DE PUN­TA PEU­CO A CO­LI­NA I: LOS DETALLES INÉ­DI­TOS DEL TRAS­LA­DO

La Pre­si­den­ta Ba­che­let tie­ne la de­ci­sión to­ma­da, el ope­ra­ti­vo es­tá lis­to, al igual que las ins­ta­la­cio­nes que re­ci­bi­rán a los ex mi­li­ta­res con­de­na­dos por vio­la­cio­nes a los DD.HH. en Co­li­na 1. So­lo fal­ta la fe­cha pa­ra la fir­ma del de­cre­to, aun­que los pla­zos

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR F. SIREDEY, L. AYA­LA Y F. AR­TA­ZA

Uno de los tres pa­be­llo­nes del mó­du­lo es­pe­cial acon­di­cio­na­do en la cár­cel de Co­li­na 1. Gen­dar­mes cus­to­dian el pe­nal de Pun­ta Peu­co, en Til­til.

Se­rá, pro­ba­ble­men­te, de no­che, in­clu­so de ma­dru­ga­da. Con ca­rác­ter re­ser­va­do y sin avi­so pa­ra evi­tar ries­gos e in­ci­den­tes co­mo los pro­du­ci­dos du­ran­te el cie­rre del pe­nal Cor­di­lle­ra, en sep­tiem­bre de 2013. Ya exis­te pre­de­fi­ni­do un ope­ra­ti­vo de va­rias uni­da­des mó­vi­les -que in­clu­ye am­bu­lan­cias- que se des­pla­za­rán en for­ma si­mul­tá­nea pa­ra mi­ni­mi­zar el tiem­po de tras­la­do de los de­te­ni­dos. Ca­da pa­so del dis­po­si­ti­vo pa­ra la re­ubi­ca­ción de los 129 con­de­na­dos que se en­cuen­tran re­clui­dos en el pe­nal de Pun­ta Peu­co has­ta el mó­du­lo es­pe­cial de Co­li­na 1 ha si­do eva­lua­do una y otra vez por Gen­dar­me­ría, a la es­pe­ra de que el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia les trans­mi­ta la or­den de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let pa­ra pro­ce­der.

To­do es­tá lis­to. La de­ci­sión es­tá to­ma­da, el ope­ra­ti­vo ya es­tá pla­ni­fi­ca­do y el lu­gar que re­ci­bi­rá a los reos es­tá com­ple­ta­men­te ha­bi­li­ta­do. Só­lo fal­ta la fe­cha exac­ta en que la Je­fa de Es­ta­do fir­ma­rá el de­cre­to su­pre­mo pa­ra el cie­rre de­fi­ni­ti­vo de la cár­cel es­pe­cial pa­ra au­to­res de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos co­me­ti­dos du­ran­te el ré­gi­men de Pi­no­chet.

Una ac­ción que se­rá rá­pi­da. El do­cu­men­to ti­po, in­clu­so, ya es­tá re­dac­ta­do, fal­ta lle­nar es­pa­cios en blan­co, aseguran per­so­ne­ros del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia. Lo de­más de­be­ría ser igual de expedito, aña­den las mis­mas fuen­tes. En­tre el re­cin­to de Til­til y el Cen­tro de Cum­pli­mien­to Pe­ni­ten­cia­rio Co­li­na 1 hay unos po­cos ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

El anun­cio ofi­cial, sin em­bar­go, se­rá ho­ras des­pués, cuan­do los re­clu­sos ya es­tén en sus nue­vas cel­das. En el go­bierno no quie­ren re­pe­tir el error que co­me­tió la ad­mi­nis­tra­ción del Pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra en 2013, cuan­do an­ti­ci­pó la de­ci­sión de ce­rrar el pe­nal Cor­di­lle­ra y tras­la­dar a Pun­ta Peu­co a los 10 ex ofi­cia­les que es­ta­ban allí pre­sos, en­tre ellos el ex je­fe de la Di­na ge­ne­ral (R) Ma­nuel Con­tre­ras Se­púl­ve­da, pa­ra ter­mi­nar con los pri­vi­le­gios que te­nían en el re­cin­to de Pe­ña­lo­lén, jun­to al Re­gi­mien­to de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes del Ejér­ci­to, don­de dis­po­nían de ca­ba­ñas, quin­chos y jar­di­nes pa­ra re­ci­bir a las vi­si­tas.

Cuan­do Pi­ñe­ra hi­zo el anun­cio des­de Nue­va York, el 26 de sep­tiem­bre de ese año, no to­dos los re­clu­sos di­rec­ta­men­te afec­ta­dos es­ta­ban en Cor­di­lle­ra. El ge­ne­ral (R) Od­la­nier Me­na, ex director de la CNI, es­ta­ba en su de­par­ta­men­to de Las Con­des, con be­ne­fi­cio de li­ber­tad los fi­nes de se­ma­na. El do­min­go 28 de sep­tiem­bre, Me­na sa­lió a la es­ca­le­ra del edi­fi­cio don­de vi­vía y se des­ce­rra­jó un dis­pa­ro en la ca­be­za. El ex mi­li­tar no es­ta­ba dis­pues­to a ir a Pun­ta Peu­co.

El sui­ci­dio de Me­na em­pa­ñó, en par­te, el sim­bo­lis­mo que te­nía pa­ra un go­bierno de cen­tro­de­re­cha ha­ber si­do el úni­co ca­paz de ha­ber pues­to tér­mino a un re­cin­to am­plia­men­te cues­tio­na­do por las or­ga­ni­za­cio­nes de fa­mi­lia­res de víc­ti­mas de los de­re­chos hu­ma­nos y por par­ti­dos de la cen­troiz­quier­da. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes e in­ci­den­tes ocu­rri­dos du­ran­te el ope­ra­ti­vo de tras­la­do de los nue­ve pre­sos res­tan­tes, tan­to a la sa­li­da de Cor­di­lle­ra co­mo a la lle­ga­da de los reos a Pun­ta Peu­co, tam­po­co ayu­dó.

Pe­ro la se­gu­ri­dad no se­ría la úni­ca ra­zón que se es­gri­me en La Mo­ne­da pa­ra man­te­ner en re­ser­va la fe­cha en que Ba­che­let cum­pli­rá el com­pro­mi­so que ad­qui­rió al ini­cio de su go­bierno.

En el co­mi­té po­lí­ti­co no to­dos es­tán de acuer­do en que se efec­túe es­te pro­ce­di­mien­to cer­ca de un nue­vo aniver­sa­rio del 11 de sep­tiem­bre, ni que se aso­cie es­te he­cho con los re­cuer­dos del gol­pe de Es­ta­do. Al­gu­nos, in­clu­so, co­mo el mi­nis­tro del in­te­rior, Ma­rio Fer­nán­dez, y su par de Jus­ti­cia, Jai­me Cam­pos, son par­ti­da­rios de que se en­víe, ade­más, al Con­gre­so un pro­yec­to de ley que re­gu­le de ma­ne­ra ge­ne­ral el te­ma pe­ni­ten­cia­rio, en­tre ellos la edad má­xi­ma que pue­de te­ner una per­so­na pa­ra que cum­pla pe­na de cár­cel efec­ti­va. De­ba­te que aún no se ter­mi­na de zan­jar.

Por eso, aun­que en el go­bierno y el ofi­cia­lis­mo se ha­bla de que el cie­rre de Pun­ta Peu­coo y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.