Así se pier­de un le­ga­do

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - El re­vés de la tra­ma Héc­tor So­to

AAun­que la de­re­cha, a par­tir de su tre­men­da de­rro­ta política y elec­to­ral del 2013, ha vi­vi­do un pro­ce­so in­tere­san­te de re­com­po­si­ción, que no se ex­pli­ca so­lo por el opor­tu­nis­mo y la ex­pec­ta­ble po­si­ción que Se­bas­tián Pi­ñe­ra tie­ne en las en­cues­tas, la gran no­ve­dad de la es­ce­na política del úl­ti­mo tiem­po es el quie­bre del ofi­cia­lis­mo y, tan­to co­mo eso, el pro­ce­so de de­sin­te­gra­ción que es­tá vi­vien­do la iz­quier­da chi­le­na.

Pa­re­cie­ra que mu­chos di­ri­gen­tes de la Nue­va Ma­yo­ría, el gobierno y la pro­pia Pre­si­den­ta re­cién co­mien­zan a to­mar­le el pe­so a lo que eso sig­ni­fi­ca. Y re­cién se es­tán dan­do cuen­ta de que se en­cuen­tran en una si­tua­ción di­fí­cil, prin­ci­pal­men­te por cul­pa de dos gran­des fac­to­res.

El pri­me­ro con­cier­ne al fra­ca­so po­lí­ti­co del ac­tual gobierno. Es cier­to que la ad­mi­nis­tra­ción de Ba­che­let in­tro­du­jo mu­chas re­for­mas y co­rrió mu­chos cer­cos, en­tre otros, por ejem­plo, lo­gró que una eco­no­mía que ve­nía cre­cien­do al 5% anual re­du­je­ra su ve­lo­ci­dad de ex­pan­sión so­lo al 1,5%, pe­ro lo con­cre­to es que su obra es am­plia­men­te re­cha­za­da por la po­bla­ción, sea por­que sus ini­cia­ti­vas no es­tu­vie­ron a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas, sea por­que las co­sas se hi­cie­ron de­ma­sia­do mal o por­que el gobierno ter­mi­nó trai­cio­nan­do la con­fian­za que am­plios sec­to­res me­dios ha­bían de­po­si­ta­do en su mo­men­to en la Man­da­ta­ria.

El se­gun­do fac­tor con­cier­ne a la quí­mi­ca de la pro­pia coa­li­ción de gobierno, que en su nue­vo for­ma­to, tras la in­cor­po­ra­ción del PC, hi­zo to­do cuan­to es­tu­vo de su par­te pa­ra des­acre­di­tar la obra de los cua­tros go­bier­nos de la Con­cer­ta­ción. Aho­ra, cuan­do ese des­cré­di­to ya se ins­ta­ló en la iz­quier­da tra­di­cio­nal y tam­bién en el Fren­te Am­plio, el ofi­cia­lis­mo re­cla­ma que es una im­per­do­na­ble in­jus­ti­cia his­tó­ri­ca de­cir que en lo bá­si­co hu­bo con­ti­nui­dad en­tre el gobierno mi­li­tar y los cua­tro go­bier­nos de cen­troiz­quier­da que lo su­ce­die­ron. Hay mu­cha in­con­gruen­cia en ese re­cla­mo, en­tre otras co­sas, por­que fue jus­ta­men­te so­bre la ba­se de ese diag­nós­ti­co que se cons­tru­yó la Nue­va Ma­yo­ría. De he­cho, la coa­li­ción en su con­jun­to, sal­vo vo­ces muy ais­la­das y mar­gi­na­les, y con la en­te­ra com­pli­ci­dad tan­to de la DC co­mo de los vie- jos lí­de­res de la iz­quier­da so­cial­de­mó­cra­ta, no mos­tró de­ser­ción al­gu­na al mo­men­to de ab­ju­rar, con sen­ti­mien­tos de cul­pa y de ver­güen­za, in­clu­so, del le­ga­do con­cer­ta­cio­nis­ta. Hay que de­cir que eso no so­lo ocu­rrió ayer. Si­gue ocu­rrien­do tam­bién hoy, co­mo que­dó en cla­ro en las de­cla­ra­cio­nes que hi­cie­ra a es­te dia­rio la dipu­tada Ka­rol Ca­rio­la en su ca­li­dad de vo­ce­ra de la can­di­da­tu­ra de los par­ti­dos de la iz­quier­da tra­di­cio­nal. Se­gún ella, lo que hi­cie­ron los go­bier­nos de la Con­cer­ta­ción, in­clui­do el pri­me­ro de Ba­che­let, fue ad­mi­nis­trar la de­sigual­dad, ad­mi­nis­trar el mo­de­lo. ¿Por qué ha­bría que pen­sar que el aban­de­ra­do del sec­tor, el se­na­dor Ale­jan­dro Gui­llier, y los prin­ci­pa­les par­ti­dos que lo apo­yan, en par­ti­cu­lar el PS y el PPD, tie­nen una per­cep­ción dis­tin­ta?

