J.M. EN­TRE­CA­NA­LES Y FIN DE HIDROAYSÉN: “A LA LAR­GA TOMP­KINS TE­NÍA RA­ZÓN”

El pre­si­den­te de Ac­cio­na y uno de los ma­yo­res lu­cha­do­res por el cam­bio cli­má­ti­co vino a Chi­le pa­ra inau­gu­rar el par­que fo­to­vol­tai­co El Ro­me­ro, el ma­yor de Amé­ri­ca La­ti­na. En en­tre­vis­ta con La Ter­ce­ra, ha­bló de los pla­nes pa­ra Chi­le -lle­gar a los 1.000 MWh

La Tercera - Negocios - - Portada - POR SAN­DRA BUR­GOS A. FO­TO­GRA­FÍA MA­RIO TE­LLEZ

An­tes de que Al Go­re es­tre­na­ra el fa­mo­so do­cu­men­tal Una ver­dad in­có­mo­da, que hi­zo vi­si­bles los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, Jo­sé Ma­nuel En­tre­ca­na­les Do­mecq’s, pre­si­den­te de la em­pre­sa es­pa­ño­la de in­fra­es­truc­tu­ra y ener­gías re­no­va­bles Ac­cio­na, ya pen­sa­ba en có­mo se­ría el fu­tu­ro de la ener­gía, de las emi­sio­nes y la opor­tu­ni­dad de ne­go­cio que se abría.

En los 90, cuan­do se hi­zo car­go de la com­pa­ñía -crea­da en 1929 por su abue­lo- vio ve­nir los cam­bios. El em­pre­sa­rio re­cuer­da que en ese mo­men­to em­pe­za­ban los acuer­dos de To­kio, las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, el sec­tor de la ener­gía em­pe­za­ba a te­ner los pri­me­ros sín­to­mas de ago­ta­mien­to. “Y en ese mo­men­to, en el año 1992, in­tuí que el mun­do de la ener­gía iba a cam­biar. En cin­co años co­men­cé a con­fir­mar mi in­tui­ción, dán­do­me cuen­ta de que ha­bía una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio uni­da a una opor­tu­ni­dad enor­me de cu­brir una ne­ce­si­dad de la so­cie­dad que era cam­biar el mo­de­lo ener­gé­ti­co”, ex­pli­ca el em­pre­sa­rio.

La opor­tu­ni­dad se con­vir­tió en un ne­go­cio. Ac­cio­na hoy va­le 3.800 mi­llo­nes de eu­ros (unos US$ 4.425 mi­llo­nes) y En­tre­ca­na­les, con su dis­cur­so de sos­te­ni­bi­li­dad –el cual despliega con en­tu­sias­mo a tra­vés de su cuen­ta de Twit­ter-, se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te mun­dial en la ma­te­ria. No por na­da los prin­ci­pa­les me­dios eu­ro­peos y ame­ri­ca­nos lo de­no­mi­nan el eco­gue­rre­ro, se ha ga­na­do un pues­to co­mo miem­bro del Con­se­jo Em­pre­sa­rial Mun­dial pa­ra el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble y se le con­si­de­ra uno de los per­so­na­jes más in­for­ma­dos en el te­ma de las ener­gías ver­des.

En me­dio de una in­ten­sa agen­da in­ter­na­cio­nal, ate­rri­zó ha­ce unos días en Chi­le pa­ra inau­gu­rar el Ro­me­ro Solar, la ma­yor plan­ta fo­to­vol­tai­ca de La­ti­noa­mé­ri­ca (246 MWp), lo cual po­si­cio­na a Ac­cio­na co­mo un ac­tor que cre­ce en Chi­le, aun­que aún la man­tie­ne le­jos del ta­ma­ño que tu­vo cuan­do con­tro­ló Ener-

sis, en­tre los años 2007 y 2009, opor­tu­ni­dad en que se im­pul­só el pro­yec­to HidroAysén.

Por eso ha­bla con pro­pie­dad de ese te­ma y de otros, co­mo la re­cien­te li­ci­ta­ción eléc­tri­ca, en la que par­ti­ci­pó Ac­cio­na, pe­ro que­dó fue­ra de ca­rre­ra an­te los ba­jos pre­cios ofer­ta­dos por Enel.

So­bre la ac­tua­ción de su an­ti­gua so­cia en En­de­sa Es­pa­ña (Ac­cio­na y Enel com­par­tie­ron el con­trol) tie­ne re­pa­ros: “Yo le bus­co la ra­cio­na­li­dad a la ac­tua­ción de Enel y no lo en­tien­do”, sen­ten­cia.

