Dis­tan­cia en­tre ciu­da­da­nía y po­lí­ti­ca

El go­bierno y los par­ti­dos po­lí­ti­cos de­be­rán in­te­rro­gar­se so­bre sus res­pon­sa­bi­li­da­des en la de­gra­da­ción del cua­dro po­lí­ti­co, en vez de sa­car cuen­tas tan ale­gres co­mo fal­sas.

La Tercera - Reportajes - - Portada -

En el país de hoy, la opi­nión ciu­da­da­na so­bre los can­di­da­tos se ha vuel­to di­fí­cil de me­dir. Las en­cues­tas que ha­ce al­gu­nos años pre­de­cían re­sul­ta­dos y pre­fe­ren­cias con bas­tan­te cer­ca­nía a la reali­dad, en oca­sio­nes an­dan bas­tan­te le­jos de lo que su­ce­de.

¿Qué ha ocu­rri­do pa­ra que las en­cues­tas elec­to­ra­les pier­dan ca­pa­ci­dad pre­dic­ti­va? ¿Es que an­tes las ha­cían bien y hoy es­tán ses­ga­das, ma­ni­pu­la­das o sim­ple­men­te mal he­chas?

No creo que va­ya prin­ci­pal­men­te por ahí la ex­pli­ca­ción, me pa­re­ce que tie­ne que ver más bien con el uni­ver­so hu­mano que mi­den las en­cues­tas, el cual en tér­mi­nos de pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les se ha vuel­to más com­ple­jo, con me­nos leal­ta­des y mu­cho más cam­bian­te.

Las opiniones re­sul­tan pro­fun­da­men­te in­flui­das por he­chos de la con­tin­gen­cia que cam­bian brus­ca­men­te los jui­cios que la gen­te tie­ne so­bre los can­di­da­tos y tam­bién por la at­mós­fe­ra de des­con­fian­za ha­cia to­dos y ha­cia to­do en el mun­do de la po­lí­ti­ca.

Ello per­ju­di­ca la to­ma de po­si­cio­nes ra­zo­na­das y ayu­da a que pre­do­mi­nen es­ta­dos de áni­mo car­ga­dos de emo­ti­vi­dad que pue­den du­rar muy po­co. Co­mo en los cuen­tos in­fan­ti­les, en que los sa­pos pue­den trans­for­mar­se má­gi­ca­men­te en prín­ci­pes o prin­ce­sas, pe­ro pue­den vol­ver a trans­for­mar­se en sa­pos con la mis­ma ve­lo­ci­dad. To­do es­to, en un am­bien­te de des­pres­ti­gio de la pro­fe­sión po­lí­ti­ca y de una vi­sión de los par­ti­dos po­lí­ti­cos co­mo aso­cia­cio­nes de ayu­da mu­tua po­co aten­tos a las ne­ce­si­da­des ciu­da­da­nas.

El con­jun­to de es­tos ele­men­tos con­tri­bu­ye a la vo­la­ti­li­dad de la opi­nión elec­to­ral y ge­ne­ra, ade­más, una gran abs­ten­ción que no pa­re­ce ten­der a dis­mi­nuir.

Re­cor­de­mos que en los ini­cios del re­gre­so a la de­mo­cra­cia, cuan­do se vo­ta­ba con la mo­da­li­dad obli­ga­to­ria, quie­nes no te­nían pre­fe­ren­cia elec­to­ral o no sa­bían por quién vo­tar eran al­re­de­dor de un 15%. Es­te fe­nó­meno fue cre­cien­do con el tiem­po y se con­vir­tió en un 30%, des­pués en un 40%, lle­gan­do hoy en la mo­da­li­dad de vo­to vo­lun­ta­rio, pe­ro no de­bi­do so­lo a ello, a un uni­ver­so ma­yo­ri­ta­rio que se que­da en ca­sa.

Se ha crea­do, por ra­zo­nes va­le­de­ras y tam­bién por per­cep­cio­nes in­jus­tas, una dis­tan­cia que pa­re­ce­ría sin re­torno en­tre la opi­nión ciu­da­da­na y el mun­do de la po­lí­ti­ca, de quie­nes as­pi­ran a ser re­pre­sen­tan­tes del pue­blo en un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

Ello no so­lo acon­te­ce en Chi­le, sino en ca­si to­das las de­mo­cra­cias.

