La ri­ña del año

La Tercera - Reportajes - - Portada -

En su de­ri­va­ción la­ti­na, el tér­mino ca­tas­tröp­he sig­ni­fi­ca “tar­dío”, y la teo­ría li­te­ra­ria lo usa pa­ra des­cri­bir el desen­la­ce de una obra dra­má­ti­ca. Re­cu­pe­ran­do el ori­gen grie­go, don­de ka­tas­trép­hein sig­ni­fi­ca “des­truir”, las dos prin­ci­pa­les acep­cio­nes mo­der­nas son, en pri­mer lu­gar, “su­ce­so que pro­du­ce gran des­truc­ción o da­ño” y lue­go “per­so­na o co­sa que de­frau­da ab­so­lu­ta­men­te las ex­pec­ta­ti­vas que sus­ci­ta­ba”.

Es cu­rio­so: to­dos es­tos sig­ni­fi­ca­dos es­tán pre­sen­tes en la re­frie­ga gu­ber­na­men­tal que cul­mi­nó con la pri­me­ra re­nun­cia ma­si­va de un equi­po eco­nó­mi­co des­de los tiem­pos de Pi­no­chet; más exac­ta­men­te, des­de fe­bre­ro de 1985, cuan­do los mi­nis­tros de Ha­cien­da y Economía, Luis Es­co­bar Cer­da y Mo­des­to Co­lla­dos, fue­ron re­mo­vi­dos por el ge­ne­ral Pi­no­chet des­pués de me­ses de sos­te­ni­das ten­sio­nes en­tre am­bos y La Mo­ne­da. O sea, ha­ce 32 años. Los con­tex­tos son muy di­fe­ren­tes, aun­que en ma­te­ria de con­duc­ción eco­nó­mi­ca, los con­flic­tos ad­quie­ren una se­me­jan­za de ba­se: cri­te­rios téc­ni­cos con­tra con­di­cio­nes po­lí­ti­cas.

La de es­ta se­ma­na ha si­do (hay que de­cir­lo) una ri­ña muy po­co co­me­di­da, con es­ca­so cui­da­do por las for­mas, en­te­ra­men­te inele­gan­te. Los mi­nis­tros de Ha­cien­da y Economía han te­ni­do que ir­se, no por el des­fle­ca­do re­cha­zo al pro­yec­to de la mi­ne­ra Do­min­ga, sino por­que, en un mo­men­to tar­dío, han des­cu­bier­to que la Pre­si­den­ta no pien­sa co­mo ellos. Des­pués de ho­ras de ver­sio­nes y ríos de tin­ta, aún no es po­si­ble des­car­tar que la pen­den­cia ha­ya si­do desatada pu­ra­men­te por ra­zo­nes per­so­na­les, bron­cas de tem­pe­ra­men­to y de mo­da­les sin un gran con­te­ni­do eco­nó­mi­co, ni me­nos ideo­ló­gi­co.

Sin em­bar­go, en el cie­rre de la cri­sis, co­mo pos­tre­ra ca­che­ta­da a los mi­nis­tros caí­dos, la Pre­si­den­ta in­si­nuó un desacuer­do de es­te úl­ti­mo ti­po, cuan­do di­jo que “no con­ci­bo un desa­rro­llo al mar­gen de las per­so­nas y don­de só­lo im­por­tan los nú­me­ros y no el có­mo lo es­tán pa­san­do las fa­mi­lias en sus ca­sas”. La co­ne­xión en­tre “los nú­me­ros” y “las fa­mi­lias en sus ca­sas” es pre­ci­sa­men­te la economía; en otras pa­la­bras, sin di­vi­sar ese víncu­lo no se en­tien­de la economía.

Lo que ha­ce pre­su­mir que pu­do ha­ber más com­po­nen­tes per­so­na­les que po­lí­ti­cos es la es­ca­sa ra­cio­na­li­dad de los he­chos, su la­do de ka­tas­trép­hein y de ca­tas­tröp­he: el in­men­so da­ño, el ca­rác­ter des­truc­ti­vo y la di­men­sión tar­día.

Es muy di­fí­cil ima­gi­nar que al­gún go­bierno pu­die­se pla­ni­fi­car el des­pi­do de to­do su equi­po eco­nó­mi­co a seis me­ses del tér­mino de su man­da­to y a dos y me­dio de unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, en un cua­dro don­de to­dos los in­di­cios apun­tan a una victoria de la opo­si­ción. No, la so­la idea de un tal plan re­sul­ta des­ca­be­lla­da. Na- die quie­re ter­mi­nar su pro­yec­to des­hi­la­chán­do­se, ca­yén­do­se a pe­da­zos. Los go­bier­nos tra­tan de ir­se de a po­co, en lo po­si­ble sin que se no­te, con dis­cre­tos cor­te­sa­nos que aplau­dan sus lo­gros. Es in­sen­sa­to que un go­bierno se pro­vo­que una es­tam­pi­da.

