De­re­chos hu­ma­nos offs­ho­re y te­ja­dos de vi­drio do­més­ti­cos

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - CO­LUM­NA DE OS­CAR CONTARDO

MMa­ria­na Ayl­win no pu­do ir a Cu­ba. El go­bierno de la is­la le im­pi­dió em­bar­car­se para via­jar a La Ha­ba­na. La ex mi­nis­tra de Edu­ca­ción, ex dipu­tada y ac­tual co­re re­ci­bi­ría un pre­mio otor­ga­do pós­tu­ma­men­te a su pa­dre por una or­ga­ni­za­ción opo­si­to­ra al ré­gi­men cu­bano. La se­ño­ra Ayl­win apro­ve­chó el des­plan­te para re­cor­dar pú­bli­ca­men­te que en Cu­ba no hay de­mo­cra­cia ni li­ber­tad de ex­pre­sión, pe­ro mu­cho más im­por­tan­te que eso, que el Par­ti­do Co­mu­nis­ta chi­leno no quie­re re­co­no­cer que una re­vo­lu­ción por cau­sas jus­tas de­vino en una dic­ta­du­ra que amor­da­za a los di­si­den­tes; un ré­gi­men que ha si­do en­ca­be­za­do por un gru­po de va­ro­nes muy sa­tis­fe­chos de sí mis­mos y de su rol en la his­to­ria, que su­pie­ron crear un efi­caz cor­ta­fue­go fren­te a la in­fluen­cia del im­pe­rio ve­cino res­trin­gien­do las li­ber­ta­des de su pue­blo.

Ma­ria­na Ayl­win, con su es­ti­lo con­te­ni­do y su voz pun­zan­te, apun­tó al PC, por­que un par­ti­do que no re­co­no­ce las vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos en Cu­ba y Co­rea del Norte no es una com­pa­ñía ade­cua­da para la De­mo­cra­cia Cris­tia­na. Des­de ha­ce mu­cho tiem­po -y se­gún mu­chas en­tre­vis­tas- le re­sul­ta­ba ya in­con­ce­bi­ble com­par­tir coa­li­ción con un gru­po po­lí­ti­co que les falta el res­pe­to de esa ma­ne­ra a los de­re­chos hu­ma­nos. Hay que cui­dar las amis­ta­des, di­me con quién an­das y te di­ré quién eres, pa­re­cía de­cir­les a sus co­rre­li­gio­na­rios. Lue­go de su frus­tra­do em­bar­que re­ci­bió el apo­yo in­me­dia­to de dis­tin­gui­dos po­lí­ti­cos de la UDI que, es­can­da­li­za­dos por la vul­ga­ri­dad del ré­gi­men cu­bano -¿qué es es­to de prohi­bir­le el in­gre­so a un país a ciu­da­da­nos de­cen­tes?con­fir­ma­ron su solidaridad con la hi­ja del ex pre­si­den­te. En es­tas ma­te­rias no es po­si­ble te­ner dos dis­cur­sos, acon­se­ja­ba ha­ce po­co un dipu­tado UDI en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión. Ha­bló de las ar­bi­tra­rie­da­des del go­bierno de Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la y enume­ró las bar­ba­ri­da­des de los re­gí­me­nes co­mu­nis­tas en Europa Orien­tal, la Unión So­vié­ti­ca. Cuan­do le pre­gun­ta­ron por las atro­ci­da­des que ocu­rrie­ron en Chi­le ha­ce un par de dé­ca­das -cuan­do la dic­ta­du­ra per­si­guió, tor­tu­ró y ase­si­nó a una ge­ne­ra­ción de co­mu­nis­tas-, el dipu­tado se apre­su­ró a de­cla­rar que no las co­no­ció en detalle, ar­gu­men­tan­do que él aún no ha­bía na­ci­do para el Gol­pe de Es­ta­do.

