El nue­vo di­ri­men­te

Iván Arós­ti­ca en unas ho­ras se con­ver­ti­rá en el pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Aquí la his­to­ria del san­mi­gue­lino, co­lec­cio­nis­ta de ar­mas y aman­te del de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo que di­ri­gi­rá por dos años el or­ga­nis­mo que res­guar­da la Car­ta Fun­da­men­tal

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR LES­LIE AYA­LA C. FO­TO­GRA­FÍA: AN­DRÉS PÉREZ

Ma­ña­na, lue­go de que asu­ma Iván Arós­ti­ca, se dic­ta­rá el fa­llo por la Ley de Abor­to en tres cau­sa­les.

Es­ta­ba en su ca­sa en San Mi­guel arre­glan­do su bol­són pa­ra ir a cla­ses en el Li­ceo de Apli­ca­ción cuan­do Iván Arós­ti­ca se que­dó pe­ga­do mi­ran­do la televisión. Era do­min­go, pa­sa­das las 22 ho­ras y Canal 13 trans­mi­tía A es­ta ho­ra se im­pro­vi­sa. Uno de los pa­ne­lis­tas lo des­lum­bró por la for­ma en que dis­cu­tía de po­lí­ti­ca apli­can­do cri­te­rios ju­rí­di­cos. Era Jai­me Guz­mán Errá­zu­riz. Fue ese día que Arós­ti­ca de­ci­dió que iba a ser abo­ga­do.

Hi­jo de un em­pre­sa­rio mi­cro­bu­se­ro que fa­lle­ció cuan­do él te­nía 15 años y de una due­ña de ca­sa que tu­vo que sa­car ade­lan­te a la fa­mi­lia, Iván Arós­ti­ca Maldonado (60 años) -quien ma­ña­na ju­ra­rá co­mo pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) y co­mo tal de­be­rá di­ri­mir en ca­so de em­pa­te en­tre sus miem­bros- se for­jó en me­dio de una ge­ne­ra­ción con in­ten­sa in­quie­tud in­te­lec­tual, en pleno go­bierno de la Uni­dad Po­pu­lar. Su fa­mi­lia siem­pre ha si­do de de­re­cha y -se­gún sus cer­ca­nos- él tam­bién re­co­no­ce per­te­nen­cia a ese sec­tor: “No lo es­con­de, ni ol­vi­da tam­po­co en qué ve­re­da es­tu­vo du­ran­te el ré­gi­men mi­li­tar”.

En la Es­cue­la de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Chi­le -a la que in­gre­só en 1975- fue com­pa­ñe­ro de ge­ne­ra­ción de los su­pre­mos Ma­nuel Val­de­rra­ma, Ricardo Blan­co, An­drea Mu­ñoz, el abo­ga­do Fer­nan­do Ba­rros y el ex mi­nis­tro del In­te­rior Jorge Bur­gos. Es­te úl­ti­mo lo re­cuer­da así: “Era es­tu­dio­so y buen alumno, su fi­lia­ción po­lí­ti­ca no la re­cuer­do si es que la tu­vo. Opo­si­tor ac­ti­vo a la dic­ta­du­ra no me pa­re­ce, en aque­lla épo­ca los ac­ti­vos no éra­mos mu­chos y nos co­no­cía­mos”.

El lí­der del mo­vi­mien­to na­cio­na­lis­ta uni­ver­si­ta­rio de esa épo­ca, el ex dipu­tado En­ri­que Es­tay, lo re­co­no­ce co­mo “uno de los que vo­ta­ban por no­so­tros” y ex­pli­ca que al in­te­rior del mo­vi­mien­to ha­bía dis­tin­tas fac­cio­nes. “Se ha­ce una ca­ri­ca­tu­ra co­mo que to­dos eran fa­chos, na­zis­toi­des, y no era así, ha­bía mu­chas co­rrien­tes ca­tó­li­cas, pi­no­che­tis­tas, cor­po­ra­ti­vis­tas, era un gru­po bien va­rio­pin­to”, re­cuer­da.

Con el pa­so de los años, Arós­ti­ca man­ten­dría sim­pa­tía y leal­tad por los prin­ci­pios más con­ser­va­do­res y sus prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes, co­mo al re­nun­ciar en 1997 a sus cla­ses co­mo pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Chi­le, lue­go de que una to­ma de es­tu­dian­tes im­pi­die­ra la no­mi­na­ción co­mo de­cano de la Es­cue­la de De­re­cho del abo­ga­do Pa­blo Rodríguez Grez.

