Los abor­tos del doc­tor Me­za

El dipu­tado ra­di­cal Fer­nan­do Me­za ase­gu­ra ha­ber in­te­rrum­pi­do de­ce­nas de em­ba­ra­zos por las mis­mas tres cau­sa­les que se dis­cu­ten en Chi­le mien­tras vi­vió en Cu­ba, en los años 70. Esa ex­pe­rien­cia marcó su pos­tu­ra al res­pec­to. “Co­mo ca­tó­li­co, no ten­go re­mor­dim

La Tercera - Reportajes - - Portada -

El au­to al­can­zó a lle­gar has­ta cer­ca del San­tua­rio de Lo Vásquez an­tes de dar­se la me­dia vuel­ta. Fer­nan­do Me­za (70), dipu­tado ra­di­cal por La Arau­ca­nía, re­ci­bió el lla­ma­do de Glen­da, su se­cre­ta­ria, di­cién­do­le que la vo­ta­ción del pro­yec­to de ley que des­pe­na­li­za­ba el abor­to en tres cau­sa­les ha­bía ter­mi­na­do y que la Nue­va Ma­yo­ría ha­bía per­di­do. Me­za no so­lo re­gre­sa­ba de un lar­go via­je des­de Co­lom­bia por su rol en el Par­la­men­to An­dino, sino que, ade­más, es­ta­ba pa­rea­do con su com­pa­ñe­ro de dis­tri­to Re­né Manuel Gar­cía (RN) y no al­can­zó a acudir a la Cá­ma­ra pa­ra dar­le el vo­to de­ci­si­vo al Eje­cu­ti­vo en un ar­tícu­lo que re­que­ría de quó­rum ca­li­fi­ca­do ( 4/ 7). Es­te plan­tea­ba que cuan­do una me­nor de 14 años no tie­ne la au­to­ri­za­ción de su pa­dre o re­pre­sen­tan­te le­gal pa­ra rea­li­zar el pro­ce­di­mien­to, la de­ci­sión se to­ma­rá por la vía ju­di­cial.

“Co­noz­co el cir­co ro­mano de la Cá­ma­ra, así que me de­vol­ví”, di­ce el dipu­tado del PR.

Ca­si dos se­ma­nas des­pués de que bue­na par­te de la Nue­va Ma­yo­ría y su pro­pio par­ti­do lo res­pon­sa­bi­li­za­ran de la de­rro­ta su­fri­da por el go­bierno, el dipu­tado ra­di­cal hi­zo pú­bli­ca una par­te des­co­no­ci­da de su ca­rre­ra co­mo mé­di­co pa­ra sus­ten­tar por qué na­die lo po­día acu­sar de es­tar en con­tra del pro­yec­to. Ese 2 de agos­to, en pleno he­mi­ci­clo, di­jo:

“He con­ver­sa­do mu­cho al in­te­rior de mi ban­ca­da so­bre la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo en tres cau­sa­les. Una co­sa es la teo­ría y otra la prác­ti­ca. Con­fie­so que he in­te­rrum­pi­do el em­ba­ra­zo no co­mo una si­tua­ción de la que me pue­da va­na­glo­riar, sino con la sa­tis­fac­ción de ha­ber sal­va­do vi­das fí­si­cas de mu­chas ma­dres”.

Se­gún cuen­ta el pro­pio Me­za, su co­le­ga Gar­cía fue uno de los po­cos que reac­cio­na­ron a su re­la­to. “Me di­jo al­go así co­mo ‘me ale­gro de que ha­yas re­co­no­ci­do tus crí­me­nes y te fe­li­ci­to por tu va­len­tía al de­cir­los’. Yo le di­je: ‘Si cri­men es sal­var­le la vi­da a una ma­dre’. Pe­ro yo no he ma­ta­do nin­gún ni­ño o ni­ña que haya te­ni­do po­si­bi­li­da­des de vi­vir”, in­di­có el dipu­tado, a pe­sar de que re­co­no­ce ha­ber prac­ti­ca­do dos o tres abor­tos por vio­la­ción.

