Fan­tas­mas del pa­sa­do

¿Nun­ca le di­je­ron al Sr. Pen­ce que Chi­le en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad vo­tó en con­tra de la in­va­sión a Irak en mo­men­tos en que ne­go­cia­ba un tra­ta­do de li­bre co­mer­cio con Es­ta­dos Uni­dos?

La Tercera - Reportajes - - Portada -

El pe­rio­do de la Gue­rra Fría que co­men­zó po­co des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y ter­mi­nó con el fin de la Unión So­vié­ti­ca es­ta­ble­ció du­ran­te un pe­rio­do ex­ten­so un or­den po­lí­ti­co mun­dial que pa­re­cía ina­mo­vi­ble, ba­sa­do en el equi­li­brio nu­clear de dos su­per­po­ten­cias: los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca y la Unión de Re­pú­bli­cas So­cia­lis­tas So­vié­ti­cas.

Ese pe­rio­do no fue un le­cho de ro­sas pa­ra la de­mo­cra­cia en Amé­ri­ca La­ti­na, más bien fue un te­rreno rís­pi­do y es­pi­no­so que au­men­tó su his­tó­ri­ca fra­gi­li­dad.

Amé­ri­ca La­ti­na, en­mar­ca­da en di­cha con­fron­ta­ción, de­bía ser por ra­zo­nes geo­po­lí­ti­cas evi­den­tes un alia­do fiel de los Es­ta­dos Uni­dos, a quien po­co le im­por­ta­ba que exis­tie­ran re­glas de con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca en nues­tros paí­ses, lo úni­co que con­ta­ba era la leal­tad irres­tric­ta a sus in­tere­ses.

En esos tiem­pos, un pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos se re­fe­ría a un san­gui­na­rio y co­rrup­to dic­ta­dor ni­ca­ra­güen­se di­cien­do: “Cla­ro, So­mo­za es un bas­tar­do, pe­ro es nues­tro bas­tar­do”, y en con­se­cuen­cia se le pro­te­gía sin chis­tar.

Es así co­mo ha­cia me­dia­dos de los 70 los paí­ses que vi­vían en de­mo­cra­cia eran ape­nas un pu­ña­do, is­lo­tes en un ma­pa lleno de dic­ta­do­res.

Afor­tu­na­da­men­te, po­co a po­co, con mu­cho es­fuer­zo y co­ra­je, las co­sas fue­ron cam­bian­do, el es­pí­ri­tu de la Gue­rra Fría se de­bi­li­tó y ter­mi­nó de ma­ne­ra sor­pre­si­va, a una ve­lo­ci­dad que na­die ha­bía po­di­do ima­gi­nar. Co­men­zó con la “pe­res­troi­ka” de Mi­jail Gor­ba­chov y en 1989 con la caí­da de Mu­ro de Ber­lín, su fin es­ta­ba se­lla­do.

El mun­do cam­bió y los ai­res de la de­mo­cra­cia ter­mi­na­ron por de­rrum­bar las dic­ta­du­ras en la re­gión.

En los años 90, con la ex­cep­ción de Cu­ba, to­dos los paí­ses co­men­za­ron a ele­gir a sus au­to­ri­da­des en elec­cio­nes li­bres y com­pe­ti­ti­vas, se ge­ne­ró una pro­me­sa de­mo­crá­ti­ca sin pre­ce­den­tes y se pro­du­jo un cam­bio his­tó­ri­co en las re­la­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos. Per­dió sen­ti­do su in­ter­ven­cio­nis­mo en nom­bre de los equi­li­brios po­lí­ti­cos mun­dia­les y, al mis­mo tiem­po, al di­ver­si­fi­car­se el co­mer­cio de bue­na par­te de los paí­ses de la re­gión, las re­la­cio­nes de de­pen­den­cia se mo­vie­ron a re­la­cio­nes más horizontales de in­ter­de­pen­den­cia.

