Rodrigo Valdés y nues­tro fu­tu­ro

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Em­pe­cé a es­cri­bir es­ta co­lum­na en un avión, a 30 mil pies so­bre el océano Pa­cí­fi­co. Era la no­che del miér­co­les y el ministro Rodrigo Valdés es­ta­ba en re­fle­xión. Na­tu­ral­men­te, yo no sa­bía cuál se­ría su de­ci­sión. Pe­ro así y to­do es­cri­bí lo siguiente: “Cuan­do ate­rri­ce en Ca­li­for­nia, se­rá la tar­de del jue­ves y la Selección re­cién ha­brá sa­li­do a la can­cha pa­ra en­fren­tar a Pa­ra­guay. So­lo ahí sa­bré si Rodrigo Valdés re­nun­ció a su pues­to. Si yo fue­ra él, hu­bie­ra re­nun­cia­do. Hu­bie­ra re­cor­da­do la lí­nea del poe­ma “A Ura­nia”, del pre­mio No­bel Jo­sef Brodsky: ‘To­do tie­ne un lí­mi­te, in­clu­so el do­lor’. Me pa­re­ce que ha­ce un tiem­po lle­gó ese lí­mi­te; ya no ha­ce sen­ti­do que con­ti­núe en el ga­bi­ne­te”.

Al ate­rri­zar, te­nía 72 men­sa­jes de What­sApp con las his­to­rias del mo­men­to. El úl­ti­mo de los re­ca­dos me in­for­ma­ba del au­to­gol del Rey Ar­tu­ro.

Di­ga­mos la ver­dad: el epi­so­dio es gra­ve y afec­ta fuer­te­men­te la ima­gen de Chi­le. Es­te ti­po de co­sas no su­ce­de en un país se­rio con un go­bierno se­rio. He­mos da­do un es­pec­tácu­lo de­plo­ra­ble, digno de una “re­pú­bli­ca ba­na­ne­ra”.

Ima­gi­nar el fu­tu­ro de nues­tros hi­jos

Pe­ro más allá de la anéc­do­ta y del chis­me, el “af­fai­re Valdés” cap­tu­ra con ni­ti­dez la in­ca­pa­ci­dad de nues­tros po­lí­ti­cos por desa­rro­llar una vi­sión com­pren­si­va, glo­bal y de lar­go pla­zo so­bre el fu­tu­ro del país. Plan­tear­se, en pleno si­glo XXI, que hay una dis­yun­ti­va ab­so­lu­ta en­tre “cre­ci­mien­to” y “me­dioam­bien­te”, y que hay que ele­gir en­tre esos dos ob­je­ti­vos, es ver­da­de­ra­men­te in­só­li­to. To­dos los paí­ses se­rios han apren­di­do a com­bi­nar me­tas múl­ti­ples, a desa­rro­llar po­lí­ti­cas so­fis­ti­ca­das que per­mi­ten mo­ver­se en va­rias di­rec­cio­nes a la vez, pla­nes es­tra­té­gi­cos que in­cen­ti­van el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la in­no­va­ción y pro­duc­ti­vi­dad, la in­clu­sión so­cial, la pro­tec­ción de la na­tu­ra­le­za, los de­re­chos de las mi­no­rías, los avan­ces cul­tu­ra­les, la de­mo­cra­cia y la to­le­ran­cia. Nues­tra Pre­si­den­ta, atra­pa­da en la re­tó­ri­ca ju­ve­nil de los fun­cio­na­rios de las Na­cio­nes Uni­das, pa­re­ce des­co­no­cer to­do es­to. En sus ac­cio­nes ha de­mos­tra­do que pa­ra ella lo uno ex­clu­ye a lo otro; es­ta ac­ti­tud tan si­glo XX des­co­no­ce la evi­den­cia his­tó­ri­ca y las ex­pe­rien­cias de los paí­ses exi­to­sos.

En vis­ta de lo su­ce­di­do es ne­ce­sa­rio -ur­gen­te, en reali­dad- que desa­rro­lle­mos una vi­sión con­jun­ta y am­plia­men­te com­par­ti­da so­bre el ti­po de país que que­re­mos te­ner den­tro de una ge­ne­ra­ción, den­tro de 25 años, en el 2042. Al­gu­nos di­rán que 25 años es una eter­ni­dad, que es inú­til pro­yec­tar­se con esa le­ja­nía de pro­pó­si­tos. Pe­ro la ver­dad es que no es así: 25 años no son na­da, pa­san vo­lan­do. En 2042, el dipu­tado Gior­gio Jack­son ten­drá, apro­xi­ma­da­men­te, la edad que Rodrigo Valdés tie­ne hoy en día.