Aho­ra que el Fren­te Am­plio hi­zo su­ya esa ver­sión, la Pre­si­den­ta se in­co­mo­da y re­la­ti­vi­za lo que es­ta nue­va fuer­za política pue­da re­pre­sen­tar. Su ac­ti­tud se pa­re­ce a la del cón­yu­ge que, lue­go de ha­ber des­cue­ra­do a su pa­re­ja en pú­bli­co, reac­cio­na con or­gu­llo he­ri­do en la de­fen­sa de su ma­ri­do o su mu­jer cuan­do al­guien osa de­cir­le que efec­ti­va­men­te se tra­ta de un o una sin­ver­güen­za. Ba­che­let di­ce que los par­ti­dos y or­ga­ni­za­cio­nes que cons­ti­tu­yen el Fren­te Am­plio no re­pre­sen­tan una fuer­za política sa­li­da de las en­tra­ñas del pue­blo o de la cla­se me­dia; di­ce son “jó­ve­nes hi­jos de….” , que no ofre­cen na­da nue­vo y que, a su ma­ne­ra, re­pro­du­cen los me­ca­nis­mos eli­tis­tas de con­trol que es­tán pre­sen­tes en to­das las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas.

No hay que ser muy agu­do pa­ra ad­ver­tir aquí un fe­nó­meno más pro­fun­do, por­que en­tre los efec­tos no desea­dos, pe­ro igual­men­te desas­tro­sos que tu­vo la Nue­va Ma­yo­ría pa­ra los par­ti­dos que la in­te­gra­ron, fue ha­ber de­bi­li­ta­do sen­si­ble­men­te sus res­pec­ti­vas ba­ses de apo­yo en­tre los jó­ve­nes. Cuan­do Ba­che­let di­ce que los hi­jos de los di­ri­gen­tes de las co­lec­ti­vi­da­des del blo­que es­tán en el Fren­te Am­plio, se­ña­la al­go que es cier­to. Lo que no di­ce es que esos par­ti­dos –y mu­cho me­nos esas ma­más y esos pa­pás- su­pie­ron com­pro­me­ter­los en el pro­yec­to que es­ta­ban lle­van­do ade­lan­te, abrién­do­les, den­tro de la coa­li­ción, es­pa­cios de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad y ex­pre­sión. Los sec­to­res que ma­yor au­to­ri­dad política reivin­di­can pa­ra sí, los sec­to­res que ve­nían a res­ca­tar la ma­jes­tad de la política, ter­mi­na­ron fa­llan­do po­lí­ti­ca­men­te has­ta en su pro­pia ca­sa. Ob­via­men­te que al­go les sa­lió mal. La Nue­va Ma­yo­ría se es­tá que­dan­do sin ju­ven­tu­des, y eso, aun­que en el cor­to pla­zo se no­te po­co, es un pro­ble­ma pa­ra cual­quier fuer­za política que as­pi­re a pro­yec­tar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.