LA HIS­TO­RIA NO OFI­CIAL TRAS EL RE­CHA­ZO DE DO­MIN­GA

Reunio­nes pri­va­das con mi­nis­tros, con­tac­tos con ase­so­res del go­bierno y se­ña­les que no re­fle­ja­ron lo que fi­nal­men­te pa­só en el Co­mi­té de Mi­nis­tros, for­man par­te del epí­lo­go del pro­yec­to Do­min­ga de An­des Iron. Una his­to­ria has­ta aho­ra no con­ta­da, un re­la­to

La Tercera - Negocios - - Portada - POR SAN­DRA BUR­GOS/CAROLINA PI­ZA­RRO FO­TO­GRA­FÍA AR­CHI­VO

LLa tar­de del jue­ves 17 de agos­to, el mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te, Mar­ce­lo Me­na, in­for­mó a los in­te­gran­tes del Co­mi­té de Mi­nis­tros -com­pues­to, ade­más, por los ti­tu­la­res de Ener­gía, Mi­ne­ría, Eco­no­mía, Agri­cul­tu­ra y Sa­lud- de un re­pen­tino cam­bio en la pau­ta de te­mas que se tra­ta­rían en la pró­xi­ma ci­ta que se rea­li­za­ría el lu­nes 21, a las 7.30 de la ma­ña­na. Aho­ra, el pun­to cen­tral de la tabla se­ría el pro­yec­to Do­min­ga, de An­des Iron, con­tro­la­do por las fa­mi­lias Dé­lano y Gar­cés.

Cer­ca­nos a la com­pa­ñía di­cen que en la mi­ne­ra los áni­mos es­ta­ban cal­mos. Des­de que la Co­mi­sión de Eva­lua­ción Am­bien­tal (CEA) de la Re­gión de Co­quim­bo re­cha­za­ra la Re­so­lu­ción de Ca­li­fi­ca­ción Am­bien­tal (RCA) otor­ga­da a la ini­cia­ti­va de US$ 2.500 mi­llo­nes, las se­ña­les que ha­bían lle­ga­do des­de el go­bierno apun­ta­ban a que la pro­ble­má­ti­ca es­ta­ría su­pe­ra­da y que al me­nos cua­tro de los seis mi­nis­tros apo­ya­rían el pro­yec­to. Por eso la sor­pre­sa fue ma­yor cuan­do el pro­yec­to se re­cha­zó.

Ase­so­res de Do­min­ga jus­ti­fi­can la sor­pre­sa en que los bue­nos au­gu­rios no pro­ve­nían só­lo del área eco­nó­mi­ca del go­bierno, sino tam­bién del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. De he­cho, es­to úl­ti­mo fue lo que los mo­ti­vó a no pre­sen­tar el re­cur­so de­no­mi­na­do si­len­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo, el cual des­de el 10 de agos­to po­drían ha­ber­lo tra­mi­ta­do.

Te­nían po­de­ro­sas ra­zo­nes pa­ra no ha­cer­lo. La se­gun­da se­ma­na de mar­zo, al día si­guien­te del re­cha­zo del CEA, eje­cu­ti­vos de Do­min­ga tu­vie­ron una ci­ta con al­tos per­so­ne­ros del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Co­no­ce­do­res de la reunión in­di­can que in­clu­so a la com­pa­ñía se le ha­bría se­ña­la­do que el re­cha­zo del CEA se re­ver­ti­ría en el Co­mi­té de Mi­nis­tros, por­que Do­min­ga era un pro­yec­to im­por­tan­te pa­ra ge­ne­rar em­pleo y dar se­ña­les de reac­ti­va­ción de la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra. En el trans­cur­so de los me­ses vi­nie­ron otros con­tac­tos.

Pe­ro el apu­ro con que fue con­vo­ca­do el Co­mi­té de Mi­nis­tros le­van­tó las pri­me­ras du­das en la fir­ma. El fin de se­ma­na fue ten­so, no só­lo por la an­sie­dad de lo que pa­sa­ría el lu­nes, sino tam­bién por­que a me­di­da que avan­za­ba el do­min­go co­men­za­ban a lle­gar se­ña­les de que al­go no iba bien.

