GRU­PO ABUMOHOR EN­TRA EN LA ERA DI­GI­TAL

El gru­po so­cio de Par­que Arau­co y de Itaú Cor­pBan­ca lan­za­rá en los pró­xi­mos días una in­no­va­do­ra pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca pa­ra otor­gar fi­nan­cia­mien­to a las py­mes. Aquí, Re­né, el pa­triar­ca de la fa­mi­lia, y tres de sus hi­jos de­ta­llan la nue­va aven­tu­ra em­pre­sar

La Tercera - Negocios - - Portada - POR JES­SI­CA MARTICORENA FO­TO­GRA­FÍA: MAR­CE­LO SE­GU­RA

Ca­da día, Re­né Abumohor lle­ga has­ta el pi­so 15 de un mo­derno edi­fi­cio en ave­ni­da Isidora Goyenechea, co­mu­na de Las Con­des. Ahí es­tá el cen­tro de ope­ra­cio­nes des­de don­de el em­pre­sa­rio y sus hi­jos ma­ne­jan las in­ver­sio­nes del gru­po fa­mi­liar. A sus 88 años, Re­né -el me­nor de los tres her­ma­nos Abumohor Tou­ma- si­gue vi­gen­te y le­jos del re­ti­ro. En bro­ma, se­ña­la: “Es­toy ob­so­le­to”, mien­tras sus tres hi­jos va­ro­nes se apre­su­ran en con­tra­de­cir­lo: “Tra­ba­ja 14 días a la se­ma­na”. El em­pre­sa­rio no se ha des­li­ga­do de sus ne­go­cios, aun­que sí tie­ne al­gu­nas re­ga­lías. “Lle­go co­mo a las 11 y es­toy to­do el día acá. Me en­tre­ten­go, la re­vuel­vo har­to. Si es­tu­vie­ra en la ca­sa, me mue­ro”, co­men­ta.

Don­de se ha in­vo­lu­cra­do po­co, ad­mi­te, es en la úl­ti­ma aven­tu­ra em­pre­sa­rial de la fa­mi­lia. Los Abumohor es­tán pró­xi­mos a lan­zar Mo­tor Fi­nan­cie­ro, una in­no­va­do­ra e iné­di­ta pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca que vie­nen desa­rro­llan­do ha­ce dos años, en la cual han in­ver­ti­do US$ 3 mi­llo­nes. En­fo­ca­da en las py­mes, bus­ca otor­gar fi­nan­cia­mien­to pa­ra ca­pi­tal de tra­ba­jo vía on­li­ne.

“Es­to es su­bir­nos al ca­rro de la tec­no­lo­gía, de la ten­den­cia mun­dial de es­tar en sin­to­nía con los nue­vos tiem­pos. Hoy, la for­ma de ha­cer em­pre­sa es to­tal­men­te dis­tin­ta a co­mo era an­tes. La tec­no­lo­gía es el fu­tu­ro, yo no la en­tien­do, pe­ro los mu­cha­chos la do­mi­nan per­fec­to. Es­tos jó­ve­nes fue­ron a Si­li­con Va­lley, es­tán me­jor pre­pa­ra­dos y tie­nen ham­bre de apren­der”, afir­ma el pa­triar­ca del clan. Su hi­jo Pa­blo com­ple­men­ta: “Es to­mar la ex­pe­rien­cia que te­ne­mos en el sec­tor fi­nan­cie­ro y re­fres­car­la con una fór­mu­la no­ve­do­sa pa­ra ge­ne­rar ele­men­tos com­pe­ti­ti­vos, usan­do las tec­no­lo­gías que hoy es­tán dis­po­ni­bles”.

Mo­tor Fi­nan­cie­ro con­sis­te en que a tra­vés de un soft­wa­re se in­gre­sa la in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra de la py­me y se cru­zan los da­tos, lo que per­mi­te una eva­lua­ción de ries­go ba­sa­da no só­lo en fac­tu­ras tran­sa­bles. “Es una for­ma com­ple­ta­men­te au­to­ma­ti­za­da de ex­traer y vi­sua­li­zar la in­for­ma­ción, con­vir­tién­do­nos en los me­jo­res pre­dic­to­res de ries­go”, ex­pli­ca An­drés Abumohor, CEO de la nue­va em­pre­sa.

Pre­ci­sa que la in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra his­tó­ri­ca no es par­te del aná­li­sis, pues “lo que no­so­tros mi­ra­mos son las fac­tu­ras elec­tró­ni­cas y la de­cla­ra­ción de re­mu­ne­ra­cio­nes y, por lo tan­to, el pro­ce­so es au­to­ma­ti­za­ble. Hay una res­pues­ta de cré­di­tos en mi­nu­tos, tan­to pa­ra un clien­te que pi­de dos o tres mi­llo­nes o un clien­te que re­quie­re de prés­ta­mos ma­yo­res”.

