Hi­pó­te­sis que dan pa­ra to­do

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Ca­ro­li­na Goic sa­lió for­ta­le­ci­da. Al to­mar la de­ci­sión de man­te­ner su can­di­da­tu­ra y de ve­tar des­de ya la pos­tu­la­ción de Ri­car­do Rin­cón, la aban­de­ra­da DC dio un po­de­ro­so tes­ti­mo­nio de con­vic­ción que no ha­rá sino for­ta­le­cer­la. Los días que se to­mó pa­ra eva­luar si se­guía o no se­guía en ca­rre­ra le die­ron una vi­si­bi­li­dad me­diá­ti­ca que su can­di­da­tu­ra nun­ca tu­vo, y esa ex­po­si­ción, ade­más de fa­vo­re­cer­la, de­ja­ría en cla­ro que ella no es­tá en po­lí­ti­ca pa­ra li­de­rar cual­quier co­sa, sino un pro­yec­to po­lí­ti­co com­pro­me­ti­do con la de­cen­cia y la éti­ca. Aho­ra sí que la op­ción pre­si­den­cial de la DC po­dría te­ner pi­so y via­bi­li­dad. Ha­cer po­lí­ti­ca des­de la con­vic­ción, en cual­quier ca­so, la obli­ga­rá, por ra­zo­nes de es­tric­ta cohe­ren­cia, no so­lo a ba­jar la can­di­da­tu­ra del par­la­men­ta­rio in­vo­lu­cra­do en un ca­so de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, sino tam­bién otros, don­de tam­bién es­tán en jue­go va­lo­res éti­cos sus­tan­ti­vos de la ac­ción po­lí­ti­ca. Si lo ha­ce, qui­zás con­ven­za al elec­to­ra­do que se­guía vien­do su can­di­da­tu­ra con re­ser­vas, y es­te efec­to no pue­de sino ser fa­vo­ra­ble pa­ra ella en tan­to can­di­da­ta. Pe­ro tam­bién pro­fun­di­za­rá los des­en­cuen­tros que tie­ne con sec­to­res im­por­tan­tes de su par­ti­do y es­to no ne­ce­sa­ria­men­te la ayu­da­rá en su con­duc­ción de la co­lec­ti­vi­dad.

Ca­ro­li­na Goic sa­lió de­bi­li­ta­da. De­bi­li­ta­da, por­que de­mos­tró te­ner po­co li­de­raz­go y au­to­ri­dad en su par­ti­do y por­que su can­di­da­tu­ra, al me­nos has­ta el sá­ba­do de la se­ma­na pa­sa­da, se­guía sin con­ven­cer ma­yor­men­te no so­lo a la ciu­da­da­nía, sino in­clu­so a sus pro­pios par­la­men­ta­rios y a los di­ri­gen­tes de ba­se que acu­die­ron a la jun­ta na­cio­nal. Los cin­co días que, ade­más, la se­na­do­ra se to­mó pa­ra eva­luar y de­ci­dir, uni­dos a los con­tac­tos, te­le­fo­na­zos, de­cla­ra­cio­nes y con­tra­de­cla­ra­cio­nes que sa­lie­ron en el in­ter­tan­to, die­ron pi­so pa­ra pen­sar que en su re­so­lu­ción hu­bo qui­zás más co­ci­na que la que to­le­ra la po­lí­ti­ca de las con­vic­cio­nes. Bá­si­ca­men­te por es­te con­cep­to, la de­ci­sión de per­se­ve­rar en la ca­rre­ra pre­si­den­cial no cam­bia­ría mu­cho las co­sas des­de el mo­men­to que, an­tes que co­mo un tri­bu­to a la éti­ca, que es la lec­tu­ra cán­di­da del epi­so­dio, po­dría ser una sa­li­da de emer­gen­cia pa­ra que a la pre­si­den­ta de la DC no se le si­guie­ra des­ar­man­do el par­ti­do.