Cer­ca­nos a los he­chos in­di­can que hu­bo lla­ma­dos de úl­ti­mo mi­nu­to des­de ase­so­res del equi­po eco­nó­mi­co del go­bierno a la em­pre­sa pa­ra aler­tar que el lu­nes po­dría pa­sar cual­quier co­sa, por­que es­ta­ban in­gre­san­do do­cu­men­tos de úl­ti­ma ho­ra con in­for­ma­ción des­fa­vo­ra­bles pa­ra el pro­yec­to.

¿Qué ocu­rrió en­tre­me­dio? Fuen­tes de go­bierno re­cha­zan que ha­ya ha­bi­do una es­pe­cie de pac­to al mo­men­to de vo­tar y nie­gan la exis­ten­cia de reunio­nes o lla­ma­das des­de La Mo­ne­da in­du­cien­do una for­ma de ac­tuar.

Pe­ro la ac­tua­ción de Eco­no­mía de­jó en evi­den­cia que al­go pa­só y que el mi­nis­tro re­cu­rrió a la pe­ti­ción de 72 ho­ras más pa­ra ana­li­zar la nue­va do­cu­men­ta­ción, pa­ra que que­da­ra en evi­den­cia que hu­bo rui­do en el pro­ce­so.

Luis Fe­li­pe Cés­pe­des se abs­tu­vo de vo­tar, e in­clu­so sa­lió an­tes de la reunión de mi­nis­tros, ar­gu­men­tan­do im­pro­vi­sa­ción y fal­ta de tiem­po pa­ra en­tre­gar una de­ci­sión fun­da­da, lo cual ge­ne­ró un fuer­te re­cha­zo de La Mo­ne­da y un quie­bre en­tre el equi­po eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co. Ello se acen­tuó con las de­cla­ra­cio­nes del sub­se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, Ale­jan­dro Mic­co, quien el miércoles se­ña­ló que “se to­ma­ron de­ci­sio­nes apre­su­ra­das”.

El vier­nes, el sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior, Mahmud Aleuy, re­ma­tó la ac­ción de Cés­pe­des y Mic­co: en Te­le13 Ra­dio se­ña­ló que los mi­nis­tros no só­lo te­nían que res­pal­dar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, “no co­rres­pon­de que no­so­tros es­te­mos ha­cien­do de­ba­tes so­bre de­ter­mi­na­do ti­po de si­tua­cio­nes que se pro­du­cen en los or­ga­nis­mos de go­bierno por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Eso no co­rres­pon­de. No­so­tros res­pal­da­mos las de­ci­sio­nes ins­ti­tu­cio­na­les que se to­man den­tro de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del país, co­mo bien lo afir­mó la vo­ce­ra”.

Aleuy de­ja­ba así en evi­den­cia un quie­bre, pe­ro no por un te­ma de fon­do, no por­que es­tu­vie­ran a fa­vor del pro­yec­to, sino por­que no ha­bían aca­ta­do los pro­ce­di­mien­tos, lo cual de­ja­ba en mal pie al go­bierno y con un fo­ra­do enor­me pa­ra de­fen­der­se en los Tri­bu­na­les Am­bien­ta­les.

Ase­so­res del pro­yec­to creen que Aleuy es dis­ci­pli­na­do con el or­den, y que por esa ra­zón, cuan­do vio que el pro­yec­to se ca­yó, de­ci­dió aca­tar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. La otra te­sis es que se die­ron se­ña­les fal­sas a Do­min­ga pa­ra que la em­pre­sa no acu­die­ra al si­len­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo.

El si­len­cio de Valdés

La gran in­te­rro­gan­te es el mi­nis­tro Valdés. Si bien hay quie­nes in­ter­pre­tan que Mic­co fue el fu­si­ble pa­ra en­viar se­ña­les a La Mo­ne­da del des­con­ten­to del mi­nis­tro, es­te sa­lió a po­ner pa­ños fríos a los po­lé­mi­cos di­chos del sub­se­cre­ta­rio y só­lo in­di­có que pre­fe­ría “no ha­cer nin­gu­na de­cla­ra­ción por el mo­men­to; quie­ro con­ver­sar con al­gu­nas per­so­nas to­da­vía y ahí, cuan­do ten­ga al­go que de­cir, les voy a con­tar”. Mis­ma po­si­ción, co­men­tan cer­ca­nos al je­fe fis­cal, to­mó cuan­do co­men­zó la polémica en­tre Co­del­co y la Con­tra­lo­ría, don­de Valdés pri­me­ro fi­jó una po­si­ción so­bre la si­tua­ción y lue­go la man­tu­vo has­ta el fi­nal.

