La de­fi­ni­ción tem­pra­na de la UDI

Aun an­tes que RN -en cu­yas fi­las Se­bas­tián Pi­ñe­ra mi­li­tó-, el par­ti­do que di­ri­ge Jac­que­li­ne van Rysselberghe pro­cla­ma­rá al ex man­da­ta­rio co­mo su car­ta a La Mo­ne­da. En la in­ter­na gre­mia­lis­ta coin­ci­den en que es­pe­ran que ese ges­to les trai­ga ré­di­tos en un e

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - An­drés Mu­ñoz B. AgenciaUno TEX­TO: FO­TO­GRA­FIA:

La tar­de del lu­nes 20, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la UDI, Pa­blo Te­rra­zas, se co­mu­ni­có por te­lé­fono con el ex mi­nis­tro An­drés Chad­wick. Am­bos -ade­más de com­par­tir mi­li­tan­cia- tie­nen un es­tre­cho víncu­lo, pues el pri­me­ro fue je­fe de ga­bi­ne­te de Chad­wick cuan­do és­te se desem­pe­ñó co­mo ti­tu­lar de In­te­rior en el go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

El ex man­da­ta­rio -de he­cho- fue par­te cla­ve de la con­ver­sa­ción, ya que Te­rra­zas in­for­mó a Chad­wick que mi­nu­tos an­tes la di­rec­ti­va UDI ha­bía acor­da­do ade­lan­tar una semana el con­se­jo ge­ne­ral -pro­gra­ma­do ori­gi­nal­men­te para el 25 de mar­zoen el que se de­fi­ni­rá al aban­de­ra­do pre­si­den­cial de la co­lec­ti­vi­dad.

El cam­bio de fe­cha tie­ne una car­ga sig­ni­fi­ca­ti­va en Chi­le Va­mos: la UDI pro­cla­ma­rá a Pi­ñe­ra co­mo su car­ta a La Mo­ne­da an­tes que RN.

Chad­wick col­gó el te­lé­fono sa­tis­fe­cho. Las ho­ras pre­vias a la de­ci­sión gre­mia­lis­ta -sin em­bar­go- no ha­bían si­do tran­qui­las. La di­rec­ti­va, pre­si­di­da por la se­na­do­ra Jac­que­li­ne van Rysselberghe, se ha­bía en­fras­ca­do en una ar­dua dis­cu­sión por dos temas que cru­za­rán la agen­da UDI en las pró­xi­mas se­ma­nas: el pro­ce­so de re­fi­cha­je y la de­fi­ni­ción pre­si­den­cial del par­ti­do, de ca­ra a las elec­cio­nes de es­te año.

Para la me­sa, am­bos tó­pi­cos es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos.

“La di­rec­ti­va pa­sa­da nos de­jó en pa­ña- les”, fue una de las que­jas re­cu­rren­tes que se es­cu­chó a co­mien­zos de semana en la se­de de ca­lle Sue­cia. Par­te im­por­tan­te de la di­rec­ti­va apun­tó sus crí­ti­cas a la me­sa que di­ri­gió Her­nán La­rraín: se se­ña­ló que so­lo apor­tó un ter­cio de lo que se de­be re­unir para re­ins­cri­bir al par­ti­do y que no ha­bía una estrategia cla­ra para lle­gar a la me­ta.

Así, se acor­dó ac­ti­var una agre­si­va cam­pa­ña de re­fi­cha­je a tra­vés de vi­deos, afi­ches y men­sa­jes que se di­vul­ga­rán por las re­des so­cia­les para re­mon­tar las 12 mil fi­chas reuni­das has­ta aho­ra, del to­tal de 18 mil re­que­ri­das. El pro­ble­ma es que res­ta un mes y 17 días para com­ple­tar lo im­pues­to por la ley.

En me­dio de es­te de­ba­te se lle­gó a la con­clu­sión de que ofi­cia­li­zar cuan­to an­tes el res­pal­do al ex Pre­si­den­te Pi­ñe­ra no so­lo da­rá im­pul­so al pro­ce­so, sino que tam­bién per­mi­ti­rá con­cen­trar los es­fuer­zos de la di­rec­ti­va en el re­fi­cha­je en las úl­ti­mas se­ma­nas en que se ven­ce el pla­zo.

