Bye Bye Black­bird...

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Pre­pa­ré­mo­nos pa­ra un po­si­ble adiós al pe­río­do de exal­ta­ción na­cio­nal y gue­rra ci­vil ge­ne­ra­cio­nal que nos ha em­bar­ga­do los úl­ti­mos cua­tro años. Pre­pa­ré­mo­nos pa­ra no sa­ber más de eva­lua­cio­nes de la ges­tión de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca ce­le­bra­dos por una em­pre­sa cu­yos ex due­ños son exa­mi­na­dos por la Con­tra­lo­ría y cu­yas ofi­ci­nas son inubi­ca­bles, pe­ro que, des­de la clan­des­ti­ni­dad do­mi­ci­lia­ria, nos co­mu­ni­ca con jú­bi­lo ha­ber un 100% de exi­to­so me­jo­ra­mien­to. Pre­pa­ré­mo­nos pa­ra no oír más a do­ña Nar­váez cul­pan­do a Pi­ñe­ra de “apro­ve­cha­mien­to po­lí­ti­co”. Pre­pa­ré­mo­nos pa­ra que to­do eso sea reemplazado, Dios me­dian­te, por un queha­cer si­quie­ra me­dia­na­men­te in­te­li­gen­te. Y des­de lue­go, pre­pa­ré­mo­nos pa­ra des­pe­dir­nos del fre­ne­sí de los ter­mo­cé­fa­los por­que su mo­men­to es­tá pa­san­do. Aun en el Fren­te Am­plio la plea­mar de en­tu­sias­mo pú­ber que pre­ten­día re­di­mir la ga­la­xia se re­plie­ga po­co a po­co. Los más lis­tos de di­cho sec­tor se han da­do cuen­ta -y lo han di­cho- que las me­ji­llas son­ro­sa­das no son una vir­tud ni me­nos una re­co­men­da­ción.

En efec­to, si las en­cues­tas re­fle­jan la reali­dad se di­ría que ter­mi­nan ya los tiem­pos cuan­do el éx­ta­sis po­lí­ti­co-psi­có­ti­co era dro­ga de con­su­mo ma­si­vo. Fue una épo­ca que se­rá re­cor­da­da por sus mar­chas in­ce­san­tes, pre­ten­cio­sos y va­cíos es­ló­ga­nes co­rea­dos por dos ter­cios del país, una in­creí­ble glo­ri­fi­ca­ción de los co­le­gia­les, un es­pe­rar­se la sal­va­ción de las “ca­ras nue­vas” y fi­nal­men­te el im­pe­rio es­té­ti­co de Camila Va­lle­jo, hoy ex rei­na de la pri­ma­ve­ra del pro­gre­sis­mo. En ese cli­ma se apo­ya­ban los al­tos ra­tings de ma­da­me Ba­che­let y de esa sus­tan­cia aními­ca bro­ta­ba tam­bién el jol­go­rio con que se mi­ra­ba el apa­leo me­diá­ti­co y ju­rí­di­co de los em­pre­sa­rios, así co­mo fi­nal­men­te, en el cre­púscu­lo de di­cha fa­se, de ahí vino la on­da de ener­gía ali­men­tan­do el fu­gi­ti­vo en­tu­sias­mo -hoy en tran­ces de di­la­pi­dar­se- por la lle­ga­da me­teó­ri­ca del aco­ge­dor y so­ca­rrón Ale­jan­dro Gui­llier.

Tan­ta épi­ca dia­ria can­sa, pe­ro ade­más des­en­to­na­ba; los ver­sos eran y son pé­si­mos y por to­do eso se es­tá des­va­ne­cien­do. El vo­lun­ta­ris­mo mi­tad his­té­ri­co y mi­tad his­tó­ri­co apor­ta­do por in­fan­tes en un la­do y an­cia­nos en su se­gun­da in­fan­cia por el otro, vie­jos ter­cios que no han po­di­do des­pren­der­se de su pa­sa­do, lle­gó a su fe­cha de ex­pi­ra­ción; al me­nos pa­ra la población en ge­ne­ral el pén­du­lo ter­mi­nó su re­co­rri­do ha­cia la iz­quier­da, se de­tu­vo y co­mien­za su via­je ha­cia el otro ex­tre­mo, el de la “de­re­cha”, el del mo­de­lo neo­li­be­ral, el del sen­ti­do co­mún.

