JU­LIO PON­CE: “EN­TRÉ DE PRE­SI­DEN­TE DE SQM PA­RA TRA­TAR DE SAL­VAR LA EM­PRE­SA, CO­SA QUE SU­CE­DIÓ”

Ex tra­ba­ja­do­res de SQM se que­re­lla­ron ha­ce un año con­tra Ju­lio Pon­ce y su her­mano Eu­ge­nio por es­ta­fa y apro­pia­ción in­de­bi­da, a quie­nes acu­san de ha­ber­se he­cho del con­trol de la mi­ne­ra de mo­do ile­gí­ti­mo a fi­nes de los años 80. Ju­lio Pon­ce de­cla­ró co­mo im­pu

La Tercera - Negocios - - Portada - POR VÍC­TOR COFRÉ FO­TO­GRA­FÍA AN­DRÉS PÉ­REZ

Ha­ce 30 años exac­tos, en sep­tiem­bre de 1987, Ju­lio Pon­ce Le­rou asu­mió por se­gun­da vez la pre­si­den­cia de SQM. Des­de esa fe­cha, y du­ran­te las si­guien­tes tres dé­ca­das, su vi­da ha es­ta­do vin­cu­la­da a la mi­ne­ra no me­tá­li­ca que ya no pre­si­de, pe­ro que con­tro­la con el 32% de las ac­cio­nes. A sus 72 años, es el prin­ci­pal ac­cio­nis­ta de una com­pa­ñía que tie­ne una ca­pi­ta­li­za­ción bur­sá­til que su­pera los US$ 14 mil mi­llo­nes.

Có­mo Ju­lio Pon­ce se hi­zo ac­cio­nis­ta y due­ño de la em­pre­sa si­gue oca­sio­nan­do con­tro­ver­sia. De­ce­nas de ex tra­ba­ja­do­res se que­re­lla­ron en oc­tu­bre de 2016 con­tra Ju­lio Pon­ce y su her­mano Luis Eu­ge­nio, hoy pre­si­den­te de SQM. Los acu­san de es­ta­fa y apro­pia­ción in­de­bi­da, un de­li­to que, in­di­can, tie­ne el ca­rác­ter de con­ti­nua­do, te­sis que fue aco­gi­da por aho­ra por los tri­bu­na­les. La in­ves­ti­ga­ción es desa­rro­lla­da por la Fis­ca­lía Cen­tro Nor­te y di­ri­gi­da por Jai­me Re­ta­mal, fis­cal de Al­ta Com­ple­ji­dad. Fue el pro­pio Re­ta­mal quien to­mó de­cla­ra­ción a Ju­lio Pon­ce el 24 de ma­yo, du­ran­te 99 mi­nu­tos, en la mis­ma fis­ca­lía. Un mes an­tes, el 7 de abril, Eu­ge­nio Pon­ce ha­bía tes­ti­fi­ca­do una ho­ra y 40 mi­nu­tos.

Los dos her­ma­nos Pon­ce, am­bos co­mo impu­tados, re­pi­tie­ron una y otra vez en sus de­cla­ra­cio­nes que no re­cor­da­ban los he­chos y que no es­tu­vie­ron en­te­ra­dos de los de­ta­lles de la pri­va­ti­za­ción, el tras­pa­so de ac­cio­nes a los tra­ba­ja­do­res y la com­pra­ven­ta fi­nal de las ac­cio­nes que los em­plea­dos de SQM acu­mu­la­ron en Pam­pa Ca­li­che­ra, el vehícu­lo de in­ver­sión crea­do en 1986 pa­ra par­ti­ci­par en la pro­pie­dad de la em­pre­sa mi­ne­ra no me­tá­li­ca.

En los in­te­rro­ga­to­rios, los dos her­ma­nos Pon­ce fue­ron acom­pa­ña­dos por el abo­ga­do Mar­ce­lo To­rres Duf­fau. La ac­ción le­gal de los ex tra­ba­ja­do­res, en­ca­be­za­dos por Hu­go He­rre­ra Ma­fett, ex pre­si­den­te del sin­di­ca­to nú­me­ro 5 de Pe­dro de Val­di­via, es pa­tro­ci­na­da por los abo­ga­dos Da­niel Ibá­ñez, Luis Car­mo­na y Wer­ner Kan­do­ra. Hu­go He­rre­ra de­jó SQM en 1990.