El dis­cur­so an­ti­im­pe­ria­lis­ta fue per­dien­do sen­ti­do en la me­di­da en que nues­tra au­to­no­mía se ex­pan­día ca­da vez más, só­lo so­bre­vi­vió co­mo ras­go nos­tál­gi­co de quie­nes ya sin dog­mas que se­guir, lo con­ti­nua­ron sal­mo­dian­do con por­fía en el va­cío.

Al lle­gar al si­glo XXI, sin em­bar­go, con po­cas ex­cep­cio­nes, en­tre ellas la de Chi­le, las ex­pec­ta­ti­vas de lo­grar un de­sa­rro­llo in­clu­si­vo apa­re­cía frus­tra­da pa­ra mu­chos paí­ses de la re­gión.

Ello con­tri­bu­yó a que en al­gu­nos paí­ses triun­fa­ran elec­to­ral­men­te fuer­zas de orien­ta­ción neo­ja­co­bi­nas que pro­po­nían un va­go “so­cia­lis­mo del si­glo XXI”, cu­yo se­cre­to se lle­vó Chá­vez a la tum­ba, quie­nes jun­to con im­pul­sar programas neo­po­pu­lis­tas con ma­yor o me­nor éxi­to re­su­ci­ta­ron el dis­cur­so an­ti­im­pe­ria­lis­ta y la ado­ra­ción al cre­pus­cu­lar ré­gi­men cu­bano.

Sin em­bar­go ta­les ex­pe­rien­cias no fue­ron idén­ti­cas. Es más, a pe­sar de su re­tó­ri­ca pa­re­ci­da han si­do bas­tan­te dis­tin­tas en­tre sí.

Pen­se­mos só­lo que en Ecua­dor se rea­li­za­ron no ha­ce tan­to elec­cio­nes im­pe­ca­bles y el ac­tual Pre­si­den­te, Le­nin Mo­reno, más allá de que sus pa­dres le pu­sie­ron al po­bre más un des­tino que un nom­bre, ha cam­bia­do fuer­te­men­te la orien­ta­ción de su pre­de­ce­sor en una di­rec­ción de­mo­crá­ti­ca.

Sin du­da, la ex­pe­rien­cia más preo­cu­pan­te pa­ra la vi­gen­cia de la de­mo­cra­cia es la de Ve­ne­zue­la, allí hoy no pue­de ha­blar­se de de­mo­cra­cia, pe­se a su ori­gen elec­to­ral.

Las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas han si­do ava­sa­lla­das y des­na­tu­ra­li­za­das, la oposición fuer­te­men­te re­pri­mi­da y exis­te en Ma­du­ro y el gru­po di­ri­gen­te po­lí­ti­co-mi­li­tar que lo acom­pa­ña una au­sen­cia ma­ni­fies­ta de con­vic­cio­nes de­mo­crá­ti­cas y una fuer­te vo­lun­tad de man­te­ner­se en el po­der a to­da cos­ta, aun­que el país se si­ga des­tro­zan­do eco­nó­mi­ca­men­te en me­dio de una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria.

Las de­mo­cra­cias la­ti­noa­me­ri­ca­nas es­tán ayu­dan­do a que en Ve­ne­zue­la se re­cu­pe­re la de­mo­cra­cia y se evi­te un en­fren­ta­mien­to vio­len­to; pa­ra lo­grar­lo hay que atra­ve­sar cui­da­do­sa­men­te un es­tre­cho des­fi­la­de­ro.

En ese des­fi­la­de­ro no ca­be un pa­qui­der­mo, aun­que cul­ti­ve un em­bro­lla­do pei­na­do co­lor za­pa­llo y se lla­me Do­nald.

Ele­gi­do so­bre la base del ma­to­na­je co­mo re­la­to po­lí­ti­co, Trump no ha me­jo­ra­do un ápi­ce en su ejer­ci­cio pre­si­den­cial, se mues­tra in­com­pe­ten­te y pe­li­gro­so pa­ra con­du­cir al país más fuer­te del mun­do.