Tras las de­cla­ra­cio­nes de Ma­ria­na Ayl­win, un ya le­gen­da­rio di­ri­gen­te de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na apro­ve­chó el mo­men­to, se unió a la voz de los dis­gus­ta­dos y de­cla­ró que para man­te­ner la coa­li­ción de go­bierno era ne­ce­sa­rio aca­bar con las am­bi­güe­da­des en temas tan fun­da­men­ta­les co­mo los de­re­chos hu­ma­nos. Leí la de­cla­ra­ción y me que­dó dan­do vuel­tas la palabra “am­bi­güe­dad”. Alu­día, cla­ra­men­te, al PC fren­te a la si­tua­ción de Cu­ba, Co­rea del Norte y Ve­ne­zue­la. No se ha­cía men­ción a Chi­na, que has­ta don­de se sa­be tam­po­co es una de­mo­cra­cia y, de he­cho, ca­li­fi­ca co­mo ré­gi­men co­mu­nis­ta. Bas­ta mi­rar la ban­de­ra. Com­prue­bo en el ma­pa que es im­po­si­ble pa­sar por al­to ese gran man­chón ro­jo ocu­pan­do un ex­ten­so te­rri­to­rio en Asia, mu­chí­si­mo más ex­ten­so que las geo­gra­fías ape­nas vi­si­bles de una is­la en el Ca­ri­be y que la mi­tad de una pe­nín­su­la con vis­ta a Ja­pón. El go­bierno chino ha si­do cons­tan­te­men­te de­nun­cia­do por or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les por res­trin­gir li­ber­ta­des de ex­pre­sión, re­li­gión y mo­vi­mien­to de sus ciu­da­da­nos, pe­ro un mis­te­rio­so me­ca­nis­mo pro­te­ge a Bei­jing de las crí­ti­cas de los po­lí­ti­cos más ague­rri­dos que cla­man por man­te­ner cri­te­rios cla­ros, ní­ti­dos, in­de­pen­dien­tes y ape­ga­dos a prin­ci­pios mo­no­lí­ti­cos, en don­de no que­de es­pa­cio a la du­da cuan­do se ha­bla de Cu­ba. ¿Por qué no ex­ten­der a Chi­na los re­cla­mos por una cau­sa tan jus­ta? ¿Por qué no ha­blan tam­bién de la Ru­sia ac­tual? No de la Unión So­vié­ti­ca, sino la Ru­sia de Pu­tin, la mis­ma que nos ha ayu­da­do dis­cre­ta­men­te con un avión a apa­gar los in­cen­dios fo­res­ta­les; un país cu­yo go­bierno acu­mu­la de­nun­cias de atro­pe­llos a la li­ber­tad de ex­pre­sión, que ha en­car­ce­la­do ar­tis­tas por ex­po­si­cio­nes que mo­les­tan al go­bierno, que per­si­gue a las or­ga­ni­za­cio­nes LGBT y en don­de han muer­to ase­si­na­dos mis­te­rio­sa­men­te pe­rio­dis­tas

¿Cuál se­rá el cri­te­rio para es­ca­lar en la in­ten­si­dad de la in­dig­na­ción que nos de­be pro­vo­car el abu­so de un Es­ta­do en con­tra de sus ciu­da­da­nos?

di­si­den­tes. Ni qué de­cir de los es­ta­dos del Me­dio Orien­te, con los que nues­tro país man­tie­ne ex­ce­len­tes re­la­cio­nes y en don­de los abu­sos son dia­rios.

La le­gí­ti­ma preo­cu­pa­ción de Ma­ria­na Ayl­win so­bre Cu­ba inevi­ta­ble­men­te abre un ca­mino sem­bra­do de preguntas so­bre el mo­men­to y el lu­gar para reac­cio­nar. ¿Cuán­do nos es­can­da­li­za­mos y cuán­do no? Tal vez só­lo cuan­do se tra­ta de trans­gre­sio­nes cos­ta afue­ra, en una suer­te de ob­ser­van­cia que se ac­ti­va offs­ho­re, pe­ro que se si­len­cia si las de­nun­cias ocu­rren en La Arau­ca­nía, en don­de los cam­pe­si­nos ma­pu­ches su­fren pe­rió­di­ca­men­te el acoso po­li­cial. Ni qué de­cir de los abu­sos en el Se­na­me. Se­ría in­tere­san­te co­no­cer la opi­nión de la se­ño­ra Ayl­win so­bre es­tos pun­tos y otros: ¿Cuál se­rá el cri­te­rio para es­ca­lar en la in­ten­si­dad de la in­dig­na­ción que nos de­be pro­vo­car el abu­so de un Es­ta­do en con­tra de sus ciu­da­da­nos? En el ca­so de que la alar­ma se de­ba en­cen­der só­lo con es­ta­dos ex­tran­je­ros, ¿la mag­ni­tud de la res­pues­ta de­pen­de­rá del he­mis­fe­rio en don­de ocu­rran las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos? ¿Del idio­ma que se ha­ble en el país? ¿De la fi­lia­ción po­lí­ti­ca de los per­se­gui­dos? ¿Del in­ter­cam­bio co­mer­cial en­tre ese Es­ta­do y el chi­leno? ¿O de si el PC es­tá o no en la coa­li­ción de go­bierno?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.