Tras dos años de silencio, Jo­vino No­voa, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Jaime Guz­mán, re­apa­re­ce: “En es­ta oca­sión no de­bie­se ha­ber ex­cu­sa al­gu­na pa­ra que no se cum­plan las con­de­nas”, afir­ma res­pec­to de la de­ten­ción en Mé­xi­co de Raúl Es­co­bar Po­ble­te y su ex mu

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Ma­ría Jo­sé O’Shea TEX­TO: Ma­rio Tellez FO­TO­GRA­FIA:

Quién di­ría que unas bo­le­tas ideo­ló­gi­ca­men­te fal­sas ter­mi­na­ran por ha­cer que el ex se­na­dor Jo­vino No­voa, el du­ro en­tre du­ros de la UDI, de­ja­ra la pri­me­ra lí­nea de la po­lí­ti­ca. Aun­que ya es­ta­ba abu­rri­do, can­sa­do y ha­bía ter­mi­na­do su pe­río­do en el Se­na­do, el ca­so Pen­ta im­pul­só al “co­ro­nel” a acuar­te­lar­se de­fi­ni­ti­va­men­te en la Fun­da­ción Jaime Guz­mán y, des­de ahí, ob­ser­var el de­ve­nir de las co­sas. No­voa, acu­sa­do de de­li­tos tri­bu­ta­rios en es­te ca­so, de­ci­dió ir a jui­cio abre­via­do, acep­tar los he­chos que se le impu­taron y ol­vi­dar­se del asun­to. No que­ría más ex­po­si­ción ni des­gas­te.

De eso ha pa­sa­do un año y me­dio. Un pe­río­do en el cual com­pa­ti­bi­li­za su tra­ba­jo co­mo pre­si­den­te de la fun­da­ción con sus via­jes men­sua­les a un cam­po que tie­ne en Puerto Va­ras. Un pe­río­do en que ha guar­da­do silencio, y que si no hu­bie­se si­do por la cap­tu­ra de Raúl Es­co­bar Po­ble­te, el “co­man­dan­te Emilio”, y su ex mu­jer Mar­ce­la Mar­do­nes –acu­sa­dos del ase­si­na­to de Jaime Guz­mán-, qui­zás no ha­bría ro­to.

A us­ted, co­mo pre­si­den­te de la fun­da­ción y ami­go del ex se­na­dor, ¿qué es­pe­ran­zas le da la de­ten­ción de es­tas per­so­nas?

El con­tex­to nos in­di­ca que en es­ta oca­sión no de­bie­se ha­ber ex­cu­sa al­gu­na pa­ra que no se ha­ga justicia, aun­que sea par­cial, con el ase­si­na­to de Jaime. Más allá de los tiem­pos que re­quie­ren los pro­ce­di­mien­tos, de­bie­sen po­ner­se to­das las vo­lun­ta­des pa­ra que los cul­pa­bles de es­te te­rri­ble cri­men se so­me­tan a jui­cio y cum­plan las con­de­nas que co­rres­pon­da en ca­da ca­so.

¿Qué sig­ni­fi­ca es­te he­cho pa­ra us­ted, en tér­mi­nos per­so­na­les?

Es es­pe­ran­za­dor sa­ber que des­pués de tan­tos años es po­si­ble con­se­guir justicia. Con Jaime no só­lo man­tu­vi­mos una gran amis­tad, sino que, ade­más, com­par­ti­mos idea­les que plas­ma­mos en un pro­yec­to que nos unió has­ta su muer­te. De mo­do que su ase­si­na­to no só­lo ge­ne­ró un do­lor hu­mano pro­fun­do, tam­bién me hi­zo re­fle­xio­nar so­bre la im­por­tan­cia de su li­de­raz­go y el va­lor de sus ideas, al pun­to que pa­ra al­gu­nos se con­vir­tió en al­guien a quien ha­bía que eli­mi­nar. Jaime es­ta­ba cons­cien­te de lo im­por­tan­te que era apo­yar el re­torno a la de­mo­cra­cia y en­cau­zar el país ha­cia un pro­gre­so en paz, pre­ci­sa­men­te por­que tam­bién en­ten­día que ha­bía gru­pos dis­pues­tos a evi­tar­lo.