Ofre­ce­rán lo que se de­no­mi­na cré­di­to ro­ta­ti­vo, que fun­cio­na co­mo una lí­nea de cré­di­to de so­bre­gi­ro, en que se usa y se pa­ga, no es un cré­di­to que se amor­ti­za en cuo­tas.

Por el mo­men­to, es­ta­rán en­fo­ca­dos en prés­ta­mos pro­me­dio de $ 25 mi­llo­nes a $ 30 mi­llo­nes, con lí­mi­te su­pe­rior en $ 50 mi­llo­nes y lí­mi­te in­fe­rior en $ 10 mi­llo­nes o $ 15 mi­llo­nes.

Se tra­ta de la pri­me­ra eta­pa de un pro­yec­to ma­yor que no se li­mi­ta a Chi­le. “Más a fu­tu­ro po­dría­mos, qui­zás, for­mar una com­pa­ñía de se­gu­ro de cré­di­to o en­trar en los cré­di­tos más lar­gos. Tam­bién te­ne­mos que desa­rro­llar al­go pa­ra el mun­do de per­so­nas, da­das las ba­ses de da­tos que es­ta­mos ad­qui­rien­do de nues­tros clien­tes. Nos gus­ta­ría ser un ban­co, pe­ro no sé si con la li­cen­cia de un ban­co”, ade­lan­ta An­drés. Su pa­dre, re­cor­dan­do el pa­sa­do ban­que­ro de la fa­mi­lia, agre­ga. “Po­dría ser un re­mem­ber”.

Con to­do, bus­ca­rán re­pli­car el mo­de­lo en la re­gión. “Si nos va bien, es­te ne­go­cio es es­ca­la­ble en Pe­rú, Co­lom­bia y Mé­xi­co”. Pa­ra ex­pan­dir­se, el pró­xi­mo año le­van­ta­rán ca­pi­tal “pa­ra cap­tar fon­dos de ter­ce­ros o, even­tual­men­te, in­cor­po­rar nue­vos so­cios”, an­ti­ci­pan.

Los ne­go­cios y la su­ce­sión

“Me cos­tó lle­gar a ser em­pre­sa­rio. Par­ti­mos muy de aba­jo”, re­cuer­da Re­né.

Con sus her­ma­nos Carlos y Ni­co­lás (fa­lle­ci­dos en 2010 y 2013, res­pec­ti­va­men­te) y su pro­ge­ni­tor, Za­ca­rías, co­men­za­ron ven­dien­do te­las en la ca­lle San Die­go 1927, en un lo­cal que arren­da­ban en $ 5.000. Era el año 1945. “Cin­co años des­pués cons­trui­mos una fá­bri­ca en ca­lle San Ni­co­lás, y ahí es­tu­vi­mos el pa­pá, Ni­co­lás, Carlos y yo. Tiem­pos muy bo­ni­tos, ahí par­tió la fa­mi­lia. Fui­mos tex­ti­le­ros has­ta que en 1985 com­pra­mos el Ban­co Osorno”, re­me­mo­ra el em­pre­sa­rio, quien re­cuer­da a sus her­ma­nos “con mu­cho ca­ri­ño, éra­mos muy en­tra­ña­bles. Ca­da uno ha­cía su pe­ga, pe­ro ha­bía un res­pe­to muy gran­de por el ma­yo­raz­go”.

En 2000 se­pa­ra­ron los ne­go­cios “pa­ra in­de­pen­di­zar­nos y dar es­pa­cio a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Pa­ra in­cor­po­rar a los hi­jos, dar­les res­pon­sa­bi­li­da­des y que se hi­cie­ran car­go de ha­cer cre­cer las em­pre­sas”, cuen­ta.

En esa re­par­ti­ción, Carlos se que­dó con el área tex­til, con Hi­lan­de­ría Mai­sa; Ni­co­lás, con las li­cen­cias de Arrow, Dior, Es­prit, Guy La­ro­che, Nino Mo­ri y Osi­to, y Re­né man­tu­vo el ne­go­cio fi­nan­cie­ro, a tra­vés de Co­val Fac­to­ring y Co­val Lea­sing. “Nos gus­ta har­to el ne­go­cio fi­nan­cie­ro. Es muy atrac­ti­vo, un sec­tor bo­ni­to, no hay má­qui­nas, es otra co­sa, otro gus­to”, sub­ra­ya el em­pre­sa­rio. Al

ru­bro tex­til no vol­ve­ría, ase­gu­ra, por­que “hoy no tie­ne mu­cha vi­da, con las importaciones y la ven­ta on­li­ne. Ac­tual­men­te se im­por­ta to­do, no se fa­bri­ca na­da”.

