Las tri­bu­la­cio­nes de la jo­ven Goic

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Ti­ro al blan­co Fer­nan­do Vi­lle­gas

EEn 1774 Johann Wol­fang von Goet­he pu­bli­có su pri­me­ra obra con re­so­nan­cia, la no­ve­la en for­ma de dia­rio Die Lei­den des jun­gen Wert­hers (Las pe­nas del jo­ven Wert­her), un em­pa­la­go­so dra­món sen­ti­men­tal que por esos años fue gri­to y pla­ta pe­ro que aho­ra, sal­vo sea uno ro­mán­ti­co in­cu­ra­ble y aman­te de la dul­zo­na -¡ aun­que de Goet­he!- se­mán­ti­ca y gra­má­ti­ca ale­ma­na al ser­vi­cio del ego su­frien­te y la ma­cha­co­na me­ta­fí­si­ca del ero­tis­mo frus­tra­do, re­sul­ta ca­si in­di­ge­ri­ble y más aun, in­tra­ga­ble, aun­que tal vez no más in­tra­ga­ble e in­di­ge­ri­ble que otro dra­ma tan ar­ti­fi­cio­so y po­co creí­ble co­mo aquél, si bien en len­gua es­pa­ño­la y con más ri­sas que lá­gri­mas por par­te del res­pe­ta­ble pú­bli­co. Ha­bla­mos de la can­di­da­tu­ra de Ca­ro­li­na Goic.

Arre­ba­to

La can­di­da­tu­ra Goic se fra­guó o más bien re­lam­pa­gueó en una tu­mul­tuo­sa y ex­ci­ta­ble asam­blea don­de mi­li­tan­tes y per­so­ne­ros con me­nos in­tere­ses crea­dos y por tan­to con más en­tu­sias­mo es­pi­ri­tual le­gi­ti­ma­ron la pro­cla­ma­ción de Ca­ro­li­na, la cual ya ha­bía si­do anun­cia­da, pro­mo­vi­da y ca­carea­da ex an­te por ella mis­ma. En más de un sen­ti­do po­dría ca­ta­lo­gar­se di­cha can­di­da­tu­ra y el en­tu­sias­mo ini­cial que la re­ci­bió, prin­ci­pal­men­te por par­te de gen­te sin car­gos o de po­ca re­le­van­cia, co­mo el pos­tre­ro y más es­pec­ta­cu­lar arre­ba­to emo­ti­vo de la co­lec­ti­vi­dad, una re­be­lión cli­má­ti­ca o cli­ma­té­ri­ca na­ci­da de su dig­ni­dad pi­so­tea­da mu­chas ve­ces y de su in­de­pen­den­cia ven­di­da o al- qui­la­da otras tan­tas. Al me­nos en los úl­ti­mos 50 años la vi­da no ha si­do fá­cil pa­ra di­cho par­ti­do. De­rro­ta­da en 1970, con la ser­vi­lle­ta pues­ta pe­ro sin pues­to en la me­sa en 1973, anu­la­da en los años del ré­gi­men mi­li­tar, al­go re­co­bra­da con la Con­cer­ta­ción, aun así de­cre­cien­te en sus vo­ta­cio­nes, irre­le­van­te en sus ideas, ma­ja­de­ra en su pre­sun­to mo­no­po­lio del cen­tro po­lí­ti­co y fi­nal­men­te ba­su­rea­da y bur­la­da en la y por la NM, ocu­rre en­ton­ces que el par­ti­do que iba a go­ber­nar -co­mo se creía sin­ce­ra­men­te en 1964- por lo me­nos por los pró­xi­mos mil años a con­tar de esa fe­cha se ha des­in­fla­do en el es­ce­na­rio de las doc­tri­nas, de la cre­di­bi­li­dad y de la re­le­van­cia y ter­mi­nó ha­cien­do de ca­rro de co­la de la arro­gan­te y de­cep­cio­nan­te Nue­va Ma­yo­ría. De ahí en ade­lan­te, co­mo las se­ño­ras mal­tra­ta­das por su ma­ri­dos pe­ro sin me­dios pa­ra arre­glár­se­las por su cuen­ta, no le han que­da­do sino los re­zon­gos, las ame­na­zas y las pa­ta­le­tas, to­das ellas sin efec­tos sal­vo los re­gue­ros de lá­gri­mas y de rí­mel co­rrien­do por las me­ji­llas. ¿Qué po­dría ha­cer­nos pre­su­mir que es­ta vez se­rá dis­tin­to?

