Pri­va­ci­dad ce­ro

La Tercera - Reportajes - - Portada - Ós­car Con­tar­do

El go­bierno quie­re que las po­li­cías y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ten­gan más da­tos so­bre no­so­tros. No só­lo los da­tos pri­va­dos que cir­cu­lan li­bre­men­te co­mo mer­can­cía a gra­nel, en­tre ban­cos, ca­sas co­mer­cia­les y com­pa­ñías de se­gu­ros y que re­ve­lan la casi inexis­ten­te ins­ti­tu­cio­na­li­dad que pro­te­ja la pri­va­ci­dad de los chi­le­nos. No só­lo los da­tos que cual­quier ope­ra­dor de call center repite mien­tras lla­ma pa­ra ofre­cer un nue­vo pro­duc­to, avi­sán­do­nos que sa­be dón­de vi­vi­mos y cuántas tar­je­tas de cré­di­to te­ne­mos. Aho­ra quie­ren los da­tos que las com­pa­ñías de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes tie­nen so­bre no­so­tros: con quién nos co­nec­ta­mos, qué ve­mos, cuán­do lo ha­ce­mos, a quién le en­via­mos men­sa­jes y des­de don­de. Me­dian­te un de­cre­to –co­mo quien dis­po­ne de un asun­to me­nor- par­te de nues­tra vi­da pri­va­da se­rá al­ma­ce­na­da por un par de años pa­ra que­dar dis­po­ni­ble al uso de la po­li­cía sin la ne­ce­si­dad de una or­den ju­di­cial pa­ra ob­te­ner­los. Apa­ren­te­men­te, la ló­gi­ca de­trás de la de­ci­sión es alla­nar­les ca­mino a Ca­ra­bi­ne­ros y la PDI en la so­lu­ción de de­ter­mi­na­dos ca­sos. Es de­cir, en lu­gar de im­pul­sar­los pa­ra me­jo­rar sus ha­bi­li­da­des de in­ves­ti­ga­ción y lo­grar, por ejem­plo, de­tec­tar a tiem­po mi­llo­na­rios des­fal­cos que ocu­rren ba­jo sus pro­pias na­ri­ces lle­va­dos a ca­bo por sus com­pa­ñe­ros de ofi­ci­na, lo que ha­ce el go­bierno es en­tre­gar­les una lla­ve maes­tra pa­ra man­te­ner­nos a to­dos ba­jo vi­gi­lan­cia. Al­guien de­ci­dió, sin pre­gun­tar­nos si­quie­ra, re­cor­tar un po­qui­to más nues­tra pri­va­ci­dad en be­ne­fi­cio de una se­gu­ri­dad que po­co a po­co va to­man­do for­ma de jaula.

El me­ro he­cho de que al­go así se ha­ga sin una dis­cu­sión abier­ta re­cuer­da esas vie­jas dis­po­si­cio­nes de la dic­ta­du­ra que los adic­tos a la obe­dien­cia jus­ti­fi­ca­ban con el ar­gu­men­to de “quien na­da ha­ce na­da te­me”, una fra­se hin­cha­da de es­tu­pi­dez que se aco­mo­da en la sos­pe­cha ali­men­ta­da de ig­no­ran­cia y en el des­dén por la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad. La mis­ma ló­gi­ca del con­trol de iden­ti­dad, que en Chi­le no es más que la re­gla­men­ta­ción de los prejuicios so­cia­les en for­ma­to po­li­cial. ¿Pa­ra qué bus­car prue­bas si los po­de­mos man­te­ner ba­jo vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te? Bas­ta­rá re­co­lec­tar imá­ge­nes de cá­ma­ras ca­lle­je­ras, glo­bos es­pías y lla­mar a las com­pa­ñías de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra re­sol­ver los ca­sos que se que­dan ahí con­ge­la­dos sin avan­ce ni es­pe­ran­za de te­ner­lo. Tal vez si es­te de­cre­to hu­bie­ra es­ta­do vi­gen­te ha­ce 20 años, ya ha­brían en­con­tra­do a José Hue­nan­te en Puer­to Montt, a los ase­si­nos de Jor­ge Ma­tu­te en Con­cep­ción o el des­tino que tu­vo Ri­car­do Ha­rex, des­apa­re­ci­do en Pun­ta Are­nas en 2001. In­clu­so, la po­li­cía po­dría ha­ber­se aho­rra­do el bo­chorno de cul­par a las ni­ñas de­sa­pa­re­ci­das de Al­to Hos­pi­cio de ha­ber­se fu­ga­do de sus ca­sas pa­ra pros­ti­tuir­se, cuan­do lo que es­ta­ba su­ce­dien­do era al­go muy dis­tin­to.

Se­gu­ra­men­te si el de­cre­to lle­ga a en­trar en vi­gen­cia, ten­dre­mos el con­sue­lo de que el po­der que les con­fe­ri­rá a los or­ga­nis­mos del Es­ta­do se­rá ad­mi­nis­tra­do de ma­ne­ra cri­te­rio­sa, co­mo fue ma­ne­ja­da la re­cien­te de­nun­cia de una be­ca­ria cos­ta­rri­cen­se de la Es­cue­la de Ofi­cia­les de Ca­ra­bi­ne­ros, que lue­go de ha­ber de­nun­cia­do a un ins­truc­tor por vio­la­ción, fue en­via­da a una clí­ni­ca psi­quiá­tri­ca pri­va­da en don­de la man­tu­vie­ron se­da­da con­tra su vo­lun­tad, in­clu­so ama­rra­da, se­gún el tes­ti­mo­nio en­tre­ga­do. ¿Nues­tros da­tos pri­va­dos es­ta­rán a dis­po­si­ción de per­so­nas co­mo aquel ins­truc­tor de­nun­cia­do o co­mo el ofi­cial que man­dó a la víc­ti­ma a una ins­ti­tu­ción psi­quiá­tri­ca sin co­mu­ni­cár­se­lo al cón­sul de su país?

El go­bierno es­pe­ra re­sol­ver de mo­do más efi­cien­te de­ter­mi­na­dos de­li­tos abrien­do a la fuerza una puer­ta sin si­quie­ra te­ner la de­li­ca­de­za de gol­pear y pe­dir per­mi­so. En ese ges­to nos trans­for­ma a to­dos en sos­pe­cho­sos y le da a la de­mo­cra­cia la apa­rien­cia de un gen­dar­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.