Los in­tere­ses del gru­po van más allá del área fi­nan­cie­ra y, co­mo él mis­mo lo des­cri­be, “hoy es­ta­mos to­tal­men­te di­ver­si­fi­ca­dos”. Es­tán pre­sen­tes en ban­ca, fac­to­ring y lea­sing, co­mer­cio, ali­men­ta­ción y el ru­bro in­mo­bi­lia­rio.

In­ver­sio­nes Ne­va­da es la ma­triz de la cual Re­né es su pre­si­den­te y des­de esa es­truc­tu­ra los Abumohor ope­ran dis­tin­tas so­cie­da­des. Del

hol­ding se des­pren­den las tres prin­ci­pa­les lí­neas de ne­go­cios del gru­po: Co­val, Salud y Vi­da y IV Cen­te­na­rio. Y a tra­vés de ellas se han ido in­cor­po­ran­do los in­te­gran­tes de la se­gun­da ge­ne­ra­ción. Re­né tie­ne seis hi­jos, pe­ro son los tres hom­bres Jai­me (58), An­drés (40) y Pa­blo (33) quie­nes es­tán in­vo­lu­cra­dos di­rec­ta­men­te en la ges­tión de los ne­go­cios fa­mi­lia­res. Los seis, sin em­bar­go, tie­nen igual par­ti­ci­pa­ción so­cie­ta­ria en el gru­po.

“La nue­va ge­ne­ra­ción lo es­tá ha­cien­do re­gio, ca­da uno en lo su­yo, ahí es­tá to­da la fuer­za mo­triz del gru­po. Ellos es­tán ha­cien­do una re­no­va­ción per­ma­nen­te de los ne­go­cios”, se­ña­la el pa­triar­ca.

Co­val es el bra­zo fi­nan­cie­ro, a car­go de Jai­me. A tra­vés de la fir­ma ope­ran el ne­go­cio de fac­to­ring y lea­sing. En­tre am­bos ma­ne­jan un stock de co­lo­ca­cio­nes de $ 45.000 mi­llo­nes al año. En fac­to­ring -don­de tie­nen el 2,5% del mer­ca­do y 460 clien­tes ac­ti­vos- crecerán 50% en co­lo­ca­cio­nes es­te año res­pec­to de 2016.

Jai­me, a su vez, tam­bién di­ri­ge el área de ali­men­tos, con la em­pre­sa Salud y Vi­da, que pro­vee ser­vi­cios de ali­men­ta­ción a es­cue­las del Es­ta­do.

La otra ve­ta re­le­van­te es la in­mo­bi­lia­ria,

que li­de­ra Pa­blo. Es­tán en­fo­ca­dos en el desa­rro­llo de edi­fi­cios de vi­vien­das en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na y en la Quin­ta Re­gión, con pre­cios que va­rían en­tre UF 1.500 y UF 4.000. Ac­tual­men­te, es­tán desa­rro­llan­do un pro­yec­to nue­vo en Con­cón, que apun­ta a un seg­men­to más al­to, de UF 5.500. “La idea es bus­car un pool de pro­yec­tos pa­ra te­ner si­mul­tá­nea­men­te seis a sie­te ini­cia­ti­vas en desa­rro­llo con dis­tin­tos mo­de­los de ne­go­cio: ges­tio­na­dos por no­so­tros, con so­cios o ges­tio­na­dos por ter­ce­ros”, men­cio­na Pa­blo.

Tam­bién tie­nen in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias en Mar­be­lla, Es­pa­ña y en Mia­mi. En ese úl­ti­mo mer­ca­do di­se­ña­ron un plan pa­ra con­cre­tar una in­ver­sión ma­yor, “con la idea de bus­car ac­ti­vos ya con­so­li­da­dos con flu­jos, pa­ra ne­go­cio de ren­ta, no pa­ra asu­mir el ries­go de desa­rro­llo de eje­cu­ción”, de­ta­lla Pa­blo, quien cuen­ta que, en pa­ra­le­lo, es­tán ex­plo­ran­do Pe­rú.

