El ins­tin­to sui­ci­da

La Tercera - Reportajes - - Portada -

La DC fue arras­tra­da al fon­do de sus po­si­bi­li­da­des por la que pue­de ser la jun­ta na­cio­nal más ab­sur­da de su his­to­ria, una jun­ta que siem­pre su­po que si de­ci­día en con­tra de su pre­si­den­ta y can­di­da­ta se ex­po­nía a que­dar sin pre­si­den­ta y sin can­di­da­ta a tres se­ma­nas del cie­rre de las ins­crip­cio­nes. E in­creí­ble­men­te, co­mo el escorpión mon­ta­do so­bre la ra­na, de­ci­dió en con­tra.

Lo que lle­va a los par­ti­dos a com­por­tar­se de es­ta ma­ne­ra sui­ci­da es uno de los gran­des mis­te­rios de la po­lí­ti­ca, pe­ro es­tá cla­ro que ocu­rre con más fre­cuen­cia cuan­do se jun­tan la con­fu­sión am­bien­tal con las di­rec­ti­vas tos­cas. Ca­so pre­vio: el PS.

A di­fe­ren­cia del PS, que aún no se da cuen­ta de lo que pro­du­jo, el sui­ci­dio de la DC re­sul­tó fa­lli­do. El ins­tin­to es­ta­ba ac­tuan­do, pe­ro, qui­zás por su es­tri­den­cia, abrió la opor­tu­ni­dad pa­ra que la ofen­di­da pre­si­den­ta y can­di­da­ta, Ca­ro­li­na Goic, re­su­ci­ta­ra con la sor­pre­si­va po­si­bi­li­dad de re­pre­sen­tar una “re­mo­ra­li­za­ción” de la po­lí­ti­ca. La te­naz re­sis­ten­cia del dipu­tado Ri­car­do Rin­cón cal­za inopi­na­da­men­te con el re­cha­zo so­cial al mal­tra­to de las mu­je­res, pe­ro abre tam­bién el es­ce­na­rio pa­ra cas­ti­gar otras in­co­rrec­cio­nes.

Lo que Rin­cón no com­pren­dió -y qui­zás aún no lo ha­ce- es que su desafío a Goic con­fir­ma­ba, en un os­cu­ro ni­vel sim­bó­li­co, las acu­sa­cio­nes que su­frió 15 años atrás, y le da­ba a la can­di­da­ta la opor­tu­ni­dad de cas­ti­gar­lo de tal mo­do que cual­quier reac­ción de­fen­si­va ten­drá cos­tos ca­da vez más al­tos. Quién lo iba a de­cir: una can­di­da­tu­ra à la Ma­cron.

Por su­pues­to, los pri­me­ros en echar a per­der sus opor­tu­ni­da­des sue­len ser los pro­pios can­di­da­tos. Pe­ro el jue­ves, Goic sa­lió por arri­ba, que es co­mo se lla­ma a esos pe­que­ños ins­tan­tes don­de un di­ri­gen­te pue­de com­bi­nar vir­tuo­sa­men­te la mo­ral de las con­vic­cio­nes con la mo­ral de la res­pon­sa­bi­li­dad. Quién lo iba a de­cir: una can­di­da­tu­ra to­ca­da por la vir­tud.

La se­ma­na in­fer­nal que tu­vo la DC re­flo­tó tam­bién esos epi­só­di­cos pro­nós­ti­cos so­bre su cri­sis “ter­mi­nal”, una en­fer­me­dad que se le vie­ne diag­nos­ti­can­do des­de los años 70, ca­si siem­pre con más de­seos que ba­ses fac­tua­les. De una ma­ne­ra si­mi­lar, Pi­no­chet pri­me­ro, y la de­re­cha des­pués, es­tu­vie­ron va­ti­ci­nan­do la muer­te de la Concertación des­de 1988 en ade­lan­te. Y, sin em­bar­go, pa­ra ma­tar a la Concertación fue ne­ce­sa­rio crear un im­bun­che, la Nue­va Ma­yo­ría, y ali­near tras ella a un re­per­to­rio de am­bi­cio­nes, ne­ce­si­da­des y ape­ti­tos con un gra­do va­ria­ble, pe­ro siem­pre re­le­van­te, de opor­tu­nis­mo.

¿Qué se de­be crear pa­ra ma­tar a la DC? Por aho­ra, pue­de ser más útil acep­tar que la DC es una ano­ma­lía pro­ce­den­te del si­glo XX, una sin­gu­la­ri­dad de la po­lí­ti­ca chi­le­na, si­mi­lar a lo que son, por ejem­plo, el PPD o el Par­ti­do Hu­ma­nis­ta. Cu­rio­sa­men­te, po­cos ana­lis­tas se preo­cu­pan de la per­sis­ten­cia del PPD o el PH, que no exis­ten sino en la ima­gi­na­ción lo­cal, mien­tras que la DC lu­cha por sub­sis­tir en Ale­ma­nia, Ita­lia, Ve­ne­zue­la, Bél­gi­ca, Ce­nt­roa­mé­rica, es­pa­cios don­de al­gu­na vez fue mu­cho más que una som­bra.

