JOR­GE BECERRA, EL EJE­CU­TI­VO A QUIEN ESCUCHA MA­CRI

La Tercera - Negocios - - Apuntes -

as im­pre­sio­nan­tes imá­ge­nes en blan­co y ne­gro de la Pa­ta­go­nia chi­le­na y ar­gen­ti­na se mul­ti­pli­can en las ofi­ci­nas de Bos­ton Con­sul­ting Group, en el oc­ta­vo pi­so de uno de los edi­fi­cios de Par­que Ti­ta­nium. Son re­fle­jo de la pa­sión del se­nior part­ner y ma­na­ging di­rec­tor de la con­sul­to­ra, Jor­ge Becerra, quien vi­ve en Chi­le y se ha con­ver­ti­do en uno de los ase­so­res cla­ve del Pre­si­den­te ar­gen­tino, Mau­ri­cio Ma­cri.

El amor por la Pa­ta­go­nia no es ca­sual: Becerra na­ció en Co­mo­do­ro Ri­va­da­via y se edu­có en el Co­le­gio Na­cio­nal de Buenos Aires, en la ca­pi­tal ar­gen­ti­na, una ins­ti­tu­ción de la eli­te po­lí­ti­ca, fun­da­do a fi­nes de 1700 y cu­na de va­rios pre­si­den­tes y al­tos di­ri­gen­tes, in­clu­so del go­bierno de Ma­cri.

Lue­go es­tu­dió In­ge­nie­ría en la Uni­ver­si­dad de Buenos Aires. En 1986 se fue a ha­cer un MBA al IESE Bu­si­ness School en Bar­ce­lo­na, con un in­ter­cam­bio en Ke­llogg School of Ma­na­ge­ment de la North­wes­tern Uni­ver­sity. Se in­te­gró a BCG en Lon­dres en 1988 y des­de en­ton­ces es­tá en la con­sul­to­ra.

En 1995 re­gre­só a Ar­gen­ti­na y, en­tre otras res­pon­sa­bi­li­da­des, le co­rres­pon­dió abrir las ofi­ci­nas de la fir­ma en Buenos Aires, Bra­sil, San­tia­go (2001-2002), Mia­mi, Co­lom­bia y, el año pa­sa­do, Li­ma. “Des­de 2009 ya ten­go RUT y es­toy vi­vien­do per­ma­nen­te­men­te aquí, y en es­te tiem­po me he en­fo­ca­do en com­ple­tar las ofi­ci­nas de BCG en la re­gión an­di­na”, di­ce.

Ha­ce más de un año, Ma­cri in­vi­tó a Becerra a ser uno de los dos di­rec­to­res in­de­pen­dien­tes en el Con­se­jo de Su­per­vi­sión Es­tra­té­gi­ca de las Com­pa­ñías Pú­bli­cas, una ins­tan­cia en la que par­ti­ci­pan los mi­nis­tros de Ha­cien­da, Trans­por­tes e In­fra­es­truc­tu­ra, Ener­gía, De­fen­sa, Mo­der­ni­za­ción y los dos se­cre­ta­rios de Es­ta­do coor­di­na­do­res del ga­bi­ne­te. El rol de la en­ti­dad no es me­nor, bus­ca me­jo­rar la ges­tión y go­ver­nan­ce de esas em­pre­sas co­mo parte del ca­mino para que Ar­gen­ti­na pue­da in­gre­sar a la Oc­de, la or­ga­ni­za­ción que in­clu­ye a mu­chos de los paí­ses más avan­za­dos del mun­do, pe­ro tam­bién a na­cio­nes emer­gen­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nas, co­mo Chi­le y Mé­xi­co.

Becerra ase­so­ra des­de el Con­se­jo de Su­per­vi­sión Es­tra­té­gi­ca de las Com­pa­ñías Pú­bli­cas, pe­ro tam­bién a tra­vés de “otros me­ca­nis­mos don­de me han pe­di­do apo­yo”.

“Co­mo parte de es­tas ins­tan­cias he te­ni­do va­rias reunio­nes cer­ca­nas con él (Mau­ri­cio Ma­cri) en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal”, di­ce Becerra, quien es­tá ca­sa­do y tie­ne tres hi­jas que na­cie­ron en Es­pa­ña. So­bre la ase­so­ría, in­di­ca que “me sien­to con res­pon­sa­bi­li­dad de la opor­tu­ni­dad de po­der con­tri­buir des­de mi ex­pe­rien­cia per­so­nal en esa di­men­sión. Una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad y un en­tu­sias­mo de que oja­lá es­to pue­da con­tri­buir a que se me­jo­re la ges­tión y Ar­gen­ti­na con­ti­núe su pro­ce­so de trans­for­ma­ción”.

La úl­ti­ma vez que Becerra vio a Ma­cri fue ha­ce un par de se­ma­nas, du­ran­te un works­hop que se reali­zó en la Quin­ta Pre­si­den­cial de Oli­vos y que coin­ci­dió con el cum­plea­ños del eje­cu­ti­vo de BCG. Las reunio­nes con el pre­si­den­te son fre­cuen­tes, pe­ro no res­pon­den a un ca­len­da­rio fi­jo. A ve­ces pue­de pa­sar más de un mes sin ver­lo. Becerra co­no­ció a Ma­cri ha­ce unos años, en al­gu­nos even­tos del ca­pí­tu­lo ar­gen­tino de la Young Pre­si­dents Or­ga­ni­za­tion (YPO), una pla­ta­for­ma glo­bal que reúne a di­rec­to­res eje­cu­ti­vos.

¿Có­mo es Ma­cri? “Es in­ge­nie­ro, y co­mo tal tie­ne la pro­pen­sión a mi­rar mu­cho los nú­me­ros, los com­pro­mi­sos, tie­ne una me­mo­ria pro­di­gio­sa res­pec­to de co­sas que él re­cuer­da de reunio­nes an­te­rio­res y te pi­de up­da­te. Tie­ne una gran ca­pa­ci­dad de es­cu­char y por eso mu­chas ve­ces pa­re­ce co­mo muy si­len­cio­so, y es que es­tá es­cu­chan­do y pro­ce­san­do, y tam­bién tie­ne es­ta vi­sión que es parte de la cul­tu­ra o el et­hos de su go­bierno de bus­car los acuer­dos ne­ce­sa­rios en­tre to­das las par­tes para po­der avan­zar. Y es po­co pa­cien­te a la len­ti­tud de los avan­ces. Es muy de­man­dan­te en la ve­lo­ci­dad y en los al­can­ces de lo que se quie­re ha­cer”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.