La en­cues­ta que se­lló el de­sem­bar­co de In­sul­za en Ari­ca

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Pe­se a que se pre­sen­tó co­mo una de las sor­pre­sas de la ins­crip­ción de can­di­da­tu­ras par­la­men­ta­rias la no­che del lu­nes 21, fue una en­cues­ta -cu­yos re­sul­ta­dos es­tán en ma­nos de la di­rec­ti­va del PS ha­ce tres me­ses- la que se­lló tem­pra­na­men­te la pos­tu­la­ción se­na­to­rial del ex mi­nis­tro Jo­sé Mi­guel In­sul­za en Ari­ca.

El son­deo fue la pri­me­ra me­di­da to­ma­da por la me­sa que di­ri­ge Álvaro Eli­zal­de ape­nas asu­mió la con­duc­ción so­cia­lis­ta en abril: se pi­dió ha­cer una en­cues­ta pre­sen­cial en cin­co re­gio­nes del país pa­ra eva­luar las op­cio­nes se­na­to­ria­les de las fi­gu­ras PS con mi­ras a las par­la­men­ta­rias de no­viem­bre. Los re­sul­ta­dos fue­ron la base de la ne­go­cia­ción que lle­vó ade­lan­te la di­rec­ti­va con sus so­cios del pac­to La Fuer­za de la Ma­yo­ría.

El es­tu­dio se cen­tró en las re­gio­nes de Ari­ca, Ata­ca­ma, Val­pa­raí­so, Mau­le y Ay­sén, que­dan­do ex­clui­das las de Ta­ra­pa­cá y de La Arau­ca­nía. Se­gún miem­bros de la me­sa PS, en el son­deo el ex mi­nis­tro In­sul­za apa­re­cía co­mo una car­ta muy com­pe­ti­ti­va en Ari­ca y con es­ca­sa po­si­bi­li­dad de elec­ti­bi­li­dad en Ata­ca­ma, zo­na que la ex lí­der del PS Isa­bel Allende ha­bía op­ta­do por ce­der. Las mis­mas fuen­tes sos­tie­nen que en es­ta úl­ti­ma re­gión el “Pan­zer” era tri­pli­ca­do por la dipu­tada DC Yas­na Pro­vos­te y du­pli­ca­do por el co­mu­nis­ta Lau­ta­ro Car­mo­na. En Ari­ca -en cam­bio- In­sul­za apa­re­cía ya em­pa­ta­do con el ex alcalde Salvador Urrutia, la op­ción del PPD. Ape­nas tu­vie­ron en sus ma­nos los re­sul­ta­dos del es­tu­dio se reali­zó una ci­ta en la que par­ti­ci­pó In­sul­za -quien lle­gó acom­pa­ña­do del alcalde de San Ra­món, Mi­guel Ángel Agui­le­ra- jun­to al pre­si­den­te y el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PS, Álvaro Eli­zal­de y An­drés San­tan­der, res­pec­ti­va­men­te.

Ahí co­men­zó el “ga­lli­to” que en­fren­tó al ex mi­nis­tro con los lí­de­res PS. En la di­rec­ti­va afir­man que In­sul­za se com­pro­me­tió a pen­sar la pro­pues­ta de pos­tu­lar por Ari­ca y que -sin em­bar­go- a los po­cos días par­tió de ma­ne­ra sor­pre­si­va a Ata­ca­ma pa­ra eva­luar su pro­cla­ma­ción co­mo can­di­da­to con los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas re­gio­na­les.

En el en­torno de Eli­zal­de re­sien­ten que el ex mi­nis­tro ha­bía he­cho una eva­lua­ción in­ter­na: que el je­fe PS es­ta­ba de­bi­li­ta­do tras ha­ber pro­pi­cia­do la ba­ja­da de la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial de Ricardo La­gos al ju­gár­se­la por apo­yar a Ale­jan­dro Gui­llier y que ello le da­ba es­pa­cio pa­ra negociar el me­jor es­ce­na­rio pa­ra in­ten­tar por se­gun­da vez en su vi­da -la pri­me­ra fue una so­na­da de­rro­ta en 1973- lle­gar al Con­gre­so.

