Un fe­ria­do con cul­pa

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - CO­LUM­NA DE OS­CAR CONTARDO

UU­na ami­ga ca­tó­li­ca ob­ser­van­te me lo ex­pli­có: la di­fe­ren­cia en­tre “as­cen­sión” y “asun­ción” ra­di­ca en el ori­gen de la fuer­za que ele­va has­ta los cie­los. Cuan­do quien se ele­va es el Hi­jo de Dios se le lla­ma “as­cen­sión”; cuan­do se tra­ta de su ma­dre, es “asun­ción”. Pa­ra de­jár­me­lo en ne­gro so­bre blan­co usó un len­gua­je que juz­gó ade­cua­do pa­ra que yo lo en­ten­die­ra: la Vir­gen no cuen­ta con sis­te­ma de pro­pul­sión pro­pia, Cris­to sí. No sé si su ex­pli­ca­ción se­rá la teo­ló­gi­ca­men­te ade­cua­da, pe­ro le creí, por­que ella sue­le ser ri­gu­ro­sa en sus ar­gu­men­ta­cio­nes.

Mi du­da ha­bía co­men­za­do cuan­do caí en cuen­ta de que exis­tía un fe­ria­do pa­ra con­me­mo­rar ese fe­nó­meno, un día li­bre en el que nun­ca me ha­bía pues­to a pen­sar. “¿Có­mo sa­bían que eso ocu­rrió en agos­to?”, fue la si­guien­te du­da que se me vino a la ca­be­za, pe­ro que no for­mu­lé en voz al­ta, por­que evi­den­te­men­te la fe­cha era una con­ven­ción re­li­gio­sa que es­ca­pa­ba al he­cho con­cre­to. Trans­for­mar­la en un día fe­ria­do na­cio­nal fue un ges­to de po­der de una ins­ti­tu­ción re­li­gio­sa so­bre el Es­ta­do, pe­ro tam­bién una for­ma de re­co­no­cer una cos­tum­bre que en un mo­men­to com­par­tía la gran ma­yo­ría. El ca­len­da­rio re­li­gio­so era par­te del or­den que le da­ban a la vi­da.

La Re­pú­bli­ca si­guió el pa­trón, le aña­dió sus fes­ti­vi­da­des en sep­tiem­bre y su pro­pio már­tir lai­co en ma­yo. El mer­ca­do, en tan­to, creó sus pro­pias fe­chas de con­su­mo ex­pri­mien­do los afec­tos pri­va­dos de ma­ne­ra su­ce­si­va a lo lar­go del año en el Día del Amor, de la Ma­dre, del Pa­dre y del Ni­ño. Ca­da uno se­cues­tró un do­min­go y lo trans­for­mó en día de com­pras. Du­ran­te las dé­ca­das de la tran­si­ción, la crea­ción de fe­ria- dos ha obe­de­ci­do más que na­da a la ne­ce­si­dad de ex­ten­der uno ya exis­ten­te y en­gan­char­lo con el fin de se­ma­na; o co­mo una es­pe­cie de com­pen­sa­ción tar­día pa­ra un gru­po que se ha sen­ti­do ex­clui­do o mal­tra­ta­do: es el ca­so del fe­ria­do que ce­le­bra la re­for­ma pro­tes­tan­te. Es­ta­ble­cer un nue­vo día de des­can­so se trans­for­mó en una for­ma de pa­gar cuen­tas pen­dien­tes y una ma­ne­ra de ob­te­ner vo­tos.