Hay quie­nes creen que Valdés es­tá eva­luan­do la for­ma de có­mo pa­re­cer aca­tan­do la de­ci­sión, pe­ro a la vez ma­ni­fes­tar su desacuer­do con ella.

En An­des Iron ten­drían ra­zo­nes pa­ra creer que por ahí van los tiros. En abril, el ge­ren­te ge­ne­ral de la com­pa­ñía, Iván Ga­rri­do, lle­gó a Tea­ti­nos 120, a las ofi­ci­nas del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, en com­pa­ñía de eje­cu­ti­vos del ban­co de in­ver­sión in­ter­na­cio­nal Roths­child y tam­bién re­pre­sen­tan­tes de un repu­tado es­tu­dio de abo­ga­dos de la pla­za. La ci­ta -que no fi­gu­ra en la Ley de Lobby, por­que fue so­li­ci­ta­da por la re­par­ti­ción pú­bli­ca- fue en­ca­be­za­da por el pro­pio mi­nis­tro de Ha­cien­da, Rodrigo Valdés, y el te­ma a tra­tar fue Do­min­ga. En Ha­cien­da di­cen que “el ob­je­ti­vo de la ci­ta fue ex­pli­car que la eva­lua­ción am­bien­tal es un pro­ce­so re­gla­do, que el co­no­ci­do re­cha­zo (de la CEA en mar­zo) cons­ti­tuía una eta­pa de es­te pro­ce­so y que en Chi­le las ins­ti­tu­cio­nes fun­cio­na­ban sin in­ter­fe­ren­cias ex­ter­nas”. Sin em­bar­go, tam­bién hay ver­sio­nes de que esa reunión per­mi­tió al ban­co Roths­child ir­se con una idea cla­ra: Do­min­ga con­ta­ba con el res­pal­do del equi­po eco­nó­mi­co del go­bierno, por lo cual po­día se­guir con el pro­ce­so de bús­que­da de un so­cio.

Es­to ex­pli­ca­ría la reac­ción de Iván Ga­rri­do el lu­nes, cuan­do se re­cha­zó el pro­yec­to. “Me sien­to de­cep­cio­na­do con la for­ma co­mo se ha eje­cu­ta­do la ins­ti­tu­cio­na­li­dad”. Quie­nes co­no­cen al eje­cu­ti­vo se­ña­lan que ese era un cla­ro men­sa­je a los miem­bros del go­bierno que le ha­bían se­ña­la­do que Do­min­ga sal­dría ade­lan­te.

El pe­so de Gi­rar­di

Hay quie­nes es­ti­man que en la de­ter­mi­na­ción de los mi­nis­tros al­go pe­só el de­no­mi­na­do “fac­tor Gi­rar­di”. Re­cuer­dan que el día pre­vio a la vo­ta­ción de la CEA de Co­quim­bo, el se­na­dor di­fun­dió en re­des so­cia­les y me­dios de co­mu­ni­ca­ción su ad­ver­ten­cia a los miem­bros de di­cha ins­tan­cia, tra­tán­do­los de “cri­mi­na­les am­bien­ta­les si aprueban la re­so­lu­ción am­bien­tal del pro­yec­to”, pu-

“Es­ta­mos pro­fun­da­men­te do­li­dos. Con­fiá­ba­mos ge­nui­na­men­te en es­ta ad­mi­nis­tra­ción”.

IVÁN GA­RRI­DO GE­REN­TE GE­NE­RAL DE AN­DES IRON

“No­so­tros res­pal­da­mos las de­ci­sio­nes ins­ti­tu­cio­na­les que se to­man den­tro de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del país”.

MAHMUD ALEUY SUB­SE­CRE­TA­RIO DEL IN­TE­RIOR

bli­can­do, a su vez, las fotos, te­lé­fo­nos y emails de los 12 par­ti­ci­pan­tes.

Por otro la­do, el se­na­dor Gi­rar­di, jun­to a Ocea­na im­pul­só una cam­pa­ña en re­des so­cia­les en la cual lla­ma­ba a los mi­nis­tros a re­cha­zar Do­min­ga. Tam­bién lla­mó la aten­ción la pu­bli­ci­dad en me­dios de co­mu­ni­ca­ción elec­tró­ni­cos en con­tra del pro­yec­to, pu­bli­ci­dad que al ser “pin­cha­da” arro­ja­ba a un link de la pá­gi­na del par­la­men­ta­rio.