Pe­ro, sin que na­da de es­to ha­ya es­ta­do or­ga­ni­za­do, tam­po­co ha exis­ti­do con­ten­ción, ni si­quie­ra por el sen­si­ble he­cho de que hay elec­cio­nes en 10 se­ma­nas. Las pers­pec­ti­vas de to­dos los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les si­tua­dos des­de el cen­tro ha­cia la iz­quier­da ya eran bas­tan­te ma­las an­tes de es­ta cri­sis, co­mo lo con­fir­mó la encuesta del CEP. Des­pués de la cha­ra­da de los mi­nis­tros, ¿exis­te al­gu­na po­si­bi­li­dad de que me­jo­ren? Nin­gu­na. Si el can­di­da­to de la Nue­va Ma­yo­ría, Ale­jan­dro Gui­llier, sin­di­ca­ba al go­bierno co­mo una de las ins­ti­tu­cio­nes que más lo per­ju­di­can, aho­ra pue­de de­cir que tam­bién es la que más es­tá con­tri­bu­yen­do a in­cre­men­tar las po­si­bi­li­da­des de la opo­si­ción.

Es­ta cues­tión vuel­ve una y otra vez co­mo una in­cóg­ni­ta cie­ga. Es cla­ro que a la Pre­si­den­ta no le in­tere­sa ni le gus­ta la po­lí­ti­ca a la es­ca­la de los par­ti­dos. Le gus­tó, en cam­bio, la idea de cons­truir su coa­li­ción pro­pia -la Nue­va Ma­yo­ría-, pe­ro el tra­ba­jo de los tor­ni­llos lo hi­cie­ron Rodrigo Pe­ñai­li­llo y sus boys, cu­ya cor­ta vi­da pue­de ser un in­di­cio so­bre la for­ta­le­za de la cria­tu­ra. El he­cho es que, una vez na­ci­da, La Mo­ne­da se ha acor­da­do de ella só­lo a la ho­ra de dis­tri­buir los car­gos pú­bli­cos, sin más aten­ción que la que se tie­ne ha­cia los con­tro­la­do­res de los par­ti­dos, los ins­pec­to­res de siem­pre. Pun­to.

Es ex­tra­ño que la exis­ten­cia de una coa­li­ción sea con­ce­bi­da so­la­men­te den­tro del es­pa­cio de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos y -por pre­sión de los par­ti­dos- den­tro de una reunión se­ma­nal cu­ya uti­li­dad es de tal na­tu­ra­le­za que a ve­ces no se con­vo­ca. Pe­ro es in­com­pren­si­ble que un pro­gra­ma de re­for­mas de lar­go pla­zo, pro­yec­ta­das pa­ra mo­di­fi­car as­pec­tos pro­fun­dos de la vi­da so­cial y, por lo tan­to, pa­ra desa­rro­llar­se a tra­vés de mu­chos años, no con­si­de­re ni por aso­mo el pro­ble­ma de la su­ce­sión o, con más cla­ri­dad, el de la con­ti­nui­dad. Sin te­ner­lo en cuen­ta, se lle­ga­rá siem­pre a las mis­mas dos con­clu­sio­nes que han si­do fa­vo­ri­tas en es­te cua­trie­nio: a) el go­bierno es de­ma­sia­do cor­to, y b) el go­bierno tie­ne ma­la pa­ta.

Tam­bién es po­si­ble que su­ce­sión y po­pu­la­ri­dad no sean lo mis­mo, y que el desan­cla­je en­tre am­bas ha­ga po­si­ble ele­gir una sin ocu­par­se de la otra. La Pre­si­den­ta tie­ne la ex­pe­rien­cia del 2010, cuan­do en­tre­gó el man­do a un opo­si­tor y se fue a la ONU en las nu­bes de la sim­pa­tía po­pu­lar. ¿Pue­de ser esa la ex­pec­ta­ti­va de es­ta vez? Pa­re­ce di­fí­cil: caen los mi­nis­tros, el go­bierno se des­ban­da, la coa­li­ción se quie­bra, las elec­cio­nes se ven mal, en fin, cae la no­che.

Pe­ro vie­ne el Pa­pa.

La de es­ta se­ma­na ha si­do (hay que de­cir­lo) una ri­ña muy po­co co­me­di­da, con es­ca­so cui­da­do por las for­mas, en­te­ra­men­te inele­gan­te. Los mi­nis­tros de Ha­cien­da y Economía han te­ni­do que ir­se, no por el des­fle­ca­do re­cha­zo al pro­yec­to de la mi­ne­ra Do­min­ga, sino por­que, en un mo­men­to tar­dío, han des­cu­bier­to que la Pre­si­den­ta no pien­sa co­mo ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.