El día de la pa­ta­le­ta

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Lo úni­co sor­pren­den­te de los in­ci­den­tes re­cien­tes en el Fren­te Am­plio es que al­guien se sor­pren­da. ¿No es es­to lo que pa­sa en to­das las ins­crip­cio­nes par­la­men­ta­rias? ¿ Es no­ve­do­sa la dispu­ta por un cu­po en una lis­ta de can­di­da­tos? Es ver­dad que el len­gua­je de al­gu­nas per­so­nas –no de los di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­dos- ha si­do un tan­to ex­ce­si­vo, ¿pe­ro no es a esas mo­da­li­da­des ra­bio­sas, vis­ce­ra­les, pa­ta­le­te­ras, a las que me­jor se ade­cua el es­ta­dio ac­tual de las lla­ma­das re­des so­cia­les?

El ori­gen del in­ci­den­te son unas gra­ba­cio­nes -¿por qué se gra­ban, por qué ne­ce­si­tan re­gis­trar una con­ver­sa­ción pri­va­da y, ade­más, irre­le­van­te?- en las cua­les el ex­pre­can­di­da­to pre­si­den­cial y aho­ra as­pi­ran­te a dipu­tado Al­ber­to Mayol mal­tra­ta­ría ver­bal­men­te a otra can­di­da­ta al Con­gre­so. Na­die in­sul­ta­ría a Mayol tra­tán­do­lo de mo­de­ra­do y las co­sas que ha di­cho de fi­gu­ras re­le­van­tes de la po­lí­ti­ca chi­le­na, en su ca­ra o en au­sen­cia, no ca­li­fi­ca­rían de gen­ti­le­zas ni en un mun­do al re­vés. En re­la­ción con ese es­tán­dar, lo que se oye en esas gra­ba­cio­nes no se pa­re­ce ni va­ga­men­te a un mal­tra­to.

Pe­ro la ver­dad es que no se pa­re­ce a un mal­tra­to en re­la­ción con nin­gún es­tán­dar. La que­ja de la su­pues­ta mal­tra­ta­da tie­ne el ai­re de un be­rrin­che, el enojo de al­guien que no en­tien­de bien en qué se es­tá me­tien­do. O de al­guien que real­men­te cree que la fan­ta­sía ado­les­cen­te de la “nue­va po­lí­ti­ca” es al­go dis­tin­to de la po­lí­ti­ca a se­cas, es de­cir, ejer­ci­cio de po­der.

El ca­so es que en la con­ver­sa­ción tan dra­má­ti­ca­men­te de­nun­cia­da Mayol tra­ta­ba de ob­te­ner un es­pa­cio pa­ra com­pe­tir en el mis­mo dis­tri­to don­de com­pi­te Gior­gio Jack­son, que no só­lo es el lí­der de Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca, sino una de las fi­gu­ras prin­ci­pa­les del Fren­te Am­plio. La ex­clu­sión de Mayol de la lis­ta par­la­men­ta­ria de ese dis­tri­to –y en al­gún mo­men­to, de to­dos- fue leí­da co­mo una de­ci­sión di­ri­gi­da a evi­tar la com- pe­ten­cia con­tra Jack­son. No ter­mi­na­rá es­te dipu­tado de su­frir por aque­lla elec­ción –la úni­ca que ha te­ni­do- don­de la Nue­va Ma­yo­ría se omi­tió pa­ra que pu­die­se ser ele­gi­do, y por su­pues­to que se­rá inú­til su ale­ga­to de que sa­lió con vo­tos pro­pios. La fi­gu­ra de “ni­ño pro­te­gi­do” ya se ins­ta­ló y se­rá uti­li­za­da por quien­quie­ra sea su ad­ver­sa­rio. Allí sí que ha ha­bi­do mal­tra­to.

Jack­son se que­ja de que ha te­ni­do po­co que ver en el ca­so Mayol. Mmmmm. Pe­ro, bueno, qui­zás en ver­dad no le im­por­ta que sea can­di­da­to en su mis­mo dis­tri­to. Qui­zás es­tá se­gu­ro de su­pe­rar­lo. Qui­zás no le te­me. Pe­ro, con su desafío, Mayol com­ple­ta el cir­cui­to que ini­ció com­pi­tien­do en las pri­ma­rias (que la di­ri­gen­cia del Fren­te Am­plio no desea­ba): me­ter­se en­tre el bi­no­mio Jack­son-Ga­briel Bo­ric, que­brar su “duo­po­lio” y es­tre­char el fir­ma­men­to del Fren­te Am­plio. Mayol no acep­ta dar por sen­ta­da la he­ge­mo­nía de los dos dipu­tados, ni tam­po­co que sean los úni­cos con vi­tri­na par­la­men­ta­ria por los pró­xi­mos cua­tro años.