El re­po­si­cio­na­mien­to de Ca­ro­li­na Goic le ha­rá las co­sas más di­fí­ci­les a Pi­ñe­ra y se­rá fun­da­men­tal pa­ra sal­var del nau­fra­gio a la cen­troiz­quier­da y man­te­ner den­tro del sis­te­ma po­lí­ti­co a un am­plio sec­tor ciu­da­dano que, si ella no es­tá en la pa­pe­le­ta en no­viem­bre pró­xi­mo, sim­ple­men­te no va a ir a vo­tar. Co­mo la can­di­da­tu­ra de Ale­jan­dro Gui­llier ha per­di­do con­vo­ca­to­ria y ra­ting, y pa­re­ce ca­da vez más di­vor­cia­da del tron­co so­cial­de­mó­cra­ta que fue uno de los ejes de la an­ti­gua Concertación, el vo­to mo­de­ra­do que Ca­ro­li­na Goic pu­die­ra cap­tu­rar se vuel­ve en­ton­ces cla­ve pa­ra evi­tar un triun­fo aplas­tan­te de la cen­tro­de­re­cha. Otra co­sa es lo que ocu­rra des­pués, en se­gun­da vuel­ta, don­de la DC po­dría con­di­cio­nar su apo­yo a Gui­llier -su­pues­to que sea él quien sa­que la se­gun­da ma­yo­ría- a cam­bio de in­cor­po­rar al pro­gra­ma de go­bierno al me­nos al­gu­nas de las prio­ri­da­des que su can­di­da­ta ha­ya po­di­do plan­tear en la cam­pa­ña.

Lo ocu­rri­do en la úl­ti­ma se­ma­na, no obs­tan­te ha­ber in­fla­ma­do la es­ce­na po­lí­ti­ca, no obs­tan­te ha­ber co­lo­rea­do con emo­cio­nes, acu­sa­cio­nes, arre­ba­tos, des­ca­li­fi­ca­cio­nes y pa­la­bras des­tem­pla­das y san­gran­tes las pá­gi­nas nor­mal­men­te cir­cuns­pec­tas de la cró­ni­ca po­lí­ti­ca, ha de­ja­do las co­sas don­de mis­mo. Na­da im­por­tan­te se ha mo­vi­do. Es­ta ha si­do una de esas pe­leas fe­ro­ces que la gen­te mi­ra tal co­mo ha­ce con vi­deos mal­sa­nos de ani­ma­les sal­va­jes que tra­tan de de­vo­rar­se en­tre sí: nos im­pre­sio­nan, pe­ro en el fon­do no nos van ni nos vie­nen. Y por eso sal­ta­mos al pró­xi­mo vi­deo. To­do, en­ton­ces, se­gui­ría igual: la cla­se po­lí­ti­ca y sus que­re­llas allá arri­ba, la gen­te co­mún con sus pro­ble­mas acá aba­jo. La can­cha, al fi­nal, ha­bría cam­bia­do po­co. La iz­quier­da chi­le­na con­ti­núa di­vi­di­da. La de­re­cha si­gue en una po­si­ción ex­pec­tan­te. Y los mis­mos pro­ble­mas y de­mo­nios que la DC co­mo par­ti­do te­nía an­tes de la jun­ta, los si­gue te­nien­do aho­ra y en al­gún mo­men­to ten­drá que po­ner­se a tra­ba­jar pa­ra re­sol­ver­los y exor­ci­zar­los. En­tre otras co­sas, no so­lo le es­tá ha­cien­do fal­ta un pro­yec­to co­mún, sino tam­bién en­tre­gar al­gu­nas ex­pli­ca­cio­nes: por ejem­plo, por qué ha­bien­do da­do por aca­ba­da la ex­pe­rien­cia de la Nue­va Ma­yo­ría, la DC con­ti­núa, sin em­bar­go, en el go­bierno; qué fue lo que no le gus­tó de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, a pe­sar de ha­ber­la apo­ya­do y de se­guir apo­yán­do­la con in­con­di­cio­na­li­dad y en­tu­sias­mo has­ta hoy, y por qué, ha­bién­do­le si­do tan fá­cil ayer vo­tar por Ba­che­let, le re­sul­ta­ría tan di­fí­cil ha­cer­lo por Gui­llier aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.