“El des­am­pa­ro de la mu­jer de­bie­ra con­si­de­rar­se tam­bién co­mo una cau­sal (pa­ra el abor­to)”

A sus 85 años -na­ció el mis­mo año en que se co­men­zó a dis­cu­tir el vo­to fe­me­nino-, el abo­ga­do aca­ba de de­fen­der con éxi­to ante el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) la úl­ti­ma reivin­di­ca­ción en la lu­cha por los de­re­chos de las mu­je­res: la des­pe­na­li­za­ción del abor

La Tercera - Reportajes - - Portada - POR LES­LIE AYA­LA Y ALE­JAN­DRO TRU­JI­LLO FO­TO­GRA­FÍA MAR­CE­LO SE­GU­RA

EEl del 18 de agos­to fue un de­but. Des­pués de una re­co­no­ci­da tra­yec­to­ria de ale­ga­tos, au­dien­cias y cla­ses uni­ver­si­ta­rias, a sus 85 años el abo­ga­do Al­fre­do Et­che­berry ex­pu­so ante el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal por pri­me­ra vez en su vi­da. Su no­mi­na­ción co­mo el re­pre­sen­tan­te de La Mo­ne­da en la de­fen­sa del pro­yec­to que des­pe­na­li­za la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo en tres cau­sa­les ha­bía to­ma­do por sor­pre­sa a abo­ga­dos e in­cum­ben­tes de to­dos la­dos. No só­lo por su fal­ta de ex­pe­rien­cia en ese ti­po de li­ti­gios, sino que, ade­más, por­que la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let ha­bía op­ta­do por un DC, re­co­no­ci­do an­ti­abor­tis­ta y católico de mi­sa do­mi­ni­cal, pa­ra ale­gar en fa­vor de una de sus ini­cia­ti­vas más em­ble­má­ti­cas.

Hoy, a días del fa­llo que de­ter­mi­nó la cons­ti­tu­cio­na­li­dad del pro­yec­to, Et­che­berry ex­pli­ca sus mo­ti­va­cio­nes pa­ra in­vo­lu­crar­se en el te­ma y por qué, a su jui­cio, los po­ten­cia­les cos­tos de una pos­tu­ra no pue­den ser ex­cu­sa pa­ra que un abo­ga­do se nie­gue a de­fen­der “una cau­sa jus­ta”.

Y aun­que el pro­pio Et­che­berry res­ta dra­ma­tis­mo a las con­se­cuen­cias de su ale­ga­to, al­gu­nos de es­tos cos­tos que­da­ron pú­bli­ca­men­te ex­pues­tos, co­mo su quie­bre con la ex mi­nis­tra So­le­dad Al­vear, quien se­ña­ló sen­tir­se “de­silu­sio­na­da” de su otro­ra re­fe­ren­te.

El go­bierno y las agru­pa­cio­nes que de­fien­den los de­re­chos de la mu­jer ca­li­fi­ca­ron el fa­llo del TC co­mo al­go his­tó­ri­co. ¿Ha si­do es­ta una de las cau­sas más im­por­tan­tes que le han to­ca­do?

Ha si­do una de las más im­por­tan­tes, sin du­da.

Era su de­but ante el TC.

Sí, fue mi de­but (ríe). Fue una ex­pe­rien­cia muy in­tere­san­te. Me sen­tí muy rea­li­za­do pro­fe­sio­nal­men­te. No sen­tí nin­gu­na in­co­mo­di­dad, los mi­nis­tros siem­pre fue­ron muy de­fe­ren­tes. Tu­ve to­das las ga­ran­tías pa­ra po­der li­ti­gar y mu­cho res­pe­to de mis co­le­gas, así co­mo yo se los ten­go a ellos tam­bién.

¿Y có­mo es que un pe­na­lis­ta co­mo us­ted ter­mi­na ha­cién­do­se car­go de la de­fen­sa de un pro­yec­to del go­bierno ante el TC?

