Se aso­ma el Pa­pa

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Bi­tá­co­ra As­ca­nio Ca­va­llo

CCo­mo to­das las co­sas que con­cier­nen a las creen­cias, las igle­sias y el Pa­pa­do, el re­cien­te anun­cio de que el Pa­pa Fran­cis­co vi­si­ta­rá Chi­le en enero de 2018 ad­mi­te múl­ti­ples ni­ve­les de lec­tu­ra. En un or­den de ma­yor a me­nor, lo pri­me­ro ha de ser la pers­pec­ti­va re­gio­nal.

Fran­cis­co, el pri­mer Pa­pa la­ti­noa­me­ri­cano de la his­to­ria, es­tu­vo ya en Bra­sil, México, Cu­ba (¡ja!, se­lec­ción de paí­ses que han te­ni­do vi­si­tas de los úl­ti­mos tres pa­pas) y el cir­cui­to bau­ti­za­do co­mo “la Amé­ri­ca in­dí­ge­na”, con Pa­ra­guay, Bo­li­via y Ecua­dor. La agen­da de enero del 2018 con­tem­pla Pe­rú y Chi­le, ¿ la “Amé­ri­ca an­di­na”, la “Alian­za del Pa­cí­fi­co”, el “oes­te del Cono Sur”, có­mo ha­bría que lla­mar a es­ta sub­sec­ción? ¿Y por qué es ne­ce­sa­rio lla­mar­la de al­gu­na ma­ne­ra, por qué no pue­den ser só­lo Pe­rú y Chi­le?

Pue­den ser, pe­ro al Pa­pa­do -no a Fran­cis­co, sino a la ins­ti­tu­ción- le gus­ta ofre­cer un mar­co con­cep­tual pa­ra sus ac­cio­nes, co­mo ocu­rrió en el cu­rio­so ca­so de la “Amé­ri­ca in­dí­ge­na”. Una se­gun­da ra­zón, mu­cho más im­por­tan­te, es que es­te Pa­pa, no cual­quie­ra, sino Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, ne­ce­si­ta una bue­na ex­pli­ca­ción pa­ra no in­cluir en una vi­si­ta al sur de Amé­ri­ca a su país na­tal, Ar­gen­ti­na.

To­das las es­pe­cu­la­cio­nes pro­ce­den­tes de la Santa Se­de ima­gi­na­ban, has­ta la se­ma­na pa­sa­da, una gi­ra que in­clui­ría a Uru­guay, Ar­gen­ti­na y Chi­le, lo que cons­ti­tu­ye esa uni­dad lla­ma­da Co­mo Sur. No fue así. La elec­ción fue la más ex­tra­ña de to­das: dos paí­ses del Pa­cí­fi­co que só­lo tie­nen co­ne­xión sig­ni­fi­ca­ti­va en sus ma­yo­rías ca­tó­li­cas, y que co­rren, co­mo no­ta­ría un es­co­lar flo­jo, de nor­te a sur. Una na­de­ría.

Des­de la pers­pec­ti­va de la di­plo­ma­cia ca­tó­li­ca glo­bal, la ex­clu­sión de Ar­gen­ti­na es un pro­ble­ma cla­mo­ro­so. Al re­vés de Juan Pa­blo II, que des­de el día en que fue un­gi­do pu­ja­ba por vi­si­tar su Po­lo­nia na­tal en con­tra de la vo­lun­tad del ré­gi­men co­mu­nis­ta, Fran­cis­co di­la­ta y evi­ta el via­je a su país, a pe- sar de que el ré­gi­men de­mo­crá­ti­co no ha­ce más que reite­rar sus in­vi­ta­cio­nes, mu­chas en pú­bli­co, mu­chas más en pri­va­do.

Du­ran­te los años en que Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner le ex­ten­dió to­das las in­vi­ta­cio­nes po­si­bles, la ex­pli­ca­ción ex­tra­ofi­cial en el Va­ti­cano era que el Pa­pa no que­ría in­ter­ve­nir en la política in­ter­na ar­gen­ti­na y me­nos ser uti­li­za­do por el gobierno. Se­ría fe­no­me­nal que los pa­pas con­tu­vie­ran la ten­ta­ción de in­ter­ve­nir en la vi­da política de sus paí­ses, pe­ro ello no ha ocu­rri­do en la ma­yor par­te de la his­to­ria.