El pa­so de Arós­ti­ca por esa es­cue­la ya ha­bía mar­ca­do su vi­da. Ahí co­no­ció a quien lue­go se­ría su so­cio, el ex con­tra­lor Ra­mi­ro Men­do­za, y al maes­tro de am­bos, Eduar­do Soto Kloss, uno de los ju­ris­tas más in­flu­yen­tes en la épo­ca del ré­gi­men mi­li­tar.

Es­te úl­ti­mo, ca­tó­li­co prac­ti­can­te, pi­no­che­tis­ta, an­ti­mar­xis­ta, pro­mo­tor del de­re­cho na­tu­ral y de la “dig­ni­dad hu­ma­na”, for­mó a una im­por­tan­te can­ti­dad de abo­ga­dos y aca­dé­mi­cos en­tre los años 70, 80 y par­te de los 90, sien­do Arós­ti­ca uno de los dis­cí­pu­los más fie­les de quien era con­si­de­ra­do por esos años co­mo “un anar­quis­ta de de­re­cha”.

Es­te his­to­rial ex­pli­ca que el vo­to de Arós­ti­ca no sor­pren­die­ra en­tre los abo­ga­dos es­ta se­ma­na, cuan­do -en de­ci­sión de mi­no­ría jun­to a otros tres mi­nis­tros del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal- sos­tu­vie­ran que el pro­yec­to que des­pe­na­li­za a las mu­je­res que abor­ten ba­jo tres cau­sa­les es in­cons­ti­tu­cio­nal.

Cer­ca­nos a Arós­ti­ca se­ña­lan que el abo­ga­do no cul­ti­va gran­des re­des po­lí­ti­cas, in­clu­so que no ads­cri­be a un par­ti­do en par­ti­cu­lar, sino que más bien le gus­ta mi­rar la po­lí­ti­ca des­de el pris­ma del de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo y pú­bli­co, su gran pa­sión. En ese sen­ti­do, Arós­ti­ca cree y abo­ga por me­nos Es­ta­do y más de­re­chos pa­ra los par­ti­cu­la­res, una idea en la que ha pro­fun­di­za­do en sus en­sa­yos, don­de es­ti­pu­la que el Es­ta­do tie­ne de­ma­sia­das atri­bu­cio­nes, que exis­ten fun­cio­na­rios con ex­ce­so de po­der y eso ge­ne­ra abu­so y co­rrup­ción. Por eso, es fé­rreo de­fen­sor de la Con­tra­lo­ría y la exis­ten­cia del TC.

El abo­ga­do es de aque­llos que al ha­blar sue­len nom­brar a Dios, pe­ro aun­que es ca­tó­li­co no per­te­ne­ce a nin­gu­na co­rrien­te en par­ti­cu­lar. Su es­po­sa es mé­di­co, su cu­ña­do fue un tiem­po par­te de la her­man­dad le­feb­vris­ta y su maes­tro Soto Kloss es­tá re­la­cio­na­do con el Opus Dei. Sin em­bar­go, ni él ni los miem­bros di­rec­tos de su fa­mi­lia ads­cri­ben a es­tas co­rrien­tes.

Quie­nes han tra­ba­ja­do a su la­do di­cen que su gran or­gu­llo son sus tres “hi­jos”. Dos de ellos son bio­ló­gi­cos: uno es abo­ga­do y tra­ba­ja en la Con­tra­lo­ría, el otro es mé­di­co y cur­sa su be­ca en Psi­quia­tría. El ter­ce­ro es su dis­cí­pu­lo y abo­ga­do asis­ten­te, el pro­fe­sor de la UC Ni­co­lás En­tei­che.

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más con­tro­ver­ti­das del in­mi­nen­te nue­vo pre­si­den­te del TC es su sim­pa­tía por el mun­do mi­li­tar, una afi­ción que afian­zó cuan­do -en­tre 1984 y 1995- Arós­ti­ca se desem­pe­ñó co­mo fis­cal y director de la Ca­ja de Pre­vi­sión de la De­fen­sa Na­cio­nal (Ca­pre­de­na). En esos años adop­tó co­mo hob­bie el ti­ro al blan­co, que prac­ti­ca con gran des­tre­za, se­gún un com­pa­ñe­ro del ex­tin­to Club de Ti­ro Cor­di­lle­ra. Tam­bién de esa épo­ca pro­vie­ne su nos­tal­gia por no ha­ber rea­li­za­do el Ser­vi­cio Mi­li­tar y su em­pe­ño en co­lec­cio­nar me­da­llas, tex­tos, tra­ta­dos, fi­gu­ras de már­mol, ar­mas, cu­chi­llos y cor­vos que ex­hi­be en su ca­sa en San Mi­guel, co­mu­na en la que vi­ve des­de su in­fan­cia.

