Ha­ble­mos de pen­sio­nes

El hom­bre tí­pi­co ve caer su in­gre­so a la mi­tad cuan­do ju­bi­la; la mu­jer tí­pi­ca, a me­nos de un ter­cio. Un re­qui­si­to mí­ni­mo pa­ra dar le­gi­ti­mi­dad al sis­te­ma de pen­sio­nes es que las AFP no se be­ne­fi­cien con las re­for­mas.

La Tercera - Reportajes - - Portada -

¿Quién es­tá me­jor? ¿Una per­so­na que se ju­bi­la con 300 mil pe­sos men­sua­les lue­go de ha­ber es­ta­do ga­nan­do 900 mil pe­sos men­sua­les? ¿O una per­so­na que se ju­bi­la con los mis­mos 300 mil pe­sos pe­ro lue­go de ha­ber es­ta­do ga­nan­do 330 mil pe­sos men­sua­les?

El aná­li­sis eco­nó­mi­co es­tán­dar con­clu­ye que los dos es­tán igual de bien, por­que el in­gre­so con que con­ta­rán du­ran­te su ju­bi­la­ción se­rá el mis­mo. Sin em­bar­go, un aná­li­sis más so­fis­ti­ca­do y el sen­ti­do co­mún su­gie­ren que quien ve caer sus in­gre­sos en dos ter­cios lue­go de ju­bi­lar es­ta­rá bas­tan­te más des­con­ten­to que quien lo ve caer so­lo en un 10%. So­bre to­do si los dos es­pe­ra­ban una ju­bi­la­ción que no sig­ni­fi­ca­ra una re­duc­ción im­por­tan­te en su es­tán­dar de vi­da.

La pro­me­sa que hi­zo el sis­te­ma de AFP fue que las pen­sio­nes se­rían cer­ca­nas a los suel­dos po­co an­tes de ju­bi­lar. “Si to­do iba ra­zo­na­ble­men­te bien, nues­tros cálcu­los in­di­ca­ban que aho­rran­do men­sual­men­te un 10% de la re­mu­ne­ra­ción, las pen­sio­nes po­drían al­can­zar mon­tos equi­va­len­tes al 70% de ella al fi­nal de la vi­da de tra­ba­jo”, afir­mó el pa­dre del sis­te­ma de AFP en un li­bro so­bre fe­li­nos y cas­ca­be­les. “Chi­le­nos se pen­sio­na­rían con el 100% de su suel­do el 2020”, ti­tu­la­ba una en­tre­vis­ta al re­pre­sen­tan­te de las AFP el año 2000.

Las ma­si­vas e ines­pe­ra­das pro­tes­tas con­tra las AFP del año pa­sa­do se de­ben a que los tra­ba­ja­do­res co­men­za­ron a ju­bi­lar­se en ma­sa ba­jo el nue­vo sis­te­ma y cons­ta­ta­ron que sus ju­bi­la­cio­nes dis­ta­ban mu­cho de lo es­pe­ra­do. La ta­sa de re­em­pla­zo tí­pi­ca de un hom­bre que ju­bi­la, es de­cir la ra­zón en­tre su ju­bi­la­ción y su úl­ti­mo suel­do, es de un 52%; en el ca­so de las mu­je­res lle­ga so­lo al 29%. Si no cuen­ta con in­gre­sos adi­cio­na­les es­to sig­ni­fi­ca que el hom­bre tí­pi­co ve caer su in­gre­so a la mi­tad cuan­do ju­bi­la; la mu­jer tí­pi­ca, a me­nos de un ter­cio. Y eso que las ta­sas an­te­rio­res se­rían mu­cho más ba­jas (33 y 12%, res­pec­ti­va­men­te) si no in­clu­ye­ran el apor­te es­ta­tal a las pen­sio­nes de los más po­bres pro­duc­to de la re­for­ma de 2008 que creó el Pi­lar So­li­da­rio.

Las ta­sas de re­em­pla­zo an­te­rio­res, sin em­bar­go, va­rían enor­me­men­te de acuer­do al ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co de los ju­bi­la­dos.

