Ar­gen­ti­na se en­rum­ba

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Lo que aca­ba de su­ce­der en la Ar­gen­ti­na re­vis­te una im­por­tan­cia su­pe­rior a la que su­gie­re el he­cho de que se ce­le­bra­ran unas pri­ma­rias abier­tas pa­ra de­ci­dir quié­nes se­rán los can­di­da­tos a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre. Se tra­ta, na­da más y na­da me­nos, que del Ru­bi­cón que Mau­ri­cio Ma­cri de­bía cru­zar pa­ra que él y al­gu­nos mi­llo­nes de com­pa­trio­tas su­yos pue­dan dar a su país un vuel­co ha­cia la mo­der­ni­dad tras sie­te dé­ca­das de po­pu­lis­mo y au­to­ri­ta­ris­mo in­ter­mi­ten­tes, y de de­te­rio­ro ins­ti­tu­cio­nal.

Las PA­SO, co­mo se de­no­mi­na al pro­ce­so de pri­ma­rias abier­tas, son un in­ven­to muy ex­tra­ño que no vie­ne al ca­so ex­pli­car en detalle, pe­ro tie­nen una vir­tud: per­mi­ten an­ti­ci­par lo que su­ce­de­rá en las elec­cio­nes reales. En otras par­tes, las pri­ma­rias só­lo sir­ven pa­ra di­ri­mir las ri­va­li­da­des in­ter­nas y de­fi­nir las can­di­da­tu­ras de los dis­tin­tos par­ti­dos. En la Ar­gen­ti­na, sir­ven pa­ra eso pe­ro tam­bién pa­ra di­ri­mir las dispu­tas en­tre can­di­da­tos de dis­tin­tos par­ti­dos. Por tan­to, se tra­ta, en la prác­ti­ca, de unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les an­ti­ci­pa­das. Pre­ci­sa­men­te por ello, las con­clu­sio­nes más im­por­tan­tes de lo que su­ce­dió el do­min­go pa­sa­do son de al­can­ce na­cio­nal. En es­te ca­so, no só­lo per­mi­ten me­dir al go­bierno y la opo­si­ción de ca­ra a las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, sino tam­bién pro­yec­tar es­ce­na­rios pre­si­den­cia­les.

La con­clu­sión prin­ci­pal de las PA­SO es que Mau­ri­cio Ma­cri ob­tu­vo una vic­to­ria de­ter­mi­nan­te pa­ra el fu­tu­ro de su go­bierno y, más tras­cen­den­tal­men­te, pa­ra el mo­de­lo de país que él y al­gu­nos mi­llo­nes de com­pa­trio­tas su­yos, has­tia­dos del de­cli­ve de tan­tos años, tie­nen en la ca­be­za.

Ma­cri (Cam­bie­mos) ob­tu­vo 36% de los vo­tos y su prin­ci­pal con­trin­can­te, Cristina Kirch­ner (Uni­dad Ciu­da­da­na) lo­gró 21%. Por de­trás que­da­ron el jus­ti­cia­lis­mo ( del que Kirch­ner se se­pa­ró), el di­si­den­te pe­ro­nis­ta Ser­gio Mas­sa (Fren­te Re­no­va­dor) y otros.

El triun­fo de Ma­cri es sig­ni­fi­ca­ti­vo por mu­chas ra­zo­nes. La pri­me­ra es su am­pli­tud na­cio­nal. Has­ta ha­ce po­co el bas­tión de Ma­cri era la ca­pi­tal. Con­ta­ba con al­gu­na pre­sen­cia en el in­te­rior, en las gran­des ciu­da­des, in­su­fi­cien­te pa­ra ha­blar de un pro­yec­to na­cio­nal. Su si­tua­ción en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, don­de se con­cen­tra bue­na par­te del clien­te­lis­mo tan­to kirch­ne­ris­ta co­mo pe­ro­nis­ta, era pre­ca­ria. Su triun­fo an­gus­tio­so con­tra Da­niel Scio­li en las pre­si­den­cia­les de ha­ce dos años no le da­ba una ba­se só­li­da, en su­ma, que per­mi­tie­ra pro­nos­ti­car su su­per­vi­ven­cia en el car­go a la ho­ra de en­fren­tar la inevi­ta­ble ba­taho­la po­lí­ti­ca de la opo­si­ción.

Es cier­to que en esas pre­si­den­cia­les se ha­bía pro­du­ci­do un fe­nó­meno ex­tra­ño. Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, del par­ti­do de Ma­cri, ha­bía ga­na­do las elec­cio­nes pa­ra la go­ber­na­ción de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Pe­ro es­to era con­si­de­ra­do un he­cho ais­la­do y co­yun­tu­ral, só­lo ex- pli­ca­ble por el des­pres­ti­gio del go­bierno de Cristina Kirch­ner y las de­nun­cias gra­ves con­tra el can­di­da­to ofi­cia­lis­ta de en­ton­ces.