La ma­ne­ra más fá­cil y efi­cien­te de ha­cer es­to es pre­gun­tán­do­nos a qué país -o paí­ses- as­pi­ra­mos pa­re­cer­nos. Des­de ha­ce ya un tiem­po he plan­tea­do que nues­tras as­pi­ra­cio­nes de­bie­ran ser ce­rrar las bre­chas de desa­rro­llo con res­pec­to a Nue­va Ze­lan­dia. Es­to no sig­ni­fi­ca, des­de lue­go, que de­ba­mos ser co­mo NZ; nun­ca lo se­re­mos. Ellos ha­blan in­glés y no­so­tros es­pa­ñol; ellos jue­gan al rugby y no­so­tros, al fút­bol; ellos son un con­jun­to de is­las y no­so­tros, una an­gos­ta y lar­ga fran­ja de tie­rra.

Te­ne­mos que se­guir sien­do Chi­le, con nues­tra cultura e idiosincrasia, pe­ro en lo que a in­di­ca­do­res so­cia­les y eco­nó­mi­cos se re­fie­re, el país del Pa­cí­fi­co Sur es un ex­ce­len­te pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra nues­tras as­pi­ra­cio­nes. Nue­va Ze­lan­dia es un país pe­que­ño y le­jano, co­mo no­so­tros; con re­cur­sos na­tu­ra­les abun­dan­tes, co­mo no­so­tros; un país jo­ven en el he­mis­fe­rio sur, co­mo no­so­tros; un país que ha avan­za­do enor­me­men­te en los úl­ti­mos 30 años, co­mo no­so­tros. Un país con una po­bla­ción ori­gi­na­ria or­gu­llo­sa y de una ri­ca cultura, co­mo la nues­tra.

Hoy en día, nues­tro in­gre­so per cá­pi­ta es el 61% de Nue­va Ze­lan­dia, y es­ta­mos por de­ba­jo de ellos en to­dos los in­di­ca­do­res so­cia­les. Ce­rrar la bre­cha a la mi­tad, en una ge­ne­ra­ción, es un desafío im­por­tan­te, pe­ro no im­po­si­ble.

Un en­fo­que mul­ti­di­men­sio­nal y de lar­go pla­zo

Em­pe­ce­mos con el in­gre­so pro­me­dio: si cre­ce­mos, ca­da año, en un pun­to por­cen­tual más rá­pi­do que NZ, en 25 años ten­dría­mos un in­gre­so per cá­pi­ta igual al 80% del que ten­drá NZ en ese mo­men­to; ha­bre­mos ce­rra­do la bre­cha a la mi­tad. Si lo ha­ce­mos aún me­jor, y los su­pe­ra­mos en 1,8% ca­da año, en un cuar­to de si­glo ha­bre­mos ce­rra­do com­ple­ta­men­te la bre­cha de in­gre­so con el país de Ocea­nía. ¡Se­ría un lo­gro mag­ní­fi­co!

Pe­ro, des­de lue­go, el cre­ci­mien­to no es lo úni­co. He aquí al­gu­nas me­tas de otro ti­po que sig­ni­fi­can ce­rrar es­ta bre­cha a la mi­tad con res­pec­to a NZ.

En 25 años de­bié­ra­mos te­ner una sociedad mu­cho más igua­li­ta­ria que la ac­tual; nues­tro coe­fi­cien­te Gi­ni de­bie­ra ser a lo me­nos 0,39 (hoy es 0,47). Con ello cor­ta­mos la dis­tan­cia con NZ a la mi­tad (el Gi­ni de ellos es de 0,33).

Nues­tra edu­ca­ción de­bie­ra ser de ca­li­dad, y ten­dría­mos que es­tar ubi­ca­dos en la prue­ba Pi­sa a lo me­nos en el lu­gar 28 (hoy es­ta­mos en el lu­gar 44; mien­tras que NZ es­tá en el pues­to 12).

Ten­dría­mos que dar­les mu­chas más fa­ci­li­da­des a los em­pren­de­do­res y em­pre­sa­rios, y ubi­car­nos en el ran­king “Doing Bu­si­ness” del Ban­co Mundial no más aba­jo que el pues­to 29 (hoy so­mos 57, mien­tras que NZ es­tá en el pri­mer lu­gar).

En 25 años, de­bié­ra­mos ser un país con ins­ti­tu­cio­nes trans­pa­ren­tes y pro­bas, y es­tar en­tre los 12 paí­ses me­nos co­rrup­tos del mun­do; se­gún Trans­pa­ren­cia Internacional, hoy nos ubi­ca­mos en el pues­to 24, mien­tras que NZ es el me­nos co­rrup­to de to­dos.

