Los sal­dos y el le­ga­do

La Tercera - Reportajes - - Portada -

“Es Chi­le –di­jo el ex Presidente Ri­car­do La­gos- el que pier­de”, al re­fe­rir­se al cam­bio de ga­bi­ne­te de es­ta se­ma­na. Oja­lá eso no ocu­rra. Lo que sí es­tá cla­ro es que es di­fí­cil en­con­trar ga­na­do­res en la ope­ra­ción, aun cuan­do fue el pro­pio go­bierno el que la li­bre­teó, la montó y la or­ques­tó. Rodrigo Valdés tu­vo que aban­do­nar su pues­to por­que ya no le que­da­ba nin­gu­na otra al­ter­na­ti­va tras la es­ce­no­grá­fi­ca des­au­to­ri­za­ción que la Pre­si­den­ta Ba­che­let pro­ta­go­ni­zó en El Mau­le con el ministro de Me­dio Am­bien­te. Al ir­se lo si­guie­ron el ministro Céspedes y el sub­se­cre­ta­rio Mic­co, es­to es, el nú­cleo bá­si­co del equi­po eco­nó­mi­co. Si bien su ges­tión en Ha­cien­da no fue es­pe­cial­men­te glo­rio­sa, sí pro­yec­tó den­tro del ga­bi­ne­te una ima­gen de sol­ven­cia téc­ni­ca, sen­ti­do co­mún y ra­cio­na­li­dad po­lí­ti­ca que era im­por­tan­te den­tro de una ad­mi­nis­tra­ción que se ha dis­tin­gui­do por sus cha­pu­ce­rías e im­pro­vi­sa­cio­nes.

Es pro­ba­ble que el go­bierno no ha­ya que­da­do ni me­jor ni peor. Que­dó don­de mis­mo, aun­que por cier­to más des­gas­ta­do en tér­mi­nos de ima­gen y con­duc­ción. El cam­bio ministerial, sin em­bar­go, bien po­dría ayu­dar a trans­pa­ren­tar lo que has­ta aquí ha si­do su ho­ja de ru­ta. De al­gu­na ma­ne­ra la sa­li­da de Valdés ha­ce caer al­gu­nas más­ca­ras. En­tre otras, la más­ca­ra de una ad­mi­nis­tra­ción que va­lo­ri­za el cre­ci­mien­to. A es­tas al­tu­ras im­por­ta po­co el ape­lli­do que se le pon­ga: cre­ci­mien­to sus­ten­ta­ble, in­clu­si­vo, equi­li­bra­do, ciu­da­dano o co­mo quie­ra lla­már­se­le. El fra­ca­so ha si­do pa­re­jo, cual­quie­ra sea la mé­tri­ca que se uti­li­ce, y en el fon­do re­pre­sen­ta el cos­to que la Pre­si­den­ta de­ci­dió pa­gar, con­ven­ci­da co­mo lo es­tu­vo y lo si­gue es­tan­do –le­gí­ti­ma­men­te, por lo de­más- que eran otras las va­ria­bles que su se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción es­ta­ba lla­ma­da a prio­ri­zar. Otro cuen­to, por cier­to, es que hu­bie­ra si­do pre­fe­ri­ble, en tri­bu­to a la hi­gie­ne po­lí­ti­ca, ex­pli­ci­tar­lo des­de el prin­ci­pio.

Con el tiem­po, cuan­do se co­noz­can to­dos los an­te­ce­den­tes que con­du­je­ron al re­cha­zo del pro­yec­to mi­ne­ra Do­min­ga, el país re­cién po­drá em­pe­zar a ca­li­brar la for­ma en­re­do­sa, obli­cua y vis­ce­ral en que se to­ma­ron mu­chas de las de­ci­sio­nes de es­te go­bierno. Ca­da día se ha­ce más evi­den­te que en ese re­cha­zo lo que me­nos pe­sa­ron fue­ron las con­si­de­ra­cio­nes am­bien­ta­les. Al fi­nal es­te fue un me­ro jue­go de pul­sos que con­vir­tió un pro­yec­to de in­ver­sión de 2.500 mi­llo­nes de dó­la­res en una me­ra car­ta de desai­res, es­tre­llo­nes, des­qui­tes y cahui­nes. En ese sen­ti­do es que ca­be afir­mar que el cre­ci­mien­to nun­ca fue te­ma. Al pa­re­cer, por des­en­cuen­tros an­te­rio­res, las cuen­tas en­tre la Pre­si­den­ta y su equi­po eco­nó­mi­co es­ta­ban muy car­ga­das emo­cio­nal­men­te. Pe­ro no ca­be du­da de que exis­tían te­ra­pias bas­tan­te más eco­nó­mi­cas pa­ra lim­piar­las. Un opor­tuno ca­ra a ca­ra, por ejem­plo, hu­bie­ra si­do har­to más sano y más ba­ra­to.

