Los án­ge­les caí­dos

La Tercera - Reportajes - - Portada -

El Fren­te Am­plio de­be­ría te­ner un ges­to con to­dos -con la pren­sa, la opi­nión pú­bli­ca- y ela­bo­rar un ma­nual de ins­truc­cio­nes pa­ra en­ten­der­los. Una es­pe­cie de Bi­blia que nos in­di­que có­mo reac­cio­nar ade­cua­da­men­te a sus tor­pe­zas, im­pe­ri­cias y an­sie­da­des mal ad­mi­nis­tra­das, sin que co­mo res­pues­ta ten­ga­mos una eter­na mon­ser­ga en torno a nues­tras ma­las in­ten­cio­nes y ses­gos, o peor aun, nues­tra in­ca­pa­ci­dad pa­ra com­pren­der que de­trás de una ma­ra­ña de im­pru­den­cias no hay otra co­sa que un her­vi­de­ro de vir­tu­des que los im­pu­ros so­mos in­ca­pa­ces de apre­ciar.

Ne­ce­si­ta­mos un do­cu­men­to pre­ven­ti­vo que nos ayu­de a en­ten­der cuá­les son sus es­ti­los, las ma­ne­ras de re­la­cio­nar­se y los pul­sos tem­po­ra­les en los que tra­ba­jan. Qui­zás así po­dría­mos en­ten­der con ni­ti­dez la ra­zón pa­ra que una per­so­na, Al­ber­to Mayol, a quien has­ta ha­ce un mes ellos mis­mos pre­sen­ta­ban a la ciu­da­da­nía co­mo un digno re­pre­sen­tan­te su­yo co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial, en un lap­so de se­ma­nas se haya trans­for­ma­do en un mons­truo ma­ni­pu­la­dor, egó­la­tra y mi­só­gino, que aho­ra han des­en­mas­ca­ra­do. Por­que eso han he­cho. Ex­hi­bir un re­la­to al es­ti­lo Grem­lins, la pe­lí­cu­la ochen­te­ra que mos­tra­ba có­mo unos bi­chos im­por­ta­dos mu­ta­ban de pe­lu­ches mi­mo­sos a en­gen­dros del de­mo­nio si se los ali­men­ta­ba des­pués de la me­dia­no­che. Lo di­je­ron tan tranquilos y lo que es­pe­ra­ban era que to­dos aca­tá­ra­mos –so­bre to­do el pro­pio Mayol- sin que sur­gie­ra una erup­ción de du­das y una sor­na mo­nu­men­tal.

Si des­pe­ja­mos la chi­mu­chi­na -los au­dios, de­cla­ra­cio­nes, la co­mi­sión fu­ne­ra­ria de me­dia­no­che que va a anun­ciar la sen­ten­cia- y nos que­da­mos con el nu­do ar­gu­men­tal, te­ne­mos un re­la­to bá­si­co: el del Grem­lin o Se­ñor Hy­de sú­bi­ta­men­te des­cu­bier­to. Fren­te a esa his­to­ria -que to­ma­re­mos co­mo real pa­ra es­tos efec­tos- nos ca­ben al me­nos dos ex­pli­ca­cio­nes. La pri­me­ra es que real­men­te ha­yan si­do en­ga­ña­dos des­de un prin­ci­pio y des­co­no­cie­ran to­tal­men­te el de­sa­rro­llo con­duc­tual del per­so­na­je. Esa po­si­bi­li­dad no só­lo los de­ja co­mo in­ge­nuos, sino tam­bién co­mo irres­pon­sa­bles. ¿Qué hu­bie­ra su­ce­di­do si Mayol ga­na la pri­ma­ria? ¿Lo apo­yan a pe­sar de to­do? ¿O es­ta­ban tan se­gu­ros de que no ga­na­ría y que só­lo ser­vi­ría pa­ra dar­le vi­si­bi­li­dad al pro­yec­to y a la can­di­da­ta fa­vo­ri­ta? La se­gun­da op­ción es que jun­to con apo­yar a Al­ber­to Mayol hi­cie­ran vis­ta gor­da a las as­pi­ra­cio­nes que el can­di­da­to de oca­sión -y subrayo de “oca­sión”, por­que lo mis­mo que Bea­triz Sán­chez, la can­di­da­tu­ra de Mayol no sur­gió de la mi­li­tan­cia del Fren­te Am­plio- ten­dría una vez fi­na­li­za­do el pro­ce­so. Lo que am­bas op­cio­nes tie­nen en co­mún es la fal­ta de pre­vi­sión, un re­gus­to ins­tru­men­tal en don­de los me­dios se ajus­tan a los fi­nes y a una an­sie­dad de po­der si­mi­lar a la del mons­truo que nos aca­ba­ron des­cri­bien­do du­ran­te es­ta se­ma­na.

