La pér­di­da del can­dor

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - El re­vés de la tra­ma Héc­tor So­to

HHan si­do días de de­ba­tes, de in­ter­pe­la­cio­nes, pre­gun­tas y res­pues­tas. Bien­ve­ni­das las cla­ri­fi­ca­cio­nes en vís­pe­ras de una elec­ción par­la­men­ta­ria y pre­si­den­cial que de­bie­ra ser de­ci­si­va. To­das lo son. Pe­ro exis­te acuer­do en que la pró­xi­ma lo se­rá to­da­vía más. Qui­zás si los me­dios hu­bie­ran pues­to en la elec­ción pa­sa­da la mi­tad del ri­gor con que aho­ra es­tán en­fren­tan­do a los ac­tua­les pre­can­di­da­tos, el país se ha­bría aho­rra­do va­rios pro­ble­mas y Mi­che­lle Ba­che­let no la hu­bie­ra te­ni­do tan fá­cil co­mo la tu­vo al pro­me­ter edu­ca­ción su­pe­rior gra­tui­ta y de ca­li­dad a des­ta­jo o al plan­tear que su en­re­do­sa re­for­ma tri­bu­ta­ria, le­jos de afec­tar el cre­ci­mien­to, lo iba a po­ten­ciar to­da­vía más.

Nunca es tar­de pa­ra apren­der y en bue­na ho­ra que tan­to la in­dus­tria de las co­mu­ni­ca­cio­nes co­mo los pe­rio­dis­tas le to­men el pe­so a la re­la­ción na­da de in­ge­nua que hoy exis­te en­tre la po­lí­ti­ca y los me­dios. Los po­lí­ti­cos, cu­yo ins­tin­to ani­mal en es­te plano nunca se ex­tra­vió, apren­die­ron la lec­ción mu­cho an­tes y, de he­cho, hu­bo va­rios que hi­cie­ron ver­da­de­ros doc­to­ra­dos en sus ha­bi­li­da­des pa­ra di­gi­tar la in­for­ma­ción. Los me­dios, mu­cho más cán­di­dos de lo que ima­gi­na la pa­ra­noi­ca de la Re­pú­bli­ca de la Sos­pe­cha, con fre­cuen­cia y has­ta sin sa­ber­lo, les pres­ta­ron ro­pa, co­mo se di­ce en tér­mi­nos co­lo­quia­les, y de he­cho va­rios po­lí­ti­cos cu­ñe­ros que­da­ron in­ves­ti­dos per sé­cu­la de una au­to­ri­dad que los con­vir­tió has­ta hoy en re­ser­vas morales o guar­dia­nes de la bahía en te­mas tan va­ria­dos co­mo in­no­va­ción, de­lin­cuen­cia, me­dioam­bien­te, fu­tu­ro, ali­men­ta­ción, sa­lud o in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca.

Es po­si­ble que ope­ra­ti­vos de esa na­tu­ra­le­za -por­que eso es lo que fue­ron: ope­ra­ti­vos- ya no sean tan fá­ci­les co­mo an­ta­ño. Ya no hay tan­tas fa­ci­li­da­des ni tam­po­co tan­ta im­pu­ni­dad. Pe­ro de­be que­dar cla­ro que si los me­dios se die­ron cuen­ta de es­tar sien­do ins­tru­men­ta­li­za­dos en cau­sas que no ne­ce­sa­ria­men­te eran las su­yas o de sus au­dien­cias, no fue tan­to por sus lec­tu­ras de McLuhan, Chomsky, Sar­to­ri o Bau­dri­llard -lec­tu­ras dis­traí­das o con gran dé­fi­cit aten­cio­nal, es de te­mer-, sino más bien por el se­ve­ro con­trol que co­men­za­ron a ejer­cer so­bre ellos las re­des so­cia­les, que en cor­to tiem­po pa­sa­ron a con­ver­tir­se no so­lo en la prin­ci­pal ins­tan­cia de con­trol de la in­for­ma­ción, sino tam­bién en ver­da­de­ras po­li­cías y fuer­zas de asal­to. Que es­te fe­nó­meno ha­ya da­do lu­gar a des­equi­li­brios y dis­tor­sio­nes dis­cu­ti­bles es otro cuen­to; lo im­por­tan­te, tal vez, fue sa­car de una vez por to­das la re­la­ción en­tre la po­lí­ti­ca y los me­dios de la es­fe­ra del apa­ren­te can­dor en que la as­tu­cia, por un la­do, y la con­des­cen­den­cia, por el otro; la bo­be­ría y el opor­tu­nis­mo, el ses­go y las re­la­cio­nes pú­bli­cas, la ha­bían si­tua­do. Por lo mis­mo que los me­dios re­pre­sen­tan y cons­ti­tu­yen un po­der, lo ló­gi­co es que lo asu­man y lo ejer­zan con res­pon­sa­bi­li­dad.

