Alberto Es­pi­no­za es el abo­ga­do de Mar­ce­la Mar­do­nes, ex pa­re­ja del “co­man­dan­te Emilio”, am­bos res­pon­sa­bles de par­ti­ci­par en el ase­si­na­to de Jaime Guz­mán. Pe­ro ese es so­lo un nom­bre. Es­pi­no­za, ex PC, tam­bién de­fien­de a los pró­fu­gos Ricardo Pal­ma Sa­la­man­ca,

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Les­lie Aya­la e Ig­na­cio Ba­zán An­drés Pé­rez TEX­TO: FO­TO­GRA­FIA:

Alberto Es­pi­no­za (63), abo­ga­do de DD.HH., tie­ne una vi­sión del ca­so del fa­lle­ci­do se­na­dor UDI Jaime Guz­mán. Y esa es que es un ase­si­na­to, un aten­ta­do a la au­to­ri­dad o in­clu­so un cri­men en el marco de la Ley de Se­gu­ri­dad In­te­rior del Es­ta­do, pe­ro que cual­quie­ra de es­tas tres al­ter­na­ti­vas es­ca­pan a un ac­to te­rro­ris­ta. A su jui­cio, no fue un ac­tuar so­bre­se­gu­ro. Guz­mán ago­ni­zó y -di­ce- si hu­bie­ra re­ci­bi­do aten­ción mé­di­ca opor­tu­na ha­bría so­bre­vi­vi­do, qui­zás. Que las ar­mas uti­li­za­das no eran de gran po­der, que eran pis­to­las de pu­ño.

En eso, Es­pi­no­za es par­ti­cu­lar­men­te du­ro: “¿Por qué les di­cen ‘co­man­dan­tes’?”, pre­gun­ta en re­fe­ren­cia a “Emilio” y “Ra­mi­ro”, am­bos im­pli­ca­dos en el ase­si­na­to de Jaime Guz­mán. “Co­man­dan­tes de qué..., pu­ros mi­tos... Lo que ocu­rrió con Guz­mán no fue te­rro­ris­mo, no se pue­de com­pa­rar un ro­bo con un hur­to, tam­po­co el ase­si­na­to de es­ta au­to­ri­dad, que se pue­de en­mar­car en un cri­men po­lí­ti­co, pe­ro don­de no se con­fi­gu­ra el de­li­to te­rro­ris­ta co­mo lo exi­ge la ley chi­le­na”, ase­gu­ra.

Lo que ha di­cho Es­pi­no­za va­le co­mo el abo­ga­do de Mar­ce­la Mar­do­nes, la ex pa­re­ja de Raúl Es­co­bar, el “co­man­dan­te Emilio”, apre­sa­do la se­ma­na pa­sa­da an­te­rior en Mé­xi­co. Y no so­lo eso. Es­pi­no­za se ha en­car­ga­do de la de­fen­sa de va­rios fren­tis­tas em­ble­má­ti­cos, co­mo Mau­ri­cio Hernández No­ram­bue­na - el “co­man­dan­te Ra­mi­ro”-, ade­más de Juan Gutiérrez Fisch­mann, “El Che­le”. Tam­bién de­fen­dió a los ex lau­ta­ris­tas Ro­dol­fo Re­ta­ma­les Leiva, el “Gar­za”, y Pa­blo Morales Fuh­ri­mann, am­bos im­pli­ca­dos pa­ra lue­go ser so­bre­seí­dos en el ca­so bom­bas.

Lo de Mar­ce­la Mar­do­nes no es nue­vo pa­ra Es­pi­no­za.

Par­tir de Be­llas Ar­tes

Alberto Es­pi­no­za egre­só del Li­ceo Manuel de Sa­las en 1970 y lue­go in­gre­só al Pe­da­gó­gi­co. Más tar­de lle­gó a la Aca­de­mia de Ar- tes, don­de lo pi­lló el Gol­pe Mi­li­tar. Su pa­dre bió­lo­go es­tu­dió e hi­zo cla­ses en el Pe­da­gó­gi­co y la Fa­cul­tad de Cien­cias de la Uni­ver­si­dad de Chi­le. Su ma­dre era due­ña de ca­sa. Am­bos eran de iz­quier­da, pe­ro sin fi­lia­ción par­ti­da­ria, lo mis­mo que sus tres her­ma­nos. “Era­mos una fa­mi­lia co­mún”, di­ce Es­pi­no­za, quien vi­vió su in­fan­cia en Ñu­ñoa y des­de que na­ció ha si­do co­lo­co­lino y de iz­quier­da.