La de­mo­cra­cia nor­te­ame­ri­ca­na tie­ne ten­sio­na­das to­das sus ca­pa­ci­da­des de ba­lan­ce y con­tra­pe­so, pa­ra re­sis­tir los enor­mes erro­res in­ter­nos y ex­ter­nos de su pre­si­den­te, cu­yo es­ti­lo bra­vu­cón, su au­sen­cia de va­lo­res de­mo­crá­ti­cos, su le­ve­dad in­te­lec­tual y su ig­no­ran­cia del mun­do pro­vo­can ca­da vez ma­yo­res dis­la­tes.

Cam­bia ho­rri­bles co­la­bo­ra­do­res por otros igual­men­te ho­rri­bles; com­pi­te con el gor­di­to de Co­rea del Nor­te que ado­ra aca­ri­ciar mi­si­les en un pe­li­gro­so jue­go de amenazas; es in­ca­paz, por­que no le sa­le, de con­de­nar a los gran­du­lo­nes ra­cis­tas de mi­ra­da bo­ba que in­va­den Char­lot­tes­vi­lle can­tan­do can­cio­nes an­ti­se­mi­tas.

Con esa mis­ma li­ge­re­za ha se­ña­la­do no des­car­tar la op­ción mi­li­tar en Ve­ne­zue­la.

Ello le ha da­do un res­pi­ro a Ma­du­ro, pues le per­mi­te vic­ti­mi­zar­se y dar­les un gi­ro pa­trió­ti­co a sus ac­cio­nes re­pre­si­vas.

No­so­tros he­mos re­ci­bi­do la vi­si­ta del vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce, que en­car­na en pleno si­glo XXI la ca­ri­ca­tu­ra del “Ame­ri­cano feo” des­cri­to en la no­ve­la pu­bli­ca­da en 1958 por Wi­lliam J. Le­de­rer y Eu­ge­ne Bur­dick, que re­la­ta la arro­gan­cia in­ter­ven­to­ra de Es­ta­dos Uni­dos en un país asiá­ti­co inexis­ten­te y de la cual se reali­zó una fa­mo­sa pe­lí­cu­la del mis­mo nom­bre di­ri­gi­da por Geor­ge En­glund y ac­tua­da por Mar­lon Bran­do en 1963.

Sin arru­gar­se se per­mi­tió en un dis­cur­so en La Mo­ne­da pe­dir el cor­te de las re­la­cio­nes en­tre Chi­le y Co­rea del Nor­te y, de pa­so, de­jar­los sin vino chi­leno.

¿En qué mun­do vi­ve es­te se­ñor? Esos tiem­pos pa­sa­ron ha­ce mu­cho tiem­po, son fan­tas­mas de un pa­sa­do cu­yo re­gre­so es im­prac­ti­ca­ble.

Só­lo por ha­blar de he­chos no tan ale­ja­dos en el tiem­po, ¿nun­ca le di­je­ron al Sr. Pen­ce que Chi­le en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad vo­tó en con­tra de la in­va­sión a Irak en mo­men­tos en que ne­go­cia­ba un tra­ta­do de li­bre co­mer­cio con Es­ta­dos Uni­dos?

Chi­le usó su ple­na au­to­no­mía, sin por ello de­jar de negociar y ter­mi­nar fir­man­do un tra­ta­do con­ve­nien­te pa­ra el país. Dig­ni­dad y efi­ca­cia.

Es­tu­vo muy acer­ta­da la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca al res­pon­der con se­re­ni­dad y fir­me­za a los desa­ti­nos plan­ta­dos por ese se­ñor. Re­fle­jó en di­cha oca­sión la po­si­ción de to­dos los chi­le­nos.

De­be­mos per­se­ve­rar con cons­tan­cia en una po­lí­ti­ca ac­ti­va pa­ra que Ve­ne­zue­la re­cu­pe­re su de­mo­cra­cia y no de­be­mos mez­clar nues­tras re­la­cio­nes de lar­go pla­zo con Es­ta­dos Uni­dos con el re­cha­zo a los anacro­nis­mos de su ac­tual ges­tión pre­si­den­cial, ad­mi­nis­tran­do así con sa­bi­du­ría nues­tras re­la­cio­nes en es­pe­ra de que las tra­di­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de Es­ta­dos Uni­dos im­pi­dan que el pa­qui­der­mo des­tro­ce la cris­ta­le­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.