Dos ge­ne­ra­cio­nes

Dos fi­su­ras de la de­cé ex­pli­can que se lle­ga­ra a esa se­sión de­li­ran­te y qui­zás au­to­des­truc­ti­va que pro­cla­mó a Ca­ro­li­na. Su­ma­da a la dis­tan­cia que se­pa­ra a los in­cum­ben­tes del par­ti­do -con­gre­sis­tas, fun­cio­na­rios de gobierno, sú­bi­tos ser­vi­do­res pú­bli­cos des­de el día de la elec­ción de Mi­che­lle Ba­che­let, so­cios de bue­nos ne­go­cios, etc.- de los mi­li­tan­tes co­mu­nes y co­rrien­tes que no han re­ci­bi­do sino mi­ga­jas ca­yen­do des­de la bien pro­vis­ta me­sa gu­ber­na­men­tal, hay ade­más otro quie­bre en la tien­da de los de­mo­cra­ta­cris­tia­nos y que se re­fle­ja tam­bién en su re­la­ción con la can­di­da­tu­ra Goic. Es­ta se­gun­da di­vi­sión de aguas la pro­ta­go­ni­zan dos ca­te­go­rías de ciu­da­da­nos que, si bien por igual ha­bi­tan el te­rri­to­rio de los fa­vo­re­ci­dos y pri­vi­le­gia­dos por el ejer­ci­cio del po­der, aun así se en­cuen­tran en muy di­fe­ren­te si­tua­ción vi­tal. Es la di­vi­sión en­tre la nue­va y la vie­ja ge­ne­ra­ción y sus res­pec­ti­vos y muy dis­tin­tos in­tere­ses. Los de la vie­ja, los Gu­ten­berg Mar­tí­nez, los Bur­gos y otros per­so­ne­ros obs­ti­na­dos en pre­ser­var la can­di­da­tu­ra Goic, lo cual ocu­rría al me­nos has­ta el día de es­cri­bir­se es­ta co­lum­na, son gen­te que vie­ne de vuel­ta, cum­plió ya sus tra­yec­to­rias po­lí­ti­cas y es­tán hoy de­cen­te­men­te fo­rra­dos y en con­di­cio­nes de pri­vi­le­giar los Gran­des Prin­ci­pios por la mis­ma ra­zón, co­mo de­cía un cí­ni­co re­do­ma­do, de que es pre­ci­so ser in­men­sa­men­te ri­co pa­ra dar­se el lu­jo de ju­rar vo­tos de po­bre­za. Es­ta ve­ne­ra­ble ge­ne­ra­ción no su­fre ca­lo­fríos por el fu­tu­ro por­que ya no lo tie­ne y por lo mis­mo no sien­te ha­ber cos­tos en el he­cho de co­que­tear con la idea de, a la ho­ra de los pos­tres, pro­bar nue­vas aguas, tan­tear con­ti­nen­tes no ex­plo­ra­dos y ver si aca­so la de­cé puede lle­gar una vez más a re­en­can­tar al ilu­so­rio cen­tro. La ge­ne­ra­ción jo­ven, en cam­bio, tie­ne sus ca­rre­ras po­lí­ti­cas a me­dio an­dar o in­clu­so re­cién ini­cia­das, por lo cual dis­po­nen de un lar­go tre­cho por de­lan­te pa­ra lle­nar­lo con sus am­bi­cio­nes y tam­bién un lar­go lap­so en el que de­ben con­si­de­rar si hay o no me­dios pa­ra pa­gar las cuen­tas. Es, pa­ra de­cir­lo bru­tal­men­te, gen­te tan­to ne­ce­si­ta­da co­mo de am­bi­cio­nes aun no sa­tis­fe­chas. Es evi­den­te que a es­tos úl­ti­mos la tra­yec­to­ria de co­li­sión del par­ti­do con el mu­ro de los la­men­tos nos les pa­re­ce ni glo­rio­sa ni gla­mo­ro­sa.

Ka­mi­ka­zes no, por fa­vor...

