La vio­len­cia po­lí­ti­ca en Es­ta­dos Uni­dos

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Carta des­de Washington Al­va­ro Var­gas Llo­sa

FFui el úl­ti­mo sor­pren­di­do de que un tal Ja­mes T. Hodg­kin­son dis­pa­ra­ra a man­sal­va con­tra de­ce­nas de con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos que se en­tre­na­ban pa­ra un par­ti­do de béis­bol con fi­nes be­né­fi­cos en Ale­xan­dria, Vir­gi­nia. Co­mo lo se­ré si al­guien tra­ta de ase­si­nar a Do­nald Trump o, en nom­bre del trum­pis­mo, in­ten­ta ha­cer lo mis­mo con un ri­val del pre­si­den­te. El de­te­rio­ro del cli­ma en que se dis­cu­te so­bre po­lí­ti­ca en Es­ta­dos Uni­dos es de tal na­tu­ra­le­za, que has­ta me­dios tra­di­cio­na­les y lí­de­res del “es­ta­blish­ment” ac­túan y ha­blan a me­nu­do co­mo ma­to­nes an­tes que co­mo se­res ra­cio­na­les.

El que dis­pa­ró con­tra los re­pu­bli­ca­nos, hi­rien­do a Step­hen Sca­li­se, ter­cer hom­bre de la je­rar­quía re­pu­bli­ca­na en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, y a otras cua­tro per­so­nas lle­va­ba un tiem­po de­jan­do hue­llas de su odio po­lí­ti­co. Un odio que se re­su­me en su pá­gi­na de Fa­ce­book en es­te sen­ci­llo si­lo­gis­mo: “Trump es un trai­dor. Trump ha des­trui­do nues­tra de­mo­cra­cia. Es ho­ra de des­truir a Trump y Cía.”. Ha­bía si­do un vo­lun­ta­rio de la cam­pa­ña de Ber­nie San­ders, el au­to­de­no­mi­na­do so­cia­lis­ta que ri­va­li­zó con Hi­llary Clin­ton en las pri­ma­rias del Par­ti­do De­mó­cra­ta y lo­gró ge­ne­rar un mo­vi­mien­to de iz­quier­da im­por­tan­te (San­ders con­de­nó in­me­dia­ta­men­te y en un len­gua­je con­tun­den­te la ac­ción de Hodg­kin­son).

¿Qué lle­va a un su­je­to así a que­rer ma­tar a aque­llos de los que di­sien­te? Una respuesta fá­cil y rá­pi­da es: el fa­na­tis­mo. Otra, más in­có­mo­da, es que se ha ins­ta­la­do en un am­plio sec­tor de los Es­ta­dos Uni­dos, del que te­ne­mos no­ti­cias a diario a tra­vés de los me­dios, las re­des so­cia­les y la ca­lle, la idea de que hay que aca­bar con Trump an­tes de que él aca­be con uno. Esa men­ta­li­dad ha­ce in­clu­so más da­ño que el que pue­de ha­cer el po­pu­lis­mo de de­re­cha de las co­rrien­tes que en­con­tra­ron en Trump al lí­der que bus­ca­ban (pe­ro que vienen de mu­cho an­tes). Si el pro­ble­ma es Trump y lo que él re­pre­sen­ta, sus ad­ver­sa­rios, pre­ci­sa­men­te por­que ac­túan en nom­bre de los va­lo­res morales y cons­ti­tu­cio­na­les que creen en pe­li­gro, es­tán obli­ga­dos a ha­cer po­lí­ti­ca de un mo­do muy dis­tin­to a aquel que atri­bu­yen a quie­nes son ob­je­to de sus crí­ti­cas y te­mo­res. De lo con­tra­rio, la cau­sa que de­fien­den, es de­cir la pre­ser­va­ción de la vida ci­vi­li­za­da, la de­mo­cra­cia li­be­ral y la to­le­ran­cia fren­te al “otro”, pier­de to­da le­gi­ti­mi­dad. Se di­fu­mi­na, por tan­to, la fron­te­ra en­tre lo que es­tá bien y lo que es­tá mal. Si el an­ti­trum­pis­mo es ma­tar re­pu­bli­ca­nos, en­ton­ces el país só­lo tie­ne al po- pu­lis­mo de de­re­cha y a la vio­len­cia de iz­quier­da co­mo re­fe­ren­cias morales y po­lí­ti­cas. To­do lo de­más es ex­pul­sa­do de la ciu­dad. Ya no hay, de un la­do, po­pu­lis­mo de de­re­cha y, del otro, va­lo­res li­be­ra­les: só­lo hay odio.

