Car­gos a dis­po­si­ción

La Tercera - Reportajes - - Portada -

He­mos es­cu­cha­do ha­blar de con­vic­cio­nes. Dis­tin­gui­dos di­ri­gen­tes de­mo­cra­ta­cris­tia­nos lo han re­pe­ti­do. Es lo que sue­len sub­ra­yar ca­da tan­to, con me­ticu­losa pro­nun­cia­ción y la voz tem­pla­da por el re­go­ci­jo que les pro­vo­ca el me­ro he­cho de es­cu­char­se a sí mis­mos. “Ac­tua­mos por con­vic­cio­nes”, han di­cho nue­va­men­te, co­mo si en esa so­la fra­se hu­bie­ra fuer­za su­fi­cien­te pa­ra aca­llar du­das y zan­jar crí­ti­cas. Nos han re­cor­da­do que es­tán con­ven­ci­dos de al­go que to­dos no­so­tros -el res­to, los que es­cu­cha­mos sus fre­cuen­tes de­cla­ra­cio­nes- de­bié­se­mos te­ner en cuen­ta ca­da vez que se nos cru­za una du­da so­bre sus pro­ce­di­mien­tos, sus ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos, sus tro­pie­zos, des­li­ces y con­tra­dic­cio­nes. Lo di­cen co­mo si ca­da pa­la­bra de la ora­ción vi­nie­ra en ma­yús­cu­las, es­cul­pi­da en un fri­so de már­mol que guar­dan ba­jo la man­ga pa­ra mos­trar­lo ca­da vez que sus dis­cur­sos y la reali­dad de allá afue­ra -los he­chos pu­ros y du­ros- cho­can de fren­te, co­mo sue­le su­ce­der cuan­do dos ob­je­tos van en sen­ti­do opues­to. En­ton­ces, co­mo una ma­ne­ra de amor­ti­guar la cru­ji­de­ra de la co­li­sión, al­zan la voz pa­ra evo­car sus “con­vic­cio­nes”. Una es­tra­te­gia de sor­di­na, un fil­tro pa­ra que la luz re­bo­te en una te­la­ra­ña re­tó­ri­ca.

Los di­ri­gen­tes DC nos di­cen que aque­llo que es­cu­cha­mos y ve­mos no es lo que pa­re­ce, sino otra co­sa; al­go que só­lo ellos son ca­pa­ces de vis­lum­brar con ni­ti­dez gra­cias a los su­per­po­de­res que les con­fie­re el me­ro he­cho de te­ner con­vic­cio­nes - ¿en qué?- y men­cio­nar­lo con una fre­cuen­cia ra­ya­na en la ma­ja­de­ría. “Si bien en cier­to, no es me­nos cier­to”, re­pi­ten, ex­pli­cán­do­nos que sus in­ten­cio­nes no son de es­te mun­do te­rre­nal, sino de otro, un es­pa­cio pa­ra­le­lo, una ex­pe­rien­cia nu­mi­no­sa y se­ve­ra –sue­len lla­mar­la “hu­ma­nis­mo cris­tiano”- que los ha obli­ga­do a sa­cri­fi­cios múl­ti­ples, co­mo par­ti­ci­par de go­bier­nos a dis­gus­to. Una ta­ja­da de po­der bien va­le va­rios mi­nis­te­rios, sub­se­cre­ta­rías y di­rec­cio­nes de ser­vi­cio. Si es ne­ce­sa­rio su­bir­se al ca­rro y ne­gar el pro­gra­ma de go­bierno an­tes de que el ga­llo can­te tres ve­ces, en­ton­ces no que­da más que ha­cer­lo. En po­lí­ti­ca los prin­ci­pios son los prin­ci­pios, hay que res­pe­tar­los, y si las cir­cuns­tan­cias lo exi­gen, aco­mo­dar­los a los car­gos a dis­po­si­ción y al círcu­lo vir­tuo­so que se ge­ne­ra cuan­do del Es­ta­do se sal­ta a los di­rec­to­rios de em­pre­sas en me­nos de lo que se re­za un ave­ma­ría.

