Al­go más que fútbol…

Pe­que­ños paí­ses ára­bes a los que la geo­po­lí­ti­ca da­ba po­ca im­por­tan­cia has­ta ha­ce po­co con­si­de­ran al fútbol co­mo un vehícu­lo de res­pe­ta­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal, in­fluen­cia di­plo­má­ti­ca y, en su­ma, “po­der blan­do” a tra­vés del cual ju­gar un rol en­tre los gran­des

La Tercera - Reportajes - - Portada -

El fi­cha­je de Ney­mar Jr., el des­lum­bran­te fut­bo­lis­ta bra­si­le­ño, por el Pa­ris Saint-Ger­main (PSG), por 222 mi­llo­nes de eu­ros, ha tras­tor­na­do el mer­ca­do de­por­ti­vo. Las im­pli­ca­cio­nes des­bor­dan el te­rreno de­por­ti­vo y to­can el de la eco­no­mía glo­bal y la di­plo­ma­cia in­ter­na­cio­nal.

Des­de ha­ce ya al­gu­nos años, gran­des for­tu­nas em­pre­sa­ria­les han ate­rri­za­do en el fútbol eu­ro­peo ha­cién­do­se con la pro­pie­dad to­tal o par­cial de equi­pos im­por­tan­tes. En­tre es­tas for­tu­nas, hay al­gu­nas que vie­nen de eco­no­mías “emer­gen­tes”, las que han irrum­pi­do en el ma­pa de la glo­ba­li­za­ción pa­ra pe­dir un asien­to en la me­sa de los que cuen­tan, y otras de po­ten­cias po­lí­ti­cas que as­pi­ran a ha­cer­se fuer­tes a es­ca­la re­gio­nal. Ejem­plo de las pri­me­ras son Ro­man Abra­mo­vich, el ru­so que com­pró el Chel­sea FC, o el chino Wang Jian­lin, del gru­po Wan­da, que ad­qui­rió el 20% del Atlé­ti­co de Ma­drid. Ejem­plo de las se­gun­das son Man­sour Bin Za­yed, je­que de Abu Dha­bi, o Nas­ser Al-Khe­lai­fi, el ex de­por­tis­ta y em­pre­sa­rio de Qa­tar que re­pre­sen­ta al fondo so­be­rano de su país je­fa­tu­ra­do di­rec­ta­men­te por el emir qa­ta­rí Ab­du­llah Al-Tha­ni.

No es no­ve­dad que las gran­des for­tu­nas se in­tere­sen por el fútbol: el ita­liano Sil­vio Ber­lus­co­ni fue due­ño del Mi­lan AC y Fra­nçois-Hen­ri Pi­naut es pro­pie­ta­rio del Sta­de Ren­nais. Pe­ro son for­tu­nas lo­ca­les; lo tras­tor­na­dor es que las eco­no­mías y las di­plo­ma­cias emer­gen­tes se in­ser­ten con tan­to po­der en el fútbol con afa­nes que van de la bús­que­da de ren­ta­bi­li­dad has­ta el pres­ti­gio so­cial y el “po­der blan­do”, se­gún la fa­mo­sa ex­pre­sión del in­te­lec­tual es­ta­dou­ni­den­se Jo­seph Nye, que hi­zo la dis­tin­ción en­tre “po­der du­ro” (el mi­li­tar) y el otro, el de la in­fluen­cia cul­tu­ral, en la ca­pa­ci­dad nor­te­ame­ri­ca­na de in­fluir en el mun­do.

Has­ta aho­ra, el fi­cha­je más ca­ro era el de Paul Pog­ba a ma­nos del Man­ches­ter Uni­ted por un to­tal de 120 mi­llo­nes de eu­ros, se­gui­do de Ga­reth Ba­le y Cris­tiano Ro­nal­do, por los que el Real Ma­drid pa­gó en su día 101 y 94 mi­llo­nes res­pec­ti­va­men­te. Aho­ra, Ney­mar ha ro­to las ba­rre­ras con un mon­to que só­lo tie­ne sen­ti­do si uno to­ma en cuen­ta fac­to­res múl­ti­ples, in­clu­yen­do el im­pac­to co­mer­cial que pa­ra un equi­po co­mo el PSG pue­de re­pre­sen­tar ga­nar la Cham­pions League con un ju­ga­dor de esas ca­rac­te­rís­ti­cas. Com­prar a Ney­mar no es tan­to con­tra­tar a un em­plea­do co­mo aso­ciar­se con una mar­ca mun­dial.