El pri­mer gra­ve error ins­ta­la­do en el ma­gín de Hodg­kin­son, que mu­rió a ma­nos de la po­li­cía du­ran­te el in­ter­cam­bio de dis­pa­ros, era creer que Trump ha des­trui­do la de­mo­cra­cia o que, co­mo sos­tie­nen des­de ha­ce me­ses ac­to­res y ac­tri­ces co­no­ci­dos, pe­rio­dis­tas con­su­ma­dos o de oca­sión, po­lí­ti­cos de emer­gen­cia y ac­ti­vis­tas des­bor­da­dos por su pro­pia ener­gía, Trump es lo mis­mo que Hitler. Si uno lle­ga a esa con­clu­sión, o es idio­ta en el sen­ti­do grie­go y clá­si­co del tér­mino, es de­cir al­guien que no en­tien­de la vida pú­bli­ca, o es un fal­so de­mó­cra­ta y un fal­so li­be­ral, que uti­li­za la más­ca­ra del an­ti­trum­pis­mo pa­ra dar rien­da suel­ta a unos ins­tin­tos tri­ba­les que son la ne­ga­ción mis­ma de la vida ci­vi­li­za­da.

Es­te des­pis­ta­do ca­ba­lle­ro que creía, co­mo tan­tos, que ya no hay de­mo­cra­cia en Es­ta­dos Uni­dos, no de­be ha­ber vis­to, des­de que asu­mió el po­der el nue­vo go­bierno, un so­lo periódico, in­for­ma­ti­vo de te­le­vi­sión, red so­cial o es­pec­tácu­lo de tea­tro (o ca­lle­je­ro). Si lo hu­bie­ra he­cho, se ha­bría da­do cuen­ta de que las ins­ti­tu­cio­nes de la de­mo­cra­cia es­tán fun­cio­nan­do exac­ta­men­te co­mo de­ben fun­cio­nar: im­pi­dien­do los ex­ce­sos del po­der, fre­nan­do a Trump ca­da vez que tie­nen que fre­nar­lo, y dan­do a sus crí­ti­cos, in­clu­so los más des­tem­pla­dos, to­das las ga­ran­tías pa­ra ejer­cer su opo­si­ción con in­ten­si­dad. No ha si­do la de­mo­cra­cia, sino el pé­si­mo uso de ella, lo que ha ido di­fu­mi­nan­do la fron­te­ra en­tre lo que es­tá bien y lo que es­tá mal a ojos de mu­cha gen­te.

Vea­mos. Ha­ce po­cos días, una fa­mo­sa co­me­dian­te, Kathy Grif­fin, di­fun­dió un vi­deo en el que ella sos­te­nía la ca­be­za cer­ce­na­da y en­san­gren­ta­da de Trump en se­ñal de triun­fo. En Nueva York, quien se acer­que a ver el mon­ta­je de Ju­lio César he­cho por el tea­tro pú­bli­co de la ciu­dad y pre­sen­ta­do en Cen­tral Park, ve­rá que el lí­der que mue­re apu­ña­la­do no es el fa­mo­so ro­mano sino… el pro­pio Trump. Si va­mos un po­co más atrás, re­cor­da­re­mos que Ma­don­na, que en­ca­be­zó una mar­cha de mu­je­res el día de la to­ma de po­se­sión del nue­vo man­da­ta­rio, com­par­tió con mi­llo­nes de per­so­nas su an­he­lo de “ha­cer vo­lar la Ca­sa Blan­ca en pe­da­zos”.

En las uni­ver­si­da­des del país, se ha vuel­to fre­cuen­te que gru­pos de en­mas­ca­ra­dos de jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes ata­quen a con­fe­ren­cis­tas con­ser­va­do­res pa­ra im­pe­dir que ha­blen a pe­sar de que han si­do in­vi­ta­dos por gru­pos de es­tu­dian­tes afi­nes a ellos y per­te­ne­cien­tes a los mis­mos cen­tros aca­dé­mi­cos. En mu­chos ca­sos, las uni­ver­si­da­des han te­ni­do que prohi­bir que se reali­ce el even­to pa­ra pre­ve­nir la vio­len­cia que se anun­cia­ba, en otros la po­li­cía ha pues­to pre­sión so­bre los in­vi­ta­dos pa­ra que desis­tan de acu­dir a la ci­ta y en al­gu­nos el invitado o la in­vi­ta­da ha tra­ta­do de ha­cer uso de la palabra pe­ro no ha si­do po­si­ble y ha te­ni­do que es­ca­par en me­dio de los gol­pes, pie­dras o au­tos in­cen­dia­dos. Víc­ti­mas de es­te re­pu­dio han si­do, por ejem­plo, Heat­her Mac­Do­nald, en el Cla­re­mont McKen­na Co­lle­ge; Char­les Mu­rray, en el Midd­le­bury Co­lle­ge; Co­rey Le­wan­dows­ki, en la Uni­ver­si­dad de Chica­go, y Mi­lo Yian­no­pou­los y Ann Coul­ter, en UC Ber­ke­ley.