¿Y la can­di­da­ta? Con per­dón, es lo que me­nos im­por­ta. Fue se­lec­cio­na­da por Bo­ric y Jack­son co­mo la mu­jer de pa­ja pa­ra el año fun­da­cio­nal, no pa­ra el fu­tu­ro. Si no se ha en­te­ra­do, si no se lo han di­cho, si na­die lo ad­mi­te, es jus­ta­men­te por­que se tra­ta de po­lí­ti­ca y no del jue­go de la oca. La su­bor­di­na­ción de la can­di­da­ta a sus dos pa­dri­nos no ofre­ce nin­gún in­di­cio de que va­ya a te­ner un pe­so re­le­van­te en el fu­tu­ro del Fren­te Am­plio. Mayol sí: su con­duc­ta apun­ta a ob­te­ner co­sas que Bea­triz Sán­chez no ha lle­ga­do a so­ñar.

La can­di­da­ta ha­lla una ex­tra­ña sa­li­da a la ex­tra­ña po­si­ción en que la de­ja el de­ba­te en­tre Mayol y uno de sus men­to­res: aprue­ba sin am­ba­ges la ex­clu­sión de Mayol, pe­ro lue­go retrocede y exi­ge arre­glar el pro­ble­ma. Y, ade­más, se en­tien­de, ha­cer­lo sin per­so­na­lis­mo, una pa­la­bra que usa con fre­cuen­cia co­mo acu­sa­ción con­tra la de­re­cha. ¡Pe­ro si de eso se tra­ta! Sin per­so­na­lis­mo no hay Fren­te Am­plio, por­que el ca­ris­ma es el pe­ga- men­to en la na­tu­ra­le­za mo­vi­mien­tis­ta de la coa­li­ción. Sin lí­de­res que pue­dan re­pre­sen­tar y pro­te­ger al co­lec­ti­vo, el mo­vi­mien­to de­ja de exis­tir, se dis­gre­ga y se ful­mi­na; las fuer­zas cen­trí­fu­gas que ope­ran en to­do gru­po hu­mano que­dan sin con­ten­ción: la gente se va.

En el mun­do fren­team­plis­ta, tan pro­cli­ve al eu­fe­mis­mo co­mo to­dos los otros mun­dos de la po­lí­ti­ca, se de­nun­cia el “per­so­na­lis­mo” co­mo un pe­ca­do, pe­ro se sue­le exal­tar el “li­de­raz­go” co­mo una vir­tud. Son dos atri­bu­tos di­fe­ren­tes, des­de lue­go, pe­ro ha­blan­do de di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, la di­fe­ren­cia es tan mí­ni­ma, que cuan­do al­guien se pro­cla­ma “gran lí­der” es ca­si se­gu­ro que se tra­ta de un dic­ta­dor. Hay que atri­buir a las im­per­fec­cio­nes del ser hu­mano la im­po­si­bi­li­dad de ser uno y mu­chos al mis­mo tiem­po.

Es­ta es una me­jor pers­pec­ti­va pa­ra ver el al­can­ce del de­ba­te en­tre Mayol y Jack­son. El re­ta­dor cree te­ner un ca­ris­ma más fuer­te y más ní­ti­do que el in­cum­ben­te, o a lo me­nos igual. To­da­vía no es ne­ce­sa­rio pro­nun­ciar­se so­bre tal afir­ma­ción. Pe­ro por mu­cho me­nos que eso, el lí­der de Po­de­mos (el es­pe­jo es­pa­ñol del Fren­te Am­plio), Pa­blo Iglesias, ful­mi­nó y man­dó al es­ca­ño tra­se­ro a su pro­ver­bial mano de­re­cha, Iñigo Erre­jón.

El desafío de Mayol pue­de ser de­silu­sio­nan­te pa­ra quie­nes han creí­do que des­de la ideo­lo­gía es­tu­dian­til se po­dría re­fun­dar la po­lí­ti­ca chi­le­na, pe­ro en ver­dad inau­gu­ra la exis­ten­cia del Fren­te Am­plio co­mo una fuer­za po­lí­ti­ca y no co­mo la sim­ple en­te­le­quia de un gru­po de par­ti­dos con nom­bres ex­cén­tri­cos.

Tam­po­co se tra­ta de que es­ta inau­gu­ra­ción ase­gu­re una lar­ga y bue­na vi­da, por­que pa­ra eso hay que es­pe­rar las elec­cio­nes de no­viem­bre. ¿Lo afec­ta­rá es­ta dis­cu­sión en ese tor­neo? Es im­pro­ba­ble: des­pués de to­do, se tra­ta de una dis­cu­sión mar­gi­nal, la dispu­ta de un cu­po elec­to­ral, que só­lo pue­de ser am­pli­fi­ca­da con la lu­pa dis­tor­sio­na­da de la mo­ra­li­na. El Fren­te Am­plio no se­rá más ni me­nos que lo que los elec­to­res quie­ran que sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.