¿Y pa­ra la UDI?

Siem­pre es irre­pa­ra­ble per­der a tu lí­der y fun­da­dor. Pe­ro, ade­más, no de­be­mos ol­vi­dar que Jaime ha si­do uno de los po­lí­ti­cos más im­por­tan­tes del si­glo XX en nues­tro país. De mo­do que su in­fluen­cia era im­pon­de­ra­ble. Y, por eso mis­mo, su muer­te im­pac­tó mu­cho más en quie­nes co­la­bo­ra­mos con él a crear la UDI. En ese con­tex­to, nues­tro afec­to y ad­mi­ra­ción por Jaime se han tra­du­ci­do en con­ti­nuar con su obra po­lí­ti­ca -la UDI- y en nues­tra per­se­ve­ran­cia pa­ra en­con­trar a sus ase­si­nos. De mo­do que ve­mos co­mo una gran opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer cum­plir la ley a to­dos los res­pon­sa­bles de su trá­gi­ca muer­te.

¿La fun­da­ción va a in­ter­po­ner al­gu­na ac­ción ju­di­cial?

El rol de la fun­da­ción en el jui­cio siem­pre ha si­do ase­so­rar pro­fe­sio­nal­men­te y apo­yar tan­to a la fa­mi­lia de Jaime co­mo a la UDI con los dis­tin­tos an­te­ce­den­tes e in­for­ma­ción que se pue­dan apor­tar a la cau­sa.

¿Có­mo ha vis­to el desa­rro­llo del pro­ce­so?

El pro­ce­so de Jaime ha te­ni­do cam­bios im­por­tan­tes. Ha pa­sa­do por dis­tin­tos mo­men­tos. Par­tió errá­ti­co, equi­vo­can­do cul­pa­bles, hu­bo gen­te que in­com­pren­si­ble­men­te ocul- tó prue­bas, e in­clu­so los res­pon­sa­bles se fu­ga­ron de una for­ma iné­di­ta de una cár­cel de al­ta se­gu­ri­dad. Aun cuan­do el mi­nis­tro Ca­rro­za ha he­cho in­cues­tio­na­bles es­fuer­zos por ha­cer justicia, lo cier­to es que, la­men­ta­ble­men­te y por va­ria­das ra­zo­nes que es­ca­pan a su vo­lun­tad, nin­guno de los ase­si­nos de Jaime cum­ple hoy una pena efec­ti­va en nues­tro país.

¿Han te­ni­do pis­tas de los fren­tis­tas acu­sa­dos del cri­men du­ran­te es­tos años?

Cier­ta­men­te. De he­cho, cons­ta en el pro­ce­so que han exis­ti­do da­tos del pa­ra­de­ro de va­rios de ellos. El mis­mo Raúl Es­co­bar fue vis­to an­tes en Brasil, lue­go de par­ti­ci­par en el se­cues­tro de una per­so­na, pe­ro es­ca­pó. Se sa­be que es­tu­vo en Cu­ba, al igual que Gutiérrez Fisch­mann y Hernández No­ram­bue­na. Por su par­te, Apa­bla­za, que era el má­xi­mo lí­der del Fren­te cuan­do co­me­tie­ron el ase­si­na­to de Jaime, es­tá bajo asi­lo po­lí­ti­co en Ar­gen­ti­na, a pe­sar de que la Cor­te Su­pre­ma de ese país apro­bó su ex­tra­di­ción a Chi­le. Ac­tual­men­te, su asi­lo se es­tá re­vi­san­do. La fran­ce­sa Ma­rie Ver­hoe­ven fue en­con­tra­da en la In­dia y es­tá es­pe­ran­do que cul­mi­ne su pro­ce­so de ex­tra­di­ción.