La Can­ción del Adiós

Pe­se a eso no se­rá fá­cil des­pren­der­se de la pe­ga­jo­sa cre­ma pas­te­le­ra co­ci­na­da du­ran­te años a base de al­ti­va pre­ten­sión mo­ral, bue­nas in­ten­cio­nes y ma­las elu­cu­bra­cio­nes. Los re­vo­lu­cio­na­rios de so­fá mi­ra­rán con nos­tal­gia el pe­río­do que se va y has­ta les pa­re­ce­rá un pa­raí­so per­di­do… una vez más. Pa­ra otros el sa­lir del he­chi­zo se­rá co­mo el trau­ma que pro­vo­ca emer­ger de una dis­co a la im­pla­ca­ble luz del ama­ne­cer y al trino ma­ja­de­ro de los pá­ja­ros ma­dru­ga­do­res. Ahí es don­de y cuan­do en­tra la can­ción Bye Bye Black­bird. La re­co­mien­do fer­vo­ro­sa­men­te a los lec­to­res. Fue com­pues­ta en 1926 y pe­se a su tran­qui­lo op­ti­mis­mo no lo­gró ser un in­me­dia­to hit, pe­ro ter­mi­na­ría sién­do­lo a par­tir de 1929, en los años os­cu­ros de la de­pre­sión. Siem­pre es bueno oír a al­guien de­cir­nos que se pue­den en­ce­rrar los pe­sa­res en la ma­le­ta e ir­nos a otro te­rri­to­rio. Es cu­rio­so, pe­ro es pre­ci­so ani­mar­se has­ta pa­ra aban­do­nar las ma­las ru­ti­nas y las des­gra­cias. Di­cho sea de pa­so, la can­ción tie­ne una his­to­ria muy cu­rio­sa; fue usa­da por los na­zis con le­tra ad hoc pa­ra des­mo­ra­li­zar a las tro­pas alia­das pa­ra lue­go, en otra vol­te­re­ta su­fri­da du­ran­te los años 60, ser adap­ta­da por los su­pre­ma­cis­tas blan­cos pa­ra reír­se del mo­vi­mien­to de los De­re­chos Ci­vi­les. Más tar­de dos de los Beatles la usa­ron en sus res­pec­ti­vos ál­bu­mes, Rin­go Starr pa­ra Sen­ti­men­tal Jour­ney de 1970 y Paul McCart­ney pa­ra su CD Kis­ses on the Bot­tom del 2012. Aho­ra la vie­ja y ve­ne­ra­ble tor­ta, aun sa­bro­sa y co­mes­ti­ble, nos vie­ne al pe­lo pa­ra despedir con buen áni­mo y tem­pla­da con­fian­za un pe­río­do de ma­los re­sul­ta­dos en to­do or­den de co­sas, pe­ro ade­más, por aña­di­du­ra, tre­pa­do pri­me­ro a una arro­gan­cia mo­nu­men­tal, aho­ra úl­ti­mo a un ca­ra­du­ris­mo digno de tahú­res y siem­pre, de prin­ci­pio a fin, a lo­mos de una pe­dan­te­ría y so­ber­bia en vir­tud de la cual in­clu­so he­mos vis­to y oí­do, con pas­mo, a es­co­la­res de 14 años dan­do cá­te­dra en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca, am­bien­tal, éti­ca y has­ta de cálcu­lo ten­so­rial.

Co­me­zón e im­pa­cien­cia

La fies­ta ya ter­mi­na; fue in­ten­sa pe­ro rui­no­sa y lle­gó el mo­men­to de re­co­ger los pla­tos ro­tos y po­ner or­den. Los tra­ta­dis­tas del fu­tu­ro qui­zás sean per­do­na­do­res y di­rán que la psi­quis na­cio­nal ne­ce­si­ta­ba el des­pa­rra­mo. Des­pués de 20 años de Con­cer­ta­ción el país se mo­ría de abu­rri­mien­to. Los ca­bros “no es­ta­ban ni ahí” y tam­bién en los adul­tos em­pe­zó a desa­rro­llar­se esa co­me­zón e in­to­le­ra­ble im­pa­cien­cia que pro­du­ce un pe­río­do de­ma­sia­do lar­go con más o me­nos de lo mis­mo en el me­nú de ca­da día y de ca­da año. Fue cuan­do los car­ca­ma­les de la iz­quier­da, es­tan­do el país só­li­do y en paz, co­men­za­ron a so­ñar con el Se­gun­do Ad­ve­ni­mien­to pa­ra po­ner de una bue­na vez en eje­cu­ción sus uto­pías de la ado­les­cen­cia; los ado­les­cen­tes, por su par­te, qui­sie­ron ex­pe­ri­men­tar có­mo es eso de ser adul­tos y a la pa­sa­da sal­var la na­ción; los “teó­ri­cos” del pro­gre­sis­mo se hi­cie­ron tiem­po pa­ra ma­mar­se un es­per­pén­ti­co tra­ta­do pu­bli­ca­do por la Uni­cef o al­go pa­re­ci­do en el cual cre­ye­ron ver la pro­fe­cía del in­mi­nen­te apo­ca­lip­sis; los par­ti­dos de la Con­cer­ta­ción, aque­ja­dos de se­ve­ra ar­tri­tis, ima­gi­na­ron po­si­ble re­su­ci­tar al muer­to con más de lo mis­mo o más bien más de la mis­ma, la se­ño­ra Ba­che­let; en bre­ve, ca­da quien se des­pe­re­zó y agi­tó y reaco­mo­dó dan­do por se­gu­ro lo que nun­ca lo es, el or­den y el cre­ci­mien­to, la ca­sa bien pues­ta, co­ci­na y ba­ño fun­cio­nan­do, te­cho y parqué en buen es­ta­do.