El im­pac­to en el deporte y en el mer­ca­do fut­bo­lís­ti­co es con­si­de­ra­ble: el Bar­ce­lo­na FC, uno de los gran­des equi­pos de la his­to­ria, se ha vis­to in­ca­paz de re­te­ner a su se­gun­da gran fi­gu­ra y re­nun­ciar a to­do un pro­yec­to de fu­tu­ro, que pa­sa­ba por Ney­mar co­mo re­le­vo del ar­gen­tino Lio­nel Mes­si, ma­yor que él. Pa­ra re­em­pla­zar­lo, el Ba­rça es­tá te­nien­do di­fi­cul­ta­des, da­do lo mu­cho que el pre­cio de Ney­mar ha ele­va­do las ex­pec­ta­ti­vas de to­dos los equi­pos a las que se les ha­cen ofer­tas por sus ju­ga­do­res, sín­to­ma de cuán­to ha re­vo­lu­cio­na­do es­ta ope­ra­ción el mer­ca­do fut­bo­lís­ti­co. Ade­más, la irrup­ción del PSG, an­tes con­si­de­ra­do de se­gun­do ni­vel, co­mo com­pe­ti­dor de las va­cas sa­gra­das del fútbol mun­dial, su­gie­re la po­si­bi­li­dad de que las je­rar­quías his­tó­ri­cas se vean al­te­ra­das y los pe­ces chi­cos o me­dia­nos se co­man a los gran­des a cor­to pla­zo.

Ya es de por sí re­pre­sen­ta­ti­vo del mun­do glo­ba­li­za­do de hoy el que gran­des for­tu­nas emer­gen­tes quie­ran co­dear­se, a tra­vés del deporte, con sus pa­res eu­ro­peos. Pe­ro es aun más sig­ni­fi­ca­ti­vo co­mo fe­nó­meno con­tem­po­rá­neo el que pe­que­ños paí­ses ára­bes a los que la geo­po­lí­ti­ca da­ba po­ca im­por­tan­cia has­ta ha­ce po­co con­si­de­ren al fútbol co­mo un vehícu­lo de res­pe­ta­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal, in­fluen­cia di­plo­má­ti­ca y, en su­ma, “po­der blan­do” a tra­vés del cual ju­gar un rol en­tre los gran­des.

Es el ca­so de Qa­tar, pro­pie­ta­rio, a tra­vés de su vehícu­lo de in­ver­sión Qa­tar In­vest­ment Aut­ho­rity, del PSG fran­cés. Es­te pe­que­ño reino ára­be del Gol­fo Pér­si­co era, has­ta ha­ce unos años, nin­gu­nea­do por com­ple­to por­que en esa zo­na del mun­do só­lo ha­bía un re­fe­ren­te: Ara­bia Sau­di­ta. Los pe­que­ños rei­nos ára­bes eran con­si­de­ra­dos sa­té­li­tes de Riad o ins­tru­men­tos dó­ci­les de los de­sig­nios geo­po­lí­ti­cos de las po­ten­cias. De allí que Qa­tar sea, des­de ha­ce unos años, se­de de la prin­ci­pal base mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se de la zo­na.

Pe­ro la com­bi­na­ción de dos fac­to­res -los in­gre­sos ori­gi­na­dos en el pe­tró­leo y el gas na­tu­ral así co­mo la mul­ti­pli­ca­ción de las opor­tu­ni­da­des de ex­pan­sión eco­nó­mi­ca ofre­ci­das por la glo­ba­li­za­ción- crea­ron la opor­tu­ni­dad de mo­di­fi­car el “es­ta­tus” in­ter­na­cio­nal de es­tos pe­que­ños rei­nos. Des­de lue­go, no era su­fi­cien­te es­ta com­bi­na­ción. Ha­cía fal­ta tam­bién una vi­sión. Es evi­den­te que, de to­dos los paí­ses pe­que­ños que han en­ten­di­do que la glo­ba­li­za­ción y el di­ne­ro del pe­tró­leo les per­mi­tían au­men­tar su ta­ma­ño in­ter­na­cio­nal, Qa­tar, hoy due­ño de Ney­mar, es el que más vi­sión ha te­ni­do.

Cuan­do el reino qa­ta­rí es­ta­ble­ció en 2005 su hol­ding so­be­rano, el Qa­tar In­vest­ment Aut­ho­rity, las in­ten­cio­nes eran más eco­nó­mi­cas que po­lí­ti­cas. Co­mo mu­chos otros paí­ses con re­cur­sos fis­ca­les abun­dan­tes pro­ve­nien­tes de los hi­dro­car­bu­ros, Qa­tar que­ría in­ver­tir el di­ne­ro en el ex­te­rior pa­ra ob­te­ner ren­ta­bi­li­dad. El fondo so­be­rano per­mi­ti­ría, si las in­ver­sio­nes eran apro­pia­das, di­ver­si­fi­car una eco­no­mía de­ma­sia­do de­pen­dien­te de los hi­dro­car­bu­ros. De allí que se pro­pu­sie­ran in­ver­tir en mu­chas áreas, des­de los bie­nes raí­ces y el trans­por­te aé­reo has­ta la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca o la ener­gía nu­clear, en Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa, Chi­na o Ru­sia. El fondo fue cre­cien­do (hoy ges­tio­na al­go me­nos de 350 mil mi­llo­nes de dó­la­res en ac­ti­vos) y con él, la vi­sión de los res­pon­sa­bles, la fa­mi­lia AlTha­ni, que gra­vi­ta so­bre el te­rri­to­rio qa­ta­rí des­de ha­ce si­glo y me­dio.