La opi­nión pú­bli­ca de­be­ría sa­ber que esas son las ges­tas que exi­gen las con­vic­cio­nes, cuan­do hay una mi­sión res­pal­da­da por una his­to­ria que sue­le re­la­tar­se co­mo los pa­sa­jes de un li­bro re­li­gio­so, con sus pro­pios pa­triar­cas, sus már­ti­res de cul­to y sus fa­mi­lias fun­da­do­ras. Un evan­ge­lio es­cri­to en­tre Ca­cha­gua, Ñu­ñoa y Vi­ta­cu­ra con vis­ta a La Mo­ne­da y pla­tea re­ser­va­da en el Con­gre­so. La prin­ci­pal vir­tud de sus após­to­les du­ran­te la tran­si­ción fue ha­cer­se ne­ce­sa­rios, en­car­nan­do un se­llo que cer­ti­fi­ca mo­de­ra­ción y bue­nas cos­tum­bres. Han sa­bi­do in­da­gar y sa­car par­ti­do de los be­ne­fi­cios del agua ti­bia, de las bi­sa­gras y del freno de mano, ex­ten­dien­do sus re­des a tra­vés de pro­te­gi­dos y apren­di­ces de cau­di­llos de pro­vin­cia de es­crú­pu­los va­ria­bles.

Nos fui­mos acos­tum­bran­do a que to­dos ellos -após­to­les y mo­na­gui­llos- es­tu­vie­ran siem­pre allí, apre­tan­do cla­vi­jas, con el si­gi­lo del ofi­cial de adua­na y la mo­ral del ins­pec­tor de co­le­gio que en las ma­ña­nas pro­di­ga cas­ti­gos y en las tar­des dic­ta ca­te­cis­mo. Has­ta ha­ce po­co ejer­cían su po­der en nom­bre de una su­pues­ta mi­li­tan­cia mul­ti­tu­di­na­ria de fan­ta­sía que se en­co­gió con el ba­ño de reali­dad que sig­ni­fi­có el pro­ce­so de re­fi­cha­je. Son los re­pre­sen­tan­tes -ase­gu­ran- de los ciu­da­da­nos que ad­hie­ren al cen­tro po­lí­ti­co, un gru­po fan­tas­ma­gó­ri­co des­cri­to más por ad­je­ti­vos - mo­de­ra­ción, cau­te­la- que por sus­tan­ti­vos. Al­go pa­re­ci­do a un re­ba­ño que pre­fie­re mon­tar­se so­bre un ani­mal lla­ma­do “sen­ti­do co­mún”, que ca­mi­na con pies de plo­mo con mu­cho te­mor y po­ca ima­gi­na­ción. Pa­ra con­vo­car a es­te gru­po -que so­lo pa­re­ce exis­tir en sus men­tes- no es ne­ce­sa­rio ofre­cer un ho­ri­zon­te de ideas, un pro­yec­to de pros­pe­ri­dad, bas­ta con una pó­ci­ma de clien­te­lis­mo, cálcu­lo elec­to­ral y la ma­qui­na­ria bien en­gra­sa­da que trans­for­ma los ad­he­ren­tes en una hin­cha­da de ba­rrio ca­paz de de­fen­der a los gri­tos el más im­pre­sen­ta­ble de los can­di­da­tos.

Es­ta se­ma­na he­mos vuel­to a es­cu­char dis­cur­sos so­bre con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas, so­bre va­lo­res que no se tran­san y so­bre una his­to­ria que arran­ca con los ve­te­ra­nos de la fa­lan­ge, se ele­va con Frei Mon­tal­va, cam­bia el país con la Re­for­ma Agra­ria, es­qui­va las res­pon­sa­bi­li­da­des del Gol­pe y re­apa­re­ce ague­rri­da en ple­na dic­ta­du­ra desafian­do al ré­gi­men en el Cau­po­li­cán. Sin em­bar­go, el ru­mor de la épi­ca de las con­vic­cio­nes es­ta vez no fue su­fi­cien­te pa­ra di­si­mu­lar lo que vi­mos: una dispu­ta sin pu­do­res ni re­ca­to, una tri­ful­ca de am­bi­cio­nes y zan­ca­di­llas sin hé­roes ni he­roí­nas. Un ri­tual es­per­pén­ti­co, cu­yo úni­co ob­je­ti­vo pa­re­ce ha­ber si­do con­ser­var los úl­ti­mos ji­ro­nes de po­der, an­tes del in­mi­nen­te de­rrum­be de una his­to­ria de la que so­lo que­da una frá­gil cás­ca­ra de fra­ses he­chas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.