Per­so­nas re­la­cio­na­das al pro­yec­to creen que es­te fac­tor in­flu­yó en el re­cha­zo de Do­min­ga. De he­cho, cer­ca­nos al se­na­dor se ha­brían acer­ca­do a los eje­cu­ti­vos de la com­pa­ñía plan­teán­do­les que de­bían re­va­luar el pro­yec­to, es­pe­cí­fi­ca­men­te les pro­pu­sie­ron que no cons­tru­ye­ran el puer­to pre­vis­to en la ini­cia­ti­va y que in­ten­ta­ran lle­gar a un acuer­do con CAP, don­de la ace­re­ra tie­ne apro­ba­do el pro­yec­to Cruz Gran­de, ubi­ca­do en Pun­ta Mos­ta­ci­lla.

Pe­ro las con­ver­sa­cio­nes tam­bién fue­ron con CAP. Los acer­ca­mien­tos fue­ron in­ten­sos, in­di­can co­no­ce­do­ras de las tra­ta­ti­vas. In­clu­so, en ju­lio se reali­zó una reunión in­for­mal en el Club de Golf de Los Leo­nes, don­de un al­to eje­cu­ti­vo de CAP le plan­teó a Ga­rri­do que ocu­pa­ran las ins­ta­la­cio­nes de la fir­ma, que ya ha­bían si­do apro­ba­das am­bien­tal­men­te, pa­ra evi­tar la du­pli­ci­dad de puer­tos en la co­mu­na, da­do que am­bas ini­cia­ti­vas se en­cuen­tran en las cer­ca­nías de la Re­ser­va de Pin­güi­nos del Hum­boldt. Sin em­bar­go, la pro­pues­ta no era con­ve­nien­te pa­ra Do­min­ga, da­do que pa­ra po­der rea­li­zar la plan­ta desala­do­ra y el duc­to que tras­la­de el mi­ne­ral des­de la mi­na ha­cia el puer­to ten­dría que vol­ver a in­gre­sar a tra­mi­ta­ción am­bien­tal, lo que de­mo­ra­ría los pla­zos de la ini­cia­ti­va en al me­nos dos años.

Fu­tu­ro de Do­min­ga

Aho­ra, en la com­pa­ñía es­tán es­pe­ran­do que el mi­nis­tro de Me­dio Am- bien­te, Mar­ce­lo Me­na, en su ca­li­dad de pre­si­den­te del Co­mi­té de Mi­nis­tros, emi­ta la re­so­lu­ción co­rres­pon­dien­te pa­ra po­der ini­ciar el pro­ce­so en el Tri­bu­nal Am­bien­tal.

Uno de los pun­tos fuer­tes que sus­ten­ta­rá la de­fen­sa de Do­min­ga se­rá de­cla­rar ile­gal la se­sión del Co­mi­té de Mi­nis­tros, por los pla­zos en que fue ci­ta­da. Si bien fue con 10 días pre­vios –co­mo in­di­ca la nor­ma-, ha­bía si­do con­vo­ca­da, pe­ro pa­ra de­ba­tir so­bre el pro­yec­to de op­ti­mi­za­ción de la mi­ne­ra Ce­rro Ca­sa­le, de Ba­rrick. Do­min­ga se pu­so en tabla a úl­ti­ma ho­ra.

El ar­gu­men­to cen­tral se­rá la exis­ten­cia de vi­cios en el pro­ce­so, lo que se re­fle­ja­rá con la pe­ti­ción del mi­nis­tro Cés­pe­des de de­jar en ac­ta su so­li­ci­tud de re­tra­sar en 72 ho­ras la vo­ta­ción de Do­min­ga. Tam­bién la for­ma en que se ci­tó a la reunión, con­vo­ca­to­ria que lle­gó a úl­ti­ma ho­ra del vier­nes 18 pa­ra re­unir­se el lu­nes si­guien­te a las 7.30 de la ma­ña­na. A eso se su­ma los in­for­mes téc­ni­cos que fue­ron en­tre­ga­dos du­ran­te el fin de se­ma­na a los mi­nis­tros.