Ha si­do par­te del pro­ce­so de ma­du­rez en que es­tá la so­cie­dad chi­le­na que los me­dios -que son es­pe­jos del país, pe­ro tam­bién es­pa­cios de re­fle­xión crí­ti­ca- for­ta­lez­can su co­ne­xión con las au­dien­cias y se acos­tum­bren a re­la­cio­nes más au­tó­no­mas con el po­der. Con to­dos los po­de­res, sean de or­den po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co, cultural. Los me­dios no son sim­ples ca­jas de re­so­nan­cia.

Aun­que to­da­vía que­da no so­lo en los ma­ti­na­les de la te­le­vi­sión com­pli­ci­dad y mu­cha cuer­da pa­ra las “no­tas hu­ma­nas” so­bre can­di­da­tos y re­fe­ren­tes, don­de no fal­ta el que pa­sa sus men­sa­jes llo­ri­quean­do por la en­fer­me­dad que pa­de­ció o la tra­ge­dia per­so­nal que su­peró, los pro­gra­mas po­lí­ti­cos es­te año subie­ron de ma­ne­ra os­ten­si­ble sus es­tán­da­res de exi­gen­cia, al pun­to que en mu­chos ca­sos han de­ve­ni­do no so­lo en ban­qui­llos de acu­sa­ción, sino tam­bién en pa­tí­bu­los. Sí, es cier­to: pue­de que se ha­yan vis­to ex­ce­sos un tan­to pro­ta­gó­ni­cos y cho­ca­rre­ros. Por­que, al fi­nal, más que an­dar ten­dien­do ce­pos a la bue­na o ma­la fe de los can­di­da­tos, el sen­ti­do de es­tos es­pa­cios de­bie­ra ser bá­si­ca­men­te des­en­tra­ñar lo que pien­san res­pec­to de dis­tin­tos te­mas y de­jar en­tre­ver al­gu­nos de sus ras­gos de ca­rác­ter. Ese ob­je­ti­vo, que es lo que más le in­tere­sa a la ciu­da­da­nía, a ve­ces se ha cum­pli­do so­lo a me­dias. Así y to­do, la ex­pe­rien­cia ha si­do muy sa­na. Sa­na, a lo me­jor in­su­fi­cien­te, aun­que tam­bién cla­ri­fi­ca­do­ra. No so­lo los me­dios y los pe­rio­dis­tas son los que es­tán per­dien­do la inocen­cia. En un pro­ce­so pa­re­ci­do es­tán, asi­mis­mo, las au­dien­cias, por­que na­da les im­pi­de que pue­den re­co­no­cer, aho­ra con ma­yor fa­ci­li­dad que an­tes, in­ten­cio­na­li­da­des, agen­das y ses­gos en los pro­pios co­mu­ni­ca­do­res. La ob­je­ti­vi­dad ab­so­lu­ta, tal co­mo la ver­dad ab­so­lu­ta, qui­zás no exis­te, pe­ro eso no li­be­ra al gre­mio de ha­cer un es­fuer­zo -al­gún es­fuer­zo- por al­can­zar­la.

Ya era ho­ra: es­to no es pu­ro es­pec­tácu­lo y aquí na­die se la lle­va­rá gra­tis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.