Mar­ce­la Mar­do­nes, la mu­jer de­te­ni­da en Peu­lla, le di­jo al juez Ca­rro­za que ve­nía a sal­dar su deu­da con la justicia. ¿Le cree? ¿Cuál es su mo­ti­va­ción pa­ra ve­nir?

Es cu­rio­so que pa­ra co­la­bo­rar ha­ya op­ta­do por pa­sar an­tes por otros tres paí­ses y lue­go ha­ya en­tra­do a Chi­le con pa­sa­por­te fal­so. Pe­ro se­ría bueno que con­fe­sa­ra su cul­pa­bi­li­dad.

“Sec­ta­ris­mo” de Bo­ric y Gutiérrez ¿Có­mo ha vis­to la ac­tua­ción del go­bierno res­pec­to de “Emilio” y tam­bién de Apa­bla­za, a quien no ha si­do po­si­ble ex­tra­di­tar?

Creo que los dis­tin­tos go­bier­nos han ac­tua­do com­pren­dien­do que es­te es un te­ma de Es­ta­do y han de­mos­tra­do su vo­lun­tad por es­cla­re­cer y re­sol­ver el jui­cio. La si­tua­ción de Apa­bla­za (asi­la­do po­lí­ti­co en Ar­gen­ti­na) res­pon­de a una de­ci­sión po­lí­ti­ca del go­bierno ar­gen­tino an­te­rior, que es­ca­pa de las fa­cul­ta­des de nues­tras au­to­ri­da­des. La­men­ta­ble­men­te, hay po­lí­ti­cos que en for­ma ais­la­da, co­mo Gui­ller­mo Tei­llier, han de­mos­tra­do con sus de­cla­ra­cio­nes que no han cam­bia­do na­da es­tos años.

Es­ta se­ma­na, la Cá­ma­ra de Dipu­tados vo­tó un pro­yec­to de acuer­do pa­ra agi­li­zar las ges­tio­nes di­plo­má­ti­cas pa­ra ex­tra­di­tar a “Emilio” des­de Mé­xi­co. Los úni­cos que vo­ta­ron en con­tra fue­ron Ga­briel Bo­ric y Hu­go Gutiérrez.

En­cuen­tro que es una de­mos­tra­ción de sec­ta­ris­mo, e in­clu­so una fal­ta a un de­ber par­la­men­ta­rio el vo­tar en con­tra, por­que es evi­den­te, cual­quie­ra sea la po­si­ción po­lí­ti­ca de una per­so­na, que un cri­men co­me­ti­do en Chi­le, en con­tra de un se­na­dor en ejer­ci­cio, tie­ne que ser juz­ga­do en nues­tro país. Eso es al­go que va más allá de las po­si­cio­nes par­ti­dis­tas. Por tan­to, su­pe­di­tar una de­ci­sión de es­ta na­tu­ra­le­za a una po­si­ción par­ti­dis­ta me pa­re­ce, más que irres­pon­sa­ble, que de­ni­gra a quien ac­túa de esa ma­ne­ra.

Hay miem­bros de la fa­mi­lia Guz­mán, co­mo su her­ma­na Ro­sa­rio, que sos­tie­nen que hay un pac­to de silencio en torno a la muer­te del ex se­na­dor, y que Pi­no­chet y Con­tre­ras de­ja­ron caer a Guz­mán. Ella lo plan­teó el año pa­sa­do, a pro­pó­si­to de los 25 años de su ase­si­na­to. ¿Qué pien­sa us­ted de esa hi­pó­te­sis?

No es­toy de acuer­do. No exis­te nin­gún an­te­ce­den­te que pue­da cons­ta­tar esas afir­ma­cio­nes.

¿Tan ene­mis­ta­do es­ta­ba Jaime Guz­mán con Pi­no­chet co­mo pa­ra eso?

Le in­sis­to, no es­toy de acuer­do con esa hi­pó­te­sis. Na­da in­di­ca que así sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.