El fis­cal Re­ta­mal tam­bién in­te­rro­gó a uno de los prin­ci­pa­les sos­te­nes de la acu­sa­ción de los ex tra­ba­ja­do­res, el ex ge­ren­te ge­ne­ral de SQM en­tre 1982 y 1988, Eduar­do Bo­ben­rieth (ver no­ta se­cun­da­ria). “Las cas­ca­das no na­cen co­mo cas­ca­das” Ju­lio Pon­ce co­men­zó su de­cla­ra­ción del 24 de ma­yo ha­cien­do una bre­ve des­crip­ción au­to­bio­grá­fi­ca. Di­jo: “Soy in­ge­nie­ro fo­res­tal de la Uni­ver­si­dad de Chi­le; mi pri­mer tra­ba­jo fue en el de­par­ta­men­to fo­res­tal de In­for­sa, des­de 1969 has­ta el año 1971, apro­xi­ma­da­men­te. Lue­go es­tu­ve dos años en la Pa­pe­le­ra, en Na­ci­mien­to; lue­go en Con­cep­ción, es­to es en la CMPC, has­ta el año 1972. Lue­go me fui a Pa­na­má co­mo ge­ren­te de un ase­rra­de­ro en ese país”. El en­ton­ces yerno de Au­gus­to Pi­no­chet vol­vió a Chi­le en ju­lio de 1974 y asu­mió la di­rec­ción de la Cor­po­ra­ción Na­cio­nal Fo­res­tal, Co­naf, has­ta 1981, cuan­do pa­só a la ge­ren­cia de em­pre­sas de Cor­fo y, en pa­ra­le­lo, la pre­si­den­cia de la Com­pa­ñía de Te­lé­fo­nos de Chi­le (CTC) y la azu­ca­re­ra Ian­sa; la vi­ce­pre­si­den­cia de En­de­sa, y el di­rec­to­rio de Enap y Ena­mi. “En 1981, So­qui­mich es­ta­ba por ce­rrar­se, por­que es­ta­ba que­bra­da, en ma­la si­tua­ción fi­nan­cie­ra. En­tré de pre­si­den­te del di­rec­to­rio pa­ra tra­tar de sal­var la em­pre­sa, co­sa que su­ce­dió”, afir­mó Ju­lio Pon­ce. “La si­tua­ción fi­nan­cie­ra de So­qui­mich en­tre 1981 y 1983 me­jo­ró bas­tan­te; el he­cho de que hu­bie­ra in­ver­sio­nis­tas da­ba cuen­ta de que la si­tua­ción de la em­pre­sa era me­jor”.

El in­ge­nie­ro de­jó So­qui­mich en 1983 -“de­di­cán­do­me a la actividad ga­na­de­ra en el sur de Chi­le, en la zo­na de Osorno”- y vol­vió al di­rec­to­rio en 1987, pro­pues­to por al­gu­nos ac­cio­nis­tas. “Ade­más, es­ta­ban co­mo di­rec­to­res Ser­gio Mel­nick, Men­do­za, un co­ro­nel de Ejér­ci­to y no re­cuer­do el res­to”, agre­gó en su de­cla­ra­ción al fis­cal. Do­cu­men­tos ofi­cia­les de SQM si­túan el ini­cio de la se­gun­da pre­si­den­cia de Ju­lio Pon­ce en sep­tiem­bre de 1987.

