De­sigual­dad de in­gre­sos: ¿Evi­den­cia mix­ta o ten­den­cia cla­ra y ho­ra de al­ter­nar?

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Ra­yan­do la can­cha Eduar­do En­gel

AAn­tes de en­trar en ma­te­ria, le pi­do que res­pon­da la si­guien­te pre­gun­ta. Con­si­de­re dos paí­ses. En el pri­me­ro, la mi­tad de los ho­ga­res tie­ne un in­gre­so men­sual de un mi­llón de pe­sos y la otra mi­tad un in­gre­so de dos mi­llo­nes. En el se­gun­do país, la mi­tad de los ho­ga­res tie­ne un in­gre­so de 10 mi­llo­nes y la otra mi­tad un in­gre­so de 11 mi­llo­nes. ¿En cuál país hay ma­yor de­sigual­dad de in­gre­sos? La in­men­sa ma­yo­ría res­pon­de que en el pri­me­ro, por­que en ese país los “ri­cos” tie­nen el do­ble de in­gre­so que los “po­bres”, a di­fe­ren­cia del se­gun­do, don­de la di­fe­ren­cia en­tre ri­cos y po­bres es de so­lo un 10%. La teo­ría eco­nó­mi­ca con­fir­ma la in­tui­ción an­te­rior, to­das las medidas de de­sigual­dad tra­di­cio­na­les con­si­de­ran di­fe­ren­cias por­cen­tua­les de los in­gre­sos.

Va­mos aho­ra al in­for­me so­bre de­sigual­dad en Chi­le pu­bli­ca­do por el PNUD es­ta se­ma­na. Se tra­ta de un apor­te im­por­tan­te, con abun­dan­te y no­ve­do­sa evi­den­cia que in­vi­ta a re­fle­xio­nar y de­ba­tir so­bre cuá­les son las di­men­sio­nes más re­le­van­tes de la de­sigual­dad en la ac­tua­li­dad. El ca­pí­tu­lo fi­nal, so­bre de­sigual­da­des po­lí­ti­cas, es par­ti­cu­lar­men­te es­cla­re­ce­dor.

Sin em­bar­go, es­te in­for­me no va­lo­ra lo su­fi­cien­te los avan­ces que he­mos te­ni­do re­du­cien­do de­sigual­da­des. En efec­to, el cua­dro que se re­pro­du­ce jun­to a es­ta co­lum­na mues­tra la evo­lu­ción de di­ver­sas medidas de de­sigual­dad en­tre 1990 y 2015. Las ci­fras son elo­cuen­tes, no im­por­ta có­mo se mi­da, la de­sigual­dad vie­ne ca­yen­do du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da. To­dos los ín­di­ces mues­tran un avan­ce im­por­tan­te y sos­te­ni­do, en­tre ellos el coe­fi­cien­te de Gi­ni, el cuo- cien­te del in­gre­so del 20% más rico y el 20% más po­bre y la me­di­da de Pal­ma (eco­no­mis­ta chi­leno) que con­si­de­ra el cuo­cien­te del in­gre­so del 10% más rico y el 40% más po­bre. Es­ta úl­ti­ma, por ejem­plo, lue­go de em­peo­rar du­ran­te los 90, lle­gan­do a un va­lor de 4,17 el 2000, co­mien­za a me­jo­rar sos­te­ni­da­men­te, al­can­zan­do un va­lor de 2,78 el 2015. Una re­duc­ción de la de­sigual­dad de un ter­cio en un lap­so de so­lo 15 años.

Uno es­pe­ra­ría que an­te es­tas bue­nas no­ti­cias la sec­ción de­di­ca­da al cua­dro se ti­tu­la­ra: “Fi­nal­men­te bue­nas no­ti­cias” o “No­ti- cias alen­ta­do­ras en ma­te­ria de de­sigual­dad de in­gre­sos” o al­go por el es­ti­lo. Sin em­bar­go, el tí­tu­lo es “La evi­den­cia mix­ta so­bre las ten­den­cias de la de­sigual­dad de in­gre­sos”. ¿Mix­ta? ¿Por qué mix­ta? El in­for­me del PNUD ar­gu­men­ta que la evi­den­cia se­ría mix­ta por­que la de­sigual dad ab­so­lu­ta ha se­gui­do au­men­tan­do. ¿ Y en qué con­sis­te la “de­sigual­dad ab­so­lu­ta”? Es un con­cep­to que apli­ca­do al ejem­plo con que co­mien­za es­ta co­lum­na con­clu­ye que la de­sigual­dad de in­gre­sos en los dos paí­ses des­cri­tos es la mis­ma. Es de­cir, es un con­cep­to a to­das lu­ces irre­le­van­te pa­ra me­dir la de­sigual­dad de in­gre­sos en una so­cie­dad. Tan irre­le­van­te es, que ni si­quie­ra se in­clu­ye un ín­di­ce ba­sa­do en es­te con­cep­to -¿exis­ti­rá al­guno?- jun­to a las cin­co medidas de de­sigual­dad tra­di­cio­na­les que sí van en el cua­dro.