En 1973 tu­vo que aban­do­nar la uni­ver­si­dad, por­que tras el gol­pe se ce­rró la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes. Aun­que por esos años no mi­li­ta­ba, afir­ma ha­ber si­do siem­pre una per­so­na con com­pro­mi­so so­cial, al igual que su fa­mi­lia. Es­pi­no­za di­ce: “Fui allen­dis­ta, de la Uni­dad Po­pu­lar”. La lle­ga­da de los mi­li­ta­res y su sa­li­da de Be­llas Ar­tes hi­cie­ron que in­gre­sa­ra a De­re­cho en la Uni­ver­si­dad de Chi­le, en 1975, con 22 años, va­rios años por so­bre sus com­pa­ñe­ros in­gre­sa­dos a la es­cue­la tras sa­lir del co­le­gio, en­tre ellos Jor­ge Bur­gos y los mi­nis­tros de la Cor­te Su­pre­ma Ar­tu­ro Pra­do, Andrea Muñoz y Juan Manuel Val­de­rra­ma.

Alberto Es­pi­no­za de­ci­dió es­tu­diar De­re­cho por­que sen­tía que de­bía re­ci­clar­se y por­que la du­re­za de la re­pre­sión en otras ca­rre­ras hu­ma­nis­tas que le atraían lo hi­zo pen­sar en una al­ter­na­ti­va. Hoy con­fie­sa que es su gran amor. “De­re­cho era una ca­rre­ra con­ser­va­do­ra, for­mal, pe­ro es­ta­ba vin­cu­la­da con las le­tras”, di­ce Es­pi­no­za. “Por el la­do de los nú­me­ros no iba mi vo­ca­ción. Nunca pen­sé ser abo­ga­do”.

Así co­mo el re­co­no­ci­do abo­ga­do co­mu­nis­ta Al­fon­so In­sun­za se vol­vió su re­fe­ren­te, hu­bo otros pro­fe­so­res que, ase­gu­ra, lo mar­ca­ron, pe­ro de for­ma ne­ga­ti­va. Le sor­pren­dió mu­cho, y pro­tes­tó, con­tra Car­los Cruz-Co­ke, quien de­fen­dió a Pi­no­chet y el de­rro­ca­mien­to de Sal­va­dor Allen­de en sus cla­ses. Mien­tras es­tu­dia­ba, echa­ron de la es­cue­la a Jaime Cas­ti­llo Velasco, Eu­ge­nio Velasco Le­te­lier y Má­xi­mo Pa­che­co Gó­mez. “La re­pre­sión la vi­vi­mos en car­ne pro­pia con es­tu­dian­tes de la uni­ver­si­dad de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos”, re­cuer­da.

El 79 egre­sa de la es­cue­la. Es­pi­no­za es­ta­ba ca­sa­do, ya te­nía a la pri­me­ra de sus dos hi­jas -hoy abo­ga­das- y tra­ba­ja­ba en otras co­sas: pro­cu­ra­dor del Ban­co Is­rae­li­ta, en la Sin­di­ca­tu­ra de Quie­bra y en la Nueva Ga­ce­ta Ju­rí­di­ca, don­de ha­cía co­men­ta­rios de ju­ris­pru­den­cia. Siem­pre, en to­do ca­so, tu­vo la in­quie­tud de po­der ca­na­li­zar su ideo­lo­gía a tra­vés del De­re­cho. Si bien aún no mi­li­ta­ba, sí par­ti­ci­pa­ba en las ma­ni­fes­ta­cio­nes de la U. de Chi­le. Va­rias ve­ces fue de­te­ni­do en las mar­chas.

Mi­li­tan­cia y lu­cha

En 1984 in­gre­só a las Ju­ven­tu­des Co­mu­nis­tas, un po­co ins­pi­ra­do por la la­bor de su pro­fe­sor In­sun­za. Sos­tu­vo su mi­li­tan­cia has­ta el año 2007, lue­go del in­gre­so del PC a la Uni­ver­si­dad Ar­cis, don­de era pro­fe­sor. Al re­nun­ciar, en mar­zo de 2007, es­cri­bió una carta cri­ti­can­do la si­tua­ción de la uni­ver­si­dad y cor­tan­do re­la­cio­nes con ese par­ti­do. “Fui con­tra­rio a esa in­ter­ven­ción de Max Ma­ram­bio y el tiem­po me dio la ra­zón”, ex­pli­ca.