En al­gu­nas de ellas, co­mo en Es­ta­dos Uni­dos, obe­de­ce a una lar­ga tra­di­ción de apo­li­ti­cis­mo y ba­ja vo­ta­ción; en otras, es un fe­nó­meno nue­vo li­ga­do a pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, so­cia­les o a la co­rrup­ción en el sis­te­ma po­lí­ti­co, y fi­nal­men­te en otras, so­lo se lo­gra una al­ta par­ti­ci­pa­ción cuan­do los ciu­da­da­nos per­ci­ben que es­tán en jue­go op­cio­nes dra­má­ti­cas.

Si fué­ra­mos im­pe­tuo­sa­men­te op­ti­mis­tas po­dría­mos su­po­ner que es­ta fal­ta de in­te­rés y la vo­lá­til li­vian­dad ac­tual res­pon­den a una per­cep­ción com­par­ti­da de es­ta­bi­li­dad, de que las co­sas es­tán tan bien que da un po­co lo mis­mo quien go­bier­ne. Eso po­dría qui­zás ser el ca­so de Sui­za, pe­ro di­fí­cil­men­te el de Chi­le.

En el otro ex­tre­mo, si fué­ra­mos vol­cá­ni­ca­men­te pe­si­mis­tas, po­dría­mos con­cluir que he­mos lle­ga­do a un es­ta­do de anomia sin vuel­tas, que la in­di­fe­ren­cia o la li­vian­dad es pro­duc­to del de­sá­ni­mo, que los par­ti­dos po­lí­ti­cos se­gui­rán sien­do im­pre­sen­ta­bles “ad vi­tam ae­ter­nam” y que los can­di­da­tos se­gui­rán sien­do ma­li­tos has­ta el fi­nal. Va­le de­cir, que lo me­jor es aban­do­nar to­da es­pe­ran­za.

Mi­ran­do el pa­no­ra­ma ac­tual, es di­fí­cil des­po­jar­se de la mor­ta­ja del pe­si­mis­mo, pe­ro los can­di­da­tos y los par­ti­dos que los apo­yan de­be­rían ha­cer un es­fuer­zo por in­ten­tar­lo.

Qui­zás una pis­ta po­dría ser la de tra­tar de to­mar en cuen­ta con se­rie­dad las res­pues­tas a las pre­gun­tas no elec­to­ra­les de las en­cues­tas, aque­llas que di­cen re­la­ción con opiniones so­bre asun­tos so­cia­les, po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, que son más só­li­dos y se re­pi­ten.

Esas opiniones sue­len no ser muy di­fe­ren­tes en las dis­tin­tas en­cues­tas y tien­den a ser de sen­ti­do co­mún, alejadas de vi­sio­nes ex­tre­mas y de una ex­ce­si­va ideo­lo­gi­za­ción, ya sea de iz­quier­da o de de­re­cha.

Son muy dis­tin­tas a las que emiten los gru­pos mo­vi­li­za­dos o de al­gu­nos par­la­men­ta­rios con­ser­va­do­res que en el de­ba­te so­bre la des­pe­na­li­za­ción de abor­to di­je­ron to­do ti­po de bar­ba­ri­da­des.

Una re­cien­te en­cues­ta de Ima­gi­nac­ción-Ra­dio Coope­ra­ti­va re­fle­ja al­gu­nas de esas opiniones ciu­da­da­nas no li­ga­das a las elec­cio­nes so­bre va­rios te­mas.

En torno al de­ba­te so­bre la des­pe­na­li­za­ción del abor­to, el 58,2 % de la gen­te es­tá de acuer­do en las tres cau­sa­les del pro­yec­to, el 19,2 % es­tá a fa­vor en to­da cir­cuns­tan­cia y el 21%, en con­tra en cual­quie­ra si­tua­ción.

Esas opiniones mues­tran la pre­do­mi­nan­cia de una po­si­ción se­cu­lar y sen­sa­ta, que tam­bién com­par­te mu­cha gen­te que tie­ne fuer­tes sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos.