Ellos en­ten­die­ron bien que te­ner par­ti­ci­pa­ción, ma­yo­ri­ta­ria o mi­no­ri­ta­ria, en sím­bo­los es­ta­dou­ni­den­ses co­mo el Em­pi­re Sta­te Buil­ding o ale­ma­nes co­mo la Volks­wa­gen, o fran­ce­ses co­mo Are­va, le da­ba a Qa­tar al­go más que di­vi­den­dos: pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal, in­fluen­cia y pres­ti­gio. A los ob­je­ti­vos eco­nó­mi­cos se su­ma­ron, pues, ob­je­ti­vos re­la­cio­na­dos con el “po­der blan­do”.

El deporte, que atrae mul­ti­tu­des y se im­bri­ca con la po­lí­ti­ca lo­cal, era un área na­tu­ral pa­ra la es­tra­te­gia del “po­der blan­do”. De allí que Doha (ca­pi­tal de Qa­tar) co­lo­ca­ra en los hom­bros de Nas­ser Al-Khe­lai­fi, un ex te­nis­ta pres­ti­gio­so vin­cu­la­do a las au­to­ri­da­des qa­ta­ríes, la res­pon­sa­bi­li­dad de pi­lo­tar la es­tra­te­gia de pe­ne­tra­ción en el fútbol eu­ro­peo. Eso es lo que ha he­cho Al-Khe­lai­fi des­de que ad­qui­rió en 2011 el 70% del club pa­ri­sino (más tar­de com­ple­tó el res­to).

Des­de 2011, el PSG es el club que más di­ne­ro ha in­ver­ti­do en fi­cha­jes des­pués del Man­ches­ter City (se­gui­do de cer­ca por el Man­ches­ter Uni­ted y el Chel­sea). Se cal­cu­la en to­tal unos 941 mi­llo­nes, a los que pron­to ha­brá que su­mar al­gu­nos más por­que el PSG ne­go­cia en es­te mo­men­to la con­tra­ta­ción de más es­tre­llas (la más ca­ra es Ky­lian Mbap­pé, el jo­ven de 18 años que es la sen­sa­ción de Eu­ro­pa y per­te­ne­ce al Mó­na­co FC). To­do ello en pos de tí­tu­los que con­vier­tan al equi­po pa­ri­sino no só­lo en ga­na­dor de la Li­gue 1, el cam­peo­na­to fran­cés que ha ga­na­do cua­tro ve­ces des­de 2011, sino del tor­neo que más im­por­ta, la Cham­pions. Así ha­brá lo­gra­do el PSG ga­nar pa­ra el reino de Qa­tar y el emir Al-Tha­ni el “po­der blan­do” con que sue­ña Doha.

Es­ta pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal ha traí­do con­se­cuen­cias en el Gol­fo Pér­si­co. Pa­ra Riad, la po­ten­cia re­gio­nal y el in­ter­lo­cu­tor pri­vi­le­gia­do de Washington y Eu­ro­pa en la zo­na, la idea de que un pe­que­ño reino ve­cino de 2,5 mi­llo­nes de per­so­nas ad­quie­ra per­so­na­li­dad pro­pia y de que sus ín­fu­las de au­to­no­mía di­plo­má­ti­ca es­tén res­pal­da­das por una es­tra­te­gia mun­dial de “po­der blan­do” es in­to­le­ra­ble. El con­flic­to es­ta­ba des­de ha­ce ra­to en el ai­re.

Qa­tar no só­lo no hi­zo na­da pa­ra evi­tar­lo, sino que sa­lió a bus­car­lo fron­tal­men­te. Por eso la televisión que fun­dó el reino qa­ta­rí, AlJa­zee­ra, ju­gó un pa­pel tan im­por­tan­te y des­es­ta­bi­li­za­dor pa­ra las mo­nar­quías ára­bes du­ran­te la Pri­ma­ve­ra Ára­be, cuan­do in­for­mó con mu­cha in­de­pen­den­cia crí­ti­ca acer­ca de los re­gí­me­nes dic­ta­to­ria­les con­tra los cua­les irrum­pie­ron las re­vo­lu­cio­nes, ca­si to­das fra­ca­sa­das a la lar­ga, que co­no­ce­mos.