Ju­lio Pon­ce re­la­tó a con­ti­nua­ción su in­gre­so co­mo ac­cio­nis­ta a las so­cie­da­des due­ñas de SQM. To­do lo ubi­ca tem­po­ral­men­te tras el fin del ré­gi­men mi­li­tar. “En el año 1990 o 1991, una so­cie­dad re­la­cio­na­da con­mi­go, SQ Hol­ding, en­tra a la pro­pie­dad in­di­rec­ta de So­qui­mich al ha­cer­se car­go del ac­ti­vo y pa­si­vo de la so­cie­dad Nor­te Gran­de, con 40% apro­xi­ma­da­men­te. Hu­bo una em­pre­sa is­rae­li­ta que hi­zo una ofer­ta de com­pra del 51% de las ac­cio­nes de So­qui­mich”, ma­ni­fes­tó.

Los tra­ba­ja­do­res de SQM re­ci­bie­ron ac­cio­nes de la em­pre­sa tras la ne­go­cia­ción del con­ve­nio co­lec­ti­vo de 1985, co­mo pa­go por sus gra­ti­fi­ca­cio­nes de los años si­guien­tes. El 25 de no­viem­bre de 1986 for­ma­ron la so­cie­dad de in­ver­sio­nes Pam­pa Ca­li­che­ra. A esa so­cie­dad in­cor­po­ra­ron sus ac­cio­nes de SQM, las que equi­va­lían a fi­nes de ese año al 4,2% de la em­pre­sa.

Los tra­ba­ja­do­res di­cen que eje­cu­ti­vos de la em­pre­sa or­ga­ni­za­ron y ofre­cie­ron un pro­gra­ma de­no­mi­na­do Plan Ca­chu­cho 7: los tra­ba­ja­do­res apor­ta­ban sus ac­cio­nes de SQM a Ca­li­che­ra y es­ta so­cie­dad, con ese ca­pi­tal, se en­deu­da­ba con la ban­ca pa­ra ad­qui­rir más tí­tu­los de SQM. En enero de 1987, Ca­li­che­ra lo­gró esos prés­ta­mos y ad­qui­rió a Cor­fo más ac­cio­nes: así lle­gó a 12,27% de SQM. Ca­li­che­ra su­ma­ba en esa fe­cha ca­si 4.500 ac­cio­nis­tas, to­dos em­plea­dos de SQM. En 1990, Ca­li­che­ra ya te­nía el 19,9% de la em­pre­sa y era su ma­yor ac­cio­nis­ta. Quien con­tro­la­ra Ca­li­che­ra te­nía in­fluen­cia re­le­van­te en SQM. Al cie­rre de 1990, el ma­yor ac­cio­nis­ta de Ca­li­che­ra era Oro Blan­co.

Di­jo Ju­lio Pon­ce al fis­cal Jai­me Re­ta­mal: “En­tre 1987 y 1988 se creó otra so­cie­dad con los eje­cu­ti­vos de So­qui­mich que se de­no­mi­nó Oro Blan­co, que te­nía co­mo ob­je­to par­ti­ci­par en la pro­pie­dad de Ca­li­che­ra. De ahí na­cen las cas­ca­das. No na­cen co­mo cas­ca­das, tie­nen un na­ci­mien­to dis­tin­to, en el tiem­po se jun­tan. Yo no par­ti­ci­pé en el di­rec­to­rio de las cas­ca­das has­ta el año 2001, en que asu­mo co­mo pre-

si­den­te del di­rec­to­rio de Ca­li­che­ra, Oro Blan­co y Nor­te Gran­de”.

21 pre­gun­tas

El fis­cal Jai­me Re­ta­mal hi­zo 21 pre­gun­tas a Ju­lio Pon­ce. En la gran ma­yo­ría de ellas re­ci­bió co­mo res­pues­ta un “no re­cuer­do”, “nun­ca su­pe” o “nun­ca tu­ve co­no­ci­mien­to”. Pon­ce se des­li­gó por com­ple­to del pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción y de la in­cor­po­ra­ción de tra­ba­ja­do­res a la pro­pie­dad de SQM. Tam­bién de­cla­ró des­co­no­cer do­cu­men­tos li­ga­dos a to­do ese pro­ce­so: un con­ve­nio co­lec­ti­vo de SQM y sus sin­di­ca­tos; un re­gla­men­to del fon­do de in­dem­ni­za­ción por re­ti­ro, y el Plan Ca­chu­cho 7. Pon­ce ar­gu­men­tó que es­tu­vo fue­ra de SQM du­ran­te cua­tro años y que no ocu­pó car­gos en ese pe­río­do ni en la mi­ne­ra ni en Pam­pa Ca­li­che­ra. “Yo no es­ta­ba en esa épo­ca en So­qui­mich”, in­di­có.