La carta fue par­ti­cu­lar­men­te du­ra. En un ex­trac­to, Es­pi­no­za di­ce: “Du­ran­te es­tos 13 años (ha­cien­do cla­ses), la uni­ver­si­dad ha su­fri­do cam­bios no­ta­bles: a la in­mo­bi­lia­ria de Fer­nan­do Cas­ti­llo Velasco a Max Ma­ram­bio; de una per­so­na ju­rí­di­ca sin fi­nes de lu­cro, pro­pie­ta­ria de los in­mue­bles de la uni­ver­si­dad, a una so­cie­dad anó­ni­ma due­ña de to­do el pa­tri­mo­nio in­mo­bi­lia­rio de la uni­ver­si­dad; de un Ar­cis de­mo­crá­ti­co a uno au­to­ri­ta­rio (...)”.

Pe­ro es en sus años co­mo mi­li­tan­te del PC cuan­do co­no­ce a los jó­ve­nes fren­tis­tas de los 80 y 90. Al ser con­sul­ta­do si per­te­ne­ció a las fi­las del FPMR, res­pon­de que en esa épo­ca ser del Fren­te y ser del PC era lo mis­mo. O sea, el FPMR era una or­gá­ni­ca al in­te­rior del PC, don­de to­dos te­nían ro­les y un ob­je­ti­vo, que era de­rro­car a Pi­no­chet. Era una or­ga­ni­za­ción clan­des­ti­na don­de, por su pro­fe­sión de abo­ga­do, le to­ca­ba re­afir­mar sus la­bo­res en el par­ti­do. Es­pi­no­za no re­cuer­da su cha­pa, o nom­bre po­lí­ti­co, pe­ro sí re­cuer­da que par­tió tra­ba­jan­do en la Cor­po­ra­ción de Pro­mo­ción y De­fen­sa de los De­re­chos del Pue­blo (Co­de­pu) y en la Fun­da­ción de Ayu­da So­cial de las Igle­sias Cris­tia­nas (Fa­sic), y fue ahí don­de su ca­rre­ra to­mó sen­ti­do, di­ce, y em­pe­zó a al­ber­gar las “cau­sas de pre­sos po­lí­ti­cos”. Fue con­tac­ta­do por la Vi­ca­ría de la So­li­da­ri­dad y es­ta­ba a pun­to de in­gre­sar -le ha­bría en­can­ta­do, di­ce-, pe­ro le pi­die­ron re­nun­ciar a sus de­fen­sas de crí­me­nes de san­gre. Desis­tió.

Quie­nes lo co­no­cen di­cen que Es­pi­no­za in­gre­só a las de­fen­sas de ex mi­ris­tas, lau­ta­ris­tas y fren­tis­tas por con­vic­ción, por un com­pro­mi­so po­lí­ti­co, aun­que a él no le gus­ta que lo lla­men “abo­ga­do de gue­rri­lle­ros o de fren­tis­tas”. Es­pi­no­za más bien se ve a sí mis­mo co­mo un “abo­ga­do de pre­sos po­lí­ti­cos”. Tam­bién se au­to­de­no­mi­na co­mo “un abo­ga­do muy qui­ta­do de bu­lla, un abo­ga­do muy hu­mil­de de la pla­za”.

Su pri­me­ra cau­sa re­la­ti­va al FPMR fue la de­fen­sa de los fren­tis­tas que in­ter­na­ron ar­mas por Ca­rri­zal Bajo y que lue­go par­ti­ci­pa­ron del aten­ta­do a Pi­no­chet en el Ca­jón del Mai­po, en 1986. Ser abo­ga­do du­ran­te el ré­gi­men mi­li­tar era di­fí­cil, pe­ro en su ca­so par­ti­cu­lar só­lo re­ci­bió ame­na­zas. Lla­ma­dos en la no­che en que le de­cían que lo iban a ma­tar por ser co­mu­nis­ta.

Con el abo­ga­do Héc­tor Salazar, otro re­co­no­ci­do ju­ris­ta de DD.HH., se co­no­cie­ron tra­ba­jan­do en el Fa­sic. “Más allá de las di­fe­ren­cias que po­día­mos te­ner, ha­bía un gran es­pí­ri­tu de co­la­bo­ra­ción y él era par­te de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.