Un pro­ble­ma de conciencia

La Tercera - Reportajes - - Portada - Óscar Con­tar­do

Ig­na­cio Sán­chez, el rec­tor de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, nos ha anun­cia­do que la conciencia es un asun­to ins­ti­tu­cio­nal. Al­go que so­bre­pa­sa a los in­di­vi­duos, los con­di­cio­na y re­si­de en las creen­cias de los di­rec­ti­vos nom­bra­dos por el je­fe de un Es­ta­do mo­nár­qui­co. La conciencia, en­ton­ces, se de­rra­ma des­de una ci­ma has­ta la base. El rec­tor ya ha­bía ad­ver­ti­do du­ran­te la tra­mi­ta­ción del pro­yec­to de des­pe­na­li­za­ción del abor­to en tres cau­sa­les el al­can­ce de su idea de conciencia: nin­gún pro­fe­sio­nal que ten­ga una opi­nión dis­tin­ta so­bre el te­ma po­dría tra­ba­jar en la ins­ti­tu­ción que en­ca­be­za. No só­lo eso, tam­bién va­ti­ci­nó que de apro­bar­se la ley so­bre in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo, el bra­zo de esa conciencia ins­ti­tu­cio­nal se ex­ten­de­ría has­ta los cen­tros de sa­lud pú­bli­ca, pro­vo­can­do la re­nun­cia de cen­te­na­res de pro­fe­sio­na­les. Lo di­jo con la mis­ma se­gu­ri­dad con la que le exi­ge al go­bierno que se le re­co­noz­ca a la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca su rol pú­bli­co, en vir­tud de los cuan­tio­sos fon­dos de di­ne­ro que le exi­ge al Es­ta­do.

El rec­tor ejer­ce su de­re­cho de li­ber­tad de ex­pre­sión pa­ra su­ge­rir­nos que no hay es­pa­cio pa­ra el di­sen­so so­bre es­te te­ma –y su­po­ne­mos que pa­ra otros tam­po­co­den­tro de su uni­ver­si­dad. A juz­gar por el si­len­cio que sue­le guar­dar el res­to de la comunidad uni­ver­si­ta­ria de esa ca­sa de es­tu­dios ca­da vez que su rec­tor ha­ce es­te ti­po de de­cla­ra­cio­nes, es­to de­be ser así. El se­ñor Sán­chez no ha­ce más que in­for­mar­nos que allí den­tro to­dos pien­san del mis­mo mo­do y quien no lo ha­ga de­be­ría bus­car otro si­tio pa­ra ejer­cer sus ac­ti­vi­da­des. Cu­rio­sa ma­ne­ra de en­car­nar un rol pú­bli­co en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca. Por­que aun­que su uni­ver­si­dad sea pon­ti­fi­cia y de­pen­da de un Es­ta­do ex­tran­je­ro, uno su­pon­dría que de­be adap­tar­se al or­de­na­mien­to po­lí­ti­co de la so­cie­dad lo­cal. Eso es al­go que la ins­ti­tu­ción su­po ha­cer muy bien en un pa­sa­do re­cien­te, cuan­do su conciencia se ali­neó con los acon­te­ci­mien­tos y co­la­bo­ró de mo­do en­tu­sias­ta con un ré­gi­men que -tal co­mo el rec­tor Sán­chez su­gie­re ac­tual­men­te a las au­to­ri­da­des ci­vi­les- so­lía ad­ver­tir­le al país que más nos va­lía guar­dar si­len­cio si no es­tá­ba­mos con­for­mes con su for­ma de ver el mun­do. Ba­jo es­tas con­di­cio­nes, la ins­ti­tu­ción que en­ca­be­za el rec­tor Sán­chez lo­gró un im­pul­so y un si­tial que nun­ca an­tes tu­vo y go­zó de una li­ber­tad de conciencia tal que le per­mi­tía, por ejem­plo, si­len­ciar en su pro­pio canal las opi­nio­nes del car­de­nal que le re­sul­ta­ba in­có­mo­do al go­bierno, cen­su­rar obras de tea­tro que no se ajus­ta­ban a la mo­ral de una de sus au­to­ri­da­des y has­ta en­tre­gar alum­nos a los agen­tes de la re­pre­sión, sin que les ge­ne­ra­ra nin­gún con­flic­to in­terno el des­tino que po­drían lle­gar a te­ner esas per­so­nas.

