“EL PRO­GRA­MA DE PIÑERA DI­CE QUE VAN A COR­TAR US$ 7 MIL MI­LLO­NES DE GRA­SA. ¡CUÉNTENME UNA DE VA­QUE­ROS!”

Pa­ra Ni­co­lás Ey­za­gui­rre, Chi­le es­tá vi­vien­do una “fa­ti­ga eco­nó­mi­ca”, y pa­ra sa­lir de ella, y vol­ver a cre­cer al 4%, es ne­ce­sa­rio “tra­ba­jar ar­dua­men­te”. ¿Có­mo ha­cer­lo? “Cla­ra­men­te, no por la vía de ba­jar los im­pues­tos, co­mo han pro­pues­to Do­nald Trump y Seb

La Tercera - Negocios - - Portada - POR MAR­TA SÁN­CHEZ Y JO­SÉ TO­MÁS SAN­TA MA­RÍA

“Cor­tar US$ 7 mil mi­llo­nes es­tá com­ple­ta­men­te fue­ra de ran­go. Es de­cir lo que ca­da uno quie­re oír. La res­pon­sa­bi­li­dad im­pli­ca pi­car­la fi­ni­to, de­cir qué ne­ce­si­da­des es­ta­ban aten­dien­do esos pro­gra­mas que aho­ra van a de­jar de aten­der­se”.

LLas pró­xi­mas tres o cua­tro se­ma­nas se­rán muy in­ten­sas pa­ra el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Ey­za­gui­rre. Y es que, pa­ra­le­la­men­te, de­be en­fren­tar dos ar­duas ne­go­cia­cio­nes: la Ley de Pre­su­pues­tos en el Con­gre­so y el re­ajus­te pa­ra los tra­ba­ja­do­res del sec­tor pú­bli­co.

To­do, ade­más, en medio de un pro­ce­so elec­cio­na­rio que Ey­za­gui­rre ob­ser­va con aten­ción. En es­ta en­tre­vis­ta, en­tre­ga su vi­sión so­bre la co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca e iro­ni­za con el pro­gra­ma de la can­di­da­tu­ra de Piñera -al que ca­li­fi­ca de “in­con­sis­ten­te”- ase­gu­ran­do que en mu­chos as­pec­tos sus pro­pues­tas son de con­ti­nui­dad res­pec­to de las de es­te go­bierno. Ase­gu­ra que apo­ya tan­to la can­di­da­tu­ra de Goic co­mo la de Gui­llier, y no tie­ne du­das en que la cen­troiz­quier­da se uni­rá en se­gun­da vuel­ta.

En la en­cues­ta CEP, su eva­lua­ción po­si­ti­va fue de 23% (en la an­te­rior fue 16%), ¿sien­te que ha me­jo­ra­do en es­te ítem es­tan­do en Ha­cien­da?

Esas co­sas no hay que to­már­se­las en se­rio. Así co­mo se sube, se ba­ja, to­do de­pen­de de dón­de te to­có es­tar. Es que en al­gún mo­men­to us­ted so­nó co­mo can­di­da­to presidencial. Cla­ro, pe­ro des­pués pa­sé por la si­lla eléc­tri­ca, por tan­to, pa­ra los que creían que yo me es­ta­ba can­di­da­tean­do, ten­dría que ha­ber si­do sui­ci­da al ha­ber es­ta­do en el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción.

¿Qué le pa­re­cie­ron, en ge­ne­ral, los re­sul­ta­dos de la úl­ti­ma CEP?

Aun­que la Pre­si­den­ta va sien­do más re­co­no­ci­da, y creo que con el pa­so del tiem­po eso va a ser más al­to, una co­sa que lla­mó fa­vo­ra­ble­men­te la aten­ción es que si uno ve los pro­gra­mas de go­bierno de las can­di­da­tu­ras, in­clu­so de la opo­si­ción, des­pués de tan­ta crí­ti­ca, pa­re­cen to­dos ha­ber en­tra­do a un te­rreno co­mún res­pec­to de la im­por­tan­cia que tie­ne la pro­tec­ción so­cial. El men­sa­je de la Pre­si­den­ta va que­dan­do.