Pa­ra col­mo, cons­pi­ra­ba con­tra Ma­cri el “ajus­te” eco­nó­mi­co que de­bió rea­li­zar al lle­gar al po­der, con el fin del “ce­po” cam­bia­rio, el au­men­to de las ta­ri­fas y el re­cor­te de al­gu­nos gas­tos. Tam­bién le es­ta­ba ha­cien­do la vi­da di­fí­cil lo mu­cho que tar­da­ba la in­ver­sión pri­va­da en vol­ver al país. Ni Du­rán Bar­ba, el ase­sor ecua­to­riano que lo ayu­dó a ga­nar las pre­si­den­cia­les, creía que Ma­cri es­ta­ba en con­di­cio­nes de ob­te­ner en es­tas PA­SO un re­sul­ta­do co­mo el que ha ob­te­ni­do. En un país don­de el po­pu­lis­mo es una ca­rac­te­rís­ti­ca cul­tu­ral an­tes que una co­rrien­te po­lí­ti­ca, la im­pa­cien­cia po­pu­lar por lo mu­cho que es­ta­ba tar­dan­do en lle­gar la re­cu­pe­ra­ción, su­ma­da a la agi­ta­ción so­cial del kirch­ne­ris­mo con­tra el go­bierno “ham­brea­dor”, au­gu­ra­ba unos re­sul­ta­dos po­bre­to­nes o, en to­do ca­so, in­su­fi­cien­te­men­te vic­to­rio­sos.

Si ese re­sul­ta­do se hu­bie­ra da­do, el es­ce­na­rio se ha­bría tor­na­do pe­li­gro­so pa­ra Ma­cri, pues se­ría ca­si im­po­si­ble ar­ti­cu­lar una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria que vo­ta­ra por las re­for­mas pen­dien­tes -so­bre to­do la la­bo­ral, la fis­cal y la del Es­ta­do-. Sin esas re­for­mas, la po­si­bi­li­dad de trans­for­mar el país e im­pul­sar el des­pe­gue ha­bría que­da­do can­ce­la­da. La con­se­cuen­cia só­lo po­dría ha­ber si­do el cre­ci­mien­to del po­pu­lis­mo opo­si­tor y, co­mo tan­tas ve­ces ha su­ce­di­do con go­bier­nos no pe­ro­nis­tas, la caí­da pre­ma­tu­ra del go­bierno.

Pues bien: Ma­cri ha ga­na­do en ca­si la mi­tad de las pro­vin­cias ar­gen­ti­nas, su­man­do a las que ya te­nía con­si­go (o al al­can­ce de la mano) otras que ni el más es­pe­ran­za­do ma­cris­ta hu­bie­se creí­do posibles: dis­tri­tos elec­to­ra­les co­mo La Pam­pa, San Luis, Neu­quén y na­da me­nos que San­ta Cruz, el bas­tión del kirch­ne­ris­mo, aho­ra han vo­ta­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te por los can­di­da­tos del go­bierno fe­de­ral. Una ver­da­de­ra ha­za­ña.

Pe­ro qui­zá más im­por­tan­te aun que es­te éxi­to na­cio­nal sea lo su­ce­di­do en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, em­ble­má­ti­ca por don­de se la vea y elec­to­ral­men­te de­ci­si­va tra­tán­do­se del 40% del elec­to­ra­do. Lo que se ha pro­du­ci­do allí es un empate téc­ni­co en­tre el can­di­da­to del go­bierno, Es­te­ban Bull­rich, y Cristina Kirch­ner. To­da­vía es­tán con­tan­do los úl­ti­mos vo­tos, de ma­ne­ra que no se sa­be a cien­cia cier­ta quién ganará, pe­ro es pro­ba­ble que lo ha­ga Cristina Kirch­ner por un pe­lo. Las en­cues­tas va­ti­ci­na­ban que ella ga­na­ría con hol­gu­ra.

Es­te empate im­pli­ca la al­ta pro­ba­bi­li­dad de que en las le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre el ofi­cia­lis­mo de­rro­te al kirch­ne­ris­mo en la pro­vin­cia bo­nae­ren­se, ya que la di­ná­mi­ca de las co­sas em­pu­ja­rá a los vo­tan­tes de Ser­gio Mas­sa, el di­si­den­te del pe­ro­nis­mo que que­dó muy por de­trás, a vo­tar por el ma­cris­mo pa­ra ce­rrar­le el pa­so a la ex pre­si­den­ta, a quien de­tes­tan.