Pa­ra el 20% (quin­til) más po­bre, es­ta ta­sa lle­ga al 110%, mien­tras que pa­ra ju­bi­la­dos al me­dio de la dis­tri­bu­ción del in­gre­so (el ter­cer quin­til) lle­ga so­lo al 35%. Es­te fe­nó­meno se ex­pli­ca por­que el Pi­lar So­li­da­rio be­ne­fi­cia prin­ci­pal­men­te a los sec­to­res más po­bres. De he­cho, la ta­sa de re­em­pla­zo tí­pi­ca en el quin­til más po­bres sube de 14 al 110% pa­ra es­te gru­po gra­cias a di­cho pi­lar. No nos en­ga­ñe­mos, se tra­ta de pen­sio­nes que son muy, muy ba­jas, pe­ro los sec­to­res más vul­ne­ra­bles al me­nos no ven caer sus in­gre­sos cuan­do ju­bi­lan y has­ta los ven su­bir un po­co. La cla­se me­dia, en cam­bio, don­de es­ta­mos ha­blan­do de ho­ga­res con un in­gre­so per cá­pi­ta men­sual en­tre 200 mil pe­sos, los ve caer de ma­ne­ra dra­má­ti­ca.

Las ci­fras an­te­rio­res ex­pli­can la pé­si­ma opi­nión que tie­ne la gen­te de las AFP. A la pro­me­sa in­cum­pli­da en ma­te­ria de ta­sas de re­em­pla­zo se agre­ga que las AFP son per­ci­bi­das co­mo fun­cio­na­les a gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos, se re­sien­te que los afi­lia­dos no par­ti­ci­pen en la ad­mi­nis­tra­ción de los fon­dos, que el sis­te­ma dis­cri­mi­ne con­tra las mu­je­res y no com­par­te ries­gos, que tie­ne un pro­ble­ma de ori­gen por su gé­ne­sis no de­mo­crá­ti­ca, que hu­bo pre­sión pa­ra cam­biar­se al nue­vo sis­te­ma cuan­do se creó y que los re­tor­nos de las ad­mi­nis­tra­do­ras han si­do y si­guen sien­do muy al­tos pro­duc­to de que com­pi­ten po­co.

Tal vez el mo­ti­vo más pro­fun­do del des­en­cuen­tro en­tre la ciu­da­da­nía y las AFP ten­ga su ori­gen en que la gen­te en­ten­dió que el ser­vi­cio que les es­ta­ban dan­do era de pen­sio­nes, mien­tras que las ad­mi­nis­tra­do­ras lo con­ci­bie­ron co­mo uno de ren­ta­bi­li­da­des. Si ha­bía más la­gu­nas que las pre­vis­tas, no era pro­ble­ma de las AFP. Si los ju­bi­la­dos es­ta­ban vi­vien­do más años, tam­po­co. Y si pro­duc­to de es­tos y otros fac­to­res las pen­sio­nes ter­mi­na­ron sien­do mu­cho más ba­jas de lo es­pe­ra­do, la res­pon­sa­bi­li­dad era de los afi­lia­dos por no echar­le ben­ci­na al au­to­mó­vil de lu­jo que las AFP ha­bían pues­to a su dis­po­si­ción y no del cho­fer.

El diag­nós­ti­co an­te­rior lle­va a pro­po­ner cua­tro ca­rac­te­rís­ti­cas que de­bie­ra te­ner una re­for­ma de pen­sio­nes si as­pi­ra a ser acep­ta­da y sus­ten­ta­ble en el tiem­po. Un pri­mer desafío es me­jo­rar las pen­sio­nes de la cla­se me­dia, no só­lo de los más po­bres. Es­te in­cre­men­to de­be ser sus­tan­ti­vo (un 20%, por ejem­plo) y de­be be­ne­fi­ciar tam­bién a quie­nes ya es­tán ju­bi­la­dos, lo cual sig­ni­fi­ca una com­po­nen­te re­dis­tri­bu­ti­va im­por­tan­te.

Un se­gun­do desafío es do­tar al sis­te­ma de un com­po­nen­te ma­yor de se­gu­ri­dad so­cial, de ma­yor ase­gu­ra­mien­to co­lec­ti­vo. Por ejem­plo, que quie­nes tie­nen me­nos la­gu­nas con­tri­bu­yan a las ju­bi­la­cio­nes de quie­nes ten­gan más la­gu­nas, en par­ti­cu­lar, que los hom­bres con­tri­bu­yan a las ju­bi­la­cio­nes de las mu­je­res.

El ter­cer ob­je­ti­vo es do­tar al sis­te­ma de pen­sio­nes de la le­gi­ti­mi­dad que hoy dis­ta mu­cho de te­ner. Da­da la tran­si­ción de­mo­grá­fi­ca y re­duc­ción de ta­sas de in­te­rés de lar­go pla­zo que se es­tán vi­vien­do a ni­vel mun­dial, si bien las re­for­mas de­bie­ran me­jo­rar las pen­sio­nes de ma­ne­ra im­por­tan­te, las ta­sas de re­em­pla­zo que re­sul­ten no lle­ga­rán al 60 o 70% que pa­re­ce ra­zo­na­ble plan­tear co­mo ob­je­ti­vo. Pa­ra lo­grar ta­sas co­mo es­tas, en el me­diano pla­zo se­rá ne­ce­sa­rio adop­tar me­di­das im­po­pu­la­res, co­mo in­cre­men­tos im­por­tan­tes de la edad de ju­bi­la­ción, y es­tas me­di­das so­lo se­rán po­lí­ti­ca­men­te via­bles con un sis­te­ma le­gi­ti­ma­do.