El 77% de los en­cues­ta­dos se­ña­la que, en ge­ne­ral, el go­bierno ha ac­tua­do con de­bi­li­dad fren­te a pre­sio­nes de gru­pos, ins­ti­tu­cio­nes y per­so­nas; un 64% di­ce que la Pre­si­den-

ta no le da con­fian­za; un 53%, desaprue­ba lo que es­tá ha­cien­do el go­bierno... Por lo que les he es­cu­cha­do a los ex­per­tos en en­cues­tas, las res­pues­tas son tre­men­da­men­te de­pen­dien­tes de la for­ma en que se ha­ga la pre­gun­ta. Cuan­do se iden­ti­fi­can las re­for­mas con es­te go­bierno, se po­li­ti­zan y tien­de a ha­ber un ni­vel im­por­tan­te de re­cha­zo. Pe­ro cuan­do se pre­gun­ta por los te­mas que sub­ya­cen en las re­for­mas, pa­ra­dó­ji­ca­men­te se ob­tie­ne exac­ta­men­te lo con­tra­rio. En­ton­ces, creo que ha ha­bi­do una ca­pa­ci­dad fuer­te de la opo­si­ción y de los me­dios, que le son muy afi­nes, de sa­ta­ni­zar al go­bierno.

¿Só­lo eso ex­pli­ca la ba­ja eva­lua­ción que tie­ne el go­bierno?

Bá­si­ca­men­te se han da­do dos fe­nó­me­nos: la des­ace­le­ra­ción cí­cli­ca, que en lo fun­da­men­tal es re­sul­ta­do de nues­tra in­ser­ción in­ter­na­cio­nal y no de las po­lí­ti­cas do­més­ti­cas, y por el ca­so Ca­val y el fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca, que le pro­du­jo una cri­sis de cre­di­bi­li­dad al go­bierno. Co­mo esos dos fe­nó­me­nos apun­ta­ron a una cri­sis de cre­di­bi­li­dad del go­bierno, es fá­cil pa­ra aque­llos que es­tán en con­tra de las re­for­mas atri­buir que ese re­cha­zo es por las re­for­mas. Es más, cuan­do se mi­ran los pro­gra­mas de go­bierno, se ve que la gra­tui­dad al me­nos has­ta el quin­to de­cil se acep­ta co­mo una po­lí­ti­ca de lar­go pla­zo, aun­que Piñera siem­pre es am­bi­guo en la for­ma que lo pre­sen­ta; o cuan­do se ven te­mas de pro­tec­ción so­cial, de me­jo­res pen­sio­nes, son con­te­ni­dos que ha im­pul­sa­do la Pre­si­den­ta. La CEP sí mues­tra me­jo­res pers­pec­ti­vas en el ám­bi­to eco­nó­mi­co… Las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas son cla­ra­men­te me­jo­res, que es lo que no­so­tros he­mos ve­ni­do di­cien­do, más allá de la bo­tá­ni­ca. Es­to no es po­lí­ti­ca, es­to es po­der to­mar de­ci­sio­nes in­for­ma­do. Ten­go la obli­ga­ción de dar­les a los agen­tes eco­nó­mi­cos la me­jor in­for­ma­ción, y si al­guno, por in­tere­ses de cor­to pla­zo, tra­ta­ron de iro­ni­zar, creo que aho­ra la reali­dad los ha des­men­ti­do ca­te­gó­ri­ca­men­te. En es­tos mo­men­tos, ¿en qué va la mar­cha de la eco­no­mía? El cor­tí­si­mo pla­zo es­tá bas­tan­te ju­ga­do. En los úl­ti­mos dos tri­mes­tres de es­ta ad­mi­nis­tra­ción, es de­cir, oc­tu­bre- di­ciem­bre y enero­mar­zo, la eco­no­mía de­bie­ra ex­pan­dir­se en torno a 3%, que es más o me­nos la mis­ma ta­sa de ex­pan­sión que te­nía la eco­no­mía cuan­do sa­lió el go­bierno an­te­rior. Pa­ra 2018 es­ta­mos pen­san­do en un 3%, y po­si­ble­men­te to­da­vía hay un im­pul­so pa­ra que ha­cia el 2019 su­ba al­go más. Pe­ro, ob­via­men­te, un cre­ci­mien­to de 3% no es una eco­no­mía ple­na­men­te des­ple­ga­da. Te­ne­mos una fa­ti­ga eco­nó­mi­ca y hay que tra­ba­jar ar­dua­men­te si se quie­re lle­gar a ni­ve­les ti­po 4%. De­ba­te im­po­si­ti­vo

¿Qué fal­ta pa­ra te­ner una “eco­no­mía des­ple­ga­da”?