Du­ran­te las úl­ti­mas dos dé­ca­das, el PNUD ins­ta­ló la de­sigual­dad co­mo un te­ma cen­tral de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en Chi­le, ar­gu­men­tan­do que es un de­ter­mi­nan­te cla­ve del ma­les­tar ciu­da­dano. El tra­ba­jo em­pí­ri­co de Tho­mas Pi­ketty y Em­ma­nuel Sáez fa­ci­li­tó es­ta la­bor, al con­cen­trar nues­tra aten­ción en el 1% más rico. La re­for­ma tri­bu­ta­ria, sus­cep­ti­ble de sim­pli­fi­ca­cio­nes y me­jo­ras, apun­tó a re­du­cir las bre­chas de in­gre- so y ri­que­za y fue ins­pi­ra­da por es­tos tra­ba­jos.

Los es­cán­da­los de fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar e ile­gal de la po­lí­ti­ca pu­sie­ron en el ta­pe­te la de­sigual­dad en la po­lí­ti­ca. El Con­gre­so apro­bó va­rias re­for­mas am­bi­cio­sas pa­ra re­du­cir la de­sigual­dad po­lí­ti­ca, cu­yos fru­tos se irán no­tan­do, ca­da vez con ma­yor fuer­za, en los años que vienen.

Los es­cán­da­los de co­lu­sión mos­tra­ron la de­sigual­dad que exis­te en­tre con­su­mi­do­res y pro­duc­to­res, lle­van­do a me­jo­ras de la ley an­ti­mo­no­po­lios que nos de­jan al ni­vel de paí­ses desa­rro­lla­dos y una ley de con­su­mi­do­res que de­bie­ra apro­bar­se en los pró­xi­mos me­ses. Si es­ta ley se aprue­ba, ten­dre­mos ins­ti­tu­cio­nes po­ten­tes pa­ra pro­mo­ver la com­pe­ten­cia y re­ver­tir el sen­ti­mien­to de abu­so bas­tan­te ge­ne­ra­li­za­do exis­ten­te en la ac­tua­li­dad.

Co­mo lo ilus­tran los tres ejem­plos an­te­rio­res, ca­si to­do se pue­de ex­pre­sar ape­lan­do a la de­sigual­dad. Sin em­bar­go, exis­te un te­ma del cual nos fui­mos ol­vi­dan­do y que no ne­ce­sa­ria­men­te lle­va a ma­yo­res ni­ve­les de igual­dad. Es el te­ma de la pro­duc­ti­vi­dad. En el me­diano y lar­go pla­zo, las di­fe­ren­cias en los ni­ve­les de desa­rro­llo de los paí­ses se ex­pli­can en bue­na me­di­da por di­fe­ren­cias de pro­duc­ti­vi­dad. Es cier­to que las ins­ti­tu­cio­nes im­pac­tan so­bre la pro­duc­ti­vi­dad, pe­ro tam­bién exis­ten di­ver­sas po­lí­ti­cas que me­jo­ran la pro­duc­ti­vi­dad di­rec­ta­men­te.

Es ho­ra de vol­ver a po­ner la pro­duc­ti­vi­dad al cen­tro del de­ba­te, con pro­pues­tas so­bre có­mo me­jo­ra­mos la ca­li­dad de la en­se­ñan­za -a ni­vel bá­si­co, me­dio y ter­cia­rio y en to­dos los ni­ve­les so­cio­eco­nó­mi­cos- y có­mo pro­mo­ve­mos la in­no­va­ción y el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. Una al­ter­nan­cia vir­tuo­sa en­tre po­lí­ti­cas que re­du­cen la de­sigual­dad y po­lí­ti­cas que pro­mue­ven la pro­duc­ti­vi­dad pro­ba­ble­men­te sea par­te de una es­tra­te­gia de desa­rro­llo exi­to­sa. En el ci­clo po­lí­ti­co que vie­ne, le to­ca a la pro­duc­ti­vi­dad.

Las ci­fras son elo­cuen­tes, no im­por­ta có­mo se mi­da, la de­sigual­dad vie­ne ca­yen­do du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da. Por ejem­plo, el ín­di­ce de Pal­ma mues­tra una re­duc­ción de un ter­cio en un lap­so de so­lo 15 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.