“Siem­pre co­rre­mos el ries­go de con­ver­tir­nos en lo que cri­ti­ca­mos”

La Tercera - Reportajes - - Portada -

GGa­briel Bo­ric no es de Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca. Pe­ro si lo fue­se, qui­zás no po­dría ha­ber si­do can­di­da­to a dipu­tado, por­que Ga­briel Bo­ric tie­ne his­to­rias con la ley: lo pi­lla­ron ro­bán­do­se una pro­mo en el su­per­mer­ca­do, otra vez ha­cien­do ra­ya­dos po­lí­ti­cos en la ca­lle y otras tan­tas fue de­te­ni­do en pro­tes­tas. Una ho­ja que los es­tán­da­res de RD di­fí­cil­men­te apro­ba­rían.

Pe­ro no. Bo­ric es del Mo­vi­mien­to Autonomista, y a di­fe­ren­cia de sus so­cios del Fren­te Am­plio, que es­ta se­ma­na han pro­ta­go­ni­za­do el epi­so­dio más po­lé­mi­co en sus seis me­ses de vi­da, él sos­tie­ne que “la po­lí­ti­ca no pue­de ser una igle­sia y en eso no po­de­mos pre­ten­der que to­dos sean un es­pe­jo de lo que no­so­tros cree­mos ser, por­que mu­chas ve­ces tam­po­co lo so­mos”.

No quie­re Bo­ric abrir una po­lé­mi­ca con RD, me­nos con el pa­dre de ese par­ti­do, su ami­go Gior­gio Jack­son, el prin­ci­pal afec­ta­do por la cri­sis fren­team­plis­ta. Una cri­sis que se desató lue­go de que la me­sa elec­to­ral del Fren­te Am­plio ve­ta­ra a Al­ber­to Mayol co­mo can­di­da­to a dipu­tado, ar­gu­men­tan­do con­duc­tas ma­chis­tas y hos­ti­ga­mien­tos a otra can­di­da­ta del par­ti­do de Gior­gio. En eso, la pre­si­den­cia­ble del pac­to, Bea­triz Sán­chez, apo­yó fé­rrea­men­te la con­de­na a Mayol, pa­ra lue­go re­trac­tar­se y pe­dir una so­lu­ción a los di­ri­gen­tes fren­team­plis­tas. Al­go pa­re­ci­do hi­zo el Mo­vi­mien­to Autonomista, al que per­te­ne­ce Bo­ric: si bien su se­cre­ta­ria ge­ne­ral apro­bó el ve­to a Mayol, ho­ras más tar­de se re­trac­ta­ron de la for­ma en que su­ce­die­ron los he­chos.

Bo­ric, quien jun­to a Gior­gio son los ros­tros del FA, guar­dó si­len­cio. Hoy di­ce que la res­pon­sa­bi­li­dad de la cri­sis son com­par­ti­das y que él “po­dría ha­ber co­la­bo­ra­do en ha­ber he­cho es­to con un po­co me­nos de an­sie­dad, en po­ner pa­ños fríos so­bre una de­ci­sión, en ayu­dar a pon­de­rar los cos­tos de una de­ci­sión que no se sos­te­nía en el tiem­po pú­bli­ca­men­te, que es el ve­to”.

¿Cuál es su eva­lua­ción del epi­so­dio?

Ha si­do una cri­sis di­fí­cil de la que te­ne­mos que sa­car mu­chas lec­cio­nes y apren­di­za­jes. Te­ne­mos que de­mos­trar que el Fren­te Am­plio pue­de re­sol­ver los pro­ble­mas, que es un re­qui­si­to mí­ni­mo pa­ra go­ber­nar un país. Va­mos a te­ner otras cri­sis en el fu­tu­ro, pe­ro el que se haya am­pli­fi­ca­do a es­te ni­vel de­mues­tra que he­mos co­me­ti­do una se­rie de erro­res que de ha­ber ac­tua­do con más pru­den­cia y ma­yor pre­vi­sión se po­drían ha­ber evi­ta­do.

¿Y a qué se atri­bu­yen esos erro­res?

En pri­mer lu­gar, el no ha­ber si­do lo su­fi­cien­te­men­te cla­ros de que las de­ci­sio­nes al in­te­rior de una coa­li­ción co­mo el Fren­te Am­plio se tie­nen que to­mar siem­pre en co­lec­ti­vo y no me­dian­te anun­cios uni­la­te­ra­les. En se­gun­do lu­gar, el que cuan­do es­ta­lla una cri­sis, uno no pue­de ac­tuar ba­jo los efec­tos de la an­sie­dad ni las de­cla­ra­cio­nes cru­za­das por re­des so­cia­les o me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

A mí me gus­ta la po­lí­ti­ca que es pre­de­ci­ble. Las sor­pre­sas son pa­ra los cum­plea­ños, las pe­lí­cu­las y el amor, pe­ro no pa­ra la po­lí­ti­ca. La po­lí­ti­ca de­be te­ner un gra­do im­por­tan­te de pre­dic­ti­bi­li­dad y eso fun­cio­na cuan­do se dis­cu­ten las co­sas en co­lec­ti­vo. Di­cho es­to, yo no quie­ro ha­blar des­de fue­ra del pro­ble­ma; to­dos so­mos par­te, al­gu­nos con ma­yo­res res­pon­sa­bi­li­da­des que otros. Pe­ro no ven­go a dar lec­cio­nes des­de arri­ba, sino que a tra­tar de con­tri­buir a bus­car una so­lu­ción.

Us­ted di­ce “dar lec­cio­nes des­de arri­ba”, y uno de los análisis que se ha­cen tie­ne que ver con es­ta suer­te de su­pe­rio­ri­dad mo­ral que el FA pro­yec­ta. ¿Se­rá que es­ta idea de rein­ven­tar la po­lí­ti­ca les pa­só la cuen­ta?