Cla­ra­men­te, no por la vía de ba­jar los im­pues­tos, co­mo han pro­pues­to Do­nald Trump (Pre­si­den­te de Es­ta­dos Unidos) y Sebastián Piñera.

¿Us­ted com­pa­ra a Trump con Piñera?

Es­toy com­pa­ran­do la pro­pues­ta tri­bu­ta­ria de Piñera y la pro­pues­ta tri­bu­ta­ria de Trump. Es lo que se lla­ma la eco­no­mía de la ofer­ta, o la cur­va de Laf­fer, y más an­ti­guo que el hi­lo ne­gro. Cier­ta­men­te, cuan­do se tie­nen ni­ve­les tri­bu­ta­rios as­fi­xian­tes, dis­mi­nuir la car­ga tri­bu­ta­ria tie­ne un im­pul­so im­por­tan­te so­bre el cre­ci­mien­to. Pe­ro Chi­le es­tá muy re-le­jos de te­ner una car­ga tri­bu­ta­ria as­fi­xian­te. Tam­bién Es­ta­dos Unidos. Los im­pues­tos di­rec­tos en Chi­le, co­mo pro­por­ción del Pro­duc­to, son ex­tre­ma­da­men­te ba­jos, por lo tan­to, por re­du­cir la car­ga tri­bu­ta­ria más se pier­de de lo que se ga­na en tér­mi­nos de la ca­pa­ci­dad de in­ver­tir en in­fraes­truc­tu­ra y ca­pi­tal hu­mano, que son ele­men­tos fun­da­men­ta­les pa­ra el cre­ci­mien­to de lar­go pla­zo.

¿Es po­pu­lis­ta, en­ton­ces, que la can­di­da­tu­ra de Piñera plan­tee una re­ba­ja en los im­pues­tos?

Po­pu­lis­ta me pa­re­ce una pa­la­bra muy fuer­te. Yo más bien lo con­si­de­ro in­con­sis­ten­te. Cuan­do ve­mos en qué se pro­po­ne gas­tar el di­ne­ro - co­mo pro­tec­ción de la in­fan­cia y la ve­jez o ex­pan­sión de pro­gra­mas so­cia­les-, en lo grue­so tien­do a com­par­tir; o cuan­do se ha­bla de pro­duc­ti­vi­dad, cla­ro que hay un es­pa­cio im­por­tan­te pa­ra dis­mi­nuir los cos­tos aso­cia­dos a la “tra­mi­to­lo­gía”, y apo­yar que sea más flui­da la ins­ta­la­ción de empresas, ese es un te­rreno sú­per co­mún. En­ton­ces, si se ana­li­zan los con­te­ni­dos, mu­chos plan­tea­mien­tos de Piñera pa­re­cen ser una con­ti­nui­dad cla­rí­si­ma de lo que ha es­ta­do ha­cien­do es­te go­bierno.

¿Dón­de es­tá la di­fe­ren­cia?