“Nun­ca su­pe quié­nes se en­con­tra­ban en la com­pa­ñía en­tre 1983 y 1987, yo me re­cuer­do que el ge­ren­te ge­ne­ral no era Pa­tri­cio Con­tes­se Gon­zá­lez, sino que era Eduar-

do Bo­ben­rieth”, de­cla­ró.

La mis­ma ne­ga­ti­va pro­nun­ció so­bre el in­gre­so de los tra­ba­ja­do­res de SQM a la pro­pie­dad de la com­pa­ñía. “No re­cuer­do que ha­ya exis­ti­do un con­ve­nio co­lec­ti­vo con los tra­ba­ja­do­res de So­qui­mich en que se pa­ga­ran gra­ti­fi­ca­cio­nes con car­go de ac­cio­nes de SQM S.A. Yo me en­con­tra­ba de­di­ca­do a otras la­bo­res”.

Los tra­ba­ja­do­res acu­sa­ron en su que­re­lla que SQM fi­nan­ció de mo­do ilí­ci­to a Ca­li­che­ra pa­ra ad­qui­rir nue­vas ac­cio­nes. Otra vez, Pon­ce lo ne­gó: “No re­cuer­do que en se­sio­nes de di­rec­to­rio en 1987 se ha­ya tra­ta­do el otor­ga­mien­to de un cré­di­to de en­la­ce de So­qui­mich a Pam­pa Ca­li­che­ra. Re­cuer­do que la si­tua­ción de So­qui­mich no era ni bue­na ni ma­la, no me re­cuer­do si te­nía uti­li­da­des, pe­ro si las ha­bía, eran ba­jas”.

Tam­po­co, di­jo, tu­vo víncu­lo con la crea­ción de Ca­li­che­ra, en 1986. “Yo no co­no­cía a los ac­cio­nis­tas que die­ron ori­gen a es­ta so­cie­dad”, di­jo en alu­sión a los cin­co so­cios ori­gi­na­les que más tar­de se trans-

for­ma­ron en más de 4.000. “Yo creo que tu­ve víncu­lo in­di­rec­to en la pro­pie­dad de Pam­pa Ca­li­che­ra pos­te­rior a 1991”, se­ña­ló.

Cuan­do fue crea­da, Ca­li­che­ra te­nía fe­cha de di­so­lu­ción: se aca­ba­ría una vez que los cré­di­tos a la ban­ca fue­sen can­ce­la­dos. En 1988, aque­llo cam­bió y se es­ta­ble­ció su du­ra­ción in­de­fi­ni­da. “Yo no par­ti­ci­pa­ba de Pam­pa Ca­li­che­ra en 1988, de tal for­ma que no tu­ve co­no­ci­mien­to de cam­bio de es­ta­tu­tos. Yo no par­ti­ci­pa­ba ni di­rec­ta ni in­di­rec­ta­men­te”.

Tam­po­co tu­vo lu­ces so­bre otros acuer­dos con los tra­ba­ja­do­res. “El te­ma del con­ve­nio co­lec­ti­vo lo ve el ge­ren­te ge­ne­ral, y si se tra­tó en reunión de di­rec­to­rio de­bie­ra es­tar en las ac­tas”, res­pon­dió so­bre un con­tra­to co­lec­ti­vo de 1987.