Pa­ra po­der ase­gu­rar es­ta de­fen­sa, la com­pa­ñía en­vió un ofi­cio al di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Ser­vi­cio de Eva­lua­ción de Im­pac­to Am­bien­tal so­li­ci­tan­do las co­pias de va­rios do­cu­men­tos, en­tre ellos, de la se­sión del lu­nes 21 de agos­to, del po­wer point que se les pre­sen­tó a los mi­nis­tros ese día y del ofi­cio don­de se re­co­mien­da el re­cha­zo. Asi­mis­mo, so­li­ci­tó una co­pia de cual­quier do­cu­men­to o pre­sen­ta­ción que se ha­ya he­cho en la se­sión o se ha­ya en­via­do pre­vio a la ci­ta. Con es­to, la mi­ne­ra bus­ca “cer­ti­fi­car que, al no ci­tar con 10 días de an­ti­ci­pa­ción, exis­tió una di­fi­cul­tad pa­ra que el Co­mi­té de Mi­nis­tros ha­ya re­vi­sa­do los an­te­ce­den­tes de un ex­pe­dien­te de más de tres años y me­dio de eva­lua­ción en dos días”, in­di­ca la in­for­ma­ción pu­bli­ca­da en su pá­gi­na web.

La com­pa­ñía tam­bién en­via­rá un ofi­cio, co­men­tan cer­ca­nos a An­des Iron, a la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, pi­dien­do que el or­ga­nis­mo es­pe­ci­fi­que la for­ma en que de­ben ac­tuar ins­tan­cias co­mo la del Co­mi­té de Mi­nis­tros.

Mien­tras eso su­ce­de, en el Tri­bu­nal Am­bien­tal de An­to­fa­gas­ta, don­de de­be­ría lle­gar el ca­so Do­min­ga, es­tán tra­ba­jan­do in­ten­sa­men­te pa­ra ha­cer­se car­go del pro­yec­to. De he­cho, el tri­bu­nal anticipó su pues­ta en mar­cha, ini­cian­do su ju­ris­dic­ción el lu­nes 4 de sep­tiem­bre -y no a fi­nes de ese mes- y es­pe­ran te­ner al 30 de sep­tiem­bre to­do el per­so­nal ne­ce­sa­rio - unas 13 per­so­nas- ya con­tra­ta­das. “Cuan­do lle­gue el re­que­ri­mien­to ya va­mos a es­tar bien pa­ra po­der to­mar­la”, ex­pli­ca el pre­si­den­te del Tri­bu­nal de An­to­fa­gas­ta, Da­niel Gue­va­ra.

El fac­tor Pi­ñe­ra

En cuan­to a los tiem­pos, tan­to en el mun­do le­gal co­mo en el en­torno de la com­pa­ñía se es­pe­ra que las audiencias en An­to­fa­gas­ta se reali­cen a par­tir de no­viem­bre o di­ciem­bre, abrien­do el es­ce­na­rio pa­ra lo­grar en unos seis a ocho me­ses una re­so­lu­ción. La me­jor sa­li­da pa­ra la com­pa­ñía es que An­to­fa­gas­ta de­cla­re ile­gal el pro­ce­so rea­li­za­do el lu­nes 21 de agos­to y lo re­tro­trai­ga has­ta an­tes de la reunión que en mar­zo tu­vo el CEA. Pa­ra eso se­rá ne­ce­sa­rio que el Ser­vi­cio de Eva­lua­ción Am­bien­tal (SEA) reali­ce otro in­for­me, emi­tien­do ex­plí­ci­ta­men­te una re­co­men­da­ción, co­mo la en­tre­ga­da en fe­bre­ro pa­sa­do por el or­ga­nis­mo, en ese en­ton­ces li­de­ra­do por Jor­ge Tron­co­so – quién sa­lió-, que re­co­men­dó for­mal­men­te, a tra­vés del In­for­me Con­so­li­da­do de Eva­lua­ción del Es­tu­dio de Im­pac­to Am­bien­tal ( ICE), apro­bar el pro­yec­to Do­min­ga.

Es­ta se­ría la me­jor op­ción pa­ra la com­pa­ñía, cuen­tan co­no­ce­do­res de la aris­ta le­gal, da­do que así se evi­ta­ría ele­var el fo­co po­lí­ti­co de Do­min­ga, en­ten­dien­do que el si­guien­te go­bierno po­dría ser di­ri­gi­do por Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

FUEN­TE: An­des Iron.

INFOGRAFÍA: Ariel Fer­nán­dez L. • LA TER­CE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.