Trau­mas

Fer­nan­do Me­za era un jo­ven ra­di­cal de 24 años cuan­do re­ci­bió una be­ca del Pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de pa­ra es­tu­diar Me­di­ci­na en Cu­ba. Re­cuer­da que el man­da­ta­rio le di­jo al­go co­mo “ten­go bas­tan­tes co­mu­nis­tas en mi go­bierno. Tú eres so­cial­de­mó­cra­ta. An­da a Cu­ba, es­tu­dia Me­di­ci­na y si­gue so­cial­de­mó­cra­ta”. En 1971 de­jó Te­mu­co y se fue a La Ha­ba­na, don­de co­men­zó sus es­tu­dios pa­ra con­ver­tir­se en mé­di­co. Se­gún cuen­ta, ese en­tre­na­mien­to re­que­ría la prác­ti­ca de abor­tos en la ro­ta­ción de gi­ne­co­obs­te­tri­cia jus­ta­men­te en las tres cau­sa­les que se han dis­cu­ti­do en el Par­la­men­to du­ran­te el úl­ti­mo par de años y, es­pe­cí­fi­ca­men­te, es­ta se­ma­na en el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

En Cu­ba, el abor­to ya era le­gal des­de la Re­vo­lu­ción de 1959.

Me­za re­cuer­da bien que su pri­mer pro­ce­di­mien­to asis­ti­do lo reali­zó en la Ma­ter­ni­dad Obre­ra de La Ha­ba­na. La pa­cien­te era “sen­ci­lla”, has­ta don­de se acuer­da, “una mu­jer del cam­po”. Se le ha­bía diag­nos­ti­ca­do una mo­la hi­da­ti­for­me, un tras­torno del em­ba­ra­zo en el cual el em­brión no se desa­rro­lla nor­mal­men­te, dan­do pa­so a una ma­sa o tu­mor en el úte­ro.

“Re­cuer­do el trau­ma que sig­ni­fi­có pa­ra mí en­con­trar­me ca­ra a ca­ra con una mo­la hi­da­ti­for­me. Es co­mo un mons­truo, un ama­si­jo de car­ne sin po­si­bi­li­dad de vi­vir. Es un ra­ci­mo de uvas de co­lor vio­lá­ceo, no es una vi­da, no es un fe­to o un ni­ño, co­mo di­cen los opo­si­to­res a la ley”, in­di­ca Me­za mien­tras se mi­ra las ma­nos, co­mo acor­dán­do­se de cuan­do sos­tu­vo esa ma­sa. “Es un tu­mor can­ce­ro­so que pue­de aca­rrear la muer­te de la ma­dre. Así que la pri­me­ra vez que tu­ve que in­te­rrum­pir un em­ba­ra­zo ha­bía que ha­cer­lo o iba a mo­rir la ma­dre”, agre­ga.

La im­pre­sión de ese pri­mer abor­to le ron­da has­ta el día de hoy. Di­ce que no sin­tió sa­tis­fac­ción tras el pro­ce­di­mien­to, a pe­sar de res­guar­dar la sa­lud de la ma­dre, y que se pre­gun­tó por qué le to­có a él ver al­go así. “Den­tro de tu men­te siem­pre que­da El dipu­tado Fer­nan­do Me­za vi­vió en­tre 1971 y 1980 en Cu­ba. esa sen­sa­ción de que a lo me­jor de­bió ha­cer­lo otro co­le­ga. Es­ca­par de esa res­pon­sa­bi­li­dad. Lue­go ma­du­ré y en­ten­dí que ha­bía que asu­mir­lo”, se­ña­la el par­la­men­ta­rio.

