¿Y si al­go ha cam­bia­do?

Es co­mo si fue­ra im­pen­sa­ble que en un país tan sub­de­sa­rro­lla­do la de­re­cha pue­da ga­nar las vo­lun­ta­des po­pu­la­res. Co­mo si fue­ra inacep­ta­ble que en un país tan tre­men­da­men­te de­si­gual pue­da la oli­gar­quía im­po­ner­se en los vo­tos. Co­mo si, en fin, fue­ra im­po­sibl

La Tercera - Reportajes - - Portada -

En los men­ti­de­ros de las cien­cias po­lí­ti­cas - que ya son ve­ci­nos con los de la po­lí­ti­ca a se­cas- se ha pues­to en bo­ga una teo­ría con cier­to ai­re apo­díc­ti­co, se­gún la cual Chi­le se en­ca­mi­na ha­cia una nue­va fa­se de po­la­ri­za­ción ideo­ló­gi­ca, so­cial y po­lí­ti­ca. Coin­ci­den en es­to in­te­lec­tua­les de de­re­cha y de iz­quier­da, aun­que es­tos úl­ti­mos pa­re­cen en­tu­sias­mar­se -siem­pre teó­ri­ca­men­te, por su­pues­to- cuan­do sub­ra­yan que tal fe­nó­meno se­rá más agu­do si las elec­cio­nes las ga­na la de­re­cha.

A ve­ces, no po­cas ve­ces, la ame­na­za de la in­go­ber­na­bi­li­dad ha si­do es­gri­mi­da co­mo una es­pe­cie de ve­to so­cio­ló­gi­co pa­ra la de­re­cha. Es co­mo si fue­ra im­pen­sa­ble que en un país tan sub­de­sa­rro­lla­do la de­re­cha pue­da ga­nar las vo­lun­ta­des po­pu­la­res. Co­mo si fue­ra inacep­ta­ble que en un país tan tre­men­da­men­te de­si­gual pue­da la oli­gar­quía im­po­ner­se en los vo­tos. Co­mo si, en fin, fue­ra im­po­si­ble que en el país del ma­les­tar, en el país de mier­da, pue­da la de­re­cha go­ber­nar sin es­cu­dar­se en una dic­ta­du­ra mi­li­tar.

Pa­ra acep­tar es­tas sor­pre­sas hay que acep­tar sus pre­mi­sas: que Chi­le es sub­de­sa­rro­lla­do, de­si­gual y pe­sa­ro­so. Es­ta es la ma­ne­ra en que lo ha vis­to una cier­ta so­cio­lo­gía tra­di­cio­nal, cu­yas raí­ces se re­mon­tan a los pro­fe­so­res Al­ber­to Bal­tra y Aní­bal Pin­to (un ra­di­cal y un DC en la ter­mi­no­lo­gía ac­tual): el fa­mo­so “ca­so de de­sa­rro­llo frus­tra­do” tan bri­llan­te­men­te des­cri­to 65 años atrás. No es ne­ce­sa­rio re­fu­tar a es­tas ilus­tres inteligencias na­cio­na­les. Bas­ta cons­ta­tar que ha­bla­ban de un Chi­le muy di­fe­ren­te, en un mun­do muy di­fe­ren­te.

No es es­te el es­pa­cio pa­ra re­pa­sar la la­ta so­cio­ló­gi­ca, to­do lo que ha cam­bia­do en los chi­le­nos. Só­lo se pro­po­ne una pregunta sen­ci­lla: ¿Y si los chi­le­nos vo­tan­tes, ciu­da­da­nos, ma­du­ros, per­ti­na­ces y par­ti­ci­pan­tes de aho­ra, los de es­tos tiem­pos, ven al país de otra ma­ne­ra?

El mun­do de la iz­quier­da se ha to­ma­do siem­pre con des­dén el he­cho de que el peor de sus mons­truos, el ge­ne­ral Pi­no­chet, ob­tu­vie­ra un 44% (y 54% en La Arau­ca­nía) en el ple­bis­ci­to de 1988. Tu­vo que ser un error, se di­ce, un pro­duc­to del mie­do, una se­cre­ción dic­ta­to­rial, un al­go. Ocho años más tar­de, en un ré­gi­men de­mo­crá­ti­co, Joa­quín La­vín es­tu­vo a 30.000 vo­tos de qui­tar­le a Ricardo La­gos el triun­fo al que es­ta­ba pre­des­ti­na­do. ¿Otro error, ya no un pro­duc­to del mie­do, sino del con­su­mo, de la alie­na­ción, de al­go? Y nue­ve años más tar­de, con dos go­bier­nos so­cia­lis­tas de por me­dio, la de­re­cha so­bre­pa­só la fron­te­ra del 50%. ¿Cuál fue el error aho­ra? La se­lec­ción del can­di­da­to (¡el mis­mo que sa­có la pri­me­ra ma­yo­ría de to­da la his­to­ria!), la pro­pa­gan­da, el co­man­do, al­go.

