in­clu­yen­do me­to­do­lo­gías mo­der­nas de ges­tión de ries­go. Con eso es­ta­ble­ce­mos el ries­go de cum­pli­mien­to aso­cia­do a ca­da RUT, re­sul­ta­do del cru­ce de 160 atri­bu­tos que en­mar­can el per­fil de ca­da uno. Per­mi­te ser mu­cho más aser­ti­vo en la fis­ca­li­za­ción, lo que re­dun­da en una ma­yor re­cau­da­ción a pe­sar de los pro­ble­mas que co­men­tá­ba­mos.

Por el la­do de la eva­sión del IVA, in­for­ma­ron una ba­ja de 0,4 pun­tos en 2016 fren­te a 2015, lle­gan­do a 20,8% del PIB. ¿Con­ti­nua­rán en es­ta lí­nea es­te año?

Si hay algo por lo cual se le pue­de me­dir en ges­tión al SII es por la re­duc­ción de eva­sión. A no­so­tros nos in­tere­sa mu­cho, por­que ha­ce más equi­ta­ti­vo el pa­go del im­pues­to. Hay que pen­sar que en la me­di­da en que todos pa­gue­mos, las ta­sas de im­pues­tos pue­den ba­jar, y por otra par­te, cuando hay eva­sión, se les da ven­ta­ja a aque­llos que no pa­gan im­pues­tos. Se ge­ne­ra una com­pe­ten­cia des­leal. Ha­ce 10 años al­can­za­mos los ni­ve­les más ba­jos de eva­sión del IVA, cer­ca del 14%-15%. Aho­ra es­ta­mos en 20%, por lo que hay es­pa­cio pa­ra al me­nos al­can­zar esos ni­ve­les, y oja­lá más. No­so­tros es­pe­ra­mos man­te­ner la ten­den­cia de se­guir re­du­cien­do el IVA.

¿Pa­ra al­can­zar esa me­ta re­quie­ren más re­cur­sos?

Más re­cur­sos y fa­cul­ta­des por su­pues­to que ayu­dan, pe­ro con lo que te­ne­mos creo que po­de­mos ha­cer más. Lo que sí es re­le­van­te es que no nos qui­ten fa­cul­ta­des.

A sie­te me­ses de un cambio de go­bierno. ¿Pien­sa re­nun­ciar?

El SII tie­ne 115 años, y yo soy el vi­gé­si­mo se­gun­do di­rec­tor. Eso sig­ni­fi­ca que el car­go ha tras­cen­di­do a los go­bier­nos. Y no es ca­sua­li­dad que esos sean los pe­rio­dos más exi­to­sos, el último fue Javier Et­che­berry, que du­ró 12 años. Vi­ne por Al­ta Di­rec­ción Pú­bli­ca, por un ho­ri­zon­te de tres años, yo no voy a re­nun­ciar, vi­ne por tres años. Pien­so que si el SII tra­ba­ja pa­ra el país, hay que des­vin­cu­lar­lo de los ci­clos elec­to­ra­les. Mi ges­tión ter­mi­na en agos­to del pró­xi­mo año y tra­ba­jo pa­ra eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.