Cer­ca­nos a In­sul­za -en to­do ca­so- con­tra­ata­can se­ña­lan­do que la di­rec­ti­va PS es­ta­ba más preo­cu­pa­da de sus pro­pios cu­pos (Eli­zal­de y San­tan­der son can­di­da­tos) que de op­ti­mi­zar el me­jor re­sul­ta­do pa­ra la co­lec­ti­vi­dad. Lo cier­to es que la lar­ga dispu­ta ter­mi­nó en em­pa­te: el ex mi­nis­tro en la prác­ti­ca es el úni­co can­di­da­to PS apo­ya­do por el PR y la DC y la di­rec­ti­va lo ter­mi­nó obli­gan­do a com­pe­tir por Ari­ca. Pe­ro los ne­xos que­da­ron re­sen­ti­dos. Fue la DC la que ter­mi­nó des­tra­ban­do el con­flic­to cuan­do su aban­de­ra­da, Ca­ro­li­na Goic, pi­dió a Eli­zal­de una con­ver­sa­ción pri­va­da el do­min­go 20, mien­tras se ins­cri­bía la lis­ta con­jun­ta de can­di­da­tos a Co­re en el Ser­vel. La im­pro­vi­sa­da ci­ta se con­cre­tó en una sala in­ter­na del or­ga­nis­mo y con­ti­nuó con un desa­yuno de los lí­de­res del PS y la DC en un ca­fé de San­to Do­min­go. “Es­pe­ro que es­to sea una se­ñal de reen­cuen­tro”, ha­brían si­do las pa­la­bras de Goic.

Al día si­guien­te -en el co­mi­té po­lí­ti­co de La Mo­ne­da-, el pre­si­den­te DC, Ma­tías Wal­ker, ofre­ció a Eli­zal­de el apo­yo de su par­ti­do a la can­di­da­tu­ra de In­sul­za en Ari­ca a cam­bio de un cu­po en Qui­llo­ta en la lis­ta de Co­re. Un ges­to me­nor a cam­bio de des­tra­bar el “ga­lli­to” de la me­sa PS con una de las prin­ci­pa­les fi­gu­ras so­cia­lis­tas. Al diá­lo­go se su­mó el lí­der ra­di­cal Er­nes­to Velasco, com­pro­me­tien­do tam­bién el res­pal­do de su par­ti­do al “Pan­zer”. Eli­zal­de, en­ton­ces, lla­mó a In­sul­za, mien­tras ha­cía lo pro­pio Wal­ker con el hi­jo del ex mi­nis­tro, Ja­vier In­sul­za, pa­ra afi­nar los detalles de la ofer­ta. Así, el ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA lle­gó po­co des­pués a la se­de del PS pa­ra una ci­ta de emer­gen­cia con la me­sa, en la an­te­sa­la de la ins­crip­ción le­gal de can­di­da­tos con la car­pe­ta con los an­te­ce­den­tes que exi­ge la ley pa­ra ser can­di­da­to.

Pe­ro el “Pan­zer” se ha­bía da­do un úl­ti­mo “gus­to”: ad­ver­ti­do de que pre­vio a su ci­ta con la di­rec­ti­va PS el se­na­dor Gui­llier te­nía un desa­yuno con di­ri­gen­tas ofi­cia­lis­tas, In­sul­za lle­gó an­tes e irrum­pió en el en­cuen­tro que li­de­ra­ba la car­ta pre­si­den­cial del blo­que di­cien­do: “Bah, pa­re­ce que me equi­vo­qué de reu­nión”. ¿El re­sul­ta­do? Un apre­ta­do abra­zo en­tre Gui­llier y el ex mi­nis­tro, que fue in­mor­ta­li­za­do en va­rias fo­to­gra­fías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.