Hernán Vo­dá­no­vic, ex mi­nis­tro del TC, ase­gu­ra que “se ha he­cho una ca­ri­ca­tu­ra con los gus­tos per­so­na­les de Iván, si es co­lec­cio­nis­ta de cor­vos, si es un de­por­tis­ta de ti­ro al blan­co ¡Qué im­por­ta!”. Agre­ga: “A mí me gus­ta el fútbol y el bo­xeo y eso no in­flu­ye en mi au­to­no­mía, ni al mo­men­to de de­ci­dir. Pa­re­cie­ra que qui­sié­ra­mos te­ner san­tos co­mo au­to­ri­da­des o gen­te abu­rri­da. Más allá de que con él ten­ga­mos dis­cre­pan­cias, yo creo que se­rá un buen pre­si­den­te en el TC”.

En un ar­tícu­lo en homenaje a Soto Kloss, Arós­ti­ca de­ja en­tre­ver sus im­pre­sio­nes de la Uni­dad Po­pu­lar. “Vi­vía­mos (so­bre­vi­vía­mos) 1972 y el Es­ta­tu­to de Ga­ran­tías Cons­ti­tu­cio­na­les apro­ba­do po­co más de un año an­tes ya se re­ve­la­ba en to­da su in­men­sa de­bi­li­dad (...). La pra­ve­dad del go­bierno no en­cuen­tra en ella una con­ten­ción efec­ti­va a sus de­sig­nios, a se­cue­la de lo cual la población afec­ta­da se su­me en la más com­ple­ta in­de­fen­sión, sin re­cur­sos ju­ris­dic­cio­na­les efi­cien­tes pa­ra de­te­ner o re­ver­tir la re­pre­sión ofi­cial, las to­mas e in­ter­ven­cio­nes ma­si­vas de in­dus­trias y pre­dios, la clau­su­ra de ra­dios y pe­rió­di­cos, el aco­so vio­len­to con­tra la au­to­no­mía, las pro­pie­da­des y la li­ber­tad”.

Años des­pués, Arós­ti­ca se pon­dría en la ve­re­da del Eje­cu­ti­vo al asu­mir en 2010 co­mo je­fe ju­rí­di­co del Mi­nis­te­rio del In­te­rior del go­bierno de Se­bas­tián Pí­ñe­ra. Des­de ese lu­gar -en el de­but de una ad­mi­nis­tra­ción de de­re­cha en 25 años- se ga­nó el re­co­no­ci­mien­to del pro­pio Man­da­ta­rio, quien lo no­mi­nó en agos­to de ese año co­mo in­te­gran­te del TC.

El abo­ga­do ya ha ade­lan­ta­do par­te del se­llo que pre­ten­de po­ner a su man­da­to en el or­ga­nis­mo: en con­tra­po­si­ción al ba­jo per­fil que cul­ti­vó su an­te­ce­sor, Car­los Car­mo­na, Arós­ti­ca de­ci­dió vol­ver a la tra­di­ción de que sea el pre­si­den­te del or­ga­nis­mo quien co­mu­ni­que los fa­llos. Se lo pi­die­ron sus pa­res y lo ha­rá. Se­rá la ima­gen vi­si­ble ha­cia la comunidad.

Al ju­rar ma­ña­na por la pre­si­den­cia del TC -en lo que pue­de con­si­de­rar­se el pun­to cúl­mi­ne de su ca­rre­ra de abo­ga­do- es pro­ba­ble que Arós­ti­ca re­cuer­de una anéc­do­ta de su for­ma­ción pro­fe­sio­nal que sue­le con­tar con es­pe­cial emo­ción: aun­que nun­ca co­no­ció a Jai­me Guz­mán, fue a una char­la del ase­si­na­do se­na­dor UDI, opor­tu­ni­dad en la que -ase­gu­ra- reali­zó uno de los ac­tos más atre­vi­dos de su vi­da cuan­do era un jo­ven es­tu­dian­te de De­re­cho. Le­van­tó la mano e hi­zo una pregunta so­bre el pri­mer pro­le­gó­meno de los De­re­chos Fun­da­men­ta­les en torno al re­cur­so de pro­tec­ción. “Muy in­te­li­gen­te pregunta”, re­pli­có Guz­mán. Arós­ti­ca son­rió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.