Co­rea del Nor­te: ya es de­ma­sia­do tar­de

Pyong­yang tie­ne ya la ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir ma­te­rial nu­clear de uso mi­li­tar, pa­ra mi­nia­tu­ri­zar­lo y co­lo­car­lo en mi­si­les, y pa­ra dis­pa­rar cohe­tes de cor­to, me­diano y lar­go al­can­ce.

La Tercera - Reportajes - - Portada -

Las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les han sos­te­ni­do has­ta aho­ra la fic­ción de que to­da­vía es po­si­ble im­pe­dir, me­dian­te la ne­go­cia­ción o la in­ti­mi­da­ción, que Co­rea del Nor­te se vuel­va una po­ten­cia nu­clear. To­das las evi­den­cias apun­tan a que el pro­gra­ma nu­clear de Kim Jong-un es ya irre­ver­si­ble, in­clui­do el mi­sil de al­can­ce in­ter­me­dio Hwa­song- 12 lan­za­do por Pyong­yang que aca­ba de so­bre­vo­lar el nor­te de Ja­pón has­ta caer en el Pa­cí­fi­co, la úl­ti­ma de una se­rie de pro­vo­ca­cio­nes gra­ves a sus ve­ci­nos y a las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les

Exis­te, en con­se­cuen­cia, un gra­ve des­fa­se en­tre la po­lí­ti­ca de la co­mu­ni­dad internacional frente a Pyong­yang y la reali­dad. ¿Cuál es la reali­dad? Que Pyong­yang tie­ne ya la ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir ma­te­rial nu­clear de uso mi­li­tar, pa­ra mi­nia­tu­ri­zar­lo y co­lo­car­lo en mi­si­les, y pa­ra dis­pa­rar cohe­tes de cor­to, me­diano y lar­go al­can­ce. No se sa­be cuántas bom­bas po­see, pe­ro la in­te­li­gen­cia mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se fil­tró ha­ce po­cos días a la pren­sa oc­ci­den­tal que po­drían ser unas 60. La do­ce­na de en­sa­yos de dis­tin­to ti­po rea­li­za­dos, y el he­cho de que un mi­sil ha­ya vuel­to a so­bre­vo­lar un te­rri­to­rio ve­cino muy po­bla­do, co­sa que no ocu­rría des­de 2012, in­di­ca que Kim Jong-un es­tá va­rios pa­sos por de­lan­te de los des­pa­chos gu­ber­na­men­ta­les, que to­da­vía ope­ran ba­jo la pre­mi­sa de la ne­ga­ción, qui­zá por­que la reali­dad po­ne en evi­den­cia el fra­ca­so de mu­chos años de in­ten­tos di­sua­so­rios inú­ti­les con­tra Co­rea del Nor­te y, so­bre to­do, por­que de­ja en el ri­dícu­lo la es­tra­te­gia de la co­mu­ni­dad internacional con­tra la pro­li­fe­ra­ción nu­clear, abrien­do pers­pec­ti­vas muy som­brías pa­ra las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y los equi­li­brios de po­der en dis­tin­tas zo­nas.

Pe­ro la reali­dad es la reali­dad y con­vie­ne en­ca­rar­la, li­mi­tan­do sus es­tro­pi­cios. Só­lo hay un ca­so de país que ha­ya des­mon­ta­do un pro­gra­ma nu­clear de uso mi­li­tar más o me­nos avan­za­do, pe­ro fue la Li­bia de Mua­mar Ga­da­fi, que no lo ha­bía desa­rro­lla­do, ni re­mo­ta­men­te, tan­to co­mo lo nor­co­rea­nos y que des­de en­ton­ces es vis­ta por los dic­ta­do­res con as­pi­ra­cio­nes nu­clea­res co­mo ejem­plo de lo que nun­ca hay que ha­cer por­que al po­co tiem­po los go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos con los que pac­tó el des­man­te­la­mien­to in­ter­vi­nie­ron en ella y aca­ba­ron con la dic­ta­du­ra. La reali­dad es que Pyong­yang no só­lo no va a re­nun­ciar a su pro­gra­ma sino que ya ha lle­ga­do lo le­jos que ne­ce­si­ta­ba lle­gar pa­ra ga­ran­ti­zar su per­ma­nen­cia.