En lo que lla­mo in­con­sis­ten­cia, por­que se quie­re con­ten­tar a dis­tin­tos pú­bli­cos. Los que de­pen­den más de una ac­ción proac­ti­va del Es­ta­do pa­ra fa­ci­li­tar los ne­go­cios o pa­ra ni­ve­lar opor­tu­ni­da­des y brin­dar pro­tec­ción so­cial se en­can­tan con es­tos con­te­ni­dos que dan la idea de con­ti­nui­dad; pe­ro los que más tie­nen, no se en­can­tan mu­cho con ellos, y en­ton­ces se les da su me­di­ci­na, que es ba­jar­les los im­pues­tos. El pun­to es có­mo se con­si­guen las dos co­sas. En el pro­gra­ma de Piñera di­cen que van a cor­tar US$ 7 mil mi­llo­nes de gra­sa, por fa­vor, es­te es mi sép­ti­mo año de mi­nis­tro de Ha­cien­da, ¡cuéntenme una de va­que­ros! En el co­man­do de Piñera afir­man que es po­si­ble cor­tan­do pro­gra­mas que son de­fi­cien­tes. Que di­gan cuá­les. Se pue­de te­ner un pro­gra­ma con un ob­je­ti­vo y que tie­ne pro­ble­mas de di­se­ño, con lo cual lo que se ne­ce­si­ta es re­fac­tu­rar el pro­gra­ma, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que la ne­ce­si­dad que atien­de ese pro­gra­ma des­apa­rez­ca. Esa es la tram­pa. La ne­ce­si­dad si­gue exis­tien­do, y lo que hay que ha­cer es di­se­ñar­lo me­jor, no eli­mi­nar­lo. Cual­quie­ra que ha es­ta­do en es­te ne­go­cio sa­be que cor­tar US$ 7 mil mi­llo­nes es­tá com­ple­ta­men­te fue­ra de ran­go, ahí cor­tas hue­so, cor­tas to­do. Es muy fá­cil de­cir eso, por­que no se iden­ti­fi­ca al per­de­dor. Eso es de­cir lo que ca­da uno quie­re oír, pe­ro la res­pon­sa­bi­li­dad im­pli­ca pi­car­la fi­ni­to, de­cir dón­de es­tán esos US$ 7 mil mi­llo­nes, qué ne­ce­si­da­des es­ta­ban aten­dien­do esos pro­gra­mas que aho­ra van a de­jar de aten­der­se.

¿Qué le pa­re­ce que es­ta can­di­da­tu­ra plan­tee pa­sar del sis­te­ma de im­pues­tos de­sin­te­gra­do a uno in­te­gra­do?

Los im­pues­tos di­rec­tos en Chi­le son ex­tre­ma­da­men­te ba­jos co­mo por­cen­ta­je del PIB, creo que son me­nos de la mi­tad de la Ocde. Lo pa­ra­dó­ji­co es que no son ba­jos los im­pues­tos a las empresas. En­ton­ces, ¿có­mo pue­den ser tan ba­jos los im­pues­tos di­rec­tos y no tan­to los im­pues­tos a las empresas? Eso es pro­duc­to del sis­te­ma in­te­gra­do, por­que las empresas no pa­gan im­pues­tos, so­lo pa­gan las per­so­nas. Eso lo de­jo co­mo cla­ve.

¿Por eso, en su opi­nión, se­ría un error vol­ver al in­te­gra­do?

Cla­ro, igual yo soy fa­vo­ra­ble a que, aun­que sea de­sin­te­gra­do, las uti­li­da­des re­te­ni­das pa­guen me­nos que las uti­li­da­des dis­tri­bui­das a efec­tos de que ha­ya in­cen­ti­vos al aho­rro de las empresas.

Pen­sio­nes

Us­ted di­ce que en mu­chas áreas el pro­gra­ma de Piñera plan­tea más bien una con­ti­nua­ción de es­te go­bierno, pe­ro hay otras don­de cla­ra­men­te no, co­mo en pen­sio­nes.