Es cier­to que tam­bién exis­te la po­si­bi­li­dad de que mu­chos vo­tan­tes del jus­ti­cia­lis­mo apo­yen a Cristina Kirch­ner, que co­rrió por fue­ra de ese par­ti­do, en esos co­mi­cios. Pe­ro, he­chas las su­mas, la pro­ba­bi­li­dad de que Bull­rich su­pere a la ex pre­si­den­ta es ma­yor que la pro­ba­bi­li­dad con­tra­ria. Y en to­do ca­so lo que im­por­ta es es­to: el ofi­cia­lis­mo, que te­nía ce­rra­da a cal y can­to esa pro­vin­cia, bas­tión del pe­ro­nis­mo tra­di­cio­nal y el po­pu­lis­mo clien­te­lis­ta, aho­ra se con­fir­ma allí co­mo una fuer­za de­ter­mi­nan­te. Cuen­ta con la leal­tad de una go­ber­na­do­ra, Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, que es la po­lí­ti­ca más po­pu­lar de la Ar­gen­ti­na. Ella se­rá, pro­ba­ble­men­te, can­di­da­ta pre­si­den­cial del ma­cris­mo en 2023 (en 2019 se­rá el pro­pio Ma­cri, au­to­ri­za­do a bus­car una re­elec­ción).

El kirch­ne­ris­mo ha que­da­do re­du­ci­do, co­mo fuer­za im­por­tan­te, a una de las cin­co sec­cio­nes de la pro­vin­cia bo­nae­ren­se -aque­lla que con­cen­tra po­bre­za, sub­ven­cio­nes y clien­te­lis­mo- y a otras tres pro­vin­cias más (de un to­tal de 23 más la ca­pi­tal fe­de­ral). No sig­ni­fi­ca que de­ja­rá de ser una fuer­za po­lí­ti­ca con­si­de­ra­ble: de he­cho, aun per­dien­do en la pro­vin­cia, Cristina Kirch­ner se­rá se­na­do­ra con to­da se­gu­ri­dad tras los co­mi­cios de oc­tu­bre y dis­pon­drá a par­tir de di­ciem­bre de una pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca de al­can­ce na­cio­nal pa­ra seguir con su pré­di­ca opo­si­to­ra y agi­tar la ca­lle. Pe­ro los co­mi­cios re­cien­tes de­mues­tran que no tie­ne po­si­bi­li­da­des se­rias de vol­ver a ser pre­si­den­ta. Ade­más, su ca­pa­ci­dad de in­ti­mi­da­ción fren­te al pe­ro­nis­mo, don­de tie­ne tan­tos ri­va­les, se re­du­ci­rá mu­cho tras es­tas pri­ma­rias abier­tas.

La fi­gu­ra de Ma­cri, en cam­bio, cre­ce y ello se­rá de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra la apro­ba­ción de sus re­for­mas des­pués de que am­plíe su ban­ca­da par­la­men­ta­ria tras las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas. Co­mo no lo­gra­rá una ma­yo­ría ab­so­lu­ta aun si ob­tie­ne una vic­to­ria pa­re­ci­da a la que ha lo­gra­do en las PA­SO, ne­ce­si­ta­rá vo­tos del pe­ro­nis­mo di­si­den­te. Tal co­mo fun­cio­na la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na, ob­te­ner­los de­pen­de de tres co­sas: la ne­go­cia­ción del ofi­cia­lis­mo con los par­la­men­ta­rios pe­ro­nis­tas, la pre­sión de la Ca­sa Ro­sa­da so­bre los go­ber­na­do­res pe­ro­nis­tas de cier­tas pro­vin­cias que tie­nen mu­cho as­cen­dien­te so­bre esos par­la­men­ta­rios y la ca­pa­ci­dad de los lí­de­res pe­ro­nis­tas na­cio­na­les, en es­te ca­so Cristina Kirch­ner, pa­ra in­ti­mi­dar­los.

To­das es­tas va­ria­bles arro­jan, tras las PA­SO, ven­ta­jas pa­ra Ma­cri y des­ven­ta­jas pa­ra Cristina Kirch­ner. Si las re­for­mas son apro­ba­das, Ma­cri ha­brá po­di­do de­mos­trar que su es­tra­te­gia fue la co­rrec­ta des­de el prin­ci­pio. ¿Cuál es­tra­te­gia? La del gra­dua­lis­mo por opo­si­ción al ra­di­ca­lis­mo que le pe­dían mu­chos crí­ti­cos del po­pu­lis­mo de­ses­pe­ra­dos por avan­zar lo más rá­pi­do po­si­ble en el cam­bio de mo­de­lo y apro­ve­char la de­rro­ta pe­ro­nis­ta de las pre­si­den­cia­les de 2015 pa­ra ir des­mon­tan­do la he­ren­cia kirch­ne­ris­ta an­tes de que el pe­ro­nis­mo pu­die­ra re­agru­par­se.

Ma­cri, cons­cien­te de que en sie­te dé­ca­das nin­gún pre­si­den­te no pe­ro­nis­ta elec­to por el pue­blo pu­do ter­mi­nar su man­da­to, te­nía la fi­ja­ción de rom­per el “ma­le­fi­cio”. Pa­ra ello op­tó por el gra­dua­lis­mo aun sa­bien­do que la len­ti-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.