En las res­pues­tas a otras pre­gun­tas apa­re­ce muy ma­yo­ri­ta­ria la idea de fa­vo­re­cer el mé­to­do del diá­lo­go pa­ra ha­cer avan­zar las re­for­mas y la co­la­bo­ra­ción en­tre el ám­bi­to pú­bli­co y el pri­va­do pa­ra im­pul­sar el desa­rro­llo eco­nó­mi­co.

El con­jun­to de las res­pues­tas mues­tra un es­pí­ri­tu le­jano a las rup­tu­ras y las po­la­ri­za­cio­nes, crí­ti­co, pe­ro ajeno a un re­fun­da­cio­na­lis­mo en­ra­bia­do.

El pro­ble­ma es que ese es­pí­ri­tu que otro­ra la cen­troiz­quier­da re­co­gía bien, hoy no lo re­co­ge na­die. Y mien­tras los ciu­da­da­nos es­co­gen en el me­jor de los ca­sos el mal me­nor, los po­lí­ti­cos dis­cu­ten en los me­dios so­lo de po­der y de cu­pos.

La de­re­cha se en­re­da en su con­ser­va­du­ris­mo y se abra­za al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal por an­gas o por man­gas, hi­rien­do con ello la le­gi­ti­mi­dad de di­cha ins­ti­tu­ción.

En la ca­da vez más di­vi­di­da cen­troiz­quier­da, las ca­ras jó­ve­nes pre­sen­tan res­pues­tas vie­jas, las ca­ras blan­das res­pues­tas aco­mo­da­ti­cias y quie­nes tra­tan de en­con­trar un ca­mino con al­gu­na no­ble­za, que­dan apor­ti­lla­dos por sus ca­ma­ra­das a quie­nes no les im­por­ta per­der el al­ma y la ver­güen­za por sal­var su cu­po.

Lo su­ce­di­do en la jun­ta na­cio­nal de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na no es so­lo gra­ve pa­ra ese par­ti­do, es gra­ve pa­ra la de­mo­cra­cia. Cons­ti­tu­ye una de­rro­ta pa­ra la po­lí­ti­ca co­mo ac­ti­vi­dad no­ble que se orien­ta a la bús­que­da de for­mas más al­tas de la con­vi­ven­cia so­cial y mues­tra el pre­va­le­ci­mien­to, oja­lá tem­po­ral, de las con­cep­cio­nes más ba­jas de su ejer­ci­cio.

Lo gra­ve es que es­to no es una si­tua­ción que ata­ñe so­lo a un par­ti­do po­lí­ti­co, sino que en di­ver­sos gra­dos se ex­tien­de a to­do el es­pec­tro po­lí­ti­co na­cio­nal.

En es­tas con­di­cio­nes, ¿có­mo col­mar el abis­mo en­tre una opi­nión ciu­da­da­na que pa­re­cie­ra que­rer trans­for­ma­cio­nes se­re­nas y es­te mun­do po­lí­ti­co aga­rra­do de las me­chas por ra­zo­nes aje­nas a to­da gran­de­za po­lí­ti­ca?

Pa­re­ce muy di­fí­cil si no se pro­du­cen cam­bios ma­yo­res en la for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca, si no se pro­du­ce una au­to­crí­ti­ca real de quie­nes han ejer­ci­do la con­duc­ción po­lí­ti­ca en los úl­ti­mos años.

El go­bierno y los par­ti­dos po­lí­ti­cos de­be­rán in­te­rro­gar­se so­bre sus res­pon­sa­bi­li­da­des en la de­gra­da­ción del cua­dro po­lí­ti­co en vez de sa­car cuen­tas tan ale­gres co­mo fal­sas. So­lo así po­drán co­nec­tar con la ma­yo­ría de los chi­le­nos, cu­yas as­pi­ra­cio­nes y opiniones pa­re­cen ser muy dis­tin­tas tan­to a las que ex­pre­sa la oron­da se­ño­ra del bus na­ran­ja co­mo el se­ñor de mi­ra­da tris­te que lla­ma a crear el caos pa­ra cam­biar el sis­te­ma de pen­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.