No soy un po­lí­ti­co

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - CO­LUM­NA DE OS­CAR CONTARDO

HHas­ta ha­ce al­gu­nos años ha­bía un ti­po de de­cla­ra­ción re­cu­rren­te que me pa­re­cía fas­ci­nan­te. Era ca­si un gé­ne­ro en sí mis­mo. Usual­men­te se tra­ta­ba de en­tre­vis­tas con­ce­di­das por al­gún po­lí­ti­co “jo­ven” -lo que en Chi­le que­ría de­cir cual­quie­ra me­nor de 50- que bus­ca­ba cap­tu­rar la sim­pa­tía de la opi­nión pú­bli­ca anun­cian­do que des­de la caí­da del Mu­ro de Ber­lín, la vie­ja di­vi­sión po­lí­ti­ca en­tre iz­quier­da y de­re­cha ha­bía per­di­do sen­ti­do. La sin­ta­xis del dis­cur­so so­lía ser la mis­ma: Unión So­vié­ti­ca, fra­ca­so, mu­ro, Ber­lín, li­bre mer­ca­do. Lo de­cían con el en­tu­sias­mo de quien vol­vía al pue­blo lue­go de una tra­ve­sía por el mun­do y ne­ce­si­ta­ba con­tar lo que ha­bía vis­to allá afue­ra. En­se­gui­da, re­fle­xio­na­ban so­bre el de­rrum­be de las ideo­lo­gías -un par de fra­ses he­chas- y rá­pi­da­men­te pa­sa­ba a los ín­di­ces ma­cro­eco­nó­mi­cos.

Usual­men­te, quien con­ce­día es­tas en­tre- vis­tas era al­gún di­ri­gen­te hom­bre de un par­ti­do de de­re­cha, aun­que él pre­fi­rie­ra que a ese sec­tor se le de­no­mi­na­ra “cen­tro­de­re­cha”. Lo que más me in­tere­sa­ba en es­te ti­po de de­cla­ra­cio­nes era el ejer­ci­cio de vo­lun­tad que in­vo­lu­cra­ban; el po­lí­ti­co era al­guien que ne­ce­si­ta­ba con­ven­cer a otros so­bre lo va­lio­so de su pro­pia iden­ti­dad ideo­ló­gi­ca y lo ha­cía a tra­vés de la ne­ga­ción.

El men­sa­je con­sis­tía en de­cir­le una y otra vez a la opi­nión pú­bli­ca que aque­llo que es­ta­ban vien­do -un di­ri­gen­te po­lí­ti­co con­ser­va­dor de pan­ta­lón ca­qui y ca­mi­sa ce­les­te ha­blan­do del mer­ca­do- en reali­dad no era tal co­sa, sino otra. ¿Y por qué era di­fe­ren­te a aque­llo que to­dos creían es­tar con­tem­plan­do? Sim­ple: por­que el mun­do era dis­tin­to. Ha­bía que ac­tua­li­zar­se. La reali­dad ex­hi­bía una pi­pa y el di­ri­gen­te ase­gu­ra­ba que eso no era una pi­pa, ar­gu­men­tan­do que el pro­ble­ma de per­cep­ción no era su­yo, sino de los otros que no co­no­cían el nue­vo al­fa­be­to que él ya do­mi­na­ba con des­tre­za.

Lo que en psi­quia­tría po­dría co­rres­pon­der a un tras­torno de per­so­na­li­dad, en po­lí­ti­ca era usa­do co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra cap­tu­rar vo­tos.

Las bue­nas no­ti­cias es que a par­tir de la ac­tual cam­pa­ña de Se­bas­tián Pi­ñe­ra aque­lla es­tra­te­gia pa­re­ce ha­ber si­do su­pe­ra­da y se­pul­ta­da. Ya no es ne­ce­sa­ria. La de­re­cha chi­le­na ha vuel­to en glo­ria y ma­jes­tad sin com­ple­jos, anun­cián­do­le al país que bus­ca­rá fre­nar to­do cam­bio. Nos ase­gu­ra que es­ta­ble­ce­rá un Es­ta­do de de­be­res pa­ra una ciu­da­da­nía mal­cria­da con tan­tas ex­pec­ta­ti­vas de de­re­chos. La cam­pa­ña de Pi­ñe­ra -es­ta vez en su ver­sión Trump acli­ma­ta­da al Valle Cen­tral- le pro­me­te a Chi­le que a la ho­ra de le­gis­lar los tex­tos bí­bli­cos ten­drán un lu­gar de pri­vi­le­gio y que só­lo se to­le­ra­rá un mo­de­lo de fa­mi­lia ofi­cial. To­do muy cla­ro, en ne­gro so­bre blan­co, has­ta con un “¡Vi­va Pi­no­chet!” de fon­do.

La ma­la no­ti­cia es que la prác­ti­ca de psi­co­ma­gia iden­ti­ta­ria no des­apa­re­ció del to­do, só­lo se mu­dó de sec­tor. Co­mo los mi­cro­bios que bus­can el lu­gar ade­cua­do en don­de mul­ti­pli­car­se -un cuer­po sin de­fen­sas, los res­tos de un fes­tín en des­com­po­si­ción- en­con­tró re­fu­gio en la can­di­da­tu­ra de Ale­jan­dro Gui­llier, quien nos su­gie­re de ma­ne­ra in­ter­mi­ten­te que él -un se­na­dor y aho­ra as­pi­ran­te a la Pre­si­den­cia- no es un po­lí­ti­co. ¿Qué es en­ton­ces? Eso no lo ha de­ja­do cla­ro, pe­ro ha di­cho que tam­po­co quie­re in­vo­lu­crar­se en las dis­cu­sio­nes de los par­ti­dos. Gui­llier to­mó la pi­pa en sus ma­nos y le di­jo al país que eso que veía­mos era al­go muy di­fe­ren­te, que no era una pi­pa, sino un asun­to que la opi­nión pú­bli­ca de­bie­ra sa­ber dis­tin­guir y va­lo­rar por sí mis­ma.

Co­mo en una co­reo­gra­fía co­que­ta y ca­pri­cho­sa, el can­di­da­to se acer­ca y se dis­tan­cia de las agru­pa­cio­nes que lo apo­yan, se­gún los acon­te­ci­mien­tos de la se­ma­na, si­tuán­do­se en el lu­gar de las bi­sa­gras, en los in­ters­ti­cios en­tre bal­do­si­nes, dis­fra­zan­do la ambigüedad de in­de­pen­den­cia, es­pe­ran­do que los vo­tos lle­guen gra­cias a la vir­tud de es­qui­var las res­pon­sa­bi­li­da­des y asu­mir el rol del hués­ped de una casa aje­na; al­guien que es­tá allí só­lo pa­ra dis­fru­tar de la hos­pi­ta­li­dad de los an­fi­trio­nes sin asu­mir los mo­les­tos in­con­ve­nien­tes co­ti­dia­nos, ni me­nos aún, pa­gar las cuen­tas que aca­rrea­rá su ines­pe­ra­da vi­si­ta.

Co­mo en una co­reo­gra­fía co­que­ta y ca­pri­cho­sa, el can­di­da­to se acer­ca y se dis­tan­cia de las agru­pa­cio­nes que lo apo­yan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.