La ins­crip­ción, la bre­cha y las pla­tas

Su­pe­ra­do el par­to de las ins­crip­cio­nes, aho­ra el pri­mer gran desafío pa­ra los par­ti­dos es co­nec­tar con la ciu­da­da­nía. El se­gun­do es te­ner ha­cer­lo en un con­tex­to de ma­yor aus­te­ri­dad.

La Tercera - Reportajes - - Portada -

La con­fec­ción de las lis­tas par­la­men­ta­rias es un mo­men­to es­pe­cial­men­te dra­má­ti­co en la vi­da de los par­ti­dos. De al­gún mo­do, es la ho­ra de la ver­dad. La se­lec­ción de can­di­da­tos no só­lo es un tra­ba­jo en el que las co­lec­ti­vi­da­des es­co­gen a sus me­jo­res hom­bres y mu­je­res pa­ra re­pre­sen­tar­los, sino tam­bién la ins­tan­cia en la que fi­jan los es­tán­da­res de ca­li­dad de la cla­se po­lí­ti­ca del país. Ob­via­men­te, los par­ti­dos lle­van a ca­bo es­ta fun­ción aten­dien­do a nu­me­ro­sas con­si­de­ra­cio­nes. Mien­tras al­gu­nos en­tran a las plan­ti­llas en fun­ción de los ne­xos que han ge­ne­ra­do con sus par­ti­dos co­mo di­ri­gen­tes o co­mo par­la­men­ta­rios, otros lo ha­cen co­mo mi­li­tan­tes ra­sos, en ca­li­dad de apues­tas por la re­no­va­ción. Unos son es­co­gi­dos en base a su cohe­ren­cia ideo­ló­gi­ca, otros en base a su po­pu­la­ri­dad. Hay can­di­da­tos que son pa­ra ga­nar y hay tam­bién can­di­da­tos que son so­lo pa­ra acom­pa­ñar o dar tes­ti­mo­nio. Hay can­di­da­tos que lo son por­que cons­ti­tu­yen un lu­jo pa­ra los par­ti­dos que los lle­van y hay otros ca­sos en cua­les, por la in­ver­sa, en que es el par­ti­do el que es un lu­jo pa­ra ellos. En fin, no en úl­ti­mo lu­gar, es­ta vez tam­bién hay can­di­da­tas que lo son so­lo pa­ra cum­plir las cuo­tas de gé­ne­ro es­ta­ble­ci­das por ley.

Co­mo ha ocu­rri­do siem­pre, en la ex­pe­rien­cia re­cien­te de ins­crip­ción de las lis­tas par­la­men­ta­rias hu­bo de to­do. Se di­rá que no fue un es­pec­tácu­lo muy edi­fi­can­te. Sin em­bar­go, las co­sas nun­ca han si­do muy di­fe­ren­tes. Los in­su­mos de esos epi­so­dios no tie­nen bue­na pre­sen­ta­ción y son co­no­ci­dos: en­car­ni­za­das gue­rras de egos, mu­chos as­pi­ran­tes he­ri­dos, vie­jas leal­ta­des que se frac­tu­ran pa­ra siem­pre, nue­vas tren­zas in­ter­nas de po­der que eran im­pen­sa­das, atri­bu­la­das ne­go­cia­cio­nes de úl­ti­mo mi­nu­to, mu­chos ti­ra y aflo­ja tras bam­ba­li­nas, opor­tu­nis­mo ram­pan­te in­clu­so en quie­nes se de­cían pu­ros y sú­bi­tos tri­bu­tos a las con­vic­cio­nes, in­clu­so de par­te de quie­nes nun­ca las tu­vie­ron. Así es la po­lí­ti­ca y no hay sis­te- ma elec­to­ral que pue­da co­rre­gir­la.

Pe­ro di­cho eso, y li­bres ya los par­ti­dos del es­trés que les sig­ni­fi­có el tran­ce de la ins­crip­ción, y que co­rres­pon­de a un pro­ce­so del cual la gen­te pre­fe­ri­ría no sa­ber, por­que lo úni­co que ha­ce es des­va­lo­ri­zar to­da­vía más la po­lí­ti­ca an­te la opi­nión pú­bli­ca, vie­ne aho­ra el re­to, pri­me­ro, de co­nec­tar con la ciu­da­da­nía y de ha­cer­lo, se­gun­do, en un con­tex­to de aus­te­ri­dad que es nue­vo en la po­lí­ti­ca chi­le­na, aten­di­do que prác­ti­ca­men­te se aca­bó el fi­nan­cia­mien­to pri­va­do de las campañas y hoy el grueso de los re­cur­sos pro­vie­ne del Es­ta­do.

