EL ES­TRENO EM­PRE­SA­RIAL DE DAX LUKSIC

El hi­jo me­nor de An­dró­ni­co Luksic tu­vo es­ta se­ma­na su pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca co­mo re­pre­sen­tan­te de la nue­va ge­ne­ra­ción del gru­po. Pe­ro sus pa­sos en el mun­do de los ne­go­cios van más allá de eso: ha­ce unos me­ses se tras­la­dó a vi­vir a Lon­dres, don­de pre­pa

La Tercera - Negocios - - Portada - POR SAN­DRA BUR­GOS A.

El me­nor de los hi­jos de An­dró­ni­co Luksic co­mien­za a dar sus pri­me­ros pa­sos en el mun­do em­pre­sa­rial. En Ma­drid, ciu­dad en la cual es­tu­vo vi­vien­do por cer­ca de 15 me­ses, Dax Luksic Le­de­rer (26) hi­zo su pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca es­ta se­ma­na.

Ha­ce un tiem­po re­ci­bió una in­vi­ta­ción del Con­se­jo Em­pre­sa­rial Alian­za por Ibe­roa­mé­ri­ca (Cea­pi) pa­ra par­ti­ci­par co­mo re­pre­sen­tan­te del gru­po Luksic en una jor­na­da ex­clu­si­va de­di­ca­da a las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes de em­pre­sa­rios ibe­roa­me­ri­ca­nos, de­no­mi­na­da Next Ge­ne­ra­tion.

Dax de­bu­tó ha­blan­do so­bre la co­mu­ni­ca­ción en la em­pre­sa fa­mi­liar. “El em­pre­sa­rio sa­be aho­ra que co­mu­ni­car es par­te de su rol, al­go que no era muy co­mún an­tes en Chi­le. La au­sen­cia de la co­mu­ni­ca­ción no es una op­ción, por­que ese va­cío lo va a ocu­par otro y la repu­tación de la em­pre­sa pue­de así caer en ter­ce­ras ma­nos. Uno de­be ges­tio­nar su pro­pia mar­ca”, plan­teó en el pa­nel.

Re­la­tó que una vez al año los miem­bros del clan se reúnen pa­ra po­ner­se al día de lo que ocu­rre en las em­pre­sas y en las fa­mi­lias. “Si no hay co­mu­ni­ca­ción in­ter­na bue­na no la ha­brá ex­ter­na pa­ra crear víncu­los con la so­cie­dad. Las reunio­nes ge­ne­ran un víncu­lo fa­mi­liar y las tec­no­lo­gías nos ayu­dan a man­te­ner­nos al día de la em­pre­sa por me­dio de una apli­ca­ción que de for­ma ame­na nos da no­ti­cias”.

Fue en esa ins­tan­cia en que Dax co­men­tó so­bre la in­cur­sión de su pa­dre en Twit­ter, se­ña­lan­do que fue un acier­to, “lo ha acer­ca­do a la so­cie­dad y ha me­jo­ra­do su ima­gen”, fra­se que no pa­só des­aper­ci­bi­da por los me­dios chi­le­nos.

“No hay que obli­gar a ser par­te de la em­pre­sa fa­mi­liar, pe­ro sí dar las he­rra­mien­tas pa­ra in­vo­lu­crar­se en el ne­go­cio fa­mi­liar. Es una res­pon­sa­bi­li­dad te­ner el nom­bre que te­ne­mos”... Con esas pa­la­bras, el me­nor de los Luksic Le­de­rer de­jó en­tre­ver su vi­sión de lo que es ser par­te del gru­po, y que en gran me­di­da ex­pli­ca

los pa­sos que ha es­ta­do dan­do en los úl­ti­mos años.

Ca­mino pro­pio

Dax, al igual que sus cua­tro her­ma­nos: An­dró­ni­co, Da­vor, Ma­xi­mi­li­ano y su me­lli­za Fer­nan­da, es­tu­dió en The Gran­ge School. Tras ello, par­tió a Es­ta­dos Uni­dos, al Bab­son Co­lle­ge, don­de es­tu­dió un BA en em­pren­di­mien­to y mar­ke­ting.

En 2010 hi­zo una pa­san­tía de tres me­ses en un pro­gra­ma de ro­ta­ción en los ho­te­les del gru­po en Croa­cia que di­ri­ge su her­mano Da­vor. Al igual que su her­mano Ma­xi­mi­li­ano (aho­ra en Ca­nal 13), la­vó va­ji­lla, aten­dió pú­bli­co e hi­zo tra­ba­jo ad­mi­nis­tra­ti­vo.

De Croa­cia se fue a Pa­rís, al de­par­ta­men­to de mar­ke­ting de JC De­caux, don­de es­tu­vo des­de sep­tiem­bre de 2014 a agos­to de 2015.

Pe­ro co­mo va­rios de los miem­bros de la nue­va ge­ne­ra­ción Luksic, Dax tu­vo un pa­so por las em­pre­sas re­la­cio­na­das al gru­po. En sep­tiem­bre de 2015 ate­rri­zó en Hei­ne­ken Ma­drid (so­cios de Luksic en CCU). Es­tu­vo has­ta enero de 2017 en el de­par­ta­men­to de Tra­de Mar­ke­ting, en­fo­ca­do en el te­ma de mul­ti­mar­ca. En enero de es­te año fue trans­fe­ri­do in­ter­na­men­te a Lon­dres, as­cen­di­do a má­na­ger de ac­ti­va­ción, a car­go de una cuen­ta gran­de que es BT Sports, un ca­nal de de­por­tes muy re­le­van­te en Reino Uni­do.