Tie­ne un fun­da­men­to fi­lo­só­fi­co dis­tin­to, pe­ro en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, la pro­pues­ta del go­bierno gra­va a los em­plea­do­res en cin­co pun­tos, y la pro­pues­ta de ellos gra­va a los em­plea­do­res en cua­tro pun­tos. En­ton­ces, si di­cen que es­to pue­de te­ner efec­to en el em­pleo, si lo tie­nen los cin­co pun­tos, los cua­tro pun­tos tam­bién. Y si nos re­mon­ta­mos a dis­cu­sio­nes an­te­rio­res, hay un re­co­no­ci­mien­to ob­vio de que hay un pro­ble­ma con las pen­sio­nes, cues­tión que an­tes la cen­tro­de­re­cha no ha­cía. Pe­ro ellos pro­po­nen un sis­te­ma dis­tin­to. Ellos tie­nen una vi­sión com­ple­ta­men­te in­di­vi­dua­lis­ta, en el sen­ti­do de que to­do lo que se apor­ta tie­ne que ser pa­ra ca­da em­plea­do en par­ti­cu­lar. Y co­mo eso no es con­sis­ten­te con una mí­ni­ma teo­ría de cohe­sión so­cial, plantean que los es­fuer­zos so­li­da­rios tie­nen que ser he­chos con ren­tas ge­ne­ra­les. En­ton­ces, la pre­gun­ta es, si es­tán ba­jan­do los im­pues­tos, ¿de qué for­ma se pue­den gra­var las ren­tas ge­ne­ra­les que sea más pro­gre­si­vo que una pro­pues­ta de so­li­da­ri­dad, o un pi­lar de se­gu­ri­dad so­cial en que sea­mos so­li­da­rios unos con otros, de­pen­dien­do de a quién le va­ya me­jor?

¿Us­ted com­par­te la fra­se del mi­nis­tro de Eco­no­mía, Jor­ge Ro­drí­guez, quien di­jo que “no hay cam­bios tras­cen­den­ta­les en jue­go en es­ta elec­ción”?

Com­par­to lo que el mi­nis­tro Ro­drí­guez plan­teó co­mo an­tí­te­sis a lo que ha­bía plan­tea­do, muy inade­cua­da­men­te a mi mo­do de ver, el pre­si­den­te de la Bol­sa. No es esa dis­yun­ti­va la que se jue­ga acá, pe­ro tam­po­co quie­re de­cir que dé lo mis­mo quién go­bier­na. Lo que se jue­ga acá, se lo voy a po­ner en tér­mi­nos in­ter­na­cio­na­les y sú­per téc­ni­cos: nor­mal­men­te los go­bier­nos de cen­troiz­quier­da les gus­tan más a los mer­ca­dos de ren­ta fi­ja y los go­bier­nos de cen­tro­de­re­cha, más a los mer­ca­dos de ren­ta va­ria­ble.

¿Por qué?

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, des­de los años 60 en ade­lan­te, los go­bier­nos de cen­tro­de­re­cha, y así ha si­do cla­ra­men­te en el ca­so de los re­pu­bli­ca­nos en Es­ta­dos Unidos, ba­jan los im­pues­tos, lo que tien­de a ge­ne­rar si­tua­cio­nes fis­ca­les más di­fí­ci­les. Eso pro­vo­ca que las ta­sas de in­te­rés tien­dan a su­bir y, por tan­to, el pre­cio de los ac­ti­vos de ren­ta fi­ja tien­de a ba­jar. Pe­ro co­mo se ba­ja el im­pues­to a las empresas, a la ren­ta va­ria­ble le va bien. Pe­ro ojo, que lo que es­toy di­cien­do son efec­tos de cor­to pla­zo.

¿Qué es lo que es­tá en jue­go si ga­na Piñera?