Son dos desafíos contundentes. El pri­me­ro, el de la co­ne­xión, de­be­ría tra­du­cir­se en un pro­ce­so con­du­cen­te a ir ce­rran­do las bre­chas que du­ran­te es­te go­bierno han ido dis­tan­cian­do la po­lí­ti­ca tan­to de las ne­ce­si­da­des co­mo de las ex­pec­ta­ti­vas ciu­da­da­nas. De otro mo­do no se ex­pli­ca que ten­ga­mos una cla­se po­lí­ti­ca muy po­la­ri­za­da, y ra­di­ca­li­za­da in­clu­so, y un elec­to­ra­do que en lo bá­si­co si­gue sien­do mo­de­ra­do. Al­gu­na vez se ten­drá que es­tu­diar el per­sis­ten­te des­aco­ple que se ini­cia cuan­do la ac­tual­men­te agó­ni­ca Nue­va Ma­yo­ría ela­bo­ra un diag­nós­ti­co del ma­les­tar de la so­cie­dad chi­le­na con el cual la ma­yo­ría del país des­de muy tem­prano se mos­tró dis­con­for­me o en fran­co desacuer­do. En un sis­te­ma po­lí­ti­co me­nos rí­gi­do que el nues­tro eso de­be­ría ha­ber­se ex­pre­sa­do en rec­ti­fi­ca­cio­nes del ofi­cia­lis­mo o en de­ser­cio­nes po­lí­ti­cas im­por­tan­tes. Pe­ro no las hu­bo. Hu­bo cor­co­veos, hu­bo re­zon­gos y hu­bo amenazas, so­bre to­do de par­te de sec­to­res de la DC, pe­ro al fi­nal lo que se im­pu­so fue la dis­ci­pli­na y la in­con­di­cio­na­li­dad. Don­de no pri­ma­ron los ideo­lo­gis­mos, bueno, pri­ma­ron las pre­ben­das del po­der. El pre­si­den­cia­lis­mo chi­leno tie­ne ra­zo­nes que, aun no sien­do re­co­no­ci­das ni por la in­te­li­gen­cia ni el co­ra­zón, pue­den ser muy po­de­ro­sas pa­ra los par­ti­dos ham­brien­tos de car­gos y con­tra­tos. Por lo mis­mo, an­te un es­ce­na­rio tan dis­tor­sio­na­do, de­bie­ran ser aho­ra los ciu­da­da­nos los que re­im­pon­gan la ló­gi­ca de­mo­crá­ti­ca. Se ha­bla mu­cho de la cri­sis de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti- va en Chi­le, por­que la gen­te par­ti­ci­pa po­co y los ni­ve­les de abs­ten­ción son al­tos. Pe­ro se ha­bla po­co de es­te otro va­cío de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad, ge­ne­ra­do por una po­lí­ti­ca que no só­lo se ha vuel­to in­di­fe­ren­te a lo que la gen­te pien­sa, sien­te y quie­re, sino que in­clu­so, arras­tra­da por los gri­tos de la ca­lle, se de­cla­ra ad­ver­sa­ria de las as­pi­ra­cio­nes ma­yo­ri­ta­rias más pro­fun­das.

En el plano del fi­nan­cia­mien­to ya se es­tán oyen­do los pri­me­ros gi­mo­teos. Los de es­ta se­ma­na del se­na­dor Gui­llier de­bie­ran ser in­cor­po­ra­dos a la an­to­lo­gía de la in­con­se­cuen­cia po­lí­ti­ca. Co­mo se­na­dor, de­bie­ra sa­ber que em­pre­sas pú­bli­cas co­mo Ban­coEs­ta­do no pue­den con­ce­der cré­di­tos a los par­la­men­ta­rios y de­bie­ra tam­bién sos­pe­char que el in­cen­ti­vo que tie­ne la ban­ca pri­va­da pa­ra dár­se­los es nu­lo aten­di­dos los es­cán­da­los pa­sa­dos y los ries­gos fu­tu­ros en­vuel­tos en el fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca. Adu­cir que es­to no fue así en la cam­pa­ña del 2009 es co­lo­car un es­tán­dar muy ba­jo y que en reali­dad fue ver­gon­zo­so. Por lo de­más, el se­na­dor de­be­ría co­men­zar a ha­cer­se res­pon­sa­ble de las le­yes que vo­tó. Los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos que es­tá en­fren­tan­do su cam­pa­ña eran per­fec­ta­men­te pre­de­ci­bles y una can­di­da­tu­ra ciu­da­da­na co­mo la su­ya de­be­ría ha­ber di­se­ña­do una es­tra­te­gia pa­ra en­fren­tar­los. Lo cier­to es que en es­te te­ma ha ha­bi­do mu­cho fa­ri­seís­mo. Lo hay sin per­jui­cio de que la so­cie­dad chi­le­na si­gue ha­cién­do­se un po­co la de­sen­ten­di­da cuan­do se pregunta por quién de­be­ría fi­nan­ciar la po­lí­ti­ca. Co­mo to­dos mi­ran pa­ra el te­cho, la res­pues­ta de ca­jón en la ac­tua­li­dad es pa­pá Es­ta­do, aun­que es un se­cre­to a vo­ces que eso es in­su­fi­cien­te. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos, des­pres­ti­gia­dos co­mo es­tán, por otra par­te, tam­po­co han ge­ne­ra­do una cul­tu­ra de apor­tes des­de la so­cie­dad ci­vil, que es canal más vi­go­ro­so de so­por­te de la po­lí­ti­ca en de­mo­cra­cias desa­rro­lla­das. En al­gún mo­men­to se­gu­ra­men­te ten­drán que ha­cer­lo. La pregunta es cuán­do. Lo úni­co cla­ro es que, mien­tras eso no ocu­rra, los llo­ri­queos so­bran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.