En Es­ta­dos Uni­dos, ya se al­zan al­gu­nas vo­ces sig­ni­fi­ca­ti­vas que pi­den “acep­tar” los he­chos co­mo son y ac­tuar a par­tir de ellos. En­tre esas vo­ces es­tá la de Su­san Ri­ce, ex Con­se­je­ra de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, quien sos­tie­ne que Trump de­be apren­der a “to­le­rar” una Co­rea nu­clear ba­jo con­di­cio­nes bá­si­cas co­mo prohi­bir la en­tre­ga de tec­no­lo­gía o ma­te­rial a ter­ce­ros paí­ses y, por su­pues­to, so pe­na de “ani­qui­lar” a ese país si desata un ata­que con­tra Es­ta­dos Uni­dos o cual­quier alia­do. Cual­quier otra ac­ti­tud, di­ce, es no en­ten­der que ya es tar­de pa­ra di­sua­dir a Pyong­yang de desa­rro­llar ar­mas nu­clea­res.

Has­ta aho­ra, la de­fen­sa que te­nían Ja­pón y Co­rea del Sur –los dos paí­ses más di­rec­ta­men­te ame­na­za­dos por una Co­rea del Nor­te nu­clear- ha si­do pre­pon­de­ran­te­men­te el lla­ma­do “pa­ra­guas nu­clear” es­ta­dou­ni­den­se. Pe­ro, con Kim Jong-un alar­gan­do omi­no­sa­men­te su som­bra so­bre ellos, ya nin­guno de los dos paí­ses pue­de dar­se el lu­jo de re­cos­tar­se en Es­ta­dos Uni­dos co­mo úni­ca ga­ran­tía. A pe­sar de se­guir vi­vien­do has­ta ha­ce po­co, ellos tam­bién, la fic­ción de que el pro­gra­ma nu­clear de Pyong­yang era re­ver­si­ble, am­bos paí­ses han vis­to sur­gir úl­ti­ma­men­te un de­ba­te in­terno so­bre qué me­di­das adop­tar. Por lo pron­to, en am­bos ha cre­ci­do el apo­yo, que ha­ce al­gún tiem­po era muy ti­bio, al desarro- llo de un sis­te­ma an­ti­mi­si­les am­plio y so­fis­ti­ca­do con independencia del “pa­ra­guas nu­clear” es­ta­dou­ni­den­se, aun­que inevi­ta­ble­men­te li­ga­do a Washington tan­to por­que es ne­ce­sa­rio re­vi­sar los acuer­dos vi­gen­tes co­mo por­que la tec­no­lo­gía es es­ta­dou­ni­den­se.

Los acuer­dos, por ejem­plo, po­nen un te­cho al sis­te­ma an­ti­mi­si­les que Co­rea del Sur es­tá desa­rro­llan­do tan­to en ta­ma­ño co­mo en al­can­ce. Seúl ne­ce­si­ta la apro­ba­ción de Trump pa­ra am­pliar­los. El nue­vo Presidente, Moon Jae-in, lle­gó al po­der en ma­yo tam­bién con la fic­ción me­ti­da en la ca­be­za y sus­pen­dió el des­plie­gue del es­cu­do an­ti­mi­si­les, co­no­ci­do co­mo Thaad, cre­yen­do que ne­go­ciar con Co­rea del Nor­te era po­si­ble. Pe­ro aho­ra lo ha reac­ti­va­do. Ja­pón, por su par­te, cuen­ta con mi­si­les pro­pios (cua­tro ba­te­rías de Pa­triot PAC-3 en el oes­te del país). El go­bierno pi­de fon­dos a la Die­ta pa­ra el Ae­gis As­ho­re, una ver­sión ba­sa­da en tie­rra del sis­te­ma an­ti­mi­si­les de fa­bri­ca­ción es­ta­dou­ni­den­se ins­ta­la­do en los bu­ques de gue­rra ja­po­ne­ses.

Hay más. En am­bos paí­ses, pe­ro so­bre to­do en Ja­pón, se em­pie­za a ha­blar de la has­ta ha­ce po­co in­nom­bra­ble op­ción nu­clear. Des­de el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mundial, pa­ra Ja­pón la idea de in­gre­sar al club de las po­ten­cias nu­clea­res no era si­quie­ra una po­si­bi­li­dad ju­rí­di­ca o po­lí­ti­ca. Hoy, una co­rrien­te la de­fien­de co­mo in­dis­pen­sa­ble pa­ra de­fen­der a la po­bla­ción con­tra la even­tua­li­dad de un ata­que nor­co­reano.