Son ya ru­ti­na los ca­sos de pe­rio­dis­tas, al­gu­nos de ellos de la CNN, que lan­zan en sus re­des so­cia­les in­sul­tos y pro­ca­ci­da­des fe­ro­ces con­tra los po­lí­ti­cos, em­pe­zan­do por Trump (el ca­so de Re­za As­lan, que lla­mó al pre­si­den­te “un pe­da­zo de mier­da”, es el más co­no­ci­do).

Los pe­rió­di­cos tra­di­cio­na­les han al­can­za­do un ni­vel de vi­ru­len­cia que yo no ha­bía vis­to nunca en Es­ta­dos Uni­dos. La te­le­vi­sión, tan­to la de ca­ble co­mo la de se­ñal abier­ta, vi­ve en un es­ta­do de ten­sión y agre­si­vi­dad in­só­li­tos en una de­mo­cra­cia an­ti­gua y acen­dra­da co­mo es­ta.

¿Qué es­tá pa­san­do? Una com­bi­na­ción de factores.

Uno in­me­dia­to y que sal­ta a la vis­ta es el fac­tor ven­gan­za. Tie­ne que ver con la opo­si­ción agre­si­va, vi­ru­len­ta, per­so­nal, que le hi­zo cier­ta de­re­cha a Oba­ma du­ran­te sus ochos años de go­bierno. Una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de esos ex­ce­sos fue la cam­pa­ña, de con­te­ni­do di­si­mu­la­da­men­te ra­cis­ta, que pu­so en du­da su na­ci­mien­to en Hawai y su ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se. El lla­ma­do “birt­her mo­ve­ment” con­tó con fi­gu­ras muy co­no­ci­das, una de ellas el pro­pio Do­nald Trump, y con­tri­bu­yó a en­vi­le­cer mu­cho la dis­cu­sión po­lí­ti­ca.

Otro fac­tor es el des­cré­di­to de la in­ter­me­dia­ción po­lí­ti­ca. Co­mo en otras par­tes, en Es­ta­dos Uni­dos la po­lí­ti­ca es­tá de­va­lua­da y es cul­pa­da de to­do lo que an­da mal. La coin­ci­den­cia en el tiem­po de es­te fe­nó­meno con la ex­plo­sión de las re­des so­cia­les, que dan a ca­da in­di­vi­duo la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en su pro­pio pre­si­den­te, su pro­pio par­ti­do y su pro­pio periódico, ha mul­ti­pli­ca­do el efec­to, “li­be­ran­do” a los ciu­da­da­nos de la ne­ce­si­dad de de­po­si­tar la aten­ción so­bre lí­de­res e ins­ti­tu­cio­nes que con­tri­bu­yan a se­ña­lar lí­mi­tes, sos­te­ner con­sen­sos, mo­de­rar a las dis­tin­tas co­rrien­tes so­cia­les, cul­tu­ra­les o ideo­ló­gi­cas.

Un ter­cer fac­tor, es­pe­cial­men­te im­por­tan­te y no muy ale­ja­do de lo an­te­rior, es la po­li­ti­za­ción de la vida co­ti­dia­na. No me re­fie­ro a la dis­cu­sión po­lí­ti­ca o la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, que han si­do siem­pre par­te de es­ta de­mo­cra­cia, sino a la in­tro­mi­sión de la po­lí­ti­ca en la so­cie­dad ci­vil en un gra­do ex­tre­mo. A ve­ces por cul­pa de un Es­ta­do que ofre­cía re­sol­ver más pro­ble­mas de los que era ca­paz de re­sol­ver, a ve­ces por­que pro­ce­sos trau­má­ti­cos co­mo la glo­ba­li­za­ción ha­cían que la gen­te bus­ca­ra la pro­tec­ción de la po- lí­ti­ca fren­te a un mun­do nue­vo y des­con­cer­tan­te, a ve­ces por­que la apa­ri­ción de ex­tre­mis­mos po­lí­ti­cos lle­va­ba a mu­chos a tra­tar de con­tra­rres­tar­los, lo cier­to es que la po­lí­ti­ca es­tá hoy mal­sa­na­men­te in­crus­ta­da en la vida dia­ria.