La re­nun­cia de Valdés po­ne en su lu­gar tam­bién otro mi­to: que uno o dos mi­nis­tros pue­den ser ca­pa­ces de con­du­cir al nor­te un go­bierno re­suel­to a na­ve­gar al sur. Eso no fun­cio­na. No al me­nos si no son em­po­de­ra­dos y de nin­gu­na ma­ne­ra si no cuen­tan con la con­fian­za irres­tric­ta de los man­da­ta­rios. Los go­bier­nos son má­qui­nas en las cua­les con fre­cuen­cia los ga­bi­ne­tes son ape­nas en­gra­na­jes de un to­do ma­yor y son tan­tos los fac­to­res que in­ci­den en el rum­bo de una ad­mi­nis­tra­ción que no tie­ne mu­cho sen­ti­do so­bre­di­men­sio­nar lo que pue­dan ha­cer los lla­ne­ros so­li­ta­rios.

La de­ci­sión de Ba­che­let, Man­da­ta­ria que vol­vió a La Mo­ne­da con el más ideo­ló­gi­co de los pro­gra­mas de go­bierno que ha co­no­ci­do el país des­de el año 90 en ade­lan­te, es no mos­trar de­ser­ción al­gu­na en los me­ses que le res­tan de man­da­to. A eso vino y na­die la con­ven­ce­rá de otra co­sa. Ni si­quie­ra su pro­pia coa­li­ción, con la cual, por lo de­más, man­tie­ne sus dis­tan­cias. Su ma­ne­ra de en­ten­der las fun­cio­nes de go­bierno pa­sa mu­cho an­tes por un te­ma de leal­ta­des in­con­di­cio­na­les a su per­so­na que por un pro­yec­to his­tó­ri­co del cual los par­ti­dos y las ban­ca­das par­la­men­ta­rias pue­dan sen­tir­se par­te.

Por­que, ¿de qué pro­yec­to es­ta­mos ha­blan­do? La ver­dad es que no es fá­cil vi­sua­li­zar­lo. Es bo­rro­so. El dis­cur­so pre­si­den­cial in­sis­te en la igual­dad, en la in­clu­sión y en los de­re­chos so­cia­les. Ve­ta el cre­ci­mien­to a cual­quier cos­to, co­mo si al­guien es­tu­vie­ra por eso. In­sis­te en que el país de­be co­men­zar a ha­cer las co­sas de otra ma­ne­ra, lo cual es un eu­fe­mis­mo pa­ra ins­tar a la de­mo­li­ción de la obra de la Con­cer­ta­ción. El ofi­cia­lis­mo, que se emo­cio­nó y em­bria­gó con esa pro­pues­ta, so­lo aho­ra co­mien­za a to­mar­le el pe­so. Y se lo es­tá to­man­do por­que -co­mo di­cen to­das las en­cues­tas- a la ciu­da­da­nía no le gus­tó la aven­tu­ra. Los in­di­ca­do­res de re­cha­zo al go­bierno no aflo­jan. La iz­quier­da es­tá más frag­men­ta­da que nun­ca des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia. Y la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial DC si­gue de­ba­tién­do­se en la irre­le­van­cia.

Co­mo sal­do, qué du­da ca­be que es de­cep­cio­nan­te. A la Pre­si­den­ta, sin em­bar­go, el asun­to no le im­por­ta, por­que so­lo es­ta­ría preo­cu­pa­da de su le­ga­do. La pre­gun­ta es si se pue­de, a par­tir de ma­los re­sul­ta­dos, cons­truir una pi­rá­mi­de per­pe­tua de re­co­no­ci­mien­to his­tó­ri­co. ¿Pa­ra quié­nes se go­bier­na? ¿Pa­ra chi­le­nos de hoy o pa­ra los que se cuen­ten cuen­tos en cien años más?

“He per­di­do una ad­mi­ra­do­ra (...). Yo, en cam­bio, no re­ti­ro mi enor­me apre­cio y res­pe­to a So­le­dad Al­vear”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.