Las pla­cas tec­tó­ni­cas

Pe­ro, ¿ocu­rri­rá di­cha des­pe­di­da? Es bas­tan­te po­si­ble. No ha­ce mu­cho ha­bla­mos de des­li­za­mien­tos tan po­de­ro­sos pe­ro in­vi­si­bles co­mo los de las pla­cas tec­tó­ni­cas. Des­de en­ton­ces a la fe­cha no he­mos sino com­pro­ba­do que el pro­ce­so con­ti­núa a in­cre­men­ta­da ve­lo­ci­dad. Ba­jo las res­que­bra­ja­das ca­pas ins­ti­tu­cio­na­les de los par­ti­dos, los cua­les pac­tan, subs­cri­ben, de­ci­den y pres­cri­ben co­mo si ma­ne­ja­ran ejér­ci­tos de au­tó­ma­tas, sub­te­rrá­neas co­rrien­tes cam­bian de lu­gar las pre­fe­ren­cias y los fu­tu­ros vo­tos. Una fra­se se lee - me di­cen- en las re­des so­cia­les y se oye con ca­da vez más fre­cuen­cia en to­das par­tes. Es la si­guien­te: “Nun­ca he vo­ta­do por la de­re­cha, pe­ro...”.

¿Y qué su­ce­de si eso no ocu­rre? ¿Si Gui­llier se co­ro­na pre­si­den­te gra­cias al apo­yo de to­da la iz­quier­da uni­da en un su­pre­mo es­fuer­zo de dis­ci­pli­na y sa­cri­fi­cio, gra­cias al ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia de quie­nes dan bo­te en el mun­do pri­va­do, a los pa­que­tes de ta­lla­ri­nes re­par­ti­dos al por ma­yor, a una enési­ma ex­hu­ma­ción de muer­tos cé­le­bres pa­ra reavi­var la cau­sa y a to­do lo que sea ne­ce­sa­rio? En ese ca­so es po­si­ble, bas­tan­te po­si­ble, que su re­tó­ri­ca acer­ca de pro­fun­di­zar los cam­bios y con­ti­nuar con el “le­ga­do” de Ba­che­let no sea sino eso, re­tó­ri­ca en pe­río­do de cam­pa­ña pa­ra man­te­ner a su la­do a los so­ña­do­res irre­di­mi­bles con de­re­cho a vo­to. Sien­do acep­ta­ble­men­te in­te­li­gen­te y leí­do, Gui­llier sa­be me­jor que sus je­fes de cam­pa­ña, vo­ce­ros, ayu­dis­tas y lu­gar­te­nien­tes que el país no aguan­ta­ría otro lap­so de pa­rá­li­sis eco­nó­mi­ca y des­pe­lo­te ca­lle­je­ro in­fruc­tuo­so, con­flic­to so­cial y lu­chas cul­tu­ra­les que im­por­tan a me­dia do­ce­na de ONG, a sus ac­ti­vis­tas y a sus acó­li­tos, pe­ro a na­die más.

Hay, en la di­ná­mi­ca de los sis­te­mas so­cia­les, fuer­zas más po­de­ro­sas que in­ten­cio­nes y cálcu­los elec­to­ra­les; nor­mal­men­te son cam­bios en las per­cep­cio­nes y ac­ti­tu­des pro­du­cién­do­se en mi­llo­nes de in­di­vi­duos, PE­RO de uno en uno, sin pre­sen­cia ni es­truen­do co­lec­ti­vo no­to­rio. No só­lo en Chi­le, sino en otros paí­ses adic­tos al in­ter­mi­ten­te pro­gre­sis­mo que se aso­ma en es­tas la­ti­tu­des ca­da 30 años es­tán más o me­nos en lo mis­mo, en el des­per­tar. Es la re­ver­sa del tsu­na­mi y -ca­si– tan po­de­ro­so co­mo aquél.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.