Re­né Abumohor y su fa­mi­lia, ade­más, tie­nen par­ti­ci­pa­cio­nes mi­no­ri­ta­rias en otras em­pre­sas. Po­seen el 2% del fu­sio­na­do ban­co Itaú Cor­pBan­ca y un por­cen­ta­je si­mi­lar en Par­que Arau­co. “Yo soy director de Par­que Arau­co. En ge­ne­ral, es­tá muy com­pli­ca­do em­pren­der en Chi­le, aun­que no­so­tros se­gui­mos ha­cien­do co­sas en el país. Afue­ra de Chi­le, los for­ma­tos de Par­que Arau­co han fun­cio­na­do muy bien. La em­pre­sa es­tá bien ad­mi­nis­tra­da, bien di­ri­gi­da y por eso le ha ido muy bien”, afir­ma el em­pre­sa­rio. Un te­ma que hay que mi­rar con de­ten­ción, ad­vier­te, es la irrup­ción del mun­do vir­tual en el co­mer­cio. “En Es­ta­dos Uni­dos se han ce­rra­do cien­tos de malls, por­que aho­ra a la gen­te le gus­ta com­prar por in­ter­net. Yo creo que am­bos for­ma­tos pue­den con­vi­vir, pe­ro hay que sa­ber ha­cer las co­sas. Par­que Arau­co no só­lo es pa­ra ir com­prar, es un cen­tro de en- tre­ten­ción fan­tás­ti­co, la gen­te va a pa­sear, a los res­tau­ran­tes, ofre­ce otras ex­pe­rien­cias más allá de com­prar. Esa es la fór­mu­la”, des­ta­ca.

La fa­mi­lia des­car­ta vol­ver a in­ver­tir con las otras ra­mas Abumohor. “Es im­po­si­ble, por­que la fa­mi­lia cre­ció mu­cho y te­ne­mos di­fe­ren­tes cri­te­rios. Me­jor man­te­ner el ca­ri­ño de la fa­mi­lia y las bue­nas re­la­cio­nes, pe­ro no ha­cer ne­go­cios”, di­ce Re­né.

Su mi­ra­da de Chi­le

Re­né Abumohor no es­con­de su desa­zón por el rum­bo que ha to­ma­do el país. “Es­toy muy preo­cu­pa­do de Chi­le, he­mos pa­sa­do tiem­pos ma­li­tos, pe­ro es­toy con la es­pe­ran­za de que pue­da me­jo­rar un po­co”, co­men­ta.

Hoy, cree, es más di­fí­cil ser em­pre­sa­rio, em­pren­der y ha­cer ne­go­cios, por­que “el am­bien­te es­tá me­dio hos­til, muy in­sul­tan­te, muy pa­ra­li­za­do, muy en­ra­bia­do. Los em­pre­sa­rios so­mos la­dro­nes, sin­ver­güen­zas, te­ne­mos to­dos los de­fec­tos y los ca­li­fi­ca­ti­vos ne­ga­ti­vos”.

Cuen­ta que es ami­go de la Pre­si­den­ta. “Soy muy ami­go de Ba­che­let. Nos co­no­ci­mos en su pri­mer go­bierno, ella ve­ra­nea­ba en Ca­bur­gua y yo te­nía un ami­go que te­nía ca­sa al la­do y ahí em­pe­zó la amis­tad, y des­pués nos reunía­mos en San­tia­go. Éra­mos bas­tan­te ami­gos”, re­la­ta. Aho­ra, en cam­bio, “no nos quie­re mu­cho, por­que so­mos crí­ti­cos”. Agre­ga que es­te go­bierno lo ha de­cep­cio­na­do. “Se hi­cie­ron re­for­mas muy apu­ra­das, mal pen­sa­das”, apun­ta.

Sin em­bar­go, mi­ra con op­ti­mis­mo el fu­tu­ro. “Pien­so que Pi­ñe­ra lo va a ha­cer bien. Soy op­ti­mis­ta. JP Mor­gan di­ce que el país tie­ne un fu­tu­ro ex­tra­or­di­na­rio, pe­ro si no sa­le Pi­ñe­ra es­to se va al ta­cho. Ten­go es­pe­ran­za de que vol­va­mos a cre­cer, que ha­ya más in­ver­sión, más em­pleo”.

“Hoy, la for­ma de ha­cer em­pre­sa es to­tal­men­te dis­tin­ta a co­mo era an­tes. La tec­no­lo­gía es el fu­tu­ro”. “Es­toy muy preo­cu­pa­do de Chi­le, he­mos pa­sa­do tiem­pos ma­li­tos, pe­ro es­toy con la es­pe­ran­za de que pue­da me­jo­rar un po­co”. “La nue­va ge­ne­ra­ción lo es­tá ha­cien­do re­gio, ca­da uno en lo su­yo. Es­tán ha­cien­do una re­no­va­ción per­ma­nen­te de los ne­go­cios”.

RE­NÉ ABUMOHOR “Es­te ne­go­cio es es­ca­la­ble en Pe­rú, Co­lom­bia y Mé­xi­co”.

AN­DRÉS ABUMOHOR,

CEO MO­TOR FI­NAN­CIE­RO

(De iz­quier­da a de­re­cha) Par­te del clan Abumohor: Pa­blo (33 años), Re­né (88 años), An­drés (40 años) y Jai­me (58 años).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.