El vier­nes, la Pre­si­den­ta Ba­che­let pre­sen­tó un plan pa­ra en­fren­tar la cri­sis en La Arau­ca­nía, pi­dió per­dón al pue­blo ma­pu­che por los abusos del Es­ta­do y anun­ció la crea­ción de un nue­vo fe­ria­do que ce­le­bra­rá el Año Nue­vo In­dí­ge­na, es de­cir, el sols­ti­cio de in­vierno del he­mis­fe­rio sur. Es cier­to que el we tri­pan­tu ha co­bra­do po­pu­la­ri­dad en­tre cier­tos gru­pos con ten­den­cia al en­tu­sias­mo pa­ter­na­lis­ta des­de el uni­ver­so de las re­des so­cia­les, pe­ro es­to no bas­ta pa­ra di­si­mu­lar que el anun­cio es una com­pen­sa­ción sim­bó­li­ca de­ma­sia­do cer­ca­na al ges­to va­cío. Una es­tra­te­gia an­ti­cua­da re­cu­bier­ta de una con­cien­cia cul­po­sa fren­te al tra­to que han re­ci­bi­do his­tó­ri­ca­men­te las per­so­nas in­dí­ge­nas en Chi­le. ¿ Qué va­lor ten­drá ese fe­ria­do pa­ra el ca­ra­bi­ne­ro que ha­ce un año ba­leó por la es­pal­da y en el sue­lo a un mu­cha­cho ma­pu­che que in­ten­ta­ba de­fen­der a su her­mano? ¿De qué ma­ne­ra lo ce­le­bra­rá el ni­ño que en oc­tu­bre fue pa­ri­do mien­tras su ma­dre per­ma­ne­cía en­gri­lla­da? ¿ Có­mo se en­tien­de es­te per­dón cuan­do ha­ce so­lo unos días el Go­pe alla­nó y lan­zó bom­bas la­cri­mó­ge­nas den­tro de una es­cue­la ru­ral a la que acu­den ni­ños ma­pu­ches?

Ha­ce dos se­ma­nas, el PNUD pre­sen­tó un in­for­me so­bre la de­sigual­dad en Chi­le. Uno de sus apar­ta­dos ha­cía una re­la­ción en­tre las pro­fe­sio­nes de ma­yor pres­ti­gio en el país y la fre­cuen­cia con que se re­pe­tían cier­tos ape­lli­dos en­tre quie­nes las ejer­cían. En­tre los más fre­cuen­tes es­ta­ban Nic­klits­chek, Neu­mann y Camp­bell. En el otro ex­tre­mo de los 50 ape­lli­dos que no con­ta­ban con nin­gún re­pre­sen­tan­te en esas pro­fe­sio­nes, 50 eran in­dí­ge­nas.

En su ori­gen, los fe­ria­dos re­li­gio­sos eran el re­fle­jo del or­den de una so­cie­dad o de un hi­to fun­da­cio­nal. Con el tiem­po fue­ron des­pren­dién­do­se del sen­ti­do ori­gi­nal has­ta que­dar co­mo un día li­bre en me­dio del ca­len­da­rio. Es­te nue­vo fe­ria­do in­dí­ge­na co­rre el ries­go de co­brar el va­lor que se les da a los ob­je­tos pre­co­lom­bi­nos en al­gu­nas sa­las de es­tar: par­te de un de­co­ra­do que se ve ele­gan­te te­ner­lo allí, co­mo una pie­za de ar­queo­lo­gía ela­bo­ra­da por un pue­blo le­jano y ex­tin­to. Una fe­cha que puede trans­for­mar­se de mo­do pre­ma­tu­ro en un día que la ma­yo­ría usa­rá pa­ra des­can­sar sin aten­der a su sig­ni­fi­ca­do - ¿ as­cen­sión o asun­ción? ¿Qué es un Cor­pus Ch­ris­ti?- y que pa­ra los me­nos se­rá el re­cuer­do de un tra­to in­jus­to que se de­rra­ma en la his­to­ria co­mo una man­cha in­de­le­ble y ver­gon­zo­sa.

Es­ta­ble­cer un nue­vo día de des­can­so se trans­for­mó en una for­ma de pa­gar cuen­tas pen­dien­tes y una ma­ne­ra de ob­te­ner vo­tos.

Es­te nue­vo fe­ria­do in­dí­ge­na co­rre el ries­go de co­brar el va­lor que se les da a los ob­je­tos pre­co­lom­bi­nos en al­gu­nas sa­las de es­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.