Lue­go de esa pri­me­ra ope­ra­ción, Me­za tu­vo que in­te­rrum­pir “de­ce­nas” de em­ba­ra­zos por ries­go pa­ra la ma­dre e in­via­bi­li­dad del fe­to du­ran­te los nue­ve años que vi­vió en la is­la, pri­me­ro co­mo es­tu­dian­te y lue­go co­mo pro­fe­sio­nal. Lo hi­zo en dis­tin­tas re­gio­nes de Cu­ba, ade­más de la ca­pi­tal, co­mo en Pi­nar del Río y la Sie­rra Maes­tra. Otro de los ca­sos que le que­da­ron mar­ca­dos fue el de una es­tu­dian­te de Eco­no­mía de La Ha­ba­na que fue en con­tra de las in­di­ca­cio­nes mé­di­cas y de­ci­dió dar a luz a un ni­ño anen­cé­fa­lo. Me­za di­ce que la mu­jer que­dó pro­fun­da­men­te da­ña­da psi­co­ló­gi­ca­men­te, al pun­to que su re­la­ción se que­bró y ella co­men­zó a de­cir que no vol­ve­ría a te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con nin­gún otro hom­bre. “Ella de­ci­de, por con­vic­ción, co­mo mu­chas ma­dres en Chi­le, o por ig­no­ran­cia. Uno no la pue­de obli­gar a in­te­rrum­pir el em­ba­ra­zo. Cuan­do lle­ga a tér­mino y la ma­dre ve con sus ojos lo que trae es un trau­ma tre­men­do”, sos­tie­ne el dipu­tado ra­di­cal.

La du­da

Si al­gu­na du­da tie­ne el doc­tor Me­za res­pec­to del pro­yec­to de des­pe­na­li­za­ción de la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo es con la cau­sal de vio­la­ción. Du­ran­te su es­ta­día en Cu­ba se que- dó con la sos­pe­cha de que las mu­je­res que abor­ta­ban adu­cien­do una vio­la­ción po­dían es­tar min­tien­do. Es­to aún com­pli­ca a Me­za, por­que ase­gu­ra es­tar en con­tra del abor­to li­bre. “¿Se tra­ta­ba real­men­te de una vio­la­ción o era una ex­cu­sa pa­ra la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo? En Chi­le pe­di­ría la más ex­haus­ti­va in­ves­ti­ga­ción pa­ra sa­ber que es­ta­mos al fren­te de un ca­so de vio­la­ción. Es­to sí que po­dría pres­tar­se pa­ra in­te­rrup­cio­nes sin cer­te­za ab­so­lu­ta. Nun­ca se de­be­ría pro­ce­der de buenas a pri­me­ras”, di­ce.

A pe­sar de su po­si­ción fa­vo­ra­ble al pro­yec­to del Eje­cu­ti­vo y a los abor­tos que reali­zó, Me­za se de­cla­ra ca­tó­li­co. Cree que sus con­vic­cio­nes res­pec­to de es­ta ma­te­ria no es­tán en con­flic­to con su cre­do. “Co­mo ca­tó­li­co no ten­go nin­gún re­mor­di­mien­to ni si­tua­ción que me con­tra­pon­ga a es­ta ley que es­ta­mos apro­ban­do. Al mis­mo tiem­po que es­toy en con­tra del abor­to li­bre, sí la apro­bé en las tres cau­sa­les. No es­toy hi­rien­do la doc­tri­na de la Igle­sia al po­ner pri­me­ro la vi­da de la ma­dre y su bie­nes­tar psi­co­ló­gi­co”, ex­pli­ca.

Al cie­rre de es­te ar­tícu­lo, el TC to­da­vía de­li­be­ra­ba la cons­ti­tu­cio­na­li­dad del abor­to en tres cau­sa­les. Con­sul­ta­do so­bre si vol­ve­ría a rea­li­zar abor­tos en ca­so de que fue­ran le­ga­les en Chi­le, Me­za ase­gu­ra que no lo ha­ría, que ya ha pa­sa­do de­ma­sia­do tiem­po des­de el úl­ti­mo y que no po­dría. Que hay otros que pue­den ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.