Co­mo de­cía Bue­na­ven­tu­ra Du­rru­ti, “to­dos lle­va­mos un mun­do nue­vo en nues­tros co­ra­zo­nes”, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que ese mun­do nue­vo par­ta con no­so­tros. Cual­quier pre­ten­sión de creer que la his­to­ria par­te con el Fren­te Am­plio o con el 2011 es un error en que no po­de­mos caer. No creo que haya una vir­tud par­ti­cu­lar en la ju­ven­tud. Aho­ra, eso no pue­de im­pli­car que se di­fu­mi­nen los jui­cios éti­cos de cier­tas prác­ti­cas que sí nos pa­re­cen con­de­na­bles, co­mo el fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca por par­te de las em­pre­sas.

Por lo tan­to, la crí­ti­ca a la pre­ten­di­da su­pe­rio­ri­dad mo­ral no pue­de im­pli­car que no se cues­tio­nen éti­ca­men­te al­gu­nas prác­ti­cas que sí son con­de­na­bles. Lo que sí, no­so­tros no so­mos me­jo­res ni peo­res por ser más jó­ve­nes, ni más nue­vos.

En es­ta pa­sa­da, ¿la ju­ven­tud les pa­só la cuen­ta?

Hay al­go de inex­pe­rien­cia. En 1992, Pi­ñe­ra de­be ha­ber te­ni­do 35 años y el se­ñor Cla­ro, 60, y die­ron un show o po­lé­mi­ca bas­tan­te pa­re­ci­da. El pro­ble­ma no es la edad, sino que cuan­do se co­me­te un error no hay que agra­var­lo; hay que de­te­ner­se, te­ner pru­den­cia, re­fle­xio­nar y no em­pe­zar con la se­rie de gue­rri­lla de de­cla­ra­cio­nes y de pro­fe­cía au­to­cum­pli­da.

¿Y por qué se lle­ga fi­nal­men­te a eso?

Hu­bo una vo­rá­gi­ne en que to­dos creí­mos que es­to se po­día re­sol­ver más fá­cil y no se dimensionó la gra­ve­dad des­de un prin­ci­pio. La pri­me­ra gra­ve­dad del pro­ble­ma es que Al­ber­to, cu­yo li­de­raz­go respeto, cre­yó que po­día im­po­ner sus con­di­cio­nes de can­di­da­tu­ra don­de qui­sie­ra a to­da una coa­li­ción que ha­bía es­ta­do tra­ba­jan­do me­ses en ella. Ha­bía ha­bi­do dis­cu­sio­nes en otros dis­tri­tos, pe­ro son pro­pios de las di­fi­cul­ta­des de un di­se­ño elec­to­ral, pe­ro una po­lé­mi­ca de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas era evi­ta­ble y me pa­re­ce que ahí el prin­ci­pal res­pon­sa­ble es Al­ber­to.

¿Y no Gior­gio Jack­son?

A Gior­gio se le ha atri­bui­do una res­pon­sa­bi­li­dad to­tal­men­te in­jus­ta. Él ja­más se ha ne­ga­do a com­pe­tir, Gior­gio no ac­túa co­mo cau­di­llo y me cons­ta que es muy res­pe­tuo­so de las de­ci­sio­nes co­lec­ti­vas. Se fue vien­do in­vo­lu­cra­do en una po­lé­mi­ca de la que ha si­do muy di­fí­cil sa­lir, por­que Al­ber­to ga­nó una ba­ta­lla co­mu­ni­ca­cio­nal de for­ma muy há­bil. Pe­ro acá el pro­ble­ma no es de Gior­gio ni de Al­ber­to co­mo dos en­tes que se opo­nen por la con­duc­ción del Fren­te Am­plio. Es un pro­ble­ma del Fren­te Am­plio a par­tir de cier­tas ac­ti­tu­des de Al­ber­to y que des­pués no­so­tros con­tri­bui­mos a agra­var.

Pe­ro siem­pre hu­bo una ten­sión en­tre Jack­son y Mayol. Es­ta es la go­ta que re­ba­só el va­so. Pa­ra la pri­ma­ria, Mayol ha­bla­ba de la exis­ten­cia de una iz­quier­da light den­tro del FA...

Hay que dis­tin­guir dos pla­nos: uno es el plano le­gí­ti­mo, ne­ce­sa­rio y desea­ble de la dis­cu­sión de te­sis po­lí­ti­ca al in­te­rior de una or­ga­ni­za­ción. El Fren­te Am­plio no es un es­pa­cio ho­mo­gé­neo, hay va­rias te­sis en jue­go, y ahí te­ne­mos que apren­der a te­ner una cul­tu­ra de de­ba­te que en un mar­co de fra­ter­ni­dad sea ca­paz de plan­tear las di­fe­ren­cias de ma­ne­ra sus­tan­ti­va. Hay, por ejem­plo, un de­ba­te res­pec­to de có­mo se con­ci­lia la am­pli­tud ne­ce­sa­ria pa­ra ser ma­yo­ría con la ra­di­ca­li­dad de las pro­pues­tas que que­re­mos pro­po­ner­le a Chi­le pa­ra trans­for­mar cier­tas es­truc­tu­ras bá­si­cas del mo­de­lo. Esa no es una dis­cu­sión sen­ci­lla y la va­mos a dar fuer­te­men­te al in­te­rior de la coa­li­ción. Lo que no es­tá bien es cuan­do cru­za­mos a las acu­sa­cio­nes per­so­na­les, a las in­ti­mi­da­cio­nes, las de­cla­ra­cio­nes de gue­rra, y eso ter-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.