El re­gre­so de Cris­ti­na Kirch­ner

La Tercera - Reportajes - - Apuntes - Car­ta des­de Was­hing­ton Ál­va­ro Var­gas Llo­sa

CC­ris­ti­na Kirch­ner es­tá en cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de es­te año en la Ar­gen­ti­na con un nue­vo par­ti­do y pre­ten­sio­nes de ha­cer­les la vi­da di­fí­cil a Mau­ri­cio Ma­cri, al pe­ro­nis­mo, a los jue­ces y fis­ca­les que se ocu­pan de su ho­ri­zon­te pe­nal y a los in­te­lec­tua­les y periodistas ar­gen­ti­nos que ata­can su po­pu­lis­mo. No es­tá cla­ro si su sen­ti­do de lo po­si­ble in­clu­ye la am­bi­ción de ser can­di­da­ta pre­si­den­cial en 2019, pe­ro to­do su­gie­re que se­rá, tras el lan­za­mien­to de su nue­vo par­ti­do y el mi­tin mul­ti­tu­di­na­rio con que lo pre­sen­tó en so­cie­dad, un fac­tor per­tur­ba­dor de la política ar­gen­ti­na.

No lo ha­bía si­do tan­to en el úl­ti­mo año y me­dio, ba­jo el gobierno de Ma­cri, por­que es­ta­ba atra­pa­da en la te­la­ra­ña de su si­tua­ción ju­di­cial, la pug­na con otras co­rrien­tes del pe­ro­nis­mo y la des­mo­ra­li­za­ción an­ti­cli­má­ti­ca de su sa­li­da del po­der. Pe­ro aho­ra ha ro­to con el Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta pa­ra mon­tar tien­da apar­te (la ha bau­ti­za­do Fren­te Uni­dad Ciu­da­da­na). Ha en­ten­di­do que no irá a la cár­cel aun­que la si­gan ci­tan­do a de­cla­rar y even­tual­men­te la con­de­nen por al­go, y que no exis­te una opo­si­ción or­ga­ni­za­da, por lo que se le abre, de ca­ra a las le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre, la po­si­bi­li­dad de una re­su­rrec­ción política.

Re­su­rrec­ción política no quie­re de­cir ga­nar las elec­cio­nes, al­go que no es­tá en­tre sus op­cio­nes rea­lis­tas, sino es­ta­ble­cer una pre­sen­cia, ha­cer­se lí­der de opo­si­ción, te­ner una ban­ca­da pro­pia en el Con­gre­so y con­ver­tir­se en el po­lo de re­fe­ren­cia de los ene­mis­ta­dos con el gobierno.

Lo pri­me­ro que ha he­cho la se­ño­ra K es in­te­li­gen­te: po­ner to­dos los hue­vos en la ca­nas­ta del co­n­ur­bano bo­nae­ren­se, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el sur y el su­roes­te de esa zo­na elec­to­ral­men­te im­por­tan­te que ro­dea la ca­pi­tal del país. Allí es­tá la gen­te más po­bre, bru­tal­men­te gol­pea­da por la he­ren­cia del kirch­ne­ris­mo pe­ro po­lí­ti­ca­men­te leal a ella, pa­ra la cual es­te año y me­dio ha sig­ni­fi­ca­do un agra­va­mien­to por los au­men­tos de ta­ri­fas que de­cre­tó el gobierno (pre­ci­sa­men­te pa­ra tra­tar de co­rre­gir esa he­ren­cia) y la in­fla­ción de pre­cios, que só­lo en el úl­ti­mo mes se ha des­ace­le­ra­do pe­ro que has­ta ha­ce po­cas se­ma­nas se­guía a un rit­mo ele­va­do.

El en­vi­te de Cris­ti­na se ha he­cho pen­san­do en ma­tar dos pá­ja­ros de un ti­ro: al pe­ro­nis­mo, es de­cir a su pro­pia fa­mi­lia política, y a Ma­cri, el gran enemi­go. Es­ta­ba cla­ro, des­de que sa­lió del gobierno, que ella no lo­gra­ría ha­cer­se fuer­te den­tro del pe­ro­nis­mo, muy rea­cio a se­guir mos­trán­do­le leal­tad da­da su im­po­pu­la­ri­dad a es­ca­la na­cio­nal y la fu­nes­ta he­ren­cia eco­nó­mi­ca y política, que se­rá pa­ra ella un las­tre muy di­fí­cil de de­jar atrás por mu­chos años. Su prin­ci­pal ri­val, en esa agru­pa­ción que es una su­ma de fac­cio­nes en­fren­ta­das, es Flo­ren­cio Ran­daz­zo, ex mi­nis­tro del kirch­ne­ris­mo, que as­pi­ra a ser can­di­da­to en las pre­si­den­cia­les de 2019. Co­mo no po­día de­rro­tar­los in­ter­na­men­te ni a él ni a los otros as­pi­ran­tes, Cris­ti­na rom­pió con el pe­ro­nis­mo ofi­cial y pa­só a ser su com­pe­ti­do­ra di­rec­ta.