Kim Jong-un en­tien­de muy bien las im­pli­ca­cio­nes geo­po­lí­ti­cas de es­ta evo­lu­ción en la es­tra­te­gia de­fen­si­va de sus ve­ci­nos, la prin­ci­pal de las cua­les es la ame­na­za que China y Rusia sien­ten ante la po­si­bi­li­dad de que en esa zo­na del mun­do sur­jan po­ten­cias nu­clea- res alia­das con Washington y Eu­ro­pa. Pe­kín ha re­cha­za­do abier­ta­men­te el des­plie­gue del sis­te­ma Thaad en Co­rea del Sur y se ha opues­to con fir­me­za a que Ja­pón am­plíe el que ya tie­ne. El ar­gu­men­to de China es que el sis­te­ma an­ti­mi­si­les re­quie­re ra­da­res de al­ta po­ten­cia que al­can­za­rían a par­te del te­rri­to­rio chino.

No se di­ga na­da de un even­tual pro­gra­ma nu­clear de uso mi­li­tar por par­te de Ja­pón, el vie­jo enemi­go. Los ja­po­ne­ses ya pro­du­cen des­de sus reac­to­res nu­clea­res de uso ci­vil su­fi­cien­te plu­to­nio co­mo pa­ra fa­bri­car mil oji­vas nu­clea­res de uso mi­li­tar. La tec­no­lo­gía que ya po­seen les per­mi­ti­ría en cues­tión de só­lo me­ses desa­rro­llar la bom­ba y es­tar en ca­pa­ci­dad de ha­cer­la lle­gar a des­tino.

Kim Jong-un apun­ta, con per­ver­sa pun­te­ría, a pro­vo­car una di­vi­sión en­tre Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos asiá­ti­cos, y en­tre las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les y China y Rusia. Sa­be que a Washington le po­ne los pe­los de pun­ta, a pe­sar de to­do, la idea de un Ja­pón nu­clear, que China y Rusia ven con es­pan­to la po­si­bi­li­dad de que Seúl y To­kio pa­sen a te­ner ca­pa­ci­dad ofen­si­va de se­me­jan­te en­ver­ga­du­ra sin ne­ce­si­dad de Es­ta­dos Uni­dos y que, al interior de to­dos los paí­ses afec­ta­dos, han sur­gi­do de­ba­tes so­bre la ne­ce­si­dad de des­bor­dar los lí­mi­tes de la no pro­li­fe­ra­ción nu­clear. Los mi­si­les po­lí­ti­cos que Kim Jong-un lan­za jun­to con los otros en ca­da en­sa­yo pre­ten­den des­ha­cer el Tra­ta­do de NoP­ro­li­fe­ra­ción Nu­clear fir­ma­do ori­gi­nal­men­te en 1970 al po­ner en evi­den­cia su inuti­li­dad.

Avi­var la ten­sión en­tre Es­ta­dos Uni­dos y China es otro de los ob­je­ti­vos nor­co­rea­nos. Washington pre­ten­de que China, el ma­yor so­cio co­mer­cial de Co­rea del Nor­te y su gran fuente de abas­te­ci­mien­to, se ocu­pe de pre­sio- nar a Pyong­yang pa­ra que pon­ga fin a su pro­gra­ma nu­clear. La res­pues­ta de Pyong­yang es lle­var la pro­vo­ca­ción al pun­to en que Es­ta­dos Uni­dos ten­ga que pro­mo­ver en Co­rea del Sur y en Ja­pón me­di­das que Pe­kín re­cha­za fron­tal­men­te. Así lo­gra­ría con­ver­tir el con­flic­to Pyong­yang-Pe­kín en un en­fren­ta­mien­to en Washington y Pe­kín. Washington ya ha em­pe­za­do a ba­ra­jar la po­si­bi­li­dad de vol­ver a co­lo­car ar­mas es­tra­té­gi­cas den­tro del te­rri­to­rio sur­co­reano, de don­de fue­ron re­ti­ra­das en 1991. Las ar­mas es­tra­té­gi­cas abar­can una am­plia gama que va des­de los bom­bar­de­ros “in­vi­si­bles” has­ta las ar­mas nu­clea­res. Cual­quier op­ción de es­ta na­tu­ra­le­za es pa­ra Pe­kín una afren­ta. De allí que Kim Jong-un es­té lle­van­do la pro­vo­ca­ción a los ex­tre­mos apa­ren­te­men­te irra­cio­na­les –pe­ro per­fec­ta­men­te cal­cu­la­dos— a los que la ha lle­va­do.