La DC irri­ta, por lo ge­ne­ral, a los que re­quie­ren ra­di­ca­li­dad -iz­quier­das ver­sus de­re­chas, po­bres ver­sus ri­cos, cre­yen­tes ver­sus ag­nós­ti­cos, ge­ne­ro­sos ver­sus egoís­tas-, a to­dos los mu­chos que sien­ten que la am­bi­güe­dad po­lí­ti­ca es in­to­le­ra­ble y a los que creen que no se pue­de vi­vir con con­tra­dic­cio­nes. Y tien­den a pre­do­mi­nar, so­bre to­do en esa an­cha fa­ja del lla­ma­do pro­gre­sis­mo, los que de­tes­tan el ses­go re­li­gio­so de la DC, que en es­to, co­mo en lo de­más, se des­li­za por el me­dio: ni con­fe­sio­nal ni es­cép­ti­co.

Esa pre­sión que se le im­po­ne des­de fue­ra ha si­do tam­bién par­te de su vi­da par­ti­da­ria. La DC ha vi­vi­do siem­pre di­vi­di­da en­tre los que quie­ren afir­mar su per­te­nen­cia a un cen­tro equi­li­bra­do y ecuá­ni­me, pu­ra­men­te ima­gi­na­rio, y los que creen que su des­tino es­tá li­ga­do a una alian­za con la iz­quier­da. Es­ta úl­ti­ma co­rrien­te cre­ció a la som­bra de Ra­do­mi­ro To­mic, que en 1970 lan­zó la con­vo­ca­to­ria a la “uni­dad del pue­blo” y la iz­quier­da le res­pon­dió crean­do la Uni­dad Po­pu­lar, que era lo mis­mo, pe­ro sin To­mic.

En reali­dad, la úni­ca ma­te­ria­li­za­ción de esa idea ha si­do la Concertación, y su muer­te es lo que es­tá en el fon­do del re­na­ci­do de­ba­te en­tre la ubi­ca­ción de cen­tro o de cen­troiz­quier­da, aun­que esas fi­gu­ras son igual­men­te inú­ti­les cuan­do na­die quie­re ser tu alia­do.

En la Concertación siem­pre hu­bo al­gún gru­po al que le dis­gus­ta­ba la alian­za con la DC, pe­ro no lle­gó a te­ner he­ge­mo­nía has­ta es­tos úl­ti­mos dos o tres años, cuan­do la di­ná­mi­ca pro­pia de la Nue­va Ma­yo­ría fue mo­di­fi­can­do los po­de­res den­tro de los otros par­ti­dos so­cios. De es­to no se dio cuen­ta –o no qui­so ha­cer­lo- bue­na par­te de la di­rec­ción de la DC en los años de la Nue­va Ma­yo­ría.

Hoy es evi­den­te que la can­di­da­tu­ra de Goic ha si­do coop­ta­da por el sec­tor más de “cen­tro” de la DC, pe­ro eso se de­be, pre­ci­sa­men­te, a que el sec­tor más de “cen­troiz­quier­da” fue in­ca­paz de vis­lum­brar la so­le­dad en que lo es­ta­ban de­jan­do sus so­cios, mio­pía de la que par­ti­ci­pó –to­do hay que de­cir­lo- la mis­ma Ca­ro­li­na Goic.

En cam­bio, no es ver­dad que el sec­tor más de “cen­tro” pue­da re­flo­tar la te­sis se­sen­te­ra del “ca­mino pro­pio”, pe­ro no por­que le dis­gus­te, sino por­que es in­via­ble.

La po­lí­ti­ca de alian­zas ha pa­sa­do a ser una obli­ga­ción de los par­ti­dos, y ella sig­ni­fi­ca tam­bién, o qui­zás so­bre to­do, ob­ser­var con cui­da­do qué es­tá pa­san­do con los po­si­bles alia­dos.

Po­cos can­di­da­tos ha­brán te­ni­do el po­der que es­ta se­ma­na ha acu­mu­la­do Ca­ro­li­na Goic. Las úni­cas ame­na­zas re­le­van­tes pro­vie­nen de su pro­pio en­torno: la in­tro­mi­sión de la fa­mi­lia, el anec­do­tis­mo, la ba­na­li­za­ción. La bea­te­ría con­fun­di­da con éti­ca. El in­fan­ti­lis­mo. Las ga­nas de ser que­ri­da. La pes­te de la bon­dad.

Has­ta aquí, to­do lo que le ha pa­sa­do a Goic ha ocu­rri­do por aña­di­du­ra o ha caí­do del cie­lo. La po­lí­ti­ca tam­bién se ha­ce de ca­sua­li­da­des, y mu­chas de esas ca­sua­li­da­des tie­nen una di­rec­ción his­tó­ri­ca que es ca­si im­po­si­ble des­en­tra­ñar mien­tras es­tán ocu­rrien­do. Pe­ro hay un pun­to en que los di­ri­gen­tes de­ben to­mar el vo­lan­te y arro­llar los obs­tácu­los. La iner­cia es tam­bién par­te del re­per­to­rio de los ins­tin­tos sui­ci­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.