Úl­ti­ma­men­te, in­clu­so nos he­mos en­te­ra­do de que en esa épo­ca la ins­ti­tu­ción se en­car­ga­ba, ade­más, de ocul­tar la in­for­ma­ción que po­dría ha­ber acla­ra­do los acon­te­ci­mien­tos que pro­vo­ca­ron la muer­te de uno de sus egre­sa­dos, el Pre­si­den­te Eduar­do Frei Mon­tal­va. Ha­bría si­do in­tere­san­te du­ran­te esos años -cuan­do el abor­to te­ra­péu­ti­co aún era le­gal an­tes de que un pu­ña­do de va­ro­nes de uni­for­me y so­ta­na de­ci­die­ra pe­na­li­zar­lo- ha­ber es­cu­cha­do un de­ba­te al res­pec­to, ha­ber si­do tes­ti­gos de có­mo los re­pre­sen­tan­tes de la ins­ti­tu­ción de­ba­tían so­bre “la cul­tu­ra de la vi­da ver­sus la cul­tu­ra de la muer­te”, por ejem­plo. En lu­gar de eso, lo que po­día­mos ver era có­mo en su canal se des­ta­ca­ba el tra­ba­jo de pro­fe­sio­na­les co­mo Hart­mut Hopp, mano de­re­cha de Paul Schä­fer, con­de­na­do por la jus­ti­cia chi­le­na por abu­so de me­no­res.

Los ca­mi­nos de la conciencia son mis­te­rio­sos y en oca­sio­nes se es­tre­llan de fren­te con los del co­no­ci­mien­to, co­mo lo pu­do vi­vir en car­ne pro­pia en ple­na de­mo­cra­cia el mé­di­co Ho­ra­cio Cro­xat­to, un hom­bre ca­tó­li­co que des­pués de años de investigación tu­vo la ma­la idea de for­mar­se su pro­pia opi­nión so­bre la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo y co­mu­ni­car­la. El doc­tor se en­te­ró que un se­na­dor y ex vi­ce­rrec­tor de su mis­ma uni­ver­si­dad te­nía la in­ten­ción de au­men­tar la pe­na­li­za­ción en ca­sos de abor­to. Su conciencia -la in­di­vi­dual, no la ins­ti­tu­cio­nal- le exi­gió ac­tuar. Cro­xat­to es­cri­bió una car­ta a los par­la­men­ta­rios pa­ra fre­nar el pro­yec­to. Lo­gró ha­cer­lo, pe­ro la ins­ti­tu­ción en la que es­tu­dia­ba y ha­bía he­cho ca­rre­ra de­ci­dió des­pe­dir­lo.

El rec­tor de una uni­ver­si­dad cris­tia­na, cu­ya ma­trí­cu­la de pre­gra­do es­tá com­pues­ta en su ma­yor par­te por alum­nos que vi­ven en las cua­tro co­mu­nas más ricas de San­tia­go, le ha anun­cia­do al país que la ins­ti­tu­ción que di­ri­ge tie­ne un com­pro­mi­so con la mo­ral pú­bli­ca y una conciencia co­lec­ti­va in­ta­cha­ble y fir­me. Tam­bién ha abier­to una puer­ta pa­ra que la me­mo­ria de esa conciencia co­mien­ce a ser es­cru­ta­da pú­bli­ca­men­te de ca­ra a la pró­xi­ma vi­si­ta de su má­xi­ma au­to­ri­dad, el Pa­pa, que ha he­cho de la jus­ti­cia so­cial y la sos­pe­cha so­bre el mer­ca­do y el neo­li­be­ra­lis­mo -mo­de­lo de de­sa­rro­llo es­ta­ble­ci­do en nues­tro país por egre­sa­dos de la Ca­tó­li­ca- uno de los se­llos de su pon­ti­fi­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.