La gran ba­ta­lla, co­mo sue­le ocu­rrir en la Ar­gen­ti­na, se da­rá en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, don­de fue do­mi­nan­te el pe­ro­nis­mo des­de los años 80 has­ta 2015, cuan­do María Eu­ge­nia Vidal, de la agru­pa­ción de Ma­cri, ga­nó las elec­cio­nes pa­ra la go­ber­na­ción. En la pro­vin­cia Vidal es to­da­vía muy po­pu­lar (lo es tam­bién en el res­to del país, por cier­to), pe­ro en las zo­nas po­bres de co­n­ur­bano bo­nae­ren­se Cris­ti­na tie­ne su bas­tión. En las le­gis­la­ti­vas de es­te año, en las que se re­no­va­rá un ter­cio del Se­na­do y cer­ca de la mi­tad de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, la gran aten­ción es­ta­rá pues­ta en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, que con­tie­ne al co­n­ur­bano y que re­pre­sen­ta ca­si el 40% del vo­to na­cio­nal. Si la lis­ta del par­ti­do nue­vo de Cris­ti­na ha­ce un buen pa­pel, lo­gra­rá opa­car al pe­ro­nis­mo (pri­mer ob­je­ti­vo), ob­te­ner una ban­ca­da leal a ella (se­gun­do ob­je­ti­vo) y fi­jar los tér­mi­nos de la política ar­gen­ti­na (ter­cer ob­je­ti­vo) co­mo una con­fron­ta­ción en­tre dos per­so­nas y dos mo­de­los: Ma­cri y el sal­va­je, des­al­ma­do li­be­ra­lis­mo, de un la­do; del otro ella, la “can­di­da­ta de los po­bres”.

Pa­ra si­tuar­se co­mo lí­der de opo­si­ción tie­ne co­mo obs­tácu­lo, ade­más del pe­ro­nis­mo ofi­cial, es de­cir el Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta, a otra co­rrien­te pe­ro­nis­ta a la que ne­ce­si­ta opa­car: la que li­de­ra Ser­gio Mas­sa, el di­si­den­te que la desafió cuan­do era Pre­si­den­ta y que, a pe­sar de ha­ber apo­ya­do (con re­ser­vas y al­go de am­bi­güe­dad) a Ma­cri, es­tá a la es­pe­ra de un es­pa­cio que le per­mi­ta pro­yec­tar­se co­mo fi­gu­ra pre­si­den­cia­ble pa­ra 2019. Su Fren­te Re­no­va­dor tam­bién se­rá un blan­co pa­ra Cris­ti­na en las le­gis­la­ti­vas por­que, si ob­tie­ne en ellas un buen re­sul­ta­do, le ha­brán ser­vi­do pa­ra de­jar a atrás a es­te otro es­tor­bo.

To­do ello, por su­pues­to, con­fi­gu­ra un es­ce­na­rio ideal pa­ra la ex pre­si­den­ta. Pe­ro Cris­ti­na en­fren­ta va­rios pro­ble­mas pa­ra que ese cuen­to de ha­das se ma­te­ria­li­ce. El pri­me­ro es que la di­vi­sión del pe­ro­nis­mo en tres co­rrien­tes (el Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta, el Fren­te Re­no­va­dor y su Fren­te Uni­dad Ciu­da­da­na) jue­ga a fa­vor de Ma­cri y el ofi­cia­lis­mo, agru­pa­do en Cam­bie­mos, que reúne al Pro, el par­ti­do del Pre­si­den­te, a la his­tó­ri­ca Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal y a otros gru­pos e in­di­vi­dua­li­da­des de cier­to per­fil. A me­nos que Cris­ti­na lo­gre que el pe­ro­nis­mo

El en­vi­te de Cris­ti­na se ha he­cho pen­san­do en ma­tar dos pá­ja­ros de un ti­ro: al pe­ro­nis­mo, es de­cir a su pro­pia fa­mi­lia política, y a Ma­cri, el gran enemi­go.

Só­lo cuan­do Ma­cri de­rro­te di­rec­ta­men­te al po­pu­lis­mo en su ver­sión más ex­tre­ma, que es la de Cris­ti­na, se ha­brá ter­mi­na­do el ci­clo po­pu­lis­ta en la Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.