Los pa­pas ita­lia­nos es­ta­ban con­tem­pla­dos den­tro de la ecua­ción de la política ro­ma­na -y no só­lo por el he­cho de que el Es­ta­do Va­ti­cano es­tá den­tro de esa ciu­dad. El Pa­pa Wojty­la desa­rro­lló una am­plia ac­ti­vi­dad en Po­lo­nia, en con­ni­ven­cia con Lech Wa­le­sa y el sin­di­ca­to So­li­da­ri­dad, mien­tras el ge­ne­ral Ja­ru­zels­ki se ti­ra­ba los pe­los en el Palacio Ko­niec­pols­ki. En cuan­to a Fran­cis­co, por lo me­nos has­ta el 2015 la evi­den­cia de su in­ter­ven­ción ca­si co­ti­dia­na en la política ar­gen­ti­na era muy vo­lu­mi­no­sa, y cons­ti­tuía uno de los ma­yo­res se­cre­tos a vo­ces de Bue­nos Ai­res. Pre­ci­sa­men­te, una de esas ac­cio­nes -que el Pa­pa no con­si­de­ró co­mo in­ter­ven­ción, pe­ro el gobierno sí­fue la cau­sa de su con­fron­ta­ción ini­cial con el Pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri.

El desa­rro­llo de es­ta his­to­ria ha si­do des­ga­rra­dor. Co­mo era ob­vio, en cuan­to asu­mió, el Pre­si­den­te Ma­cri en­tró en cam­pa­ña pa­ra ob­te­ner la vi­si­ta de Fran­cis­co. Se es­pe­ra­ba que un hi­to de ese pro­ce­so fue­se su pri­mer en­cuen­tro en el Va­ti­cano, en febrero de 2016, pe­ro esa reunión fue una ca­tás­tro­fe, por­que el Pre­si­den­te le re­cla­mó al Pa­pa que le hu­bie­se en­viado un ro­sa­rio ben­de­ci­do a la di­ri­gen­ta ju­je­ña Mi­la­gro Sa­la, arres­ta­da ba­jo acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción e ins­ti­ga­ción a la vio­len­cia. El Pa­pa re­cha­zó con enojo esa que­ja y la reunión ter­mi­nó abrup­ta­men­te 22 mi­nu­tos des­pués de co­men­zar.

Sa­la, con­tra quien se han abier­to ocho cau­sas ju­di­cia­les, hi­zo de la organización ba­rrial Tú­pac Ama­ru una ex­ten­sión del kirch­ne­ris­mo ca­lle­je­ro en el nor­te de Ar­gen­ti­na y fue por sus reite­ra­dos lla­ma­dos a to­mar­se la pla­za y las ca­lles prin­ci­pa­les de San Sal­va­dor de Ju­juy que el go­ber­na­dor la pu­so tras las re­jas. El re­ga­lo pa­pal del ro­sa­rio se hi­zo pú­bli­co 12 días an­tes de que Ma­cri via­ja­ra al Va­ti­cano, por lo que era un asun­to hir­vien­te en el mo­men­to de la ci­ta.

Des­pués de esa reunión ma­lo­gra­da se sa­bía que ven­dría una se­gun­da, aho­ra mo­ti­va­da por la ca­no­ni­za­ción del “cu­ra gau­cho”, Jo­sé Ga­briel Bro­che­ro. La ce­re­mo­nia es­ta­ba pre­vis­ta pa­ra el 16 de oc­tu­bre del 2016, y en los sie­te me­ses que trans­cu­rrie­ron en­tre am­bos en­cuen­tros flo­re­ció en Bue­nos Ai­res una ver­da­de­ra in­dus­tria de me­dia­do­res que ase­gu­ra­rían la re­con­ci­lia­ción en­tre el Pre­si­den­te y el Pa­pa, la que se­ría pro­ba­ble y na­tu­ral­men­te co­ro­na­da con el anun­cio de una vi­si­ta. Co­mo siem­pre pa­sa con Ar­gen­ti­na, era im­po­si­ble sa­ber cuán­tos de es­tos vo­lun­ta­rios te­nían real ac­ce­so al Va­ti­cano, aun­que se po­día sos­pe­char que -tam­bién co­mo siem­pre- se­rían los me­nos.

Pe­ro el Pa­pa ter­mi­nó con ese ne­go­cio el úl­ti­mo día de sep­tiem­bre de 2016, cuan­do emi­tió un men­sa­je iné­di­to -en so­por­te y en con­te­ni­do- di­ri­gi­do só­lo a los ar­gen­ti­nos, en el que les ex­pli­ca­ba que no po­dría vi­si­tar­los en lo que que­da­ba de 2016 y tam­po­co du­ran­te 2017, por­que la agen­da mun­dial ya es­ta­ba co­pa­da. Con ese ges­to des­in­fla­ba de an­te­mano las ex­pec­ta­ti­vas ci­fra­das en el se­gun­do en­cuen­tro con Ma­cri, que en efec­to se con­vir­tió en un ino­cuo ac­to de pro­to­co­lo.