Bueno, eso ha­bría que pre­gun­tár­se­lo al clien­te. Me hi­cie­ron una pre­gun­ta muy se­me­jan­te cuan­do ha­ce mu­cho tiem­po de­fen­dí al go­bierno de EE.UU. en la ex­tra­di­ción del ge­ne­ral Ma­nuel Con­tre­ras. En reali­dad, no lo pue­do sa­ber, a me­nos que la per­so­na es­té aquí y lo di­ga, “he­mos pen­san­do en us­ted por tal o cual ra­zón”.

Ante el TC us­ted ale­ga en re­pre­sen­ta­ción de la Pre­si­den­ta. ¿Fue la que lo con­tac­tó?

No, la Pre­si­den­ta no. Pe­ro en las re­la­cio­nes pro­fe­sio­na­les el se­cre­to pro­fe­sio­nal es de­fi­ni­to­rio pa­ra un abo­ga­do, in­clu­so en ese as­pec­to, en de­cir “fu­lano de tal me es­tá con­sul­tan­do” pue­de ser per­ju­di­cial pa­ra la per­so­na que a lo me­jor no quie­re que se­pa que es­tá con­tac­tan­do a un abo­ga­do. Yo fui con­tac­ta­do por gen­te de al­to ni­vel, por gen­te del Mi­nis­te­rio Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de Go­bierno, pe­ro no per­so­nal­men­te por la Pre­si­den­ta.

Pe­ro us­ted co­no­ce a la Pre­si­den­ta…

Sí, la co­noz­co. Ten­go una ex­ce­len­te opi­nión de la Pre­si­den­ta. Yo fui con­tra­ta­do pa­ra de­fen­der al ge­ne­ral Alberto Ba­che­let, su pa­dre, a raíz del Gol­pe, pe­ro él, co­mo us­ted ya sa­be, fa­lle­ció en la cár­cel an­tes de que co­men­za­ra el jui­cio pro­pia­men­te tal. Pe­ro sí, ahí co­no­cí a la Pre­si- den­ta y a su ma­dre, y ten­go un ex­ce­len­te re­cuer­do del ge­ne­ral Ba­che­let y un muy al­to con­cep­to de la Pre­si­den­ta.

De­be exis­tir una re­la­ción de con­fian­za si se con­si­de­ra que ante el TC us­ted fi­nal­men­te ha­bla a nom­bre de ella en un pro­yec­to que es tan em­ble­má­ti­co pa­ra su ad­mi­nis­tra­ción.

Cla­ro, pe­ro aquí yo es­toy de­fen­dien­do un asun­to ne­ta­men­te de de­re­cho. Se­ría igual si otra per­so­na hu­bie­se si­do el Presidente de la Re­pú­bli­ca, pe­ro el pro­yec­to de ley hu­bie­se si­do el mis­mo. No in­flu­ye co­mo en los ca­sos or­di­na­rios en que la em­pa­tía y la con­si­de­ra­ción per­so­nal al clien­te son muy im­por­tan­tes, par­ti­cu­lar­men­te en ma­te­ria pe­nal, pe­ro aquí, en es­te ca­so no, por­que es una cues­tión es­tric­ta­men­te de de­re­cho.

¿Lo lla­mó pa­ra fe­li­ci­tar­lo por el triun­fo?

Me man­dó un men­sa­je.

Us­ted no es re­co­no­ci­do pre­ci­sa­men­te por ser una per­so­na pro­cli­ve al abor­to. Uno cree­ría, más bien, to­do lo con­tra­rio. ¿Tu­vo que re­fle­xio­nar mu­cho an­tes de acep­tar asu­mir la de­fen­sa del pro­yec­to?

Es efec­ti­vo lo que us­ted di­ce en el sen­ti­do de que yo soy an­ti­abor­tis­ta, en el sen­ti­do de que el abor­to pue­da ha­cer­se sim­ple­men­te por vo­lun­tad, sea del Es­ta­do o de las per­so­nas, creo que la vi­da del que es­tá por na­cer es un bien im­por­tan­te, creo que los va­lo­res que es­tán en jue­go aquí jus­ti­fi­can que en esas si­tua­cio­nes es­pe­cia­les no se obli­gue ni al mé­di­co ni a la mu­jer que con­sien­te en el abor­to a ir a la cár­cel. Na­da más que eso, no es un juz­ga­mien­to ni si­quie­ra de ti­po mo­ral.