La de­ci­sión tie­ne un in­gre­dien­te po­lí­ti­co no me­nor. Y es que el tem­prano cie­rre de fi­las gre­mia­lis­tas en torno al ex man­da­ta­rio tam­bién les da ven­ta­jas en el es­ce­na­rio de Chi­le Va­mos, don­de Evópoli ya anun­ció que pre­sen­ta­rá a su pro­pio aban­de­ra­do en las pri­ma­rias del 2 de ju­lio y RN se de­ba­te en­tre pro­cla­mar a Pi­ñe­ra o rea­li­zar una iné­di­ta ju­ga­da en la que res­pal­da­rá a dos car­tas pre­si­den­cia­les: el pro­pio ex je­fe de Es­ta­do y el se­na­dor ex RN Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón.

El te­ma en la UDI -en tan­to- es más des­pe­ja­do, ya que no tie­nen una fi­gu­ra pro­pia para la que co­rra la ca­rre­ra pre­si­den­cial con po­si­bi­li­da­des reales y el ex gre­mia­lis­ta Jo­sé An­to­nio Kast -que con­ci­ta sim­pa­tías en un sec­tor mi­no­ri­ta­rio del par­ti­do- ya anun­ció que bus­ca­rá que su can­di­da­tu­ra lle­gue a la pri­me­ra vuel­ta pre­si­den­cial.

La reu­nión pri­va­da

La in­mi­nen­te pro­cla­ma­ción de Pi­ñe­ra en el cón­cla­ve gre­mia­lis­ta co­men­zó a to­mar for­ma des­de ha­ce va­rios me­ses y se in­ten­si­fi­có en el ve­rano.

Sin una fi­gu­ra de sus fi­las po­si­cio­na­da en las en­cues­tas, la di­rec­ti­va re­sol­vió des­pe­jar el ca­mino al ex man­da­ta­rio.

Pi­ñe­ra tie­ne una re­la­ción de al­tos y ba­jos con la timonel de la UDI. En el en­torno del ex man­da­ta­rio in­co­mo­da el es­ti­lo “de­ma­sia­do fron­tal” de Van Rysselberghe.

Aun­que el hoy ex timonel Her­nán La­rraín ha­bía ma­ni­fes­ta­do su dis­po­si­ción a le­van­tar su nom­bre si era ne­ce­sa­rio con mi­ras a las pri­ma­rias de la opo­si­ción, en la UDI -y par­ti­cu­lar­men­te en Van Rysselberghe- se ha­bía to­ma­do la de­ci­sión de no im­pul­sar una can­di­da­tu­ra me­ra­men­te tes­ti­mo­nial.

Los con­tac­tos en­tre la pro­pia se­na­do­ra -quien asu­mió el li­de­raz­go del par­ti­do a prin­ci­pios de di­ciem­bre- y el ex man­da­ta­rio han si­do fre­cuen­tes.

El co­ro­la­rio de ese in­ter­cam­bio -en tan­to- se pro­du­jo el lu­nes 20, cuan­do la se­na­do­ra lle­gó a las ofi­ci­nas de Avan­za Chi­le, ubi­ca­das en Apo­quin­do 3000, para re­unir­se con Pi­ñe­ra, quien re­to­ma­ba su agen­da de tra­ba­jo tras un mes de va­ca­cio­nes en el sur.

Am­bos se co­no­cen des­de ha­ce años y su re­la­ción no es­tá en­tre las más flui­das del sec­tor. En 2010, Pi­ñe­ra le pi­dió a Van Rysselberghe de­jar la al­cal­día de Con­cep­ción para acep­tar la In­ten­den­cia de la VIII Re­gión, du­ra­men­te gol­pea­da por el te­rre­mo­to del 27/F. Un año des­pués, la je­fa re­gio­nal de­bió aban­do­nar su car­go ba­jo la som­bra de una ame­na­za de acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal de la en­ton­ces opo­si­ción.

De es­ti­lo di­rec­to -de­ma­sia­do fran­co, aco­tan en el pi­ñe­ris­mo-, Van Rysselberghe no es­tá dis­po­ni­ble para en­tre­gar un che­que en blan­co a Pi­ñe­ra. A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des por las que atra­vie­sa la UDI -cer­ca­da por ca­sos de fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar de cam­pa­ñas y hoy por el re­fi­cha­je-, la se­na­do­ra en­tien­de que el apo­yo gre­mia­lis­ta es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.