Den­tro del sin­gu­la­ris­mo ar­gen­tino, el Pa­pa es­tá in­du­da­ble­men­te más cer­ca del pe­ro­nis­mo, y es enemi­go del “pen­sa­mien­to úni­co” que pa­ra él de­be en­car­nar Ma­cri. El “pen­sa­mien­to úni­co” es un con­cep­to to­ma­do de Her­bert Mar­cu­se por el fa­lle­ci­do pro­fe­sor uru­gua­yo Al­ber­to Met­hol Fe­rré -gran ami­go e ins­pi­ra­dor de Ber­go­glio-, pa­ra de­nun­ciar al­go que se po­dría iden- ti­fi­car co­mo el Con­sen­so de Was­hing­ton, aun­que él mis­mo lo lla­mó neo­li­be­ra­lis­mo, he­ge­mo­nía ca­pi­ta­lis­ta y otras co­sas más di­fu­sas. Su te­sis con­sis­te en que es­ta for­ma de la eco­no­mía se na­tu­ra­li­zó co­mo al­go inevi­ta­ble, un “pen­sa­mien­to úni­co” al que es ne­ce­sa­rio desafiar. Met­hol Fe­rré fue tam­bién un fer­vo­ro­so pro­mo­tor del Mer­co­sur -pre­ci­sa­men­te una de las for­mas de eco­no­mía al­ter­na­ti­va que desea­ba alen­tar-, cu­ya rui­na pa­sa­da y pre­sen­te no ha de ser in­di­fe­ren­te al Pa­pa.

El Va­ti­cano no ig­no­ra que una vi­si­ta del Pa­pa puede re­por­tar gran­des be­ne­fi­cios de cor­to pla­zo a los go­bier­nos. Ello fue así in­clu­so en el ca­so de Pi­no­chet, en 1987, un da­to que las re­in­ter­pre­ta­cio­nes de la his­to­ria sue­len ol­vi­dar; al re­vés del ge­ne­ral Ja­ru­zels­ki en Var­so­via, el ge­ne­ral chi­leno aca­ri­cia­ba la idea de re­ci­bir en per­so­na la ben­di­ción del Pa­pa y de sa­car­lo a su bal­cón pre­fe­ri­do de La Mo­ne­da, co­mo en efec­to ocu­rrió.

En el ca­so de Ar­gen­ti­na, el Pa­pa Ber­go­glio sim­ple­men­te no quie­re dar ese be­ne­fi­cio a Ma­cri, lo que qui­zás sig­ni­fi­ca no pen­sar en via­jes an­tes de fi­nes de 2019, aun­que la ex­pec­ta­ti­va de la Ca­sa Ro­sa­da es que Fran­cis­co le de­di­que una lar­ga vi­si­ta ex­clu­si­va en la se­gun­da mi­tad del 2018.

En ju­nio del 2016, el pe­rio­dis­ta An­drés Op­pen­hei­mer, tras de­cla­rar su abier­ta sim­pa­tía por las po­si­cio­nes del Pa­pa en la es­ce­na glo­bal, es­cri­bió que es­ti­ma­ría “po­lí­ti­ca­men­te erró­neo y mo­ral­men­te des­pre­cia­ble” que no apo­ya­ra al Pre­si­den­te Ma­cri en su es­fuer­zo por re­cu­pe­rar la eco­no­mía ar­gen­ti­na. Pe­ro aho­ra, los ca­tó­li­cos ar­gen­ti­nos, con ai­re de re­sig­na­ción, pa­re­cen dar por des­con­ta­do que ten­drán que es­pe­rar a que el Pa­pa eva­lúe de una nue­va ma­ne­ra la si­tua­ción política lo­cal.

De la elec­ción de Chi­le ha­brá mu­cho que de­cir en los pró­xi­mos me­ses. Por aho­ra, bas­ta con la evi­den­cia de qué su­ce­de­rá en una fe­cha sin­gu­la­rí­si­ma: con la Pre­si­den­ta Ba­che­let en las úl­ti­mas se­ma­nas de su ges­tión -pun­to pa­ra el em­ba­ja­dor Ma­riano Fer­nán­dezy con un pre­si­den­te o pre­si­den­ta in pec­to­re, pre­pa­ran­do su ga­bi­ne­te pa­ra asu­mir el 11 de mar­zo. Las com­ple­ji­da­des pro­to­co­la­res de esa si­tua­ción no son ca­si na­da al la­do de las com­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas, cu­ya in­ten­si­dad de­pen­de­rá de quién sea el su­je­to in pec­to­re.

Den­tro del sin­gu­la­ris­mo ar­gen­tino, el Pa­pa es­tá in­du­da­ble­men­te más cer­ca del pe­ro­nis­mo, y es enemi­go del “pen­sa­mien­to úni­co” que pa­ra él de­be en­car­nar Ma­cri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.