¿Quié­nes son los du­do­sos, va­ci­lan­tes, in­quie­tos, mo­les­tos y pres­tos a des­en­vai­nar los pu­ña­les? Son los que di­cen “no ser ka­mi­ka­zes sino po­lí­ti­cos”, co­mo lo des­cri­bió pin­to­res­ca­men­te un per­so­ne­ro de­cé. Son los que se de­va­nan los se­sos vien­do mo­do de ba­jar con al­gu­na de­cen­cia a Ca­ro­li­na. Son los que desean que al­guien co­me­ta el cri­men, pe­ro pre­fe­ri­rían un sui­ci­dio. Son los que es­pe­ran en la pró­xi­ma asam­blea del par­ti­do que Ca­ro­li­na pon­ga en es­ce­na “un ges­to de gran­de­za”. Son los que an­he­lan su ab­di­ca­ción y más la an­he­lan mien­tras ella más nie­ga que va­ya a ha­cer­lo. Son los que co­mo mí­ni­mo es­tán dis­pues­tos a fir­mar cual­quier co­sa, cual­quier tra­ta­do, cual­quier ac­ta de ren­di­ción con tal de te­ner cu­po en una lis­ta par­la­men­ta­ria úni­ca. Son los que even­tual­men­te lle­ga­rán a acuer­do con la NM de mo­do que tá­ci­ta­men­te y a prio­ri el par­ti­do con­fie­se que la can­di­da­tu­ra Goic es una pa­ya­sa­da y el ver­da­de­ro ne­go­cio po­lí­ti­co es con la NM aun­que se man­ten­ga a Goic en pro­ce­sión ha­cia las ur­nas, pe­ro con tan po­cos efec­tos co­mo lo­gra­ban los bea­tos de otro­ra que sa­ca­ban en pro­ce­sión al Se­ñor de Ma­yo. Son los que tras el es­ce­na- rio avi­van el fue­go de las tri­bu­la­cio­nes de la be­lla Goic.

Ba­lo­ta­je

El tra­to que ofre­cen a la NM es­tos “po­lí­ti­cos y no ka­mi­ka­zes” es el si­guien­te: en se­gun­da vuel­ta pul­sa­rán un bo­tón y au­to­má­ti­ca­men­te las ma­sas de­mo­cra­ta­cris­tia­nas vo­ta­rán por Ale­jan­dro Gui­llier. Es una idea reite­ra­ti­va de es­te gre­mio pro­fe­sio­nal. Sien­do me­ros di­ri­gen­tes de a pie, en su fan­ta­sía creen ser co­mo los ha­cen­da­dos de­ci­mo­nó­ni­cos que des­de sus al­tas ca­bal­ga­du­ras eran ca­pa­ces de po­ner en fi­la a la peo­na­da pa­ra ha­cer­la apo­yar al can­di­da­to de su pre­fe­ren­cia. Di­cha ilu­sión es com­par­ti­da por to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos co­mo si aun ope­ra­ran ló­gi­cas que tal vez to­da­vía fun­cio­na­ban a en la era pre­pi­no­che­tis­ta, pe­ro no aho­ra. Hoy só­lo son par­cial­men­te vá­li­das en los ex­tre­mos del es­pec­tro po­lí­ti­co. Puede su­po­ner­se a la mi­li­tan­cia co­mu­nis­ta o de la UDI si­guien­do ór­de­nes, pe­ro no al elec­to­ra­do de cen­tro, am­bi­guo y cam­bian­te en sus pre­fe­ren­cias.

¿Có­mo va a vo­tar en­ton­ces ese elec­to­ra­do de­cé que en vis­ta de los nú­me­ros de las en­cues­tas ha per­di­do sus es­pe­ran­zas con la atri­bu­la­da Ca­ro­li­na? ¿Có­mo vo­ta­rá ese cer­ca del 50% o más que lla­ma­mos “cen­tro” no sien­do sino el cau­dal in­de­ci­so que aun no se ma­ni­fies­ta cla­ra­men­te en las en­cues­tas de opi­nión? Por­que no hay ya obe­dien­tes mi­li­tan­tes ni ob­se­cuen­tes elec­to­res si­guien­do ins­truc­cio­nes. No es cla­ro ni si­quie­ra si los mi­li­tan­tes es­ta­rán dis­pues­tos a se­guir si­quie­ra su­ge­ren­cias. Lo úni­co cla­ro es la to­tal fal­ta de cla­ri­dad. Rei­nan la con­fu­sión y am­bi­güe­dad ya sea por fal­ta de ideas o por fal­ta de va­lor pa­ra ex­pre­sar­las abier­ta­men­te. De ahí los epi­so­dios de pro­po­si­cio­nes “que se co­la­ron” en el pro­gra­ma de Gui­llier, con­di­ción que ad­qui­rie­ron ape­nas el re­cha­zo se hi­zo ma­ni­fies­to.

Pe­ro si aca­so el com­por­ta­mien­to de la ciu­da­da­nía es in­cier­to, no lo se­rá el del he­te­ro­gé­neo con­glo­me­ra­do del pro­gre­sis­mo. To­do puede es­tar en du­das o co­li­sio­nar en pa­té­ti­cas con­tra­dic­cio­nes de ideas y pos­tu­ras, sal­vo una co­sa: “Hay que de­rro­tar a la de­re­cha”. Es el man­tra de la uni­dad. Es la úl­ti­ma ban­de­ra ba­jo la cual se aco­gen. So­la, a los tum­bos, acom­pa­ña­da en su deam­bu­lar por pie­zas de mu­seo, Ca­ro­li­na Goic de­be­rá en­ca­rar un des­tino a lo jo­ven Wert­her.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.