Pe­ro co­mo cris­tiano, co­mo DC, tu­vo que ha­ber he­cho una re­fle­xión.

La que he he­cho, por­que soy pro­fe­sor de De­re­cho Pe­nal ha­ce mu­chos años. No tu­ve que abo­car­me al es­tu­dio del te­ma aho­ra. In­clu­so, yo lo hi­ce pre­sen­te ini­cial­men­te, que era pro­fe­sor de De­re­cho Pe­nal y que mi es­pe­cia­li­dad es­ta­ba en el De­re­cho Pe­nal y no en el De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal.

Y el he­cho de que es­te te­ma ge­ne­ra­ra tan­ta re­sis­ten­cia en la Igle­sia y en va­rios sec­to­res de su par­ti­do, ¿no fue­ron fac­to­res a con­si­de­rar?

Son fac­to­res que hay que to­mar en cuen­ta, pe­ro que no jus­ti­fi­can ne­gar­se a de­fen­der una cau­sa que uno cree jus­ta sim­ple­men­te por las in­co­mo­di­da­des que le pue­da traer. Son los ga­jes del ofi­cio, for­ma par­te de la éti­ca pro­fe­sio­nal del abo­ga­do no re­cha­zar una cau­sa que cree jus­ta por las in­co­mo­di­da­des que le pue­da traer.

¿Le lle­ga­ron mu­chas que­jas o re­pro­ches de par­te de sus ca­ma­ra­das de­mo­cra­ta­cris­tia­nos?

Sin­ce­ra­men­te, nin­gu­na. Ni an­tes ni des­pués. Evi­den­te­men­te que hay quie­nes han he­cho pú­bli­ca su opo­si­ción a la ley, pe­ro a mí no me han he­cho nin­gún cues­tio­na­mien­to, o no me lo han di­cho por lo me­nos.

¿Su­po us­ted que lue­go de su in­ter­ven­ción en el TC, por ejem­plo, la ex se­na­do­ra So­le­dad Al­vear tui­teó: “Qué de­silu­sión los ar­gu­men­tos de don Al­fre­do Et­che­berry. Siem­pre lo ad­mi­ré has­ta ayer”?

He per­di­do una ad­mi­ra­do­ra. Bueno, no lo sa­bía, yo en cam­bio no re­ti­ro mi enor­me apre­cio y res­pe­to a So­le­dad Al­vear. Vo­té por ella las ve­ces que fue can­di­da­ta y si vuel­ve a ser can­di­da­ta vol­ve­ré a vo­tar por ella.

¿No le due­le que ha­ya he­cho ese co­men­ta­rio?

No, tie­ne per­fec­to de­re­cho a su opi­nión. Así co­mo ella de­be pen­sar que yo ten­go de­re­cho a la mía.

¿Y por qué de­ci­dió no co­brar ho­no­ra­rios?

No co­bré pre­ci­sa­men­te pa­ra que no se di­ga “Al­fre­do Et­che­berry es un católico que se ven­dió por unos cuan­tos pe­sos”.

¿Qué es lo que ga­na­ba in­vo­lu­crán­do­se?

Na­da. De­fen­der una cau­sa jus­ta y ha­cer un po­co de tran­qui­li­dad y de luz en un asun­to en que los áni­mos se en­cen­die­ron tan­to, en que ha­bía acu­sa­cio­nes por un la­do de “ase­si­nos” a quie­nes de­fen­dían el pro­yec­to, y de “hi­pó­cri­tas” a quie­nes es­ta­ban del otro la­do. Eso es un mal cli­ma pa­ra la de­mo­cra­cia.

Du­ran­te los ale­ga­tos se di­jo que us­ted ha­bría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.