Un re­qui­si­to mí­ni­mo pa­ra dar le­gi­ti­mi­dad al sis­te­ma de pen­sio­nes es que las AFP no se be­ne­fi­cien con las re­for­mas. Han ob­te­ni­do ga­nan­cias ex­ce­si­vas du­ran­te dé­ca­das y han he­cho un lobby muy efec­ti­vo pa­ra obs­ta­cu­li­zar o li­cuar cual­quier re­for­ma del sis­te­ma, de mo­do que si sa­len ga­nan­do con la re­for­ma ac­tual se­rá im­pre­sen­ta­ble pa­ra sec­to­res am­plios del país. Tam­bién es con­ve­nien­te re­vi­sar el sis­te­ma di­fe­ren­cia­do de pen­sio­nes de las Fuer­zas Ar­ma­das y Ca­ra­bi­ne­ros y crear op­cio­nes de in­ver­sión que em­po­de­ren a los afi­lia­dos so­bre dón­de se in­vier­ten sus aho­rros, por ejem­plo, fon­dos que privilegian em­pre­sas con al­tos es­tán­da­res am­bien­ta­les.

El ma­len­ten­di­do men­cio­na­do an­te­rior­men­te res­pec­to del ser­vi­cio que es­ta­ban ofre­cien­do las AFP lle­va a un cuar­to prin­ci­pio que tam­bién es­tá muy pre­sen­te en las en­cues­tas de opi­nión. La gen­te quie­re que el Es­ta­do ten­ga un rol de ga­ran­te del sis­te­ma de pen­sio­nes, que se preo­cu­pe de que sean ca­da vez me­jo­res, que se irán to­man­do las me­di­das pa­ra adap­tar­se a nue­vas reali­da­des de lon­ge­vi­dad, re­tor­nos y par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral. Es­to no sig­ni­fi­ca que el Es­ta­do ne­ce­sa­ria­men­te asu­ma un rol co­mo ad­mi­nis­tra­dor, pe­ro sí que ten­ga un rol co­mo or­ques­ta­dor del sis­te­ma.

A los cua­tro prin­ci­pios an­te­rio­res de­be­mos agre­gar la pre­con­di­ción de que la re­for­ma sea téc­ni­ca­men­te via­ble. Es­to sig­ni­fi­ca, en­tre otras co­sas, que sea fi­nan­cia­ble en el me­diano y lar­go pla­zo, un re­qui­si­to no me­nor da­dos va­rios de los fac­to­res ya men­cio­na­dos.

Re­cien­te­men­te, el Eje­cu­ti­vo en­vió al Con­gre­so un pro­yec­to que re­for­ma el sis­te­ma de pen­sio­nes. Va­rios can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y otros ac­to­res han he­cho pro­pues­tas al­ter­na­ti­vas. Lo que se vie­ne es una dis­cu­sión de pro­pues­tas que pro­me­te ser ári­da, lle­na de tec­ni­cis­mos y don­de la ciu­da­da­nía se sen­ti­rá excluida. Pa­ra te­ner una re­for­ma po­lí­ti­ca­men­te sus­ten­ta­ble es im­por­tan­te que an­tes de dis­cu­tir pro­pues­tas ten­ga­mos un de­ba­te so­bre cuá­les prin­ci­pios de­bie­ra re­fle­jar la re­for­ma, un de­ba­te don­de pue­dan y quie­ran par­ti­ci­par to­dos. Los cua­tro prin­ci­pios es­bo­za­dos en es­ta co­lum­na son un buen pun­to de par­ti­da*. *Pa­ra más detalles, véa­se E.En­gel, E.Fajnzyl­ber, P.Fer­nán­dez, S.Gray, A.Re­pet­to y D. Ver­ga­ra, “Prin­ci­pios pa­ra una re­for­ma al sis­te­ma de pen­sio­nes”, Es­pa­cio Pú­bli­co, Informe de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas 12, ju­lio 2017. http://www.es­pa­cio­pu­bli­co.cl/wp-con­tent/uploads/2017/07/IPP-Pro­yec­to-de-Pen­sio­nes.pdf

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.