En 25 años, de­bié­ra­mos me­jo­rar fuer­te­men­te nues­tras po­lí­ti­cas de pro­tec­ción al me­dioam­bien­te y avan­zar en el es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Yale des­de el lu­gar 57, don­de nos en­con­tra­mos en la ac­tua­li­dad, al pues­to 30. Hoy, NZ es­tá en el pues­to 11.

En 25 años de­bié­ra­mos me­jo­rar la ca­li­dad de nues­tras uni­ver­si­da­des, de mo­do de co­lo­car al me­nos a dos de ellas en­tre las 400 me­jo­res del mun­do, se­gún el Ti­mes de Lon­dres (hoy no te­ne­mos nin­gu­na, mien­tras que NZ tie­ne cua­tro).

En 25 años ten­dría­mos que me­jo­rar las pres­ta­cio­nes de sa­lud y el bie­nes­tar de ni­ños y adul­tos ma­yo­res, de mo­do de su­bir en los In­di­ca­do­res de Desa­rro­llo Hu­mano del PNUD -el res­pe­ta­do HDI­del pues­to 38 ac­tual a, por lo me­nos, la po­si­ción 20; hoy día NZ es­tá en lu­gar 7.

Ade­más, de­bié­ra­mos ana­li­zar en de­ta­lle las po­lí­ti­cas de NZ res­pec­to de su po­bla­ción ori­gi­na­ria, los mao­rís. Con los años ha ha­bi­do avan­ces no­ta­bles en lo que ini­cial­men­te fue una re­la­ción di­fí­cil. El Es­ta­do pi­dió per­dón por las in­jus­ti­cias del pa­sa­do, se im­ple­men­tó un sis­te­ma de re­pre­sen­ta­ción es­pe­cial en el Con­gre­so y se les en­tre­ga­ron re­cur­sos cuan­tio­sos co­mo com­pen­sa­ción por sus tie­rras. Es­tos di­ne­ros han si­do uti­li­za­dos pa­ra desa­rro­llar, con enor­me éxi­to, una se­rie de in­dus­trias y em­pren­di­mien­tos de pro­pie­dad de las tri­bus.

Sí se pue­de

Lo plan­tea­do más arri­ba tie­ne va­rias ven­ta­jas: lo pri­me­ro es que es una me­ta de lar­go pla­zo al­ta­men­te “vi­sual”; es po­si­ble ima­gi­nar­la o ver­la co­mo si fue­ra una pe­lí­cu­la (mien­tras que es im­po­si­ble ima­gi­nar­se la tí­pi­ca me­ta de los eco­no­mis­tas, “el pro­me­dio de la Ocde”).

En se­gun­do tér­mino, se tra­ta de me­tas cuan­ti­fi­ca­bles y ve­ri­fi­ca­bles, po­de­mos mo­ni­to­rear nues­tros avan­ces o re­tro­ce­sos día a día; en ter­cer lu­gar, la pro­pia NZ tie­ne un plan si­mi­lar, ex­cep­to que ellos quie­ren ce­rrar la bre­cha con Aus­tra­lia. Fi­nal­men­te, no es ne­ce­sa­rio re­des­cu­brir la rue­da. Hay que ana­li­zar qué hi­zo NZ pa­ra lle­gar a su ac­tual lu­gar, y se­guir po­lí­ti­cas si­mi­la­res, ade­cua­das a nues­tra reali­dad.

Pe­ro lo más im­por­tan­te es que du­ran­te nues­tros años do­ra­dos fui­mos ca­pa­ces de ce­rrar la bre­cha. En 1989 nues­tro in­gre­so per cá­pi­ta era 35% el de NZ; en el 2013 lle­ga­mos a un 65%. Des­de en­ton­ces he­mos re­tro­ce­di­do, pe­ro con po­lí­ti­cas mo­der­nas, pro-com­pe­ten­cia y con un ca­pi­ta­lis­mo mo­derno -po­lí­ti­cas si­mi­la­res a las se­gui­das por Nue­va Ze­lan­dia-, po­de­mos re­ver­tir esa ten­den­cia.

Es ne­ce­sa­rio sa­lir de la tram­pa ac­tual, pen­sar en gran­de, te­ner una vi­sión de lar­go pla­zo, en­ten­der que en el si­glo XXI es po­si­ble desa­rro­llar un ca­pi­ta­lis­mo com­pe­ti­ti­vo con pro­tec­ción so­cial y del me­dioam­bien­te. Es ne­ce­sa­rio te­ner me­tas vi­sua­les, ve­ri­fi­ca­bles y cuan­ti­fi­ca­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.