No es­ca­pa al dic­ta­dor de Pyong­yang, por su­pues­to, el efec­to in­terno que tie­nen su pro­gra­ma nu­clear y las pro­vo­ca­cio­nes a Es­ta­dos Uni­dos. Desafiar a Washington y po­ner en evi­den­cia que Trump, que vie­ne ame­na­zan­do a Kim Jong- un con una res­pues­ta con­tun­den­te y ad­vir­tien­do que “to­das las op­cio­nes” es­tán so­bre la me­sa des­de el co­mien­zo de su man­da­to, es­tá muy li­mi­ta­do en sus po­si­bi­li­da­des de res­pues­ta lo for­ta­le­ce ante su es­truc­tu­ra de po­der. Pa­ra la es­ta­bi­li­dad del ré­gi­men nor­co­reano, el en­fren­ta­mien­to con Es­ta­dos Uni­dos es útil. De allí que (tam­bién con frío cálcu­lo) Pyong­yang ha­ya co­lo­ca­do a Guam, el te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se del Pa­cí­fi­co, en el ojo de la tor­men­ta. Ha­ce ya al­gu­nas se­ma­nas ame­na­zó con “ro­dear de lla­mas” esa is­la. Aho­ra, su­til­men­te, le ha enviado a Washington el men­sa­je de que es­tá en con­di­cio­nes de ha­cer des­apa­re­cer Guam cuan­do quie­ra. El en­sa­yo con el Hwa­song-12 no so­bre­vo­ló la par­te sur del Ja­pón –que es la que ten­dría que so­bre­vo­lar pa­ra di­ri­gir­se a Guam- sino la par­te nor­te, pe­ro el al­can­ce del mi­sil y el he­cho de que so­bre­vo­la­ra te­rri­to­rio ja­po­nés en­cie­rra una ame­na­za in­di­rec­ta a esa is­la del Pa­cí­fi­co. El men­sa­je lo ha en­ten­di­do bien Washington: po­de­mos ata­car el te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se en el Pa­cí­fi­co cuan­do que­ra­mos.

El Pen­tá­gono y el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal es­tán eva­luan­do con la Ca­sa Blan­ca to­das las op­cio­nes. Pe­ro nin­gu­na de ellas es ca­paz de ha­cer re­tro­ce­der al pro­gra­ma nu­clear nor­co­reano por la sen­ci­lla ra­zón de que ya es­tá lo bas­tan­te desa­rro­lla­do co­mo pa­ra ha­ber con­ver­ti­do a Co­rea del Nor­te en un país con ar­mas nu­clea­res aun si el pro­gra­ma to­da­vía no ha si­do com­ple­ta­do. Por tan­to, es ho­ra de que Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos em­pie­cen a mo­di­fi­car sus­tan­cial­men­te la pre­mi­sa en la cual han ba­sa­do toda su po­lí­ti­ca des­de ha­ce ya va­rios años.

Co­mo su­ce­dió con la Unión So­vié­ti­ca du­ran­te la pri­me­ra eta­pa de la Gue­rra Fría, las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les (y aho­ra las asiá­ti­cas) de­be­rán con­vi­vir con un enemi­go que es­tá en po­se­sión de ar­mas nu­clea­res y ope­rar de tal mo­do que la di­sua­sión –la cer­te­za de des­truc­ción mu­tua- sea un ob­je­ti­vo cen­tral de to­do lo que se ha­ga. Es cier­to que hay ele­men­tos de irra­cio­na­li­dad, in­clu­so de in­sa­nia, en Kim Jong- un que no es­ta­ban en el Krem­lin du­ran­te la Gue­rra Fría. Pe­ro si uno ana­li­za las co­sas con cier­to desapa­sio­na­mien­to, los pa­sos que ha da­do Pyong­yang no son en­te­ra­men­te te­me­ra­rios. Hay de­trás de ellos cálcu­lo, sen­ti­do de la opor­tu­ni­dad y buen co­no­ci­mien­to de la com­po­si­ción de fuer­zas de to­dos los ac­to­res. Si al­go no ha de­mos­tra­do Kim Jong-un es que sea un suicida. Qui­zá par­tien­do de esa ba­se se pue­da a par­tir de aho­ra adop­tar po­lí­ti­cas más realistas ha­cia Co­rea del Nor­te. To­das ellas pa­san, por lo pron­to, por re­for­zar po­de­ro­sa­men­te la ca­pa­ci­dad de­fen­si­va de Ja­pón y Co­rea del Sur, más de 70 años des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mundial que de­vas­tó al Ja­pón im­pe­ria­lis­ta y más de 60 años des­pués de la in­con­clu­sa gue­rra de Co­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.