Na­da es blan­co o ne­gro en el mun­do ára­be, de ma­ne­ra que no era el de Al-Ja­zee­ra un po­si­cio­na­mien­to de­mo­crá­ti­co con­tra las dic­ta­du­ras ára­bes. Des­pués de to­do, Qa­tar es un reino con una mo­nar­quía ab­so­lu­ta que ma­ne­ja ver­ti­cal­men­te el po­der ni más ni me­nos que de va­rios de los go­bier­nos con­tra los cua­les in­for­mó y opi­nó Al-Ja­zee­ra. Sin em­bar­go, las cir­cuns­tan­cias co­lo­ca­ron a Al-Ja­zee­ra, y por tan­to a su due­ño, el ré­gi­men de Qa­tar, en alian­za con los sec­to­res de­mo­crá­ti­cos y li­be­ra­les de las re­vo­lu­cio­nes de la Pri­ma­ve­ra Ára­be. Esos sec­to­res, hoy lo sa­be­mos, eran mi­no­ri­ta­rios, por­que el grueso de las re­vo­lu­cio­nes te­nía que ver con sec­to­res fun­da­men­ta­lis­tas is­lá­mi­cos, muy con­cre­ta­men­te con los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes y sus alia­dos, que es­ta­ban en­fren­ta­dos a las mo­nar­quías ára­bes (y a los que Al-Ja­zee­ra ha da­do mu­cha ca­bi­da).

La con­fron­ta­ción en­tre Qa­tar y Ara­bia Sau­di­ta (y sus alia­dos del Gol­fo) lle­vó a Doha a ten­der puentes y afian­zar re­la­cio­nes con otros paí­ses pa­ra pro­te­ger­se. Eso in­clu­ye a Es­ta­dos Uni­dos, don­de es­tá la im­por­tan­te base aé­rea de Al-Udeid, pe­ro tam­bién a Tur­quía, des­de ha­ce tiem­po in­tere­sa­do en pi­sar fuer­te en el mun­do ára­be a tra­vés de la co­ne­xión is­lá­mi­ca, y Tehe­rán, que ex­plo­ta con­jun­ta­men­te con Doha el ma­yor ya­ci­mien­to de gas na­tu­ral del mun­do.

Des­de Riad, la per­cep­ción es que Qa­tar se ha alia­do con el chiís­mo, el gran enemi­go, y pre­ten­de de­rro­car a las otras mo­nar­quías del Gol­fo. Ara­bia Sau­di­ta, por tan­to, acu­sa a Qa­tar de fi­nan­ciar el te­rro­ris­mo, al­go de lo que se ha­cen eco otros paí­ses. Sin em­bar­go, en es­to las mo­nar­quías del Gol­fo, em­pe­zan­do por Ara­bia Sau­di­ta, com­par­ten res­pon­sa­bi­li­dad, pues una de las for­mas en que se han pro­te­gi­do con­tra mo­vi­mien­tos sub­ver­si­vos po­ten­cia­les es apo­yan­do fi­nan­cie­ra y po­lí­ti­ca­men­te al fun­da­men­ta­lis­mo. Ara­bia Sau­di­ta es, ade­más, el ori­gen del wahabismo, co­rrien­te fun­da­men­ta­lis­ta que se alió con la ca­sa de Saud en el si­glo XVIII y des­de en­ton­ces ins­pi­ra mo­vi­mien­tos fa­ná­ti­cos en el mun­do mu­sul­mán.

Cuan­do Ara­bia Sau­di­ta li­de­ró ha­ce po­cos me­ses un boi­cot de los paí­ses del Gol­fo con­tra el ve­cino qa­ta­rí, to­do pa­re­cía in­di­car que pon­dría a Doha de ro­di­llas. Sin em­bar­go, Es­ta­dos Uni­dos, des­pués de dar un aparente gui­ño apro­ba­to­rio a Riad, to­mó una equi­dis­tan­cia, ne­gán­do­se a apo­yar el boi­cot, igual que ocu­rrió con Eu­ro­pa. De in­me­dia­to se ali­nea­ron al­gu­nos paí­ses con Doha, equi­li­bran­do la ba­lan­za y de­jan­do a Riad, la gran po­ten­cia su­ni­ta del Gol­fo, en una si­tua­ción des­co­lo­ca­da.

El con­flic­to no es­tá re­suel­to pe­ro el em­pa­te da una idea de cuán­to éxi­to ha te­ni­do es­te pe­que­ño país en su es­tra­te­gia de po­si­cio­na­mien­to in­ter­na­cio­nal. Una es­tra­te­gia de la que Ney­mar Jr. es hoy una ines­pe­ra­da e im­pro­ba­ble pun­ta de lan­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.