Es fa­mo­sa la ob­ser­va­ción de Toc­que­vi­lle so­bre la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se en el si­glo XIX, re­co­gi­da en su li­bro mo­nu­men­tal so­bre es­te país, se­gún la cual su gran­de­za re­po­sa so­bre sus aso­cia­cio­nes cí­vi­cas, es de­cir su so­cie­dad ci­vil or­ga­ni­za­da es­pon­tá­nea­men­te des­de aba­jo ha­cia arri­ba a tra­vés de to­da cla­se de ini­cia­ti­vas aso­cia­ti­vas y co­mu­ni­ta­rias sin el dic­ta­do de ór­de­nes po­lí­ti­cas. Esa so­cie­dad ci­vil vi­bran­te ocu­rría en gran me­di­da al mar­gen de la po­lí­ti­ca. Hoy, es­tá atra­ve­sa­da por la po­lí­ti­ca.

La vio­len­cia po­lí­ti­ca ha es­ta­do pre­sen­te a lo lar­go de la his­to­ria nor­te­ame­ri­ca­na. De Ale­xan­der Ha­mil­ton a Abraham Lin­coln y de Martin Lut­her King a Ro­nald Rea­gan, fi­gu­ras po­lí­ti­cas de uno u otro ti­po su­frie­ron aten­ta­dos que fue­ron, o pu­die­ron ser, mor­ta­les. Ape­nas ha­ce seis años una con­gre­sis­ta de­mó­cra­ta, Ga­brie­lli Gif­fords, re­ci­bió un ba­la­zo en la ca­be­za en un ata­que en el que mu­rie­ron seis per­so­nas (ella se sal­vó de mi­la­gro). En el si­glo XIX, hu­bo pe­rio­dos, co­mo el de la pri­me­ra mi­tad de la cen­tu­ria, en que el odio a los ir­lan­de­ses y ale­ma­nes ca­tó­li­cos pro­vo­có vio­len­cia; en la se­gun­da mi­tad, la Gue­rra Ci­vil se co­bró más de 500 mil víc­ti­mas. En el si­glo XX, la gue­rra de Viet­nam y la “con­tra­cul­tu­ra” pro­vo­ca­ron in­ten­sos en­fren­ta­mien­tos po­lí­ti­cos que de­ri­va­ron, por ejem­plo, en la vio­len­cia de la Con­ven­ción del Par­ti­do De­mó­cra­ta ce­le­bra­da en Chica­go en 1968.

No hay, pues, en la vio­len­cia que se per­ci­be hoy en el am­bien­te de­ma­sia­da no­ve­dad his­tó­ri­ca. Pe­ro uno pen­sa­ría que nues­tro tiem­po se di­fe­ren­cia de aque­llos en que ya es­tán ga­na­das las gran­des ba­ta­llas for­ma­ti­vas de prin­ci­pios de la re­pú­bli­ca y han triun­fa­do, for­mal­men­te al me­nos, las gran­des cau­sas re­la­cio­na­das con la igual­dad an­te la ley y las mi­no­rías. Hay ba­ta­llas nue­vas que li­brar, sí, en­tre ellas una im­por­tan­tí­si­ma con­tra el na­cio­na­lis­mo po­pu­lis­ta, pe­ro la peor for­ma de li­brar­la es rom­pien­do los va­lo­res que, se su­po­nen, dan su­pe­rio­ri­dad mo­ral a quie­nes quie­ren ce­rrar­le el pa­so.

Si a al­guien be­ne­fi­cia el que los crí­ti­cos de Trump se con­duz­can de for­ma vio­len­ta es al sec­tor más re­cal­ci­tran­te del na­cio­na­lis­mo po­pu­lis­ta. Co­mo to­do pre­si­den­te, Trump es­tá bajo in­fluen­cias con­tra­dic­to­rias, al­gu­nas de ellas pro­ve­nien­tes in­clu­so del sec­tor más ra­cio­nal del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Esas co­rrien­tes pier­den ca­pa­ci­dad de in­fluir cuan­do el es­ce­na­rio lo co­pan los ex­tre­mis­tas, los vio­len­tos. Por eso ha­bría que apro­ve­char los gra­ves su­ce­sos ocu­rri­dos en Ale­xan­dria pa­ra ha­cer una re­vi­sión a fon­do de lo que se quie­re con­se­guir y có­mo con­se­guir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.