El eco­gue­rre­ro Us­ted fue pio­ne­ro al in­gre­sar al ne­go­cio de la ener­gía ver­de. Hoy, Enel, En­gie, AES Corp es­tán apos­tan­do por las re­no­va­bles, ¿por qué se es­tán su­man­do a es­te ne­go­cio? Enel du­ran­te años fue bas­tan­te con­tra­rio. Me acuer­do que cuan­do era pre­si­den­te de En­de­sa Es­pa­ña y Enel era ac­cio­nis­ta, las ener­gías re­no­va­bles eran un asun­to mar­gi­nal. No desa­rro­llar­las ni pro­mo­ver­las era un axio­ma, has­ta que se die­ron cuen­ta de que te con­vier­tes en un lí­der en eso o no vas a so­bre­vi­vir. Hoy en día es­tá cla­ro que la gran re­vo­lu­ción vie­ne de nues­tro sec­tor. Por­que las fuen­tes de ge­ne­ra­ción fó­sil son más ca­ras y ese es el gran cam­bio.

Por años, el men­sa­je de las em­pre­sas tra­di­cio­na­les de ener­gía ha si­do que las ener­gías re­no­va­bles son ca­ras e in­ter­mi­ten­tes. ¿Se aca­bó ese dis­cur­so, qué es­tá ge­ne­ran­do la explosión de las re­no­va­bles?

Con el men­sa­je de la in­ter­mi­ten­cia si­guen. Lo que real­men­te ha cam­bia­do a nues­tro sec­tor son las eco­no­mías de es­ca­la, cuan­do en el año 2000 ge­ne­rá­ba­mos con eó­li­co o fo­to­vol­tai­co pro­du­cía­mos a US$ 140 el me­ga­va­tio-ho­ra (MWh). Cuan­do fui­mos avan­zan­do, crean­do fá­bri­cas más gran­des de com­po­nen­tes, tur­bi­nas más gran­des y efi­cien­tes y fun­da­men­tal­men­te los chi­nos desa­rro­lla­ron ener­gía fo­to­vol­tai­ca a ma­yor es­ca­la, fue­ron ba­jan­do los pre­cios. Eso y una con­cien­ti­za­ción social ca­da vez ma­yor en la ne­ce­si­dad de in­cor­po­rar me­ca­nis­mos de ge­ne­ra­ción no con­ta­mi­nan­tes ge­ne­ra­ron

más de­man­da, la ma­yor de­man­da más es­ca­la y la ma­yor es­ca­la, me­jor pre­cio.

Di­ría que des­de ha­ce dos años, en to­dos los ca­sos su­pe­ran los pre­cios las ener­gías fó­si­les en ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción y lo mis­mo va a ocu­rrir con la acu­mu­la­ción de las ba­te­rías.

¿En qué pla­zos?

Den­tro de 10 años nos va­mos a en­con­trar con que el al­ma­ce­na­mien­to de las re­no­va­bles va a ba­jar de pre­cio y va­mos a con­se­guir que los sis­te­mas se pue­dan sos­te­ner ca­si sin nin­gún ti­po de ener­gía fó­sil a un pla­zo ra­zo­na­ble­men­te cor­to.

¿Des­apa­re­ce­rá la ener­gía fó­sil?

En un pla­zo de 15 a 20 años ya no ha­brá ge­ne­ra­ción fó­sil. Ac­cio­na es­tá pre­sen­te en 35 paí­ses y to­dos los pro­yec­tos que ve­mos, con la ex­cep­ción de China -don­de una eco­no­mía no de mer­ca­do per­mi­te que las de­ci­sio­nes sean de ori­gen po­lí­ti­co-, en to­dos los paí­ses, la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da es re­no­va­ble.

HidroAysén: “Tomp­kins te­nía ra­zón” Ac­cio­na es­tu­vo in­ver­ti­da fuer­te­men­te en Chi­le, fue con­tro­la­do­ra de Ener­sis, ¿tras la ven­ta a Enel, có­mo ha si­do la apues­ta de Ac­cio­na en es­te país?