El fis­cal con­sul­tó lue­go por una se­rie de ase­ve­ra­cio­nes que Eduar­do Bo­ben­rieth hi­zo cuan­do de­cla­ró el 17 de ma­yo, po­cos días an­tes que Pon­ce. Bo­ben­rieth acu­só que Pon­ce co­men­zó a com­prar ac­cio­nes de Ca­li­che­ra a un ter­cio de su va- lor, cam­bian­do re­glas de SQM; que el que com­pró era la so­cie­dad Nor­te Gran­de y que, en 1990, cuan­do él in­ten­tó to­mar el con­trol de Ca­li­che­ra pa­ra un in­ver­sio­nis­ta ex­tran­je­ro, Eu­ge­nio Pon­ce via­jó a la Pam­pa a de­te­ner su ofen­si­va (ver no­ta se­cun­da­ria). “Yo no te­nía po­si­bi­li­dad de cam­biar la fór­mu­la de pa­go de las ac­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res, ya que yo no par­ti­ci­pa­ba en Pam­pa Ca­li­che­ra. Creo que no es efec­ti­vo que a tra­vés de Nor­te Gran­de ha­ya com­pra­do ac­cio­nes de Pam­pa Ca­li­che­ra a un 30% de su va­lor”, di­jo. A la si­guien­te pre­gun­ta, co­rri­gió a Bo­ben­rieth: “Yo no era ni eje­cu­ti­vo ni ac­cio­nis­ta de Nor­te Gran­de y ten­go la im­pre­sión de que quien te­nía ac­cio­nes de Pam­pa Ca­li­che­ra era Oro Blan­co”, afir­mó. Efec­ti­va­men­te, en 1990 el con­tro­la­dor de Ca­li­che­ra era Oro Blan­co y no Nor­te Gran­de.

Tam­bién Pon­ce apun­tó a la fra­ca­sa­da to­ma de con­trol que li­de­ró Bo­ben­rieth: “Hu­bo un co­men­ta­rio

“No re­cuer­do que ha­ya exis­ti­do un con­ve­nio co­lec­ti­vo con los tra­ba­ja­do­res de So­qui­mich en que se pa­ga­ran gra­ti­fi­ca­cio­nes con car­go a ac­cio­nes de SQM”. “En el año 1990 o 1991, una so­cie­dad re­la­cio­na­da con­mi­go, SQ Hol­ding, en­tra a la pro­pie­dad in­di­rec­ta de So­qui­mich”.

de que Eduar­do Bo­ben­rieth in­ten­tó com­prar ac­cio­nes de Pam­pa Ca­li­che­ra per­te­ne­cien­tes a los tra­ba­ja­do­res del Sin­di­ca­to N° 5 Pe­dro de Val­di­via. No me re­cuer­do que mi her­mano Eu­ge­nio Pon­ce ha­ya ido a la ciu­dad de To­co­pi­lla pa­ra rea­li­zar tras­pa­sos de ac­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res de María Ele­na”, di­jo.

En 2002, sin em­bar­go, en una de sus es­ca­sas en­tre­vis­tas, Ju­lio Pon­ce ha­bló con más cer­te­zas so­bre la lu­cha con Bo­ben­rieth. Ma­ni­fes­tó a El Mer­cu­rio: “Nun­ca ha si­do mi idea ven­der el con­trol de So­qui­mich, aun­que en los 15 años en que he si­do ac­cio­nis­ta he te­ni­do tres in­ten­tos hos­ti­les de to­ma de con­trol. El más cla­ro de to­dos fue Hai­fa Che­mi­cal, el gran com­pe­ti­dor, li­de­ra­do por el ex ge­ren­te ge­ne­ral Eduar­do Bo­ben­rieth, que in­ten­tó to­mar­se Ca­li­che­ra”. Pa­ra de­te­ner­lo, di­jo, “se les ofre­ció a los tra­ba­ja­do­res, la ma­yo­ría ac­cio­nis­tas de Ca­li­che­ra, tí­tu­los de Oro Blan­co. Así se ge­ne­ró la ca­de­na de so­cie­da­des de in­ver­sión”.

El pre­si­den­te de SQM

Eu­ge­nio Pon­ce, hoy pre­si­den­te de SQM, igual que su her­mano, di­jo no re­cor­dar mu­chas co­sas y co­men­zó tam­bién con un re­la­to bio­grá­fi­co. “Es­tu­dié In­ge­nie­ría Me­cá­ni­ca, co­men­cé mi ca­rre­ra en la cons­truc­ción, tra­ba­jé seis años en cons­truc­ción in­dus­trial, en Vial y Vi­ves; pos­te­rior­men­te, a prin­ci­pios de 1981, me fui a tra­ba­jar a So­qui­mich”, di­jo. Des­de esa fe­cha se ha desem­pe­ña­do en la mis­ma em­pre­sa.