Fue en ese mo­men­to en que de­ci­dió dar un pa­so al la­do e ini­ciar su pro­pio ca­mino. Lue­go de un mes de­ci­dió re­nun­ciar pa­ra to­mar una opor­tu­ni­dad de tra­ba­jo con una em­pre­sa que se de­di­ca a lu­xury tra­vel (via­jes de lu­jo), ba­sa­da en San Fran­cis­co.

¿Las ra­zo­nes? Quie­nes lo co­no­cen co­men­tan que los via­jes siem­pre han si­do su pa­sión. Bas­ta con se­guir su cuen­ta de Ins­ta­gram pa­ra con­fir­mar­lo: Ve­ne­cia, Bu­da­pest, Pa­rís, Ibi­za, Nue­va York, las más exó­ti­cas pla­yas de Áfri­ca, el Me­di­te­rrá­neo, Adriá­ti­co o Me­dio Orien­te for­man par­te de un lar­go lis­ta­do de via­jes, ex­pe­rien­cias y fo­to­gra­fías que po­drían per­fec­ta­men­te ser par­te de la pau­ta de la me­jor re­vis­ta de via­jes del mun­do.

Por esa ra­zón, cuan­do apa­re­ció la opor­tu­ni­dad de in­gre­sar a ese mun­do no lo pen­só dos ve­ces.

Pe­ro es­tan­do allí sur­gió su in­te­rés por in­de­pen­di­zar­se y dar sus pri­me­ros pa­sos en el mun­do de los ne­go­cios. Fue así co­mo en ju­nio de­ci­dió em­pren­der, crean­do su pro­pia com­pa­ñía en ese ru­bro.

Cer­ca­nos a Dax ex­pli­can que hoy es­tá en lo su­yo, en lo que le re­sul­ta na­tu­ral, que ha­ce tiem­po que mu­chas per­so­nas le pi­den or­ga­ni­zar via­jes: a Pa­rís, a Nue­va York, Ibi­za, por­que él sa­be dón­de es­tán los me­jo­res da­tos de ho­te­les y res­tau­ran­tes.

Ha ar­ma­do via­jes a paí­ses exó­ti­cos o des­ti­nos no tra­di­cio­na­les. Ha­ce po­co fue a Irán, país que re­co­rrió du­ran­te un mes. Le in­tere­san tam­bién des­ti­nos co­mo Ugan­da y Pa­púa Nue­va Gui­nea.

“Él se da­ba cuen­ta de que era al­go que ha­cía muy bien. Se pre­gun­ta­ba: ¿Por qué no crear una em­pre­sa pro­pia y de­di­car­se a es­to?”, co­men­tan.

Hoy es­tá ar­man­do pro­gra­mas de lu­xury tra­vel de ni­vel mun­dial, en­fo­ca­dos en Eu­ro­pa. Pe­ro su idea a fu­tu­ro es em­pe­zar a pro­mo­cio­nar el mer­ca­do de lu­jo en Chi­le tam­bién, siem­pre en­fo­ca­do en aven­tu­ra.

“Lo que a me­nu­do co­men­ta es que quie­re ar­mar una ex­pe­rien­cia de via­je úni­ca, que des­pier­te en las per­so­nas esa mis­ma pa­sión por via­jar. Es­tá to­do el tiem­po or­ga­ni­zan­do y vien­do cuál se­rá el nue­vo des­tino, nun­ca pa­ra y al fi­nal así va tam­bién ali­men­tan­do su ne­go­cio, conociendo y lue­go re­co­men­dan­do a la gen­te to­das sus me­jo­res ex­pe­rien­cias. Por eso, tam­bién a la gen­te le gus­ta que les or­ga­ni­ce sus via­jes, por­que ha vi­vi­do en car­ne pro­pia lo que re­co­mien­da”, ex­pli­can co­no­ci­dos.

Hoy es­tá en pleno pro­ce­so de for­ma­ción de su em­pre­sa -la cual to­da­vía no tie­ne nom­bre- y es­tá ha­blan­do con dos so­cios que quie­ren par­ti­ci­par.

Cer­ca­nos a Dax Luksic cuen­tan que es­tá en­tu­sias­ma­do con su pro­yec­to, que es un em­pren­di­mien­to que no tie­ne na­da que ver con el gru­po Luksic, es per­so­nal.

Agre­gan que ini­cial­men­te, su in­ten­ción era se­guir en los ne­go­cios fa­mi­lia­res, has­ta que un día se pre­gun­tó que si no ha­cía aho­ra lo que más le gus­ta, ¿cuán­do lo po­dría ha­cer? Y se res­pon­dió que te­nía que se­guir su pro­pio ca­mino, aun­que eso no dis­mi­nu­ya en ab­so­lu­to su in­te­rés por su fa­mi­lia y las ga­nas de po­der, tar­de o tem­prano, con­tri­buir de al­gu­na for­ma al ne­go­cio del gru­po.

Ha de­ci­di­do ha­cer es­te ne­go­cio por su cuen­ta. Por aho­ra, sin ayu­da de na­die.

An­dró­ni­co Luksic con sus tres hi­jos me­no­res: Ma­xi­mi­li­ano (sub­di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ca­nal 13) y los me­lli­zos Fer­nan­da y Dax.

Dax Luksic es­te año cam­bió su do­mi­ci­lio a Lon­dres.

El miér­co­les pa­sa­do, en Ma­drid, Dax hi­zo su pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca co­mo re­pre­sen­tan­te de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de los Luksic.

Con su ma­dre, Pa­tri­cia Le­de­rer, y sus her­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.