Ha si­do una evo­lu­ción con va­rias ver­tien­tes. Pri­me­ro, una de ta­len­tos. No­so­tros, cuan­do nos sa­li­mos de En­de­sa, in­cor­po­ra­mos a un per­so­na­je muy im­por­tan­te en Chi­le, que fue Ra­fael Ma­teo, quien se vino de CEO de Ac­cio­na ener­gía, y na­tu­ral­men­te el co­no­ci­mien­to del en­torno chi­leno y la reali­dad chi­le­na ayu­da­ron mu­cho. Ade­más, des­de La­gos, Ba­che­let, Pi­ñe­ra, lue­go otra vez Ba­che­let, la con­ti­nui­dad de con­vic­ción de los dis­tin­tos go­bier­nos res­pec­to de que Chi­le te­nía que li­de­rar en Amé­ri­ca La­ti­na es­ta tran­si­ción a ener­gías lim­pias ha si­do per­ma­nen­te. Me preo­cu­pé mu­cho de in­ten­tar con­ven­cer­les, por­que veía que Chi­le era el país que te­nía el equi­li­brio y la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, ju­di­cial y la fal­ta de re­cur­sos pa­ra ha­cer­lo. Por­que si no tie­nes gas te cues­ta me­nos ha­cer el cam­bio al sol o vien­to. Ade­más, la sen­si­bi­li­dad me­dioam­bien­tal de la so­cie­dad chi­le­na

es enor­me.

Esa preo­cu­pa­ción por el me­dioam­bien­te tam­bién ha lle­va­do a que se ha­yan pa­ra­li­za­do mu­chos pro­yec­tos por la pre­sión me­dioam­bien­ta­lis­ta, co­mo HidroAysén…

Yo vi­ví el mo­men­to de Ay­sén, lo vi­ví muy per­so­nal­men­te.

Cuan­do Ac­cio­na es­ta­ba en Ener­sis, a tra­vés de En­de­sa Es­pa­ña, im­pul­só el pro­yec­to…

Yo re­co­noz­co y con­fie­so que era fa­vo­ra­ble al pro­yec­to, por­que en­ten­día en­ton­ces, equi­vo­ca­da­men­te, co­mo ha de­mos­tra­do la his­to­ria, que era me­jor desa­rro­llar HidroAysén que ins­ta­lar cin­co mil me­gas de car­bón y gas que era la al­ter­na­ti­va que en ese en­ton­ces te­nía. No veía que fue­se po­si­ble sus­ti­tuir una ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción co­mo la de HidroAysén con ener­gías re­no­va­bles. Pen­sa­ba que po­día­mos sus­ti­tuir par­tes, pe­ro no to­do, so­bre to­do en un sis­te­ma eléc­tri­co di­vi­di­do en tres blo­ques, don­de des­de el sur se po­día su­mi­nis­trar has­ta la mi­tad de Chi­le, pe­ro lle­gar al norte no pa­re­cía via­ble, con lo cual de­fen­día un HidroAysén sin mu­cho con­ven­ci­mien­to.

¿Por qué no es­ta­ba tan con­ven­ci­do?

Di­go sin mu­cho con­ven­ci­mien­to por­que afor­tu­na­da­men­te mi que­ri­do ami­go Tomp­kins me qui­tó cual­quier du­da y no me de­jó ha­cer­lo.

¿ Tu­vo mu­chas con­ver­sa­cio­nes con él?

Al­gu­nas. Me con­ven­ció mu­cho, pe­ro yo le de­cía: ¿Pe­ro en­ton­ces qué ha­ce­mos, se­guir emi­tien­do? Y ese era un mo­men­to com­pli­ca­do, a mí se me pro­du­cía una an­sie­dad por re­sol­ver el te­ma de las emi­sio­nes, por­que pa­ra ese en­ton­ces las re­no­va­bles to­da­vía no es­ta­ban lo su­fi­cien­te­men­te desa­rro­lla­das co­mo pa­ra ser sus­ti­tu­ti­vas de las fó­si­les, hoy en día sí.

En­ton­ces te­nía ra­zón Tomp­kins.

A la lar­ga, ten­go que re­co­no­cer que te­nía ra­zón, ya sea por­que era un vi­sio­na­rio o un du­ro.

¿Qué al­ter­na­ti­vas les da­ba Tomp­kins?

No me da­ba al­ter­na­ti­vas más que de­jar de pro­du­cir, y eso no me va­lía co­mo so­lu­ción. Pe­ro al fi­nal de­bo re­co­no­cer que el tiem­po le dio la ra­zón a Tomp­kins y, afor­tu­na­da­men­te, yo in-

“La ra­cio­na­li­dad (de Enel) pue­de es­tar de­trás de un in­ten­to de ha­cer un im­pac­to muy lla­ma­ti­vo de vi­si­bi­li­dad y apues­ta por el sec­tor de las ener­gías re­no­va­bles. Es un cos­to me­nor si lo que quie­ren ha­cer es un sal­to de ima­gen”. HidroAysén: “A la lar­ga, ten­go que re­co­no­cer que (Tomp­kins) te­nía ra­zón, ya sea por­que era un vi­sio­na­rio o un du­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.