¿No son bas­tan­tes se­ña­les de que la de­re­cha, si aún es mi­no­ría, lo es en los már­ge­nes, por­que la su­pues­ta ro­bus­tez de la otra ma­yo­ría no ha si­do tal por ca­si 30 años? ¿No se­rá ho­ra de ad­mi­tir que el elec­to­ra­do chi­leno no es “na­tu­ral­men­te” de cen­troiz­quier­da, aun­que lo ha­ya si­do en un ex­ten­so pe­río­do cla­ve de la his­to­ria de Chi­le?

Es­tas pre­gun­tas son cru­cia­les, por­que la frus­tra­ción de no ob­te­ner ma­yo­rías aplas­tan­tes, la sen­sa­ción de que el país no en­ten­día lo que le con­ve­nía, fue uno de los fac­to­res prin­ci­pa­les por los cua­les la iz­quier­da ab­ju­ró de la de­mo­cra­cia en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, aplau­dien­do a re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios y alen­tan­do a los re­vo­lu­cio­na­rios, siem­pre más fie­les a la van­guar­dia que a la vul­gar de­mo­cra­cia. La iz­quier­da chi­le­na pa­gó muy ca­ra esa ten­ta­ción y no es co­sa de an­dár­se­lo en­ros­tran­do an­tes de ca­da elec­ción. Pe­ro vie­ne a cuen­to cuan­do la pro­pia iz­quier­da ol­vi­da que su ori­gen re­mo­to es el li­be­ra­lis­mo, es de­cir, la lu­cha por las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les de las ma­yo­rías en con­tra de la opre­sión de las mi­no­rías aris­to­crá­ti­cas, mo­nár­qui­cas, ecle­siás­ti­cas u oli­gár­qui­cas. La iz­quier­da mo­der­na es par­te del “so­cio­li­be­ra­lis­mo” (co­mo lo lla­ma Paul Thi­baud) que ha si­do el sus­ten­to del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co en el úl­ti­mo me­dio si­glo, cuan­do in­clu­so tu­vo que so­por­tar el desafío de las “de­mo­cra­cias po­pu­la- res”, que al fi­nal se re­ve­la­ron co­mo sim­ples ti­ra­nías oli­gár­qui­cas, cuan­do no di­nás­ti­cas. Des­de lue­go que per­sis­te tam­bién otra iz­quier­da, que no tri­bu­ta a esa tra­di­ción li­ber­ta­ria y que no se aver­güen­za del ejer­ci­cio dic­ta­to­rial cuan­do la ma­yo­ría es es­qui­va (Ma­du­ro) o in­cier­ta (los Cas­tro). Una par­te de esa iz­quier­da ili­be­ral ha en­con­tra­do es­con­di­te en el po­pu­lis­mo, y por eso no es ra­ro que sea va­ci­lan­te an­te, por ejem­plo, la tra­ge­dia ve­ne­zo­la­na.

En el Chi­le de los úl­ti­mos 30 años ha pre­va­le­ci­do la pri­me­ra iz­quier­da, la li­ber­ta­ria, y ha si­do fa­vo­re­ci­da por la ma­yo­ría. Pe­ro na­die po­dría creer que esa ma­yo­ría ten­dría que ser eter­na, in­mu­ta­ble e in­va­ria­ble. Pues­to que la na­tu­ra­le­za de la de­mo­cra­cia con­sis­te en que la ma­yo­ría no es “da­da”, cuan­do un sec­tor la de­ja de te­ner es por­que la ha per­di­do; no es por cul­pa de otros. Y en­ton­ces, ese cam­bio en la ma­yo­ría, ¿de­be con­du­cir a la po­la­ri­za­ción de ma­ne­ra inevi­ta­ble? Des­de lue­go que no. Se ne­ce­si­ta ati­zar­la, pe­ro el re­sul­ta­do tam­po­co es­tá ga­ran­ti­za­do.

La po­la­ri­za­ción en­cuen­tra un buen ali­men­to cuan­do la po­lí­ti­ca es prac­ti­ca­da co­mo una fuen­te de em­pleos. En ese ca­so, per­der la ma­yo­ría es per­der los in­gre­sos, es de­cir que el estímulo pa­ra im­pe­dir que go­bier­ne una ma­yo­ría dis­tin­ta de la pro­pia es in­men­so. Es­to es al­go que es­tá ocu­rrien­do en Chi­le: hay par­ti­dos y sec­to­res de par­ti­dos de la cen­troiz­quier­da que han he­cho del em­pleo clien­te­lar una for­ma de crea­ción y man­ten­ción del po­der. Y hay una for­ma de mi­li­tan­cia que con­sis­te en es­tar dis­po­ni­ble pa­ra ocu­par di­cho em­pleo. Pe­ro es­ta es, por for­tu­na, una con­di­ción mi­no­ri­ta­ria, que no al­can­za pa­ra ga­ran­ti­zar la po­la­ri­za­ción, aun­que pue­da es­ti­mu­lar­la.

La de­re­cha es­tá hoy en una si­tua­ción aún más fa­vo­ra­ble que la que tu­vo en el 2009, cuan­do tam­bién se ha­bló de po­la­ri­za­ción e in­go­ber­na­bi­li­dad. De­pen­de ex­clu­si­va­men­te de sus lí­de­res que se­pan in­ter­pre­tar lo que es­tá ocu­rrien­do en la so­cie­dad chi­le­na. No hay una teo­ría cu­yas in­tui­cio­nes sean inevi­ta­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.