En el camino se arre­gla la car­ga, di­cen en el cam­po. Un di­cho tra­di­cio­nal, agra­rio, al rit­mo de la yunta de bue­yes que po­co se ajus­ta a la ima­gen mo­der­no­sa y cos­mo­po­li­ta que mu­chos di­ri­gen­tes del Fren­te Am­plio in­sis­ten en di­fun­dir; un atri­bu­to lu­mi­no­so que le su­ma en­can­to al bo­ce­to de mon­jes gue­rre­ros se­mi­lai­cos, re­den­to­res com­pro­me­ti­dos con una cau­sa a la que ad­hie­ren de pu­ro jus­tos. Allí den­tro na­die tie­ne in­tere­ses per­so­na­les, só­lo el de­seo de ha­cer el bien sin mi­rar a quién. El in­con­ve­nien­te es que mien­tras in­sis­ten en pro­yec­tar esa ima­gen de pas­to­ral ju­ve­nil de uni­ver­si­ta­rios bur­gue­ses que ocu­pa sus fe­ria­dos vi­si­tan­do mi­se­rias aje­nas, lo que ve­mos des­de acá afue­ra son las pug­nas ha­bi­tua­les a cual­quier coa­li­ción po­lí­ti­ca, que es jus­ta­men­te lo que son. El error de ori­gen ha si­do asu­mir­se co­mo san­tos an­tes de que se les co­no­cie­ra mi­la­gro.

“No so­mos án­ge­les”, di­jo un dis­tin­gui­do di­ri­gen­te del Fren­te Am­plio, can­di­da­to a dipu­tado, en una en­tre­vis­ta en te­le­vi­sión, lue­go de las bo­chor­no­sas jor­na­das de es­ta se­ma­na, cuan­do em­pa­pe­la­ron a los me­dios con co­mu­ni­ca­dos pú­bli­cos ex­pli­can­do una te­le­se­rie que a na­die, ex­cep­to a ellos, les con­cer­nía man­te­ner ba­jo con­trol. Lo di­jo co­mo si real­men­te cre­yé­ra­mos que ha­bían caí­do del cie­lo y no ba­ja­do en bi­ci des­de el orien­te de San­tia­go has­ta las mar­chas de la Ala­me­da. Co­mo si real­men­te hu­bié­ra­mos pen­sa­do que eran al­go di­fe­ren­te. “No so­mos án­ge­les”, di­jo el can­di­da­to, aña­dién­do­le un nue­vo ele­men­to a una lis­ta que sue­len re­pe­tir los di­ri­gen­tes del fla­man­te Fren­te Am­plio: no so­mos la Con­cer­ta­ción, no so­mos la Nue­va Ma­yo­ría, no so­mos el duo­po­lio, no so­mos iz­quier­da. Ya sa­be­mos lo que no son. Es­pe­ro que en el ma­nual de ins­truc­cio­nes pa­ra com­pren­der­los en sus in­fi­ni­tos re­co­ve­cos ven­ga la res­pues­ta cla­ve a al­gu­nas pre­gun­tas que sos­pe­cho nun­ca han que­ri­do en­fren­tar: ¿Qué son? ¿Qué es real­men­te el Fren­te Am­plio?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.