Lo que es­tá en jue­go es que es­ta so­cie­dad más ama­ble o más de pro­tec­ción so­cial que pa­re­ce in­si­nuar­se en es­ta úl­ti­ma eta­pa, no creo que sea fi­nan­cia­ble en un es­ce­na­rio de cre­ci­mien­to mo­de­ra­do y anun­cios de re­ba­jas tributarias. Y si no es fi­nan­cia­ble, es­to trae­rá ten­sión so­cial, tal co­mo lo vi­vi­mos en el go­bierno pa­sa­do. Aun­que esa ten­sión so­cial pu­do apla­car­se de al­gu­na for­ma, por­que te­nía el pre­cio del co­bre a US$ 4. Cuan­do se cre­ce así, no por tu pe­ri­cia, sino por­que tie­nes con­di­cio­nes sú­per fa­vo­ra­bles, pue­des re­par­tir un po­co más. Pe­ro me­nos in­gre­sos por re­ba­jas tributarias, jun­to a un cre­ci­mien­to mo­de­ra­do, pro­du­ce ten­sión, sin du­da. En­ton­ces, sí hay cam­bios tras­cen­den­ta­les en jue­go… Yo es­toy con las can­di­da­tu­ras de la Nue­va Ma­yo­ría: Ca­ro­li­na Goic o Ale­jan­dro Gui­llier -no me pro­nun­cio por nin­gu­na de las dos–, por­que así co­mo hay que pro­mo­ver la in­ver­sión pri­va­da y el cre­ci­mien­to, hay que ha­cer­se car­go de las ten­sio­nes so­cia­les, que en Chi­le son muy fuer­tes y po­ten­cial­men­te ex­plo­si­vas. Y ha­cer­se car­go de las ten­sio­nes so­cia­les, co­mo he­mos vis­to en es­te go­bierno, es di­fí­cil. En­ton­ces, ca­mino de ro­sas no hay por nin­guno de los dos la­dos, pe­ro pre­fie­ro ir por el ca­mino es­pi­no­so de Goic o Gui­llier que por el ca­mino es­pi­no­so de Piñera.

¿Cuál de los dos re­pre­sen­ta más el continuismo: Goic o Gui­llier?

Son ma­ti­ces den­tro de una mis­ma fi­lo­so­fía.

¿Pe­ro ellos sí de­be­rían se­guir lle­van­do ade­lan­te el le­ga­do de es­te go­bierno?

Yo creo que en la im­pron­ta fi­lo­só­fi­ca no hay nin­gu­na du­da. Goic ha se­ña­la­do cla­ra­men­te que su do­mi­ci­lio es de la cen­troiz­quier­da y Gui­llier lo mis­mo.

¿Cree que la cen­troiz­quier­da se uni­rá de­trás de una can­di­da­tu­ra en la se­gun­da vuel­ta?

Es­toy com­ple­ta­men­te se­gu­ro de que eso va a ocu­rrir.

¿Lo cree así, pe­se a la fuer­te dis­tan­cia que hoy mues­tran?

La vi­da es así, por­que cuan­do se es­tá com­pi­tien­do con otro se jue­ga a la di­fe­ren­cia­ción, y cuan­do ya no com­pi­tes, la uni­dad es lo que co­rres­pon­de.

¿Tam­bién con­si­de­ra aquí las can­di­da­tu­ras de Bea­triz Sán­chez y MEO?

A mi mo­do de ver, los ele­men­tos de uni­dad en­tre Goic y Gui­llier son mu­cho ma­yo­res que con otras can­di­da­tu­ras. En­ton­ces, ahí se ve­rá có­mo se ha­ce la in­ge­nie­ría po­lí­ti­ca pa­ra atraer a otros sec­to­res tam­bién, pe­ro cla­ra­men­te es más di­fí­cil, ha­bi­da cuen­ta que con­ce­der pun­tos a los otros, so­bre to­do al Fren­te Am­plio, no es fá­cil, por­que allí sí que hay di­fe­ren­cias.

¿Cree que es po­si­ble ga­nar­le a Piñera?

Por su­pues­to que es po­si­ble, to­das las elec­cio­nes, con la ex­cep­ción de don Pa­tri­cio Ayl­win, Eduar­do Frei y la pro­pia Pre­si­den­ta Ba­che­let, han si­do re­ñi­das vo­to a vo­to.

“Ha­cer­se car­go de las ten­sio­nes so­cia­les, co­mo he­mos vis­to en es­te go­bierno, es di­fí­cil. En­ton­ces, ca­mino de ro­sas no hay por nin­guno de los dos la­dos, pe­ro pre­fie­ro ir por el ca­mino es­pi­no­so de Goic o Gui­llier, que por el ca­mino es­pi­no­so de Piñera”. “Lo que se jue­ga acá, se lo voy a po­ner en tér­mi­nos in­ter­na­cio­na­les y sú­per téc­ni­cos: nor­mal­men­te los go­bier­nos de cen­troiz­quier­da les gus­tan más a los mer­ca­dos de ren­ta fi­ja, y los go­bier­nos de cen­tro­de­re­cha, más a los mer­ca­dos de ren­ta va­ria­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.