Eu­ge­nio Pon­ce re­cal­có al fis­cal que lle­gó con­tra­ta­do por Pa­tri­cio Con­tes­se. “De­di­qué to­dos mis es­fuer­zos y ju­ven­tud a tra­tar de cam­biar el des­tino de So­qui­mich, em- pre­sa que es­ta­ba ce­rran­do. Ya se ha­bía ce­rra­do una plan­ta cer­ca de Iqui­que y ya se pen­sa­ba ce­rrar María Ele­na, es­ta­ba lis­to el dic­ta­men pa­ra ce­rrar­la”.

Eu­ge­nio Pon­ce sí re­cuer­da ha­ber par­ti­ci­pa­do co­mo ac­cio­nis­ta en SQM y de Ca­li­che­ra. “Re­ci­bí ac­cio­nes, co­mo to­do tra­ba­ja­dor, pe­ro no par­ti­ci­pé en nin­gu­na ne­go­cia­ción ni nin­gún con­ve­nio co­lec­ti­vo, ya que no era mi res­pon­sa­bi­li­dad den­tro de SQM”. Pon­ce en­tró co­mo ge­ren­te de ven­tas y to­da su ca­rre­ra es­tu­vo li­ga­da al área co­mer­cial, has­ta que en abril de 2016 lle­gó al di­rec­to­rio y de­jó de ser em­plea­do de la mi­ne­ra. En ma­yo se con­vir­tió en pre­si­den­te de SQM. “Yo no re­cuer­do es­te te­ma, ya que yo era ge­ren­te co­mer­cial. El que es­ta­ba a car­go de es­te te­ma era el ge­ren­te ge­ne­ral y la gen­te de re­cur­sos hu­ma­nos”.

Eu­ge­nio Pon­ce tam­bién nie­ga ha­ber par­ti­ci­pa­do en el plan de com­pra de nue­vos tí­tu­los de­no­mi­na­do Ca­chu­cho 7. “Yo no par­ti­ci­pé en es­to ni tam­po­co lo ideé, por con­si­guien­te, no in­du­je a na­die a apor­tar sus ac­cio­nes”, di­jo.

“La de­ci­sión de re­par­tir las gra­ti­fi­ca­cio­nes me­dian­te ac­cio­nes fue una de­ci­sión de la em­pre­sa”, apun­tó lue­go, an­tes de ex­pli­car el ori­gen de Ca­li­che­ra: “Pos­te­rior­men­te, los tra­ba­ja­do­res, in­clu­yen­do a los eje­cu­ti­vos, su­per­vi­so­res, plan­tea­ron que Cor­fo se­guía ven­dien­do ac­cio­nes y se­guía pri­va­ti­zan­do la com­pa­ñía y su­gi­rie­ron crear una so­cie­dad lla­ma­da Pam­pa Ca­li­che­ra, don­de nos di­je­ron a to­dos los tra­ba­ja­do­res que apor­tá­ra­mos to­das las ac­cio­nes que te­nía­mos en SQM que fue­ron en­tre­ga­das el año 1985, pa­ra que con ese apor­te se pu­die­ran ob­te­ner cré­di­tos pa­ra la com­pra de ac­cio­nes SQM. Por eso se creó Pam­pa Ca­li­che­ra”.

Ju­lio Pon­ce Le­rou, en una ima­gen de abril de 2015, cuan­do de­jó el di­rec­to­rio de SQM tras 28 años co­mo pre­si­den­te.

Eu­ge­nio Pon­ce Le­rou, ac­tual pre­si­den­te de SQM, tra­ba­ja ahí des­de 1981. “De­di­qué mi ju­ven­tud a tra­